El yugo de Cristo ::: La Web Cristiana ::: Estudios Bíblicos ::: iglesia.net
iglesia.net FLECHA Estudios Bíblicos FLECHA Crecimiento Cristiano FLECHA El yugo de Cristo
ImprimirVersión PDFPublicar esta entrada en MenéamePublicar esta entrada en FacebookPublicar esta entrada en del.icio.us
El yugo de Cristo

Mt 11:28-30

28Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. INTRODUCCIÓN

La gran mayoría de los creyentes conocen de memoria estos tres versículos del Nuevo Testamento, son utilizados para la evangelización de los no creyentes y como una invitación a descansar en Cristo Jesús. En este punto es en donde se hace énfasis, sin embargo, en este pasaje está una enseñanza del Señor Jesús de gran impacto para nosotros, la cual es muy importante que entendamos para cumplir su voluntad en nuestros días: el yugo de Cristo. ¿Qué es?, ¿Qué implica?, ¿Cual es su propósito?, ¿Cual es su producto?, es lo que veremos el día de hoy.



VENID A MÍ TODOS LOS...TRABAJADOS Y CARGADOS

El contexto del pasaje se refiere a la insatisfacción espiritual de la generación de la época, de la necedad pecadora de los habitantes de las ciudades que había visitado el Señor y en las cuales había realizado grandes señales, suficientes para que ellos percibieran las señales del Cristo y se arrepintiesen de su pecado.

En la versión de las Américas dice: Venid a mi, todos los que estáis muy cansados y cargados, y yo os haré descansar, como nota al margen dice que se puede traducir también como Venid a mi, todos los que estáis exhaustos de tanto trabajar y cargados...

¿A que está haciendo referencia el Señor por trabajo y cansancio? Las palabras utilizadas nos remiten al libro del profeta Jeremías, al periodo en el cual el Señor está tratando duramente con su pueblo a causa de su rebelión. En donde a causa de la necedad de su corazón están luchando contra el cumplimiento del juicio de Dios por su pecado, en donde están trabajando arduamente para combatir los instrumentos del Señor para aplicar su juicio, en donde la responsabilidad se aumenta a causa de no querer escuchar la palabra del Señor Jer 6:6-8 6Porque así dijo Jehová de los ejércitos: Cortad árboles, y levantad vallado contra Jerusalén; esta es la ciudad que ha de ser castigada; toda ella está llena de violencia. 7Como la fuente nunca cesa de manar sus aguas, así ella nunca cesa de manar su maldad; injusticia y robo se oyen en ella; continuamente en mi presencia, enfermedad y herida. 8Corrígete, Jerusalén, para que no se aparte mi alma de ti, para que no te convierta en desierto, en tierra inhabitada.

Aquella persona que no está de acuerdo con el Señor trabajará duramente y se impondrá cargas difíciles de soportar para alcanzar el deseo de su alma, para demostrarle a Dios que no lo necesita, pero es trabajo que no fructificará, más tarde o más temprano la voluntad de Dios se llevará a cabo. Is 57:21 No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos. Esto en aplicación directa para aquellos que no conocen al Señor y aún están perdidos en sus delitos y pecados, sin embargo también alcanza al creyente, dice en Sal 127:1 Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia. El esfuerzo humano no tiene un fruto que perdure, el trabajo deberá ser permanente y duro, la carga de mantenerse alejado de Dios es muy grande, ya que es la carga del pecado de la rebeldía y la necedad, ya sea que hablemos de creyentes como que hablemos de inconversos. Bien dijo el Señor en Jn 15:5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

El llamado es entonces a aquellos que tienen una actitud en el corazón, haciendo más universal el alcance de este texto.

La palabra utilizada en griego (deute, plural de deuro) no es en sí misma un imperativo, indicando entonces que es más bien una invitación. Aquel que reconozca en su corazón esta condición, ha encontrado una solución a la misma.

Aquí hay una preciosa promesa, "yo os haré descansar" La palabra utilizada en griego (anapauso, ¡napaÚsw) significa "dar reposo". La cual nos lleva de inmediato al Sal 23:2-3 En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre, que está de acuerdo con Jer 6:16 Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos. La idea del verbo es: cesar de trabajar. No que la causa del trabajo o carga haya cesado, sino que el que trabajaba ya no lo hace.

Y muchos enseñan que una vez que conocemos a Cristo como salvador personal, ya no hay aflicciones, todo comienza a salir bien, pero esto es falso, este pasaje no indica esto, si sacamos del contexto este versículo 28, quizá pudiéramos forzarlo a que dijera eso, sin embargo, el pasaje no termina aquí y es necesario conocer el resto, antes de sacar conclusiones.

El Señor nos invita a acercarnos a él, para que una nueva actitud gobierne nuestro corazón.



LLEVAD MI YUGO...

El Señor introduce aquí un concepto que es el centro de la enseñanza de este pasaje: ¿Qué es el Yugo de Cristo?

