Cumpliendo la Gran Comisión en el Ecuador en esta generación

Desafíos, observaciones, y sugerencias para la obra Bautista Ecuatoriana

Según Albert Einstein la definición de la locura es “hacer las mismas cosas vez tras vez esperando diferentes resultados.” Hago la observación, ¿acaso no es esta la forma que trabajamos las iglesias Bautistas en nuestro esfuerzo de cumplir con la Gran Comisión en el Ecuador? Todos queremos ver a un Ecuador ganado para Cristo pero para ver esto como una realidad se necesita un cambio drástico de paradigma. Volver a lo “pequeño” para ser GRANDE.
ECCLESIAS. Misiólogos en todos los continentes concuerdan que la forma más efectiva de evangelizar una nación es por medio de la multiplicación de nuevas iglesias–ecclesias. El crecimiento enorme del evangelio en la China, en la India, en África, y en grandes sectores de Asia y Latinoamérica ha venido no por añadidura a las iglesias existentes, sino por multiplicación de iglesias en casas como lo hacia la iglesia primitiva. Algo que apenas hemos empezado a hacer como obra Bautista en el Ecuador.

Una aclaración. Estas ecclesias en muchos casos no van a tener las mismas apariencias que las iglesias típicas y tradicionales bautistas. En la mayoría de los casos serán iglesias que se reúnan en casas, en aulas de escuelas, en oficinas, debajo de árboles, en casas comunales, etc. Pero no se debería menospreciarlas, especialmente cuando la eternidad de cientos de miles de personas están en el balance. ¡No debería haber ninguna razón por la cual no podamos desafiarnos en empezar por lo menos 1000 iglesias por año!

Sin embargo, preocupante ha sido que en el año que acabamos de terminar 2001-2002, no fue añadida ni una sola nueva iglesia a la Convención Bautista Ecuatoriana (C.B.E.)

Durante el transcurso de los últimos 25 años (1973-1998) el promedio ha sido de solamente siete iglesias por año a nivel nacional.[ii]

El abrir nuevas obras nos lleva a alcanzar a nuevas personas para Cristo más efectivamente que el evangelismo tradicional que busca “convertir” a las almas para que vayan a los templos y sean discipuladas. Este tipo de evangelismo nos ha resultado en los siguientes estadísticas durante los últimos 25 años:

1998 es el último año en la cual tenemos estadísticas de la obra Bautista Ecuatoriana. En ese año habían 220 iglesias que bautizaron a 676 personas resultando en un promedio de 3.1 bautizos por iglesia.[iii]

El promedio de bautismos por iglesia a nivel nacional ha sido de 7.7 durante los últimos 25 años.[iv]

Estas cifras abarcan las campañas evangelísticas y todos los esfuerzos realizados durante 25 años. Aunque damos gracias a Dios por estos resultados, volvemos a la pregunta inicial, ¿a este ritmo vamos a cumplir la Gran Comisión en nuestra generación? ¿No vale la pena examinar de cerca la forma que estamos trabajando para ver si no existen métodos que rendirán mayor cantidad de fruto para el Reino?

Por ejemplo: ¿Que pasaría si en vez de pensar en iglecrecimiento (añadir el número de personas a las iglesias existentes) pensaríamos en términos de igleplanteamiento (plantar múltiples nuevas ecclesias?)

Existe una relación directa entre el plantar nuevas obras y el evangelismo. Eruditos como Peter Wagner y muchos otros misiólogos enseñan que la forma más eficaz de evangelizar es plantar nuevas iglesias.[v]

En los EE.UU. se sabe que una iglesia de más de diez años bautiza un promedio de 2.5 personas por cada 100 miembros activos.[vi] Iglesias con menos de diez años de vida tienen 10.8 personas por cada 100 miembros.[vii] Uno no tiene que ser matemático para entender la importancia de plantar masivamente nuevas obras. Las iglesias nuevas bautizan muchas más personas que las iglesias de más años. En el Ecuador las estadísticas hasta el año 1998 indican el mismo patrón. Por ejemplo en 1998 se bautizaron 3.94 personas por cada 100 Bautistas Ecuatorianos.[viii] Un poquito mejor que los 2.5 por 100 en los EE.UU.

