¿Por qué debo esperar?

Introducción

“Soy joven y es el momento para disfrutar la vida, además estoy muy enamorado(a) Y si las cosas resultan bien en un futuro me casare con ella (él)”.
“Tengo muchos amigos(as) que ya han tenido relaciones sexuales, no veo porque yo no”.

“No quiero perder a mi novio... pero es que él me insiste tanto en que tengamos relaciones”.

“Próximamente me voy a casar, pero no sé si resultará la vida sexual entre los dos, no sería malo ensayar antes”.

Muchas podrían ser las razones en el corazón de un joven y muchos los argumentos que el mundo le brinda respecto al hecho de llegar a mantener relaciones sexuales prematrimoniales. ¿Se debe o no?, ¿Serán convenientes?, ¿Gano o pierdo con ellas? ¿Será que lo mejor es esperar?

Es importante como joven descubrir a la luz del Manual de Vida, la Biblia, ¿Cuál es la decisión que debe tomar de acuerdo a lo que Nuestro Padre Celestial quiere?

1. Un Plan Genial

Una pregunta que surge en la mente de todo joven que empieza a desarrollarse, es ¿las relaciones sexuales son buenas o malas? o, ¿De qué depende que sean buenas o malas?

La respuesta está en Generis 2:18-25. Dios mismo vio en el hombre tres necesidades específicas:

a) Necesidad de compañía: “No es bueno que este solo” verso 18, Tenía que ser de su misma especie para que tuvieran un mismo lenguaje, e identificados entre sí y con una forma de vida diferente a los demás seres vivos: “y puso Adán nombre... mas no se halló compañía para el” versos 19-20.

b) Necesidad de ayuda: “Le haré ayuda idónea para el” verso 18 Tenía que ser una parte de Él para que le comprendiera en su naturaleza. “Tomó Dios una costilla de Adán e hizo la mujer” versos 21-23.

c) Necesidad de complemento: Tenía que ser diferente a Él para complementarle en todo lo que le faltara. “Hizo Dios una mujer” verso 22, es notable que Dios fue quien creó las diferencias entre el hombre y la mujer y con propósitos muy específicos, así que el sexo no es malo, pues es diseño perfecto de Dios, quien busca la realización total de sus hijos, su felicidad completa y por eso ha trazado un plan para que igual que al principio de la creación el ser humano no sufra el ser avergonzado por alterar su diseño. Génesis 2:25 25Estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, pero no se avergonzaban.

2. Las Presiones de la Sociedad Moderna

Todos los días recibimos un bombardeo de ideas e informaciones que tienden a tergiversar nuestra formación y que precisamente nos lleva a alterar el diseño de Dios.

a) Los medios de comunicación: ¡Cuánto nos gusta el cine y la televisión! Pero cuan dañina resultan muchas veces aquellas películas que más nos llaman la atención. La filosofía de los medios de comunicación hoy en día es vender su producto, no importa a costa de que, especializándose en despertar los intereses ocultos en el corazón del hombre, sembrándole el sentido de morbo, desarrollando así su naturaleza pecaminosa.

El manejo que los medios de comunicación le dan al sexo, le resta la importancia que este se merece por ser parte de la perfecta creación de Dios y es tomado como una simple diversión de momentos que a la postre no le aporta al hombre para su felicidad total.

La belleza, para atraer a los demás; el poder, para controlar a otros; y el placer, no importando como, ni pensando en el después; es el mensaje principal de muchos comerciales, programas y películas que vemos todos los días y que deterioran la verdadera visión acerca de nosotros mismos y de nuestra felicidad.

b) Los amigos: Indudablemente nos importa lo que otros piensen de nosotros, por eso nos dejamos llevar por las conversaciones y esquemas de los que nos rodean. Muchas ideas erróneas respecto al sexo se tejen en las escuelas y en el grupo del barrio, convirtiéndose en el patrón de nuestras decisiones en lugar de buscar guía en alguien en mayor madurez.

3. Esperar es lo Mejor

El ser humano sueña y necesita de una relación que sea permanente, desea recibir y darle a alguien lo que está esperando, y desea ser exclusivo para ese alguien. Dios nos hizo con necesidades sexuales, no hay nada inmoral, ni degradante en soñar con la realización de su sexualidad, pero asegúrese que su dueño sea completo ya que somos seres integrales. Cuando entramos en relación íntima con alguien involucramos nuestras tres áreas, por tanto llevar una relación a desarrollarse sólo en el aspecto físico no permite realizarnos en lo emocional y espiritual.

a) El alma herida: Cuando el sexo es sólo por placer y único objetivo de una relación, pierde su atractivo de realización, de ahí que muchos noviazgos se acaben después de tener relaciones sexuales, dejando el alma herida. Violar nuestros principios nos afecta, y el sentimiento de culpa de una relación no permitida dañará nuestra libertad en relaciones futuras.
b) El valor del amor: Génesis 2:24 “…Se unirá el hombre a su mujer y serán una sola carne”. Cuando en el joven las relaciones sexuales llegan a ser un objetivo placentero, es muy fácil que se convierta en una acción a repetir perdiendo así su sano concepto de autoestima, además se reduce a nada la exclusividad de llegar a “ser uno solo”; no se puede ser una sola carne con varias personas.