Comenzaremos con las definiciones pertinentes:

YUGO. Madero que se coloca en la cabeza a los bueyes para uncirlos. No cualquier animal es utilizado en el yugo, deben ser animales robustos, con un cuello poderoso, ya que éste es el apoyo para realizar el trabajo. El yugo cuenta con sólo un punto de apoyo para la carga, por lo cual, divide en dos el esfuerzo realizado para efectuar el trabajo.

UNCIR. Atar al yugo un animal.

La palabra en el original en griego es zugÒn que nombra al instrumento que sirve para acoplar dos cosas juntas.

La figura que viene a la mente cuando se nombra el yugo es la de Sujeción, carga, trabajo, disciplina. El yugo siempre se relaciona con fuerte trabajo y carga pesada. El yugo se utiliza cuando hay que aplicar trabajo a una carga muy pesada, esto implica que la velocidad no es mucha, debido al esfuerzo. El yugo no se utiliza para cargas ligeras, para esto se diseñó el arnés.

El caballo no puede ser utilizado en el yugo debido a que su anatomía no le permite hacer esfuerzos con el cuello como punto de apoyo, el arnés permitió utilizar el caballo para mover cargas ligeras de una manera muy rápida, debido al invento del arnés los carros de guerra pudieron ser un arma práctica para la guerra. En el tiempo de Cristo ya existían los dos instrumentos.

Las principales diferencias entre el Yugo y el Arnés son:

a. Los animales a ser uncidos en el yugo son animales robustos de fuerte cuello. Los caballos y mulas jalan con los hombros por tanto no pueden utilizar el yugo.

Los animales van atados por el cuello o la cabeza, por tanto, no hay mucha libertad de movimiento. En el arnés el animal tiene cierta independencia ya que va sujeto a la carga. El yugo obliga a utilizar animales de la misma clase.
El yugo es para trabajo pesado en donde no es importante la velocidad. El arnés se utiliza para mover cargas relativamente ligeras de una manera rápida.
El arnés se utiliza tanto para el trabajo como para la guerra, el yugo sólo se utiliza para el trabajo.
¿Cómo se utiliza el yugo en la Biblia?

1. Como símbolo de sujeción y servidumbre. 1R 12:14 y les habló conforme al consejo de los jóvenes, diciendo: Mi padre agravó vuestro yugo, pero yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo os castigaré con escorpiones.

Como una fuerte opresión. Dt 28:48 servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte.
Como una restricción pesada. Hch 15:10 Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? Gál 5:1 Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.
El quitar o romper un yugo significaba la emancipación temporal o absoluta de la servidumbre Is 58:6 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? Jer 2:20 Porque desde muy atrás rompiste tu yugo y tus ataduras, y dijiste: No serviré. Con todo eso, sobre todo collado alto y debajo de todo árbol frondoso te echabas como ramera
A veces rebelión contra la autoridad legítima. Jer 5:5 Iré a los grandes, y les hablaré; porque ellos conocen el camino de Jehová, el juicio de su Dios. Pero ellos también quebraron el yugo, rompieron las coyundas.
Sólo Dios puede quitarnos el yugo de nuestros pecados. Lam 1:14 El yugo de mis rebeliones ha sido atado por su mano; Ataduras han sido echadas sobre mi cerviz; ha debilitado mis fuerzas; Me ha entregado el Señor en manos contra las cuales no podré levantarme.
El yugo implica limitar para alcanzar un objetivo, ya sea el arrepentimiento, quebrantar la rebeldía o el orgullo, limitar la libertad como parte del juicio. De una u otra manera el yugo significa imponer restricciones para aplicar presión y así alcanzar un objetivo.

El yugo de Cristo son las limitaciones y restricciones que él utiliza para mantenernos por el camino que él ha preparado para nosotros Ef 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. El camino angosto que nos da al salvar nuestras almas y que nos lleva a identificarnos plenamente con él, de tal manera que el carácter de Cristo se forme en nosotros y podamos ser instrumentos limpios y santos para ser utilizados por él. Mt 7:14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.



APRENDED DE MI...

El llevar el yugo de Cristo implica ponernos lado a lado con él, renunciar a la libertad propia para tomar la carga de él, aceptar el permanecer a su lado viviendo lo que él vive, yendo por el camino que el va, trabajando en lo que él trabaja, etc.

Cuando se desea que un buey aprenda rápidamente a utilizar el yugo, se le coloca junto con otro que tenga experiencia en el uso del mismo, el buey dominante enseña al más joven a trabajar bajo el yugo. De la misma manera es que nosotros aprendemos de Cristo cuando aceptamos el ir al lado de él en el mismo yugo.

La Escritura prohibe uncir animales de distinta clase al mismo yugo Dt 22:10 No ararás con buey y con asno juntamente. Esto se llama "YUGO DESIGUAL" El que se uncieran dos animales de distinta clase significaba una crueldad por parte del que está arando, debido a que los animales se lastimarían el uno al otro, al punto de sufrir graves heridas. Aún el Nuevo Testamento mantiene ese principio básico 2Co 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? Cada cual iría por su camino, lastimándose gravemente.

Nosotros podemos andar con Cristo en el mismo yugo porque dice en 2P 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. En el yugo de Cristo tenemos toda la posibilidad de aprender las maneras, el sentir, etc. De Cristo.

