El Bautismo del Espíritu Santo ::: La Web Cristiana ::: Estudios Bíblicos ::: iglesia.net
iglesia.net FLECHA Estudios Bíblicos FLECHA Doctrina FLECHA El Bautismo del Espíritu Santo
ImprimirPublicar esta entrada en MenéamePublicar esta entrada en FacebookPublicar esta entrada en del.icio.us
El Bautismo del Espíritu Santo

Introducción

En vista de la gran necesidad que existe en la Iglesia del Señor, referente a la importante doctrina del BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO, y debido a la falta de entendimiento en definir su verdadera revelación Divina; después de orar al Dios Todopoderoso, quien es lleno de misericordia y da entendimiento al que escudriña sinceramente su SANTA PALABRA. He tenido la carga espiritual de trasladar a mis amados hermanos, lavados con la Preciosa SANGRE DE JESUCRISTO, esta impresionante y maravillosa enseñanza, la cual será de grande bendición y reposo espiritual, a los que sin prejuicios la escudriñen. El Autor.

C A P I T U L O I.

ENSEÑANZA BASICA SOBRE EL ESPIRITU SANTO.

SU NOMBRE:

Específicamente en el Nuevo Testamento, se descubre con mayor intensidad el nombre ESPIRITU, cuando menos lo podemos encontrar 125 veces.

En Hechos, las Epístolas y el Apocalipsis, encontramos que en cada referencia, vemos su obrar con toda Autoridad Divina, Sabiduría y Gracia.

TITULOS:

Debemos de considerar que en sus actividades el ESPIRITU SANTO, por su manera de trabajo, se le puede identificar en muchas maneras o títulos; y por falta de espacio, solamente enumeraremos algunos de ellos, quedando como tarea al estudioso y lector, buscar los otros que aparecen en la Biblia.

1) Espíritu Glorioso 1ª. San Pedro 4:14

2) Espíritu de Vida Romanos 8:2

3) Espíritu Eterno Hebreos 9:14

4) Espíritu de Sabiduría Efesios 1:17

5) Espíritu de Verdad San Juan 14:17

DEIDAD:

Siendo la tercera persona de la Deidad, el Espíritu Santo tiene y actúan en Él, los Atributos propios del Padre y del Hijo, consideraremos algunos de ellos. Como por ejemplo:

1. Eternidad Hebreos 9:14

2. Omnipotencia I San Pedro 3:18

3. Omnipresencia Salmo 139:7-10

4. Omnisciencia I Corintios 2:10,11

5. Amor Gálatas 5:22

6. Veracidad 1ª. San Juan 5:6

7. Santidad San Mateo 12:31,32

SIMBOLOS:

Al Espíritu Santo, lo podemos identificar tanto en el Antiguo Testamento, como en el Nuevo, a través de varios símbolos, entre ellos:

ü ACEITE:

Muchas referencias Bíblicas, las encontramos en el Antiguo Testamento y entendemos mejor, cuando consideramos tipologicamente su enseñanza, a través de los ungimientos de los Sacerdotes, los Reyes y en el candelabro del Tabernáculo. Encontrándolo en el Nuevo Testamento, en San Mateo 25:3-8 donde el aceite de las lámparas que tienen las vírgenes, tipifica al Espíritu Santo.

ü AGUA: San Juan 7:37-39.

Simbólicamente este elemento, se toma también como un tipo del Espíritu Santo. Recibimos mucha ayuda para entender este asunto, si consideramos los lavamientos del Antiguo Testamento. Entre estos, está la consagración de los sacerdotes, leer Exodo 29:4 y Levítico 8:6.

Además, en su conversación con la mujer samaritana, Jesucristo habló del agua que Él daría como “AGUA VIVA", refiriéndose definitivamente al Espíritu Santo.



Y leyendo San Juan 7:37-39 dice: “En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado”. Nuevamente, vemos que se habla del Santo Espíritu, como “AGUA VIVA”. Debiéndonos quedar claro que el agua es un tipo bíblico con respecto al Espíritu de Dios.

ü FUEGO: Hechos 2:3

Este elemento natural, es un emblema del Espíritu Santo, porque es comparado a “SIETE LAMPARAS DE FUEGO QUE ARDIAN DELANTE DEL TRONO” Apocalipsis 4:5; y cuando descendió en el día de Pentecostés, lo podemos ver como “LENGUAS REPARTIDAS COMO DE FUEGO”.

Directa e indirectamente, el Espíritu Santo puede ser comparado con el fuego, es decir que, aplicando los tipos bíblicos, a Él le vemos como fuego.

ü VIENTO: San Juan 20:22 y Hechos 2:2

El obrar del Espíritu Santo, es comparado al viento, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo. Tomemos por ejemplos algunas explicaciones:

1. San Juan 3:8: Cuando Jesucristo habló con Nicodemo comparó la obra del Espíritu Santo, a la acción del viento, diciendo “EL VIENTO DE DONDE QUIERE SOPLA Y OYES SU SONIDO, MAS NO SABES DE DONDE VIENE NI A DONDE VA; ASI ES TODO AQUEL QUE ES NACIDO DEL ESPIRITU”.