Debería inquietarnos ver el poco crecimiento real de las iglesias establecidas a través de los años a nivel nacional. Pero seguimos trabajando con los mismos modelos cambiando no mas los slogan y el nombre del programa del momento. Para sostener esta declaración comparto más estadísticas de 1973-1998...

En 1973 el promedio de miembros por iglesia a nivel nacional era de 51 personas.[ix]

En 1998 el promedio de miembros había crecido a 78 personas por iglesia.[x]

¡O sea, durante los 25 años entre 1973 y 1998 el promedio neto de aumento en membresía fue de solamente 1.1 personas por iglesia por año![xi] ¡A este ritmo tomará 74 años para duplicar la membresía de la típica iglesia Bautista en el Ecuador![xii]

No estoy criticando, sino dejando sencillas observaciones según informes dadas por las iglesias a lo largo de 25 años. Estos han sido presentados año tras año en reuniones públicos y archivados en carpetas en oficinas de nuestro liderazgo pero muestran la realidad de como estamos trabajando y no lo que creemos que estamos cumpliendo. Nuestros métodos evangelísticos tradicionales no nos están rindiendo los resultados que anhelamos ver.

Parece que nos contentamos sin querer enfrentar a la realidad de cómo estamos. Preferimos seguir pensando que todo está bien y que estamos haciendo la obra del Señor. Pero todo lo descrito anteriormente muestra en blanco y negro que ya es hora para implementar cambios radicales. Tenemos que romper los paradigmas antiguos y poner vino nuevo en odres nuevos.

Preguntas que deberían inquietarnos son, ¿si continuamos trabajando como hemos viniendo haciendo ya por años en el Ecuador, no es lógico que seguiremos cosechando los mismos resultados? y ¿son estos resultados lo que en verdad queremos ver? ¿Siguiendo por los mismo caminos que sabemos andar, en esta generación vamos a cumplir la Gran Comisión en el Ecuador?

La respuesta obviamente es NO para la mayoría de nosotros. El problema no radica en nuestras buenas intenciones sino en nuestros propios paradigmas, tradiciones, idiosincrasias y modos de pensar y conservar lo que ya conocemos y amamos.

El secreto no radica en seguir intentando ganar más y más almas para Cristo con el fin de ver iglecrecimiento, sino en ubicar un mayor número de “puntos de contacto” con no-creyentes. En otras palabras–igleplanteamiento.

COCA COLA. Permítame ilustrar con la ®Coca Cola Bottling Company en el Ecuador. En este país la Coca Cola tiene más de 160.000 puntos de distribución de sus productos.[xiii] Con una población de 12’156.608[xiv] eso llega a ser un punto de distribución para cada 76 ecuatorianos. Imagínese, la Coca Cola tiene un punto de contacto por cada 76 ciudadanos. Algunos son grandes clientes como el SuperMaxi o MiComisariato, pero hay miles y miles de pequeños distribuidores que no son más que “la tienda de la esquina.” A la Coca Cola no le interesa si la gente compra sus productos en sitios grandes cuando se llenan los estadios de fútbol o en sitios pequeños y humildes. A ellos les interesa vender su producto en el lugar donde el pueblo vive y no tenga que viajar lejos ni incomodarse para adquirir uno de sus productos.

En esta forma la Coca Cola ha llegado a impactar a toda la planeta y es uno de las marcas más reconocidas en todo el mundo. El secreto no es en hacer que la gente vaya a un cierto lugar para adquirir uno de los productos de la Coca Cola, sino en llevar el producto al sitio donde están los consumidores.

Volviéndonos a la Gran Comisión y su cumplimiento en el Ecuador en nuestra generación, ¿qué podemos aprender del gigante Coca Cola?

Primero, que la tarea es algo que SI SE PUEDE LOGRAR. Si la Coca Cola con apenas un recurso humano de 4.500 empleados[xv] ha podido llegar a todo el Ecuador con su producto (y lo hacen TODOS LOS DÍAS), imagínese lo que 851.000[xvi] hijos del Altísimo podrían hacer si se les capacitara y les permitiera salir y cumplir con el mandato de su Señor de hacer discípulos, dejando a Cristo “edificar su Iglesia” con estas nuevas almas en miles de nuevas ecclesias.