4. Restauración de la Vida Sexual

a) Lo importante es ir a Dios para que con su infinito amor perdone, limpie y sane toda la herida de nuestra vida. (I Corintios 6:9-11)

b) Cuando este en esta fase de recuperación es mejor darse tiempo y espacio; dejar que se curen las heridas, si confía en Dios, Él le restaurará completamente, y aprenderá a esperar.

c) Si ha sostenido relaciones sexuales, convirtiéndose esto en un hábito de su vida, lo mejor es que tome una decisión radical.

d) Si en verdad desea tener un noviazgo conforme al plan de Dios, tenga en cuenta lo siguiente:

P Eviten el encontrarse solos. Encuéntrense en lugares donde siempre estén acompañados, como restaurantes o centros comerciales, eviten quedarse solos en casa.
P Pasen tiempo con otras personas, salgan con amigos.
P Vuelvan a los besos de buenas noches, breves e inocentes. Dejen que su cuerpo se acostumbre nuevamente al gozo de tomarse las manos.
P No ingieran licor, ni vayan a ver películas dudosas. Manténganse al margen de situaciones que los inviten a volver a las viejas andanzas.
P Aprendan a ser amigos, dediquen la mayor parte de su tiempo a conversar y a actividades que les edifique, de esta manera la relación podrá ser reestablecida.




5. Cómo Vivir la Sexualidad como Cristianos

Aunque la mayoría conoce las consecuencias de la intimidad prematrimonial, el conocimiento por sí mismo no es motivación suficiente para mantener la pureza sexual.

a) Canalizando los deseos sexuales: No se puede simplemente negar o desconocer nuestra sexualidad, pero si se puede mantener sujeta. La palabra clave del cristiano es control. En la mayoría de las personas el dominio que tienen de sus deseos sexuales es un reflejo del control que tienen sobre otros aspectos de su vida: los hábitos devocionales, el manejo del dinero, del tiempo, etc. La necesidad de autocontrol afecta tantas áreas de la vida del ser humano que la falta de control puede traerle serias dificultades. El joven debe saber que si determinados amigos, libros, discos o actividades, estimulan sus impulsos físicos, debe alejarse de esas influencias y por el contrario buscar aquellas actividades o personas que activan la vida en el Espíritu.

b) Dios nos ordena esperar: Es posible para el joven cristiano controlar el deseo sexual, vivir con pureza y no sentir conflictos. La energía sexual no utilizada se puede canalizar como energía creativa en otras áreas de su vida.

Dios nos ordena esperar, porque cuida de sus hijos y quiere lo mejor para ellos. Nuestra mejor guía de comportamiento es la Biblia, la cual es muy franca en cuanto a la sexualidad. El sexo fuera del matrimonio trae funestas e impredecibles consecuencias: enfermedades venéreas, SIDA, heridas emocionales, abortos, prostitución, hijos abandonados, hogares destruidos, etc. Gálatas 6:7 7No os engañéis; Dios no puede ser burlado, pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará.

Dios nos dio dominio propio para controlar los impulsos sexuales. Ante todo es importante guardar nuestra mente. Cuando los pensamientos se vuelven incontrolables, las acciones se vuelven incontrolables.

El joven necesita aprender a manejar su sexualidad través de vivir lleno y controlado por el Espíritu Santo. Nuestra vida sexual depende de cuanto hemos renovado nuestra mente de antiguos esquemas mentales, prejuicios y creencias erróneas. Romanos 12:3 3Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

c) Construyendo una sana relación: El mejor inicio para una relación saludable, es conocer lo que Dios dice al respecto: 2 Corintios 6:14-15 14No os unáis en yugo desigual con los incrédulos, porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión, la luz con las tinieblas? 15¿Qué armonía puede haber entre Cristo y Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?

Cuando la Biblia nos habla del yugo desigual se refiere a estar atado o unido a alguien cuyos valores son diferentes a los propios. Muchos jóvenes piensan que una vez casados o ennoviados las cosas van a cambiar, y que el o ella se convertirán a sus principios desconociendo que en la mayoría de los casos sucede lo contrario.

Antes de establecer una relación, es bueno que luego de haber orado tenga en cuenta la dirección de los padres y de un cristiano maduro, así como la guía que le ofrece la Biblia acerca de las etapas que se deben vivir.

Cantares 5:2b nos explica las etapas de una buena relación 2 Yo dormía, pero mi corazón velaba. La voz de mi amado que llama: « ¡Ábreme, hermana mía, amada mía, paloma mía, perfecta mía, pues mi cabeza está cubierta de rocío, mis cabellos, de la humedad de la noche!

ü Hermanos: Existe unidad espiritual y de principios, se desarrolla la relación dentro de un grupo de exclusividad.
ü Amigos: Se inicia una relación donde aprenden a hablar, a compartir, a preocuparse el uno por el otro.
ü Amigos especiales: Han descubierto que se gustan y con la dirección de padres y guías cristianos entran en un plan de conocerse más.
ü Noviazgo: Se establece una relación con miras a establecer un matrimonio.
ü Matrimonio: Los dos unen sus vidas para vivir plena realización conforme al diseño de Dios.




 


Utilidades
ImprimirVersión PDF
Buscar en los Estudios Bíblicos
Licencia
Creative Commons License
Sindicación
RSS 1.0
RSS 2.0
ATOM