2. Hechos 2:2: El Evangelista San Lucas inspirado por Dios dice que el Espíritu Santo, vino en el día de Pentecostés “COMO UN VIENTO RECIO QUE SOPLABA”.

Debemos de saber, que el Espíritu Santo viene con su poder animador y vivificante, para salvar a los pecadores.

ü PALOMA: San Juan 1:30-34

Hay muchos detalles en que el Espíritu Santo, puede ser comparado a una paloma y mayormente en el bautismo de Jesucristo: “También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él”. (San Juan 1:32).



C A P I T U L O II.

MINISTERIOS DEL ESPIRITU SANTO.

El Espíritu Santo tiene siete (7) Ministerios, en la actual Dispensación conocida como DISPENSACION DE LA GRACIA.

Según el Dr. C. I. Scofield, DISPENSACION ES: En el sentido teológico que aquí recibe este término, “UN PERIODO DE TIEMPO, DURANTE EL CUAL EL HOMBRE ES PUESTO A PRUEBA CON REFERENCIA A CIERTA REVELACION ESPECIFICA, DE LA VOLUNTAD DE DIOS”, Biblia anotada de Scofield, pagina 4.

Los 7 Ministerios, del Espíritu, son a saber:

1. CON EL MUNDO:

1.1. Controlador del mundo Cósmico

(Los sistemas diabólicos).

1.2. El que redarguye de pecado.

2. CON EL CREYENTE:



2.1 La Regeneración

2.2 La morada

2.3 El Bautismo

2.4 La llenura

2.5 El sello.

CONTROLADOR DEL MUNDO COSMICO:

Conforme al pasaje bíblico, de II Tesalonicenses 2:3-10, podemos encontrar la revelación espiritual, de que debido al control ejercido por el Espíritu Santo, la maldad ha sido detenida hasta el tiempo postrero, en el que Dios ha determinado se soltarán todas las fuerzas del mal, tiempo que el pueblo cristiano conocemos como LA GRAN TRIBULACION.

Al decir que la maldad está detenida, no quiere decir que no haya obras malas, sino que debemos de entender, que aunque el dios del presente sistema (Satanás) domina en la tierra (II Corintios 4:4). Solamente puede hacer lo que El Soberano DIOS, le permite.

EL QUE REDARGUYE DE PECADO:

En la Gran Comisión (San Mateo 28:18-20), la labor de alcanzar a los perdidos, no hay AGENTE más indispensable, que el trabajo del Espíritu Santo, ya que Él es el que convence o desaprueba, respecto al pecado, justicia y juicio. En San Juan 16:8 dice: “Y CUANDO ÉL VENGA, CONVENCERA AL MUNDO DE PECADO, DE JUSTICIA Y DE JUICIO”.

LA REGENERACION:

La Regeneración que Dios efectúa en el pecador, es conocida también como EL NUEVO NACIMIENTO, o sea la nueva creación por generación divina, en la cual DIOS hace participes de su naturaleza divina, a todos aquellos que le reciben y creen en Su Nombre. (San Juan 1:12,13; y II de San Pedro 1:4).

LA MORADA:

Aunque el error, de que el Espíritu Santo no mora en el creyente, ha sido difundido en todas las generaciones y aún actualmente hay predicadores, que así lo enseñan. Ello, no quita ningún valor a lo que DIOS nos revela por su Santa Palabra (LA BIBLIA).

En las Sagradas Escrituras, Él garantiza a sus hijos, que al nacer de nuevo, El Espíritu Santo hace morada en cada uno de los lavados por la SANGRE DE CRISTO.

Algunas de las muchas citas bíblicas que existen, en las cuales encontramos la confirmación de que el Espíritu de Dios, mora en el creyente verdadero, las enumero a continuación:

San Juan 7:37-39 “EN EL ULTIMO Y GRAN DIA DE LA FIESTA, JESUS SE PUSO EN PIE Y ALZO LA VOZ, DICIENDO: SI ALGUNO TIENE SED, VENGA A MÍ Y BEBA. EL QUE CREE EN MI, COMO DICE LA ESCRITURA, DE SU INTERIOR CORRERAN RIOS DE AGUA VIVA. ESTO DIJO DEL ESPIRITU QUE HABRIAN DE RECIBIR LOS QUE CREYESEN EN ÉL, PUES AUN NO HABIA VENIDO EL ESPIRITU SANTO, PORQUE JESUS NO HABIA SIDO AUN GLORIFICADO”.

I Corintios 2:12 “Y NOSOTROS NO HEMOS RECIBIDO EL ESPIRITU DEL MUNDO, SINO EL ESPIRITU QUE PROVIENE DE DIOS, PARA QUE SEPAMOS LO QUE DIOS NOS HA CONCEDIDO”.

I Corintios 6:19,20 “¿O IGNORAIS QUE VUESTRO CUERPO ES TEMPLO DEL ESPIRITU SANTO, EL CUAL ESTA EN VOSOTROS, EL CUAL TENEIS DE DIOS, Y QUE NO SOIS VUESTROS? PORQUE HABEIS SIDO COMPRADOS POR PRECIO; GLORIFICAD, PUES, A DIOS EN VUESTRO CUERPO Y EN VUESTRO ESPIRITU, LOS CUALES SON DE DIOS”.