Segundo, con la mentalidad existente y el rumbo en la cual nos hemos embarcado como obra Bautista, cada una de nuestras 267 iglesias y misiones[xvii] tendría que crecer hasta llegar a una membrecía de 45.530 por cada iglesia/misión antes de poder “llegar al Ecuador” con el evangelio. ¿Es razonable esperar que cada iglesia crezca tanto? Otra vez, la respuesta obvia es no.

Pero la verdad es que así estamos trabajando como obra Bautista. Cada iglesia intenta ganar el mayor número posible de almas para que se congreguen en los templos existentes. Es un crecimiento de la iglesia local que nunca va a lograr hacer impacto a la ciudad, ni al país, ni al mundo. Pero aun sabiéndolo seguimos obrando de la misma forma aunque ya hemos pasado de una era a otra en la historia del Cristianismo. ¡Las cosas han cambiado pero nosotros seguimos iguales!


--------------------------------------------------------------------------------

. En la reunión anual en Quito el 2/Nov/02 se cambió el nombre de una iglesia ya miembra suscrita como “I.B. Ecuatoriana” a su nuevo nombre legal “I.B. Shekinah” pero no se añadieron nuevas iglesias.
NOTE: En el informe del Área de Evangelismo y Misiones se menciona en el tercer párrafo que “Hemos alcanzado a cumplir con nuestro propósito al establecer 7 nuevas iglesias...” pero no es claro si estas siete fueron establecidas en el año que pasó o en los últimos cino años 1997-2002.
[ii]. Church Growth Indicators, Ecuador 1973-1998, International Mission Board, SBC
W. Brinkley, Regional Information Coordinator (Coordinador Regional de Información)
(Indicadores de Crecimiento de Iglesia Ecuador 1973-1998), IMB-SBC (página 1 de 4)
[iii]. Ibid.
[iv]. Ibid.
[v]. Jack Dennison, City Reaching: On the Road Community transformation (William Carey Library, 1999) página 136.
[vi]. Baptist Press, 11/Nov/02, NAMB church-starting goals reflect effectiveness of new congregations, [url=http://www.bpnews.netbpnews.asp?ID=14648]http://www.bpnews.netbpnews.asp?ID=14648[/url]
>
vii]. Ibid.
[viii]. Indicadores de Crecimiento de Iglesia 1973-1998, Ecuador, página 2 de 4
[ix]. Ibid. página 1
[x]. Ibid.
[xi]. Ibid.
[xii]. Ibid.
[xiii]. Información proviene del website de la Coca-Cola en el Ecuador,
www2.coca-cola.com/company/cfs/cfs_ecuador.html
El sitio web contiene muchos datos más de las operaciones de la Coca-Cola en el Ecuador que son de interés y aplicables al tema en discusión.
[xiv]. Copia en CD-ROM del VI CENSO DE POBLACIÓN Y V DE VIVIENDA, 2001, página 1
[xv]. www2.coca-cola.com/company/cfs/cfs_ecuador.html
[xvi]. Rick Wood, World Inquiry/Ecuador Update, de un email con fecha 6/Nov/02 donde cita a Estuardo López, Presidente de la Confraternidad Evangélica Ecuatoriana quien comparta el resumen de reuniones llevados a cabo el 21/Sep/02 en Quito en la consulta patrocinada por la CEE en conjunto con la HCJB y donde aparece la cifra del 7% del Ecuador es Evangélico. Si esto es verdad, habrían 851.000 creyentes evangélicos en el pais.
[xvii]. Informativo Misionero, Publicación del Área de Evangelismo y Misiones de la Convención Bautista Ecuatoriana, No. 2, Octubre 2002, páginas 12-14 (combinando el total de iglesias y misiones se llega al total de 267.)

A ERA “POST-CRISTIANA” Loren Mead, en su obra “The Once and Future Church”
describe tres eras en la historia del Cristianismo en las cuales se puede entender como paradigmas.

1) La primera fue la “era apostólica” de la Iglesia que comenzó en el Pentecostés y se caracterizaba por un crecimiento rápido del evangelio en todo el mundo conocido en medio de mucha hostilidad y persecución. Esta terminó con el Edicto de Milán en 313 D.C.

