Estudios Bíblicos

Perdonar las ofensas, nos libera

Cuando amigos y conocidos se refieren a Ricardo José, lo hacen en los mejores términos, rememoran su amabilidad, disposición de ayudar a quien lo necesita; la sonrisa afable que le caracteriza, y el ser un buen hijo. Pero sus sueños de estudiar ingeniería y la condición de joven emprendedor, estuvieron a punto de romperse un sábado cualquiera, pasadas las nueve de la noche, cuando al regresar a casa el muchacho fue atacado con tres disparos de revólver. Por varias horas libró una batalla sin cuartel entre la vida y la muerte.
Consuelo - Ayuda

La humildad y la perseverancia, claves para un milagro

A la mujer le recomendaron muchos curanderos pero ninguno resultó eficaz. Iba de un lado a otro en procura de la sanidad para su hija que, sorpresivamente, caía al suelo, perdía todo color y se revolvía de un lado a otro en medio de gritos desgarradores.
Consuelo - Ayuda

La diferencia entre consagración y fanatismo

A la vecina de enfrente nadie podía negarle que era una persona callada, cumplidora de sus deberes, izaba la bandera nacional los días festivos, jamás se le veía en los cuchicheos de las comadres, y de su casa, jamás salían gritos o ruidos que hicieran pensar en las grescas comunes en muchos hogares de la cuadra.
Consuelo - Ayuda

Frente a la encrucijada ¿Qué decisión tomar?

El médico no dio espacio a mayores vacilaciones. Las circunstancias obligaban a que escogiera. Estaban en juego la vida de la madre o la del pequeño que recién nacería.
Consuelo - Ayuda

El crecimiento cristiano se logra día a día

¿Qué sintió? Frustración. Rabia. Impotencia. Cerró el puño, dio un golpe seco contra el escritorio, miró el teléfono por el que minutos antes se había comunicado con su hermano mayor, y suspiró. Hubiera deseado no sostener esa conversación. Tampoco la discusión que siguió al diálogo inicial. Eso fue lo que le hizo sentir mal. Pensaba que era un mal cristiano. Meditó por segundos que su testimonio era el de un fracasado.
Consuelo - Ayuda

Dios no nos abandona en la crisis

Aunque sus padres jamás lograron explicarse cuáles fueron las verdaderas razones que tuvo, Melissa atribuyó a la frustración que sintió al no poder ir a esa fiesta de adolescentes, su decisión de tomar casi treinta pastillas para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. Lo hizo sin pensarlo dos veces. Ingirió todas las que encontró en el botiquín. Luego no supo que más pasó.
Consuelo - Ayuda

De las palabras a los hechos: la gran diferencia

A Jorge Alfredo Mendoza el entusiasmo para correr la “Maratón Río Cali”, tan solo le alcanzó para cubrir la distancia de dos kilómetros. Había anunciado a sus amigos y familiares que estaba preparado para ganar la competencia. Y le creyeron. Al fin y al cabo, le veían salir cada mañana a trotar por el barrio.
Consuelo - Ayuda

Por encima de la opinión e incredulidad ajenas…

--Sencillamente esto no tiene explicación—dijo el médico al recibir el informe de la enfermera que daba cuenta de cómo el paciente de la cama 220 había reaccionado.
Consuelo - Ayuda

Jamás deje de soñar grandes sueños…

La idea le nació a Héctor Fabio un atardecer en el que, sentado en una silla de la Plaza de Caycedo, disfrutaba de la fresca brisa proveniente de los farallones de Cali. “¿Qué hacer para sacar niños y jóvenes inmersos en el bajo mundo de las calles? ”, se preguntaba una y otra vez hasta ese preciso instante en el que --como en las caricaturas-- sintió que se prendió el bombillito que le hizo pensar: “¡Claro... la solución ha estado siempre ahí!”, para --acto seguido-- concebir el sueño de crear una escuela de actos circenses para estimularlos a ocupar su tiempo en otras cosas.
Consuelo - Ayuda

Caminando con Dios

Proverbios 4:18 18 La senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto.
Consuelo - Ayuda
Buscar en los Estudios Bíblicos
Licencia
Creative Commons License
Sindicación
RSS 1.0
RSS 2.0
ATOM