EL BAUTISMO:

Con respecto al Bautismo del Espíritu Santo, hablare en el capitulo siguiente, donde daré una amplia explicación, ya que es el objetivo primordial y deseado en el propósito de esta obra.

LA LLENURA:

La LLENURA DEL ESPIRITU SANTO, es conocida también y muy mencionada en el ambiente cristiano (mayormente en las denominaciones PENTECOSTESES) como Bautizo con el Espíritu Santo.

Debemos de entender, que debido a esta palabra ha habido mucha controversia en el pueblo del Señor, y todo es debido a que no se sabe distinguir las operaciones del Espíritu Santo a través de las palabras CON y DEL.

Si los cristianos con espíritu humilde, nos pusiéramos a escudriñar las actividades del Santo Espíritu en cada caso, podríamos llegar a comprender mejor y uniríamos criterios, los cuales han tenido en contienda a muchos hermanos sinceros en la Fe.

Para mejor comprensión del lector, es bueno tener presente que al referirse al Bautismo del Espíritu Santo, sé esta hablando de la Salvación e Introducción del pecador redimido al Cuerpo Místico de Cristo (La Iglesia verdadera). Y cuando se habla del Bautismo con el Espíritu Santo (LLENURA) sé esta refiriendo al revestimiento del Poder del Espíritu, para capacitar al creyente.

El Apóstol San Pablo, hace énfasis al creyente, de que busque ser lleno del Espíritu Santo (Bautizo CON) a fin de que pueda mantenerse en una vida victoriosa sobre: EL MUNDO, LA CARNE Y EL DIABLO; y esto de ser lleno, no solamente una vez, sino de mantenerse llenando continuamente, pues sólo así los creyentes no satisfacemos los apetitos carnales que hacen que caigamos en pecado, el cual durante nuestra vida en estos cuerpos terrenales, es uno de los enemigos a vencer.

El Dr. LEWIS SPERRY CHAFER, enfoca este tema de tal manera en su Teología Sistemática Tomo II, paginas 875 y 876, que lo incorporo aquí, y dice:

“El ministerio del Espíritu Santo conocido como LLENURA, es el propio centro del completo tema de la vida espiritual. Es el Espíritu cumpliendo en el creyente todo lo que El vino a ejecutar en ese corazón. Este ministerio representa dos esferas diferentes de realización. En su lado negativo, la vida espiritual clama por una liberación del poder de los tres grandes enemigos, EL MUNDO, LA CARNE Y EL DIABLO. Por su lado constructivo o positivo, la vida cristiana demanda la manifestación de la Gracia Divina, nada menos que la demostración de las virtudes o poder de Aquel que llamo al creyente de las tinieblas a Su luz admirable”.

EL SELLO:

Siendo habitado por el Espíritu Santo, el creyente está sellado; del mismo modo, el sello habla de una garantía completa. Ser sellado pertenece a los que son llamados, justificados, y perfeccionados en Cristo.

Así también, el sello indica seguridad, puesto que Él (DIOS), que sella al pecador que salva por Su misericordia, se hace responsable por él a quien impone el sello. En este caso, los creyentes en Jesucristo estamos sellados para el día de la redención.

El Apóstol San Pablo, declara: “El cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones”. (II Corintios 1:22).

“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”. (Efesios 1:13).

“Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”. (Efesios 4:30).

Comprendemos pues, que la presencia del Espíritu Santo en el creyente, viene a ser una identificación distintiva, no observada ni utilizada como tal en las esferas humanas, sino más bien una marca divina, la cual nos hace conocidos por parte de Dios (II Timoteo 2:19). Somos templo del ESPIRITU SANTO.



C A P I T U L O III.

EL BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO:

El objetivo principal de esta obra, es el de que al estudiar y analizar “EL BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO”, pueda el lector quedar, fundamentado bíblicamente en ello; y, no sea llevado por otros vientos doctrinales, que lo único que harán es quitarle, el disfrutar la Paz de DIOS en su vida, y a la vez, dejándole solamente un caos espiritual.

Para esto, es necesario que se haga la debida corrección de tantos conceptos falsos, que lamentablemente ha tenido el creyente; y debido a los cuales ha naufragado en incertidumbre, al desconocer la realidad de las bendiciones divinas ya adquiridas por las misericordias del Señor Jesucristo.

Requiriéndose además, que el hijo de Dios, ponga especial atención al ser instruido en este punto doctrinal; porque de lo contrario, nuevamente se equivocará en comprender “LA VERDAD PRECISA” que ésta doctrina encierra.

Por lo tanto, veremos cuatro (4) divisiones generales, de que consta este TEMA; buscando que el lector logre alcanzar una recta comprensión de este MINISTERIO del ESPIRITU SANTO.

1. El significado de la palabra “BAUTIZO”,

2. Los pasajes Bíblicos “DETERMINANTES”,

3. La COSA que es consumada, y

4. Su CARÁCTER distintivo.

1. EL SIGNIFICADO DE LA PALABRA BAUTIZO:

La palabra griega BAPTIZO, es usada en el Nuevo Testamento, para referirse tanto para el bautismo REAL (el bautismo del ESPIRITU SANTO) como para el bautismo RITUAL (el bautismo en agua).