2) La segunda “era Cristiana” comenzó cuando el emperador Constantino decretó a todo el Imperio Romano como Cristiano. A partir de esta fecha (313 D.C.) han habido 17 siglos donde la religión predominante en el mundo ha sido el Cristianismo Institucional.

3) La tercera era Mead lo llama la “era post-Cristiana” en la cual hemos empezado a vivir y que nuevamente vivimos en un mundo similar a la de los primeros tres siglos. En el “post-Cristianismo” existen muchas similaridades entre pueblos post-Cristianos y pueblos no-alcanzados de la ventana 10/40. También la forma en llegar a estos pueblos es similar a los métodos que la Iglesia utilizaba durante los primeros tres siglos de la era apostólica.

Pablo Deiros comenta que el volver a un paradigma “post-Cristiana” de la Iglesia primitiva no implica un cambio en doctrina. El explica, “El presente cambio de paradigma en el Cristianismo no es tanto un cambio en doctrina sino un cambio en nuestro entendimiento de la naturaliza de la Iglesia y su misión.”[ii] O sea, lo que está pasando es que las estructuras tradicionales de la iglesia que han dominado por 1700 años (era Cristiana) ya han dado paso a una nueva era del post-Cristianismo donde los modelos y prácticas de la iglesia primitiva son más adeptos para facilitarnos en el cumplimiento de la Gran Comisión. Muchos quieren mantener y conservar la iglesia institucional aunque ya prácticamente ha perdido su impacto e influencia en un mundo cada día más “post-Cristiano.”

Andrew Jones comenta, “La iglesia continuamente es confrontada con un mundo en medio de cambios. Nuestra meta no es conservar la cultura de la iglesia sino de conservar el poder del evangelio de Jesucristo. Es este evangelio que tiene que permanecerse intacto. La única forma de mantenerlo intacto es por medio del cambio porque si no cambiamos entonces el evangelio pierde su relevancia.”[iii]

EL LAICO. Uno de los componentes vitales para poder implementar este movimiento masiva de plantación de iglesias en una era “post-Cristiana” es el reconocimiento que el laico es la clave. Por años hemos venido diciendo que el pastor es “la clave” (o “¡el clavo!”), pero en realidad, no es el pastor, ni el misionero (con su dinero del exterior), ni las ofrendas, ni las organizaciones paraeclesiásticas, ¡sino el Espíritu Santo obrando a través de miles de hermanos que en la actualidad pasan sentados en las bancas de los templos!

El punto clave es movilizar al Cuerpo de Cristo hacía los campos de la cosecha. La realidad de la iglesia institucional es que no busca movilizar hacia afuera, sino de congregar hacia adentro a los santos en una serie interminable de cultos, programas, y reuniones semana tras semana. Si vienen muchos estamos bien. Si llegan pocos estamos mal. ¿No sería mejor medirnos espiritualmente con cuantos están saliendo de las cuatro paredes del templo y plantando nuevas ecclesias? (llamasen: “iglesias en casa,” “iglesias orgánicas,” “puntos de predicación,” “misiones,” “iglesias en formación” etc.)

Repito, el secreto es abrir miles de nuevas obras. No obras que dependen de dinero de afuera, ni de personal extranjera, ni de recursos fuera de lo que se halla localmente. Estas obras no tienen tiempo para esperar meses ni años para que alguien les done un terreno o les construye un templo. Su enfoque es ganar almas, discipularlas, bautizarlas y multiplicarse en nuevas ecclesias. Entienden que la iglesia no es un sitio a donde uno va, sino que somos la iglesia y donde hay “dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.”

Estas obras son levantadas por hombres y mujeres dispuestas servir al Señor con los cinco panes y dos peces que Dios les haya dado. No esperemos tener alimentos en mano para cinco mil personas antes de empezar. Trabajemos con lo que tenemos a mano. Entreguemos al Señor Jesús nuestros panes y peces y Cristo nos bendecirá y los multiplicará para bendición. Es claro que el Reino de Dios se cumple cuando cada uno de nosotros tomamos en serio y personalmente la Gran Comisión. Es tomar en serio lo que todos decimos que creemos “el sacerdocio del creyente.”

