La Web Cristiana ::: Estudios Bíblicos - El buen samaritano ::: iglesia.net
iglesia.net
El buen samaritano

TEXTO: Lucas 10:25-37 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia. ORACIÓN: Señor... Tantos a mi lado sufren, otros pasan necesidad y a veces estoy ciego, abre mis ojos para que pueda extender mi mano de amor al caído.

INTRODUCCIÓN: Esta parábola única en el evangelio de Lucas, se origina por la pregunta de un intérprete de la ley, seguramente fariseo, su afán más que aprender, era probar a Jesús; éste intérprete muy conocedor de las Escrituras, solo quería molestarle. Pero Jesús, Maestro por excelencia, transforma la interrogación en una gran enseñanza que hasta hoy es admirable.

1- MAESTRO... ¿Qué haré para heredar la vida eterna?

Quizás esta pregunta del intérprete fuera real, no había respuestas claras de la salvación; no había iglesia, ni se había derramado el don del Espíritu Santo, Cristo no había muerto en la cruz; no se tenía un amplio conocimiento de la gracia de Dios; hasta ese momento, los hombres morían en la esperanza de un redentor sujetos a servidumbre por el temor de la muerte, He.2:14-15. Seguramente por esto Jesús sacó tiempo para hablarle. Las preguntas necias, son como flores en la vida de los sabios. A otros, El Señor no les contestó y a algunos les retrucó con otra pregunta, pero a éste le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué lees? y Él respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Bien has respondido, haz esto y vivirás, pero él queriendo justificarse respondió: ¿Quién es mi prójimo?

2- COMIENZA LA HISTORIA DEL BUEN SAMARITANO

Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de ladrones. Jerusalén significa fundada en paz, y Jericó, lugar fragante. Dos nombres hermosos por sus significados; pero el problema consistía en el camino entre éstas ciudades: Me recuerda que cerca de aquí hay una villa de emergencia, por la que al pasar, pueden darte por lo general dos o tres puñaladas de ventaja; así era de peligroso éste camino.

Este pobre hombre cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole se fueron dejándole medio muerto. Una situación que aunque parezca increíble, se está haciendo una realidad en nuestros días. A veces no conviene escuchar o ver ésta clase de noticias, pues altera y pone nerviosos a muchos. En los días que vivimos, más que nunca, debemos confiar en El Señor pues los que le aman, no tendrán falta de ningún bien, y todavía nuestro Dios es escudo y fortaleza para sus hijos.

3- LO VIERON TRES PERSONAJES...

A éste hombre despojado, herido y casi muerto, se le acercaron tres hombres curiosos.

A- UN SACERDOTE: Quién viéndole, pasó de largo: Este sacerdote que venía de Jerusalén, quizás del altar o del templo, seguramente de la familia de Aarón y de la tribu de Leví, cuyo ministerio lo habría heredado por sucesión como muchos otros, santurrones, llenos de letras y puro uniforme. Por lo que se ve a través de la historia contada por Jesús, estaba muy lejos de extender su mano al caído. ¿En que estaría fundada la fe de este sacerdote? ¿Sacerdote de Dios? o ¿De la conveniencia?

B- UN LEVITA: Así mismo un levita, llegando cerca y viéndole, pasó de largo. Otro come-santos de la misma familia del sacerdote anterior; ¡Qué ambiente el de aquellos días verdad! Seguramente en el templo, todo, fuera del templo, nada. Me recuerda a muchos que en la iglesia son tan santos y afuera tan malas personas; dicen buenas palabras a Dios en sus oraciones, luego su boca es una letrina con los de afuera. No hagas tú lo mismo, res-peta a Dios y a tú prójimo.