Sería un tanto difícil de emplear apropiadamente dicha palabra, si esta tuviera un distinto significado, es decir, que no pudiera aplicarse si no hubiera relación entre sí.

Debemos también hacer un análisis, para quedar debidamente establecidos, sobre la palabra básica de esta raíz, BAPTO, la cual tiene dos sentidos, uno PRIMARIO y otro SECUNDARIO.

En el PRIMARIO, podemos ver que implica una SUMERSION y lo encontramos en el Nuevo Testamento, solamente dos veces: En el Evangelio según San Lucas 16:24 y en el Evangelio según San Juan 13:26.

La SUMERSION, es un contacto momentáneo que envuelve dos acciones: 1) METIENDO EN y 2) SACANDO DE.

1. METIENDO EN:

Debido a esto, al observar el pasaje del hombre rico y Lázaro, juntamente con el padre Abraham; en San Lucas 16:24 encontramos en dicho pasaje bíblico que el hombre rico después de morir físicamente y al encontrarse en el tormento del fuego, pide que Lázaro “BAUTICE” su dedo en el agua y lo vaya enseguida a poner en su lengua; entendemos aquí, que el dedo debe de METERSE EN agua y SACARSE DE esa agua.

Así también ocurre esta forma, al analizar el pasaje del Evangelio según San Juan 13:26 en donde encontramos a nuestro Señor Jesucristo, indicando la traición de Judas, explica Él (CRISTO) que METERA EN su plato el pan y después de mojarlo SACARIA DE ese plato, el pedazo de pan que daría a Judas.

2. SACANDO DE:

La palabra BAPTO, en su SENTIDO SECUNDARIO, da un significado de MORIR o TEÑIR, lo cual se lleva a cabo por medio de INMERSION, es decir, un ahogamiento al introducir algo en un liquido.

Pero debemos de aclarar que no siempre es así; ya que debemos de considerar que a veces se aparte de lo físico.

La palabra BAPTO, en este sentido secundario, solamente aparece una vez en el Nuevo Testamento; y es en Apocalipsis 19:13 refiriéndose en sí, a la Segunda Venida de Jesucristo, en donde nos indica la Biblia, que Su ropa estará teñida en sangre. Entendiendo claramente, que el Mesías no será sumergido en un recipiente de sangre, sino que sus ropas estarán salpicadas con sangre. Como podemos observar, aplicando en su sentido secundario la palabra que analizamos, se aparte de lo físico.

La palabra BAPTIZO, también tiene dos significados, uno PRIMARIO y otro SECUNDARIO.

En el PRIMARIO, nos indica una inmersión o sumersión, es decir, un envolvimiento físico (DENTRO DE) en un elemento, el cual influye o cambia lo que envuelve, SIN VOLVERLO A SACAR.

En el sentido SECUNDARIO, la palabra se aparte un poco de lo físico original, al igual que la palabra BAPTO en su sentido secundario, la cual quedó debidamente analizada anteriormente; y, sé esta refiriendo a UNA COSA QUE SE HA TRAIDO BAJO EL PODER TRANSFORMADOR O INFLUENCIA DE OTRA COSA.

Esta definición secundaria, de la palabra BAPTIZO, queda más claramente explicada por el Dr. JAIME W. DALE, quien es reconocido como una alta autoridad TEOLOGICA, y quien ha hecho una extensa y profunda investigación de la referida palabra que nos ocupa. El Doctor DALE, define en la obra CLASSIC BAPTISM, 2ª. Edición, pagina 354, así:

“CUALQUIERA QUE ES CAPAZ DE CAMBIAR COMPLETAMENTE EL CARÁCTER, ESTADO O CONDICION, DE CUALQUIER OBJETO ES CAPAZ DE BAUTIZAR ESE OBJETO: y por tal cambio de carácter, estado o condición, EN EFECTO LO HA BAUTIZADO”.

Por todo lo anteriormente expresado, podemos decir con seguridad, que EL BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO, es el acto maravilloso, en el cual El Divino Espíritu de Dios, nos coloca (BAUTIZA) en el CUERPO DE CRISTO, (La Iglesia); es cuando somos traídos bajo el poder y supremacía de Jesucristo, es cuando nos une al Señor, y quedamos identificados con Él, participamos de lo que Él es y de lo que ha hecho (Sus Méritos) y debemos de entender que esto, no es por un momento, sino por toda la ETERNIDAD. Aleluya.

2. LOS PASAJES BIBLICOS “DETERMINANTES”:

a) I Corintios 12:12,13;

b) Gálatas 3:27;

c) Romanos 6:1-4;

d) Colosenses 2:9-13;

e) Efesios 4:4-6;

f) I Pedro 3:21; y,

g) San Marcos 16:16.

Es muy bueno saber, que los pasajes bíblicos donde el Espíritu Santo, está relacionado con BAUTISMO, tiene 2 divisiones, así:

El primer grupo, es el cual, en el que encontramos a Jesucristo como el Agente que BAUTIZA con EL ESPIRITU SANTO (esto es, la llenura o revestimiento de poder, para capacitar al cristiano), y cuyos textos son:

a) San Mateo 3:11,

b) San Marcos 1:8,

c) San Lucas 3:16,

d) San Juan 1:33,

e) Hechos 1:5; y,

f) Hechos 11:16.