Estos roles tradicionalmente lo hemos designado exclusivamente al clero profesional (pastores, misioneros, líderes con títulos de seminario, ordenados, etc.) y por ende la obra ha sufrido grandemente. Cristo dio a toda la iglesia la Gran Comisión, no solamente a unos pocos. Nunca habrá suficientes pastores y obreros profesionales para abarcar toda la obra de alcanzar al Ecuador y mundo para Cristo. Tenemos que capacitar y soltar al laicado al campo de la mies.

IMAGÍNESE CONMIGO LAS POSIBILIDADES. Si en el Ecuador se estima que el 7% sea evangélico[iv] entonces habría esperando en las filas un ejercito potencial de 851.000 obreros laicos. ¿Qué pasaría si solo fueran capacitados la cuarta parte de estos obreros potenciales para salir a la mies y empezar ecclesias nueva testamentarias? Con solo un promedio de diez personas cada una, en teoría, ¡todo el Ecuador podría ser ganada para Cristo en menos de cinco años!

¿Qué es más fácil, que un siervo de Dios levante una iglesia de 45.000 miembros, o que 4.500 siervos sean capacitados en abrir ecclesias de entre 10-15 personas cada una?

Quizás hay pocos hermanos entre nosotros quienes tienen los dones y capacitación para liderar una iglesia grande de 100 hermanos o más. Pero hay cientos y hasta miles de hermanos quienes pueden liderar–y están sirviendo ya a ecclesias de 10-15 personas.

¿Qué nos está deteniendo? ¿Cuales son algunos de los obstáculos? Si estamos tan cerca de terminar la tarea y cumplir la Gran Comisión aquí en el Ecuador, ¿qué nos distrae de terminar la obra encomendada?

SATANÁS NOS HA CEGADO A LA VERDAD. Escogemos mantener el estatus quo y defender lo que conocemos. No importa si realmente nos está ayudando a cumplir la Gran Comisión o no, simplemente que estemos llenos de actividades y lo llamamos “evangelismo” o “discipulado” o “educación teológica” o “misiones” u “obra social” y todo pasa como cumplimiento de nuestro deber Cristiano.

Descansamos en las estructuras tradicionales, en lo que conocemos, en lo que es seguro, donde cada persona conoce su lugar y puesto en el orden debido. ¿Y el precio que pagamos por esta comodidad? ¡Las almas pasan diariamente a una eternidad en las llamas del infierno!

Algunos obstáculos, barreras y objeciones que Satanás está usando efectivamente para cegarnos y frenarnos para que en esta generación no cumplamos con la Gran Comisión en Ecuador:

TRADICIONES y PRÁCTICAS. Queremos seguir con las tradiciones recibidas de los que precedieron. Mucho de lo que aceptamos como “normal” son tradiciones y prácticas que tal vez nos han servido bien en el pasado pero no son necesariamente normas bíblicas.
OJO: Si la tradición llega a ser un obstáculo para el avance del evangelio, entonces llega a ser anti-Bíblico. Ejemplos abundan pero algunos serían:

• Una iglesia tiene que tener su propio templo para ser iglesia[v]
• Una iglesia tiene que tener “x” número de bautizados antes de considerarse una iglesia
• Una iglesia tiene que tener un pastor para que sea una iglesia
• Una nueva obra tiene que pasar por una serie de pasos antes de ser una iglesia “reconocida” (punto de predicación, misión, constitución de la iglesia, aceptación en la asociación, aceptación en la convención)[vi]
• Un hermano laico puede salir y abrir una nueva obra siempre y cuando esté bajo una supervisión pastoral y trabaje según determine el pastor
• El pastor es el que manda y decida que es lo que se va a hacer o no hacer en la iglesia que pastorea
• Una nueva obra tiene que tener una iglesia madre (“cobertura”) antes de hacerse iglesia
• Solamente un pastor ordenado puede bautizar y servir la Santa Cena
• Sometimiento a un período de tiempo antes de bautizar a nuevos creyentes
• El “culto evangélico” donde unos pocos hacen todo y la mayoría hacen el papel de espectadores pasivos que cumplen con el “culto” (misa evangélica) y regresan a sus vidas cotidianas sin mayores cambios a sus vidas
• El rehusar colaborar y tener comunión con hermanos fuera de nuestra iglesia/denominación por temor a contaminarnos con sus falsas doctrinas y prácticas