¿Qué hemos de aprender?

La mansedumbre y la humildad.

MANSEDUMBRE. Del griego praÚj que significa "fuerza controlada". Indica que una persona mansa no es una persona dejada, servil, sino una persona que sabe controlar su fuerza, tiene el control de su carácter. Cristo no hacía nada por sí mismo, él acepto el yugo de su Padre celestial Jn 5:30 No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre. Un ejemplo de mansedumbre después de Cristo fue Moisés, el cual tuvo la fuerza para guiar al pueblo y el control ante la adversidad y necedad del pueblo.

HUMILDAD. Del griego tapeinÒj tÍ kard…­ que significa "bajo o pequeño de corazón". Indica una persona que no se considera grande o por sobre los demás, por eso es que se traduce como humilde, que se rebaja voluntariamente. Fil 2:6-8 6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

El propósito del yugo de Cristo es que aprendamos la mansedumbre y la humildad para con el Señor. Dice en Sal 51:17 Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

El Señor permitirá circunstancias tales en nuestra vida que nos enseñen a ser mansos y humildes, en el sentido de la enseñanza bíblica. En este yugo están incluidas las carencias, dificultades, enfermedad, aislamiento, rechazo, etc. Todo aquello que nos lleve a identificarnos con Cristo en su humillación, porque de esa manera será Jesucristo quien se manifieste en la vida y no el YO personal.

La reacción natural de una persona es huir del Yugo de Cristo, buscando aliviar la presión que este ejerce sobre de uno, pero el hacerlo antes que ser bueno, nos perjudica en nuestro crecimiento espiritual y en nuestra relación con el Señor.

Así como el yugo es para los animales robustos, el yugo de Cristo sólo es para aquellos que le tienen en su corazón y entonces tienen el poder de Dios para enfrentar todas las cosas de la vida. Los creyentes son como los bueyes del yugo, robustos para soportar el trabajo fuerte, soportar las cargas pesadas del ministerio de la reconciliación y del rechazamiento del mundo.

La obra de ganar al mundo para Cristo no es un trabajo instantáneo para hacerlo ligeramente, se requiere del tiempo, del crecimiento firme, etc. Por eso es que el Señor usa el Yugo en nuestras vidas, para ejemplificarnos que no debemos ser como el caballo o el mulo. Sal 32:9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, Que han de ser sujetados con cabestro y con freno, Porque si no, no se acercan a ti.

¿Qué circunstancias pueden ser el yugo de Cristo?

1. La soltería

La infertilidad
El rechazo
Las carencias económicas
La soledad
Un cónyuge duro y difícil
Un jefe difícil de soportar
Los obstáculos para cumplir los anhelos personales
La enfermedad
La rebeldía de los hijos
La dureza de corazón de quien nos rodea
La injusticia en nuestra persona
Etc., etc, etc.
Aquel que rechaza el yugo de Cristo en su vida, está rechazando el control de Dios sobre él, está pecando en rebeldía para con el Señor; entonces Dios tratará con él y el sufrimiento que no quiere vivir, lo vivirá como parte de la disciplina correctiva de Dios, en lugar del amoroso trato de Cristo en su corazón.



EL RESULTADO.

"...Hallaréis descanso para vuestras almas"

Jer 6:16 Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma...

El descanso del alma viene cuando se ha dejado de trabajar en las fuerzas propias, cuando se acepta el control de Dios en la vida, cuando se comprueba que la voluntad de Dios es agradable y perfecta.

Dice en Fil 4:6-9 6Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. 8Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. 9Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros.

Pablo tuvo que aprender a andar en el yugo de Cristo, como también todos los creyentes tenemos que aprender a hacerlo. Fil 4:3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel (compañero de yugo), que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida. Refiriéndose a estos como compañeros en el yugo del Señor.

Podemos seguir luchando en nuestras propias fuerzas, tratando de servir a Dios en nuestros conceptos. Tratar de evitar el sufrimiento. Vivir holgada y descansadamente, pero ese no es el plan de Cristo para los suyos, estos, si desean la paz y el descanso del alma, deben aceptar el yugo de Cristo.

El yugo del Señor está basado en su amor. No nos hace soportar el yugo solos, él comparte con nosotros la carga, su poder nos lleva a vivir y soportar las circunstancias que él nos impone para nuestro crecimiento espiritual. La carga de la vida la sustenta el Señor.

Por todo lo anterior es que él puede decir francamente:

30porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Todo lo que él hizo en la cruz del Calvario fue para que nosotros comprobáramos como es que él puede controlar exitosamente nuestra vida, si aceptamos por fe la invitación que él nos hace para llevar su yugo.

Que el Señor nos ayude a entender esto en nuestra mente y corazón, que nos ayude a decidirnos a aceptar su yugo en nuestra vida, para que conozcamos el verdadero descanso.

Por Jorge Matienzo.








0 Comentarios




Para poder publicar comentarios, debe validarse en el sistema.
Conectarse - Registro
Normas de participación




Estudio Bíblico anterior: Las muchas moradas
Estudio Bíblico siguiente: Había dos árboles en un jardín