El Arrebatamiento y el Hijo Varón

En este tema, seguramente podremos tener diferencias ya que es algo controvertido y debo confesar que en un pricipio tuve muchas resistencias a verlo como lo planteo aquí. No es que crea ser un erudito ni muchísimo menos, solo es una opinión respecto de un pasaje a la luz de las Escrituras.
Como saben la intención de estos mensajes no es otra que compartir un punto de vista y la de iniciar una búsqueda por parte de cada uno de nosotros, para encontrar diligentemente las profecías de los últimos tiempos y estar atentos para