DESUNIÓN EN EL CUERPO DE CRISTO. Uno de los paradigmas que tendrán que ser superados si vamos a cumplir la Gran Comisión en nuestra generación es la de la separación y división que existe entre el Cuerpo de Cristo. ¿Acaso no pensamos que las palabras de Pablo a los Corintios y las divisiones de esa iglesia no aplican a nosotros hoy en día? “...yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. ¿Acaso está dividido Cristo? (I Corintios 1:12-13)

La Biblia enseña que solamente hay una Iglesia de Cristo, pero vivimos muy al contrario. Satanás también nos ha vencido dividiendo el Cuerpo de Cristo. Como lo expresa Joe Aldrich, “Satanás dividió las huestes celestiales, dividió la primera familia, fué él que precipitió la Torre de Babel, dividió el Reino de Israel y dividió a la Iglesia en 22.000 denominaciones.[vii]

El apóstol Pablo habla severamente a los Corintios en cuanto a este asunto, “De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía...”
(I Cor. 3:1-3)

El evangelio ha perdido su voz ante un mundo buscando respuestas. Lamentablemente cada iglesia/denominación busca adelantar su distintivo tradicional (camiseta) ignorando que al mundo no le importa un pito cual bandera estamos levantando. ¿Qué pasaría si todos macháramos bajo un solo estándar--el de Cristo Jesús? La verdad es que cuesta, ¿pero no vale la pena para el bien del Reino de Cristo? ¿Acaso el Espíritu Santo ha reservado su completa bendición sobre nosotros por el pecado en la cual persistimos?

TEMOR. ¿Cómo me afectará personalmente todos estos cambios? ¿Cómo afectará mi forma de vivir, de trabajar, de ministrar? ¿Mis finanzas? ¿Mi familia? ¿Mi futuro? Son preguntas válidas que tienen que ser medidas en el balance de mantener el estatus quo o romper viejos paradigmas para el avance y bien de la obra.

Los que más han invertido en el mantenimiento del estatus quo son los que tendrán más dificultad en hacer los cambios. Como Barker escribe, “Nuevas paradigmas ponen a todos los que trabajan con el antiguo paradigma a riesgo. Cuanto más alto es el nivel jerárquico de una persona en el viejo paradigma, mayor será el riesgo.”[viii]

Estemos o no preparados por cambios mayores en nuestra forma de hacer las cosas, la realidad es que el cambio de paradigma ya comenzó y está sacudiendo las fundaciones de la Iglesia tradicional.[ix] “...la Iglesia como institución sea ella conservador, liberal o católica pasa por un momento de transformación. Es un tiempo de caos y discontinuidad. La turbulencia es grande y las estructuras que hemos conocido están al borde de derrumbarse.”[x]

Este momento de transformación no es tanto un cambio de, sino un regreso a un paradigma anterior.[xi]