El segundo grupo, cuyos textos bíblicos encontramos en el encabezado de esta división general, son los cuales que analizaremos, y en ellos encontramos al ESPIRITU SANTO como Agente del BAUTISMO (atracción y colocación del creyente en el Cuerpo de Cristo “La Iglesia” ).

Debemos de hacer la aclaración, para un mejor entendimiento de este estudio, que por tener en más alta estima el Bautismo ritual (bautismo en agua), se ha mezclado la interpretación. Y esto, a hecho que la gente cristiana quede y este equivocada en su enseñanza.

Vemos pues, que el error que se ha cometido con los diferentes hermanos desviados de la realidad, es el no poner cuidado de una recta y sana interpretación Bíblica, por parte de los instructores.

Entramos pues, a analizar los pasajes bíblicos determinantes; haciéndolo con la siguiente nota aclaratoria: “cualquier pasaje bíblico, que presente definiciones de enseñanza respecto al Espíritu; debemos de entender que nos esta mostrando el BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO”.

a) I CORINTIOS 12:12,13. Dice así:

“Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos BAUTIZADOS en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu”. (Biblia anotada de Scofield, pagina 1180).

Los versículos anteriormente citados, nos están dando a comprender a los creyentes, que al ser Bautizados por El Espíritu Santo, fuimos COLOCADOS DENTRO DE, el Cuerpo Mistico de Cristo (La Iglesia), y debido a ello, todos los cristianos verdaderos, llegamos a ser una UNIDAD.

La siguiente ilustración, nos da una visión de lo que es el Bautismo del Espíritu Santo, maravillosa obra espiritual efectuada por el Espíritu de Dios.

b) GALATAS 3:27. Nos dice:

“Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos”.

Al analizar este pasaje bíblico, nos enseña, que el creyente a través del Bautismo del Espíritu Santo (COLOCADO EN, o al haber sido PUESTO EN CRISTO), queda en la posición de ser beneficiado de los méritos de Jesucristo y alcanza la posición celestial, al estar sentado en los lugares celestiales por FE juntamente con Cristo. Efesios 2:6.

LOS MERITOS DE JESUCRISTO A FAVOR DEL CREYENTE, SON:

* Sustitución * Mediación

* Fin de la ley * Rescate del pecado

* Propiciación * Juicio del pecado

* Perdón * Paz.

c) ROMANOS 6:1-4 dice:

“ ¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde? ¡De ningún modo! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Por tanto, hemos sido sepultados con Él por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida”.

(La Biblia de las Américas, pagina 235 del Nuevo Testamento).

La Palabra Santa del Señor, nos enseña a través de este pasaje, la bendición alcanzada por el creyente por medio del BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO, en el sentido de la muerte de Cristo, es decir que el cristiano queda colocado para siempre en el acto de la crucifixión de Jesucristo.

Esto, nos lo confirma el mismo Apóstol San Pablo, cuando leemos en Gálatas 2:20 así: “Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mi; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”.

(La Biblia de las Américas, pagina 287 del Nuevo Testamento).

Cuando San Pablo, se refiere a esto, está indicando que él también estaba en la cruz. Y cada verdadero creyente puede decir: “Nuestro viejo hombre fue crucificado con Él (Cristo)”. El significado de todo esto, es que Dios contempló a millones incontables colgados de la cruz con Cristo.

Y eso no es solamente que se estaba tratando el problema de nuestros pecados, sino que nosotros mismos, como pecadores, como hijos de la raza caída de Adán, estabamos en juego, para que pudiéramos ser removidos de delante de la vista de Dios y terminara para siempre nuestra condición de perdidos.

Con respecto a esto, el Hno. Lewis Sperry Chafer, en su TEOLOGIA SISTEMATICA, tomo II página 978, dice lo siguiente: “La unión del cristiano con Cristo, llevada a cabo por el Bautismo del Espíritu Santo en Él, es la base de la perfecta identificación con Cristo en todo lo que logra Su muerte al pecado. El entrar de esta manera en el valor y bajo el poder de la crucifixión, muerte, sepultura y resurrección de Cristo es un bautismo en el significado secundario de la palabra. Los que han sido bautizados en Cristo son bautizados en su muerte, son sepultados con Cristo por su bautismo en la muerte del Salvador. Por estas expresiones no se insinúa ninguna ordenanza, ni se impone obligación alguna que justifique un intento de establecer lo que aquí se expone. Este pasaje, con el que sigue en el contexto, presenta la declaración central respecto a las bases de la victoria cristiana sobre la naturaleza pecaminosa en la vida diaria. Este es su objetivo y su significado. Descubrir en esto solo la forma externa de la ordenanza ritual, como han hecho muchos, es renunciar a una de las más inapreciables posesiones en todo el campo de la doctrina cristiana y en gran parte (por muchos) abandonar la esperanza de una vida agradable a Dios; porque si este contexto significa una cosa, no puede significar la otra”.

d) COLOSENSES 2:9-13 dice:

“Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en Él, que es la cabeza de todo principado y potestad. En El también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con Él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con Él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Él, perdonandoos todos los pecados”.