C- UN SAMARITANO: De la ciudad de Samaria, que significa atalaya-miradero. Este hombre pasando cerca de él, y viéndole fue movido a misericordia. Sabemos que los samaritanos y judíos no se daban entre sí, no había tratos entre ellos; por lo que presumo, éste hombre despojado y herido no sería judío, sino gentil. De allí, es que el sacerdote y el levita le tuvieron por nada. Este sacerdote y levita son figuras de la ley y los profetas, que por más que quisieron ayudar al hombre, con su actitud, más lo alejaron de Dios. Y acercándose, vendó sus heridas, echándole aceite y vino, y poniéndole sobre su cabalgadura, lo llevó al mesón y cuidó de él, sin dudas ésta parábola, habla de Jesús mismo; Él es el buen samaritano y el herido y maltratado es figura de cada uno de nosotros por la consecuencia del pecado.

4- JESÚS... ES EL BUEN SAMARITANO

Sin dudas ésta parábola, hablaba de Jesús mismo; Él es el buen samaritano o no? ¿Acaso alguien se parece a Él? los hombres encargados de ministrar al pueblo el mensaje y de recibir del pueblo y darlo a Dios, nada hicieron. Pero éste buen samaritano, sin conocerle, sin poder esperar algo de éste despojado, se acercó a vendar sus heridas, ¿Acaso no se acercó Cristo a tu vida cuando estabas maltratado y alejado de Dios? ¿No vendó Cristo tus heridas? ¿No te puso aceite y vino? ¿Figuras del Espíritu Santo y sangre derramada? ¿No pasaste por la cabalgadura de la cruz y luego te llevó al mesón, que es figura del trono de Dios? Y como si esto fuera poco ¿No estamos escondidos en El y Él en Dios? ¡Cuánto le debemos! Jesús vino a cumplir con la ley y los profetas (sacerdotes y levitas) pero vino a superar a ambos por el camino de la misericordia y el amor, porque lo que no hicieron ellos (ambos) Él lo consiguió y a través de Él, el hombre es salvo, Gloria a Dios.

5- CUÍDAMELE... CUANDO REGRESE TE LO PAGARE

Este buen samaritano, sacó dos denarios, que representaban el sueldo de dos días de trabajo ¿Lo darías tú por uno que no conoces? Pagándole al mesonero. No fue gratis nuestra salvación; alguien tuvo que pagar, y éste pago fue un gran precio que Dios aceptó; representan también estos dos denarios, sacrificio y sangre pagando por una vida ¡Cuídamele! Es una responsabilidad dada a la Iglesia del Señor, y a cada uno de nosotros, yo debo cuidar de vos, y vos debes cuidar de mí.

Extiende tu mano de amor hacia el que necesita, no tires salvavidas de plomo, lo que hagas de más yo te lo pagaré.

Este samaritano tenía buen crédito en el mesón, no pierdas tu crédito, el crédito habla de confianza y buen testimonio; si lo pierdes ante los hombres no es tan grave como perderlo ante Dios. Jesús tiene un buen crédito en el trono de Dios, y ésa cuenta está abierta a nuestro favor; ahora El te invita, Pedid y se os dará, porque todo aquel que pide recibe, disfruta de la generosidad del Señor, porque Dios juntamente con Él nos da todas las cosas en abundancia. ¡Aleluya!

CONCLUSIÓN: Un soldado, pidió al sargento permiso, para ir a buscar a su compañero que no había regresado a la base; el permiso fue denegado, sin embargo el soldado desobedeciendo fue de todos modos y al cabo de unos días, regresó con el compañero muerto; esto hizo enojar mucho a su superior... Te dije que estaba muerto y ahora vos estás herido, pero el soldado respondió: Cuando lo encontré aún estaba con vida y me dijo: Yo sabía que vendrías por mí.

Jesús le dijo al preguntón, ¿Quién te parece que fue el prójimo de éstos tres? ¿Sacerdote - levita- samaritano? Y él respondió: El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le respondió: ¡Vé tú y haz lo mismo!

Dios te bendiga

DANIEL REGONDI
CÓRDOBA, MAYO DE 1999
.(JavaScript must be enabled to view this email address)


La dirección de este Estudio Bíblico es:
http://www.iglesia.net/index.php/estudios-biblicos/leer/el-buen-samaritano/