--------------------------------------------------------------------------------

. Jack Dennison, City Reaching: On the Road Community Transformation (William Carey Library, 1999), página 38, citando al libro de Loren Mead, The Once and Future Church.
[ii]. Dennison, página 38, citando al libro de Pablo Deiros y Peter Wagner, “The Roots and the Fruits of the Argentine Revival,” página 51.
[iii]. Andrew Jones, de un artículo en línea, [url=http://www.theooze.com/articles/read.cfm?ID=406&CATID=4]http://www.theooze.com/articles/read.cfm?ID=406&CATID=4[/url]
[iv]. Rick Wood, Ibid.
[v]. Parte del problema radica en el miedo e incertidumbre entre cada uno de nosotros. ¿Qué pasaría con todos los templos si dejáramos este modelo de iglesia? La iglesia primitiva funcionó bien por trescientos años sin ellas, pero nosotros hemos llegado a depender de algo totalmente extra-Bíblica. Honestamente uno de los peores ejemplos de mala mayordomía se encuentra en la forma como utilizamos los templos Cristianos hoy en día. ¿Dónde más en el mundo se utiliza tan poco los edificios cómo hacemos con los templos? Una iglesia típica utiliza su templo un promedio de 4-6 horas (o menos en los EE.UU. y Europa) por semana. En una semana hay 168 horas, o sea el uso semanal es muy mínimo. Muchos venimos preguntando, además de utilizar los templos existenes como lugares donde se adora a Dios, ¿por qué no utilizarlos como centros de capacitación, escuelas, seminarios, orfanatos, y otros servicios sociales? Hagamos los ajustes necesarios para que sean edificios de multi-uso y rompamos por lo menos un paradgma y tradición que venimos arrastrándo por muchos años que el templo es un lugar “santo” y es la “casa de Dios.” Dios no mora en nuestros templos. El mora en los corazones de su pueblo, el Cuerpo de Cristo.
[vi]. Otra estadística preocupante y un detrimento al avance de la obra ha sido que ha tomado 16 años promedio para que un punto de predicación llega a constituirse en iglesia según los estudios realizados enel estudio de estadísticas 1973-1998.
[vii]. Dennison, página 57-58
[viii]. Dennison, página 37, citando a Joel Barker, Paradigms (New York: Harper Business, 1992) página 69
[ix]. Dennison, página 37
[x]. Dennison, Ibid. citando a Mike Regele, Death of the Church, página 183
[xi]. Ibid. página 38


FALTA DE ENTENDIMIENTO DEL ROL DE LIDERAZGO EN LA IGLESIA LOCAL.
¿Qué del rol tradicional que tenemos los pastores y misioneros? Dejaríamos de ser parte de una clase especial y regresarían a los roles Bíblicos de capacitar a los santos para la obra del ministerio (Efesios 4:12.) Efesios 4:11-12 habla de los cinco ministerios claves para que la iglesia pueda cumplir con su misión en el mundo. Sin utilizar aquí el tiempo para describir en detalle estos cinco ministerios, basta decir que todos tienen la meta de preparar a los santos (a la iglesia) para salir al mundo y cumplir con la Gran Comisión y para edificar a la ecclesia. Muchos carecen hoy en día en nuestros templos porque no estamos cumpliendo con un balance de los cinco áreas mencionadas a la ecclesia de Efeso. Hemos permitido que el ministerio del pastor sea la única que se resalta. El liderazgo neotestamentario es compartido, plural. No debería existir una estructura eclesiástica donde domina uno y los demás tienen que someterse al “ungido.”

MIEDO A LA PERSECUCIÓN. ¿Qué de las regulaciones gubernamentales que quieren dictar quien pueda o no pueda ministrar en una iglesia? ¿Quién determina la definición de una ecclesia? ¿Vamos a permitir que el gobierno interfiere en donde no tiene que interferir? ¿Hasta que punto vamos a someternos a regulaciones del gobierno antes de llegar a un punto como lo hizo la iglesia primitiva en decir, “es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.”

Wolfgang Simson, autor alemán habla de tres tipos de persecución:

• externa, la que viene por medio de gobierno local o nacional, o por otros grupos religiosos
• interna, la que proviene de otros hermanos Cristianos quienes pelean entre si y se critican y por ende destruyen la bendición de Dios sobre ellos y su ministerio
• en tercer lugar, y peor de todos, es donde no hay nada de persecución, porque en este escenario no existe nada en la iglesia por la cual ser perseguida. Sus valores y estilo de vida son tan idénticas a las del mundo que ya el “sal ha perdido su sabor” y cae al piso desapercibido por la sociedad en general[ii]

Simson también resalta algunas observaciones en cuanto a la persecución:

1. Jesús fué perseguido porque no guardaba las leyes religiosas (Juan 5:16)
2. Es normal que un Cristiano tenga enemigos para poder amarlos (Mateo 5:44)
3. Jesús predijo la persecución (Mateo 10:23, 13:21, Lucas 21:12, Juan 15:20)
4. La persecución no es un evento fuera de lo común sino una parte normal de ser Cristiano (Romanos 8:35, 1 Cor.4:12, 2 Tes.1:4, 2 Tim.3:11-12)
5. Cristo se identifica con la iglesia perseguida (Hechos 9:4-5, 22:7-8)
6. La persecución tiene una larga historia (Exodo 1:12, Hechos 7:52)
7. El evangelio es esparcida por medio de la persecución (Hechos 11:19)[iii]

Jesús hizo todo lo posible para prepararnos para la persecución por causa de su nombre. Los cambios mencionados a lo largo de este estudio nos ayudarán para enfrentar mejor la persecución que está por venir.

DISTINCIÓN DE CLASES ENTRE NOSOTROS. Aquí tenemos que observar algunas distinciones que Satanás utiliza para separarnos el uno del otro y frenar el avance de la obra:
rico vs. pobre; educado vs. analfabeto; costeño vs. serrano; norteamericano vs. nacional; seminarista vs. no-seminarista; Bautista vs. Pentecostal; hombre vs. mujer; clero vs. laicado; blanco/mestizo vs. indio; ordenado vs. no-ordenado y la lista sigue y sigue de distinciones artificiales y pecaminosas que hemos levantado conciente o inconscientemente a lo largo de los años. Todas estas barreras tienen que derrumbarse y tenemos que ser un solo cuerpo en Cristo.

CONCLUSIÓN. Cristo nos dio la Gran Comisión para cumplirla. La forma que hemos venido trabajando durante los últimos años en nuestra obra Bautista no nos va a dar como resultado el llegar a todo el Ecuador con el Evangelio de Cristo. Tenemos que romper paradigmas tradicionales que nos han acompañado durante siglos para poder cumplir con el desafío dejado por el Señor. La clave de todo radica en movilizar a miles de laicos en los templos y capacitarlos para salir y plantar ecclesias nueva testamentarias. Estas ecclesias serán distintas a las iglesias tradicionales que conocemos. En vez de buscar añadir almas a los templos existentes los hermanos serán capacitados para abrir miles de nuevas obras donde el Espíritu Santo reinará como Señor sobre su Pueblo. Habrá problemas con ciertas de estas ecclesias (a igual que la iglesia primitiva) por eso se reactivarán los ministerios encontrados en Efesios 4:11-12. Es más que seguro que la persecución a la Iglesia seguirá como un creciente factor al pasar los mees y años.


J Guy Muse
Misionero Bautista
Guayaquil, Ecuador
.(JavaScript must be enabled to view this email address)
Noviembre 2002




NOTA PERSONAL: Cualquier error en el texto o mal interpretación de la información es completamente mía, tomando la responsabilidad por ello sin querer ofender o apuntar a nadie en particular. Invito a los hermanos que desean escribirme o preferiblemente sentarnos a dialogar sobre lo escrito. Lo expuesto proviene de un interés y amor por Cristo y la obra Bautista, y el cumplimiento en esta generación de la Gran Comisión en el Ecuador. Parte de mi deseo es despertar una inquietud entre el Pueblo de Dios para abrir el diálogo y hablar de temas que hasta ahora “no se hablan” por ser considerados “tabúes.” Es mi convicción que ya es hora de romper paradigmas si en verdad queremos ver al Ecuador ganado para Cristo.

NOTAS, CITAS, REFERENCIAS, BIBLIOGRAFÍA


--------------------------------------------------------------------------------

. W.E. Vine. Vine Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo, (Editorial Caribe, Inc., 1999), página 55
ANCIANO
Presbuteros (4245), adjetivo, grado comparativo de presbus, anciano. Se usa:(3) en las iglesias cristianas, aquellos que, siendo suscitados y calificados para la obra por el Espíritu Santo, eran designados para que asumieran el cuidado espiritual de las iglesias, y para supervisarlas. A estos se aplica el término de obispos, episkopoi, o supervisores, indicando el último término la naturaleza de su actividad, presbuteroi su madurez de experiencia espiritual. La disposición divina que se ve en el NT era que se debía señalar una pluralidad de ellos en cada iglesia (Hch 14.23; 20.17; Flp 1.1.; 1 Ti 5.17; Tit 1.5). El deber de los ancianos se describe por el verbo episkopeo. Eran designados en base de la evidencia que daban de cumplir las calificaciones que Dios había dispuesto.
[ii]. Wolfgang Simson, Houses That Change the World, (OM Publishing, 1998), página 159
[iii]. Ibid. página 159-162