Al leer este pasaje, en el cual se hace referencia al Bautismo, no debemos de entenderlo sin tomar en cuenta todo el contexto.

Basado en el rito de la circuncisión, San Pablo clasifica a la raza humana en tres (3) grupos, a saber:

1. Los gentiles “LA INCIRCUNCISION”,

2. Los Judíos “LA CIRCUNCISION” hecha a mano en la carne; y,

3. Los cristianos “LA CIRCUNCISION” no hecha con manos” (Efesios 2:11 y Colosenses 2:11).

La circuncisión que identifica a los judíos y la cual, no la tienen los gentiles, ella es “HECHA CON MANOS”, pero la circuncisión que tenemos los cristianos “NO ES HECHA A MANO”, pero es una realidad.

Entendemos pues, la operación del BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO, como la garantía divina, de que al ser cortado (muerto-separado) el cuerpo de Jesucristo, (MUERTE, SEPULTURA Y RESURRECCION), nuestra condenación fue satisfecha por Él y en Él; para ello debemos de tomar en cuenta lo que nos dice la Palabra de Dios, en II de Corintios 5:21 ”AL QUE NO CONOCIO PECADO, LE HIZO PECADO POR NOSOTROS, PARA QUE FUERAMOS HECHOS JUSTICIA DE DIOS EN ÉL”.

Esta circuncisión, que es cortamiento no natural, es decir que no se refiere a la circuncisión hecha a Jesucristo a los 8 días, según la Ley Mosaica, sino a Su muerte en la cruz; al quedar separado Su cuerpo de la comunión con el Padre, entendemos así, las palabras de Jesucristo en San Mateo 27:46 “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Y lo expresado en Isaías 53:6b “Más Jehová, cargo en él, el pecado de todos nosotros”. Comprendemos entonces, que corporalmente se separó del Padre, pues DIOS no participa del pecado.

e) EFESIOS 4:4-6, Nos dice:

“Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también vosotros fuisteis llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un solo Señor, una sola Fe, un solo Bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que esta sobre todos, por todos y en todos”.

Considerando muy bien, que hay un solo BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO, y que el Bautizo ritual (en agua) se practica de varias formas por las diferentes creencias denominacionales sin afectar la SALVACION del creyente.

Debemos de decirlo para aclarar este asunto, que lamentablemente se ha hecho muy mal por algunos interpretes el considerar que en el pasaje bíblico antes citado, el Apóstol esta enseñando el bautizo ritual; lo cual no es correcto, ya que el Hermano San Pablo, claramente nos da alusión que sé esta refiriendo al BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO.

Sobre la correcta interpretación de Efesios 4:5, el Dr. Lewis Sperry Chafer, en su Teología Sistemática, pagina 979 y 980, escribe lo siguiente:

“En medio de estas siete agencias unificadoras, y no menos que cualquiera de ellos, esta “UN BAUTISMO”. En el acto puede surgir en muchas mentes esta pregunta: “Si la referencia en esta ocasión es al Bautismo real efectuado por el Espíritu al colocar a los creyentes en el Cuerpo de Cristo, o al Bautismo ritual en agua”. Algunos arguyen que este ultimo Bautismo esta a la vista y que solo hay una forma de Bautismo correcta. Imponer tal limitación sobre el texto es deplorable. Nada hay en el pasaje que enseñe y sostenga una forma de Bautismo. La incalificable aseveración de que no hay mas que una forma de bautismo se vuelve un problema muy exigente para aquellos que han elevado el Bautismo de agua a un lugar donde tiene que ser un Bautismo separado, independiente y diverso por lo tanto, algo que esta enteramente desconectado del Bautismo del Espíritu.

Algunos arguyen que si de este modo el Bautismo real excede al ritual en importancia, este no debe mencionarse para nada comparándolo con el real, en esta conexión o en cualquiera otra.

Todavía otros reclaman que el Apóstol aquí no contempla el Bautismo ritual, estimando en el únicamente afirmaciones que en el campo de las fuerzas espirituales unificadoras, no hay más que un Bautismo y este, necesariamente ha de ser el Bautismo del Espíritu Santo. Todavía mas, hay una clase de interpretes que han de considerarse, que sostienen que el Bautismo del Espíritu ocurrió una vez por todas a favor de la Iglesia el día de Pentecostés y que eso no es cosa que sucede cada vez que alguien es salvado. Este concepto, que muy poco se ajusta a las escrituras del Nuevo Testamento que tratan del tema, no es un reto al hecho, aunque intenta cambiar el tiempo del Bautismo del Espíritu, tan plenamente mencionado en la Epístola a los Efesios. La mayor parte de la Iglesia, no obstante, hasta donde ellos consideran el tema en un todo, afirman que el Bautismo ritual es señal o un símbolo externo de la obra del Espíritu y así ambos combinan para formar lo que aquí se llama un Bautismo. Entre los argumentos desarrollados en apoyo de la convicción de que el UN BAUTISMO es el del Espíritu por el cual los creyentes son unidos al Señor y por el que ellos obtienen todas las posesiones y posiciones, el más eficaz, advierte que esta referencia a Un Bautismo se da como uno de los siete agentes unificadores. Se distingue fácilmente que el Bautismo del Espíritu Santo en un Cuerpo engendra la unión más vital y perfecta que pudiera formarse entre los hombres.

Por otra parte, si la historia de la Iglesia sobre la tierra arroja un testimonio del curso de los eventos en todo, es a efecto de que el Bautismo ritual ha servido más que cualquiera otra cosa para destruir esa manifestación de la unión orgánica que se espera que los creyentes deben exhibir por la comunión cristiana”.

De acuerdo, a todo lo anteriormente expresado, debemos de entender que “EL BAUTISMO” a que hace referencia Efesios 4:5 es el mismo que nos enseña I Corintios 12:13 y que dice: “PORQUE POR UN SOLO ESPIRITU FUIMOS TODOS BAUTIZADOS EN UN CUERPO, SEAN JUDIOS O GRIEGOS, SEAN ESCLAVOS O LIBRES; Y A TODOS SE NOS DIO A BEBER DE UN MISMO ESPIRITU”.



f) I DE PEDRO 3:21 dice:

“El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo”.

Nuevamente es bueno recordar, que al no conocer la sana doctrina, e interpretación bíblica, se tiende a creer que cualquier parte donde se encuentra la palabra BAUTIZO, la escritura está enseñando el Bautismo ritual o sea el de agua; creando con ello, mucha confusión y en lo cual lamentablemente están muchos creyentes.

Por su importancia, es bueno tener presente que el BAUTISMO REAL, debe de mantenerse a la vista, hasta que no encontremos la confirmación bíblica de que el pasaje nos indica el Bautismo ritual.

Basados en lo anterior, debemos de considerar 2 cosas importantes, en este pasaje (1 Pedro 3:21), para entender que a lo que se está refiriendo es al BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO, y no al ritual.

ü El Bautismo mencionado, tiene efecto salvador, y

ü Que esta relacionado con la resurrección de Cristo.

Sabemos muy bien, y entendemos que el bautismo ritual NO SALVA, y por lo tanto, es un error querer establecer que en este pasaje se hace alusión a dicho rito.

g) SAN MARCOS 16:16 dice:

“El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”.

En este pasaje, nuevamente encontramos el Bautismo como medio de salvación, por lo cual debemos de entender que se refiere al BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO.

Consideremos perfectamente, que sólo el que cree en el Señor Jesucristo es BAUTIZADO DEL ESPIRITU SANTO. Y el que no cree, no es BAUTIZADO POR ÉL, aunque si puede ser bautizado en agua, pero dicha persona no obtiene en Dios, absolutamente nada espiritual y eterno.

3. LA COSA QUE ES CONSUMADA:

Una de las grandes revelaciones del Nuevo Testamento, sobre el Bautismo del Espíritu Santo, es entender los beneficios del creyente al ser Bautizado realmente.

El alcance e importancia de la doctrina del Bautismo del Espíritu, entonces tenemos que verlo desde el punto de vista, del objeto que logra.

Explicaré a continuación, los 5 objetivos, así:

I. UNION ORGANICA,

II. UNIDAD CRISTIANA,

III. LA UNICA BASE DE JUSTICIA IMPUTADA,

IV. DEBIDO RECONOCIMIENTO DE LA UNION; y

V. LA BASE DE APELACION PARA UNA VIDA SANTA.

I. UNION ORGANICA:

Como unión orgánica, debemos de entender la UNION ESPIRITUAL, obtenida por el creyente, por fe, al ser colocado en el Cuerpo de Cristo, Su Iglesia.

Explicaré dos versos bíblicos, en los cuales se nos garantiza la UNION.

1. San Juan 14:20 “En aquel día vosotros conoceréis que Yo estoy en mi Padre, y vosotros en mi, y Yo en vosotros”.

Con esto, se nos indica que a través del Bautismo del Espíritu Santo, se llevan a cabo 2 funciones por el mismo Espíritu para el creyente.

a) Formar a Cristo en el creyente. (“Yo en vosotros”).

b) Colocación del creyente en Cristo (La Iglesia) (“Vosotros en mi”).

2. Romanos 11:17 “Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tu, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo”.

Con esta ilustración, San Pablo hace ver a cada cristiano, que al ser Bautizado por el Espíritu Santo, ha quedado unido a la Iglesia (Cristo).

Así como la rama llega a tener vida al ser parte orgánica del árbol al que esta unida; también el creyente, queda unido a Cristo, y la vida de Dios empieza a manifestarse en él.

II. UNIDAD CRISTIANA: Leer San Juan 17:11-23

Por medio del Bautismo del Espíritu Santo, todos los creyentes llegan a ser UN SOLO CUERPO, siendo lamentable que por no comprender esta bendición de Dios, muchos hermanos en la Fe, crean que solo ellos, su Concilio o denominación son de Jesucristo.

III. LA UNICA BASE DE JUSTICIA IMPUTADA:

Romanos 5:17 dice: “Pues si por la transgresión de uno solo reino la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia”.

Al entender bien está bendición divina, sabemos que el creyente ha sido trasladado por el Bautismo del Espíritu Santo, a un estado de justificación GRATUITA. Es decir, que no hay ordenanza a procurar establecer por méritos personales, nuestra justificación, la cual ya se nos ha dado, al haber creído.



IV. DEBIDO RECONOCIMIENTO DE LA UNION:

Leyendo 1 de San Juan 4:7 dice: “amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios”.

El reconocer y amar a todos los hijos de Dios, es decir a los que son de Cristo, es el debido reconocimiento de la UNION ORGANICA. Y todo cristiano verdadero, al practicarlo realmente, evita el sectarismo lo cual es un fruto de la carne caída.

V. LA BASE DE APELACION PARA UNA VIDA SANTA:

En la carta a los Efesios 4:17-32, encontramos que dice: “Esto, pues, digo y requiero en el Señor: Que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.

Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que esta en Jesús. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que esta viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestios del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo, el que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga que compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracias a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonandoos unos a otros, como Dios también os perdono a vosotros en Cristo”.



A través de esta porción bíblica, podemos ver que Dios nos enseña primero, lo que Él ha hecho por los que creemos para salvación de nuestras almas.

Invitándonos entonces luego de ello, a andar dignamente, de acuerdo a nuestra vocación.

Siendo sus demandas, una expresión voluntaria de un corazón agradecido y no una ley forzada.

4. SU CARÁCTER DISTINTIVO:

Habiendo considerado bíblicamente el BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO con sus bendiciones para todo nacido de nuevo. Y al quedar debidamente establecidos en la verdad de DIOS, podemos saber y entender que es distinto a:

ü La Regeneración,

ü La Morada; y

ü La Llenura.

Es decir, que con todas las bases bíblicas vistas durante el presente comentario, el BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO, NO es las 3 cosas arriba mencionadas.

Todo cristiano genuino, juntamente con el que escribe aquí, debe de dar Gloria al Señor, por su revelación en este Ministerio del Espíritu Santo. AMEN.

C O N C L U S I O N:

Habiendo trazado en detalle la doctrina del BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO, como se presenta en las Sagradas Escrituras con todo el material a la mano, y arreglado ordenadamente, se ofrecen los resultados y definiciones siguientes:

ü El Bautismo del Espíritu Santo, es un tema de valor inmenso afectando vitalmente la vida y andar de los creyentes, su permanencia y estado, sus posiciones y posesiones en Cristo.

ü El Bautismo del Espíritu Santo, es uno de los que más se abusa y confunden en toda la línea de sujetos de la teología Bíblica.

ü La causa de la confusión se centra en confundir esta doctrina con las de la regeneración, la recepción del Espíritu, la morada del Espíritu, el sello, con "“una segunda Gracia”, la llenura y con el bautismo en agua.

ü Los tristes resultados de la confusión son: Divisiones, malas interpretaciones, desunión en el Cuerpo de Cristo, opacamiento del Evangelio de Gracia, perversión de la verdad de la unión del creyente con Cristo, y tristes impedimentos en la santidad del andar y de la vida cristiana.

ü Un cuidadoso estudio de todas las escrituras que tratan del tema ha descubierto que el Bautismo del Espíritu Santo, es meramente uno de los diferentes ministerios ejecutados por la Tercera Persona de la Deidad desde su venida al mundo, que cada creyente en el momento que cree en Jesucristo, es regenerado, bautizado, habitado y sellado por toda la eternidad, y tiene el deber y privilegio de ser continuamente lleno para vida y servicio.

ü No hay ejemplo en el libro de los Hechos, visto en la apropiada perspectiva dispensacional, de ninguna variante con esta verdad. Que no hay base en toda la Palabra de Dios para el error de considerar que el Bautismo del Espíritu Santo sea una “segunda experiencia” que se hace patente después de la regeneración.

ü El Bautismo de agua, no aparece para nada en Gálatas 3:27; Efesios 4:5 y Colosenses 2:12, y leerlo en estos versículos es obscurecer la verdad y aumentar la confusión.



PALABRAS FINALES:

MI ORACION, ANTICIPADAMENTE POR USTED QUE LEE

ESTE LIBRO, HA SIDO, PARA QUE LE SEA UN INSTRUMENTO DE

LIBERACION Y GARANTIA DE LAS RIQUEZAS ESPIRITUALES, QUE

POR SER HIJO DE DIOS, LE PERTENECEN DESDE QUE CREYO.

EL AUTOR.

OBRAS ESCRITAS POR EL AUTOR:

§ El Bautismo del Espíritu Santo

§ Estudio Introducción a la Tipología

§ Estudio La Trinidad de Dios

§ Comentario Carta a los Gálatas

§ Comentario Carta a los Efesios

§ Estudio La Salvación completa

§ Comentario Cantar de los Cantares

§ Comentario Carta a los Colosenses

PEDIDOS A:

Hno. Carlos E. Cruz Porras

Av. Fco. J. Mina, esq. Neira No.1408

Colonia Obrera

Ciudad Mendoza, Veracruz.

C.P. 94740 MÉXICO.

Teléfono: Desde México (01-2) 72-682-77

Desde otro País (52-2) 72-682-77

O al E-mail:

E-mail: .(JavaScript must be enabled to view this email address)








0 Comentarios




Para poder publicar comentarios, debe validarse en el sistema.
Conectarse - Registro
Normas de participación




Estudio Bíblico anterior: Hablar en Lenguas
Estudio Bíblico siguiente: En defensa de Sola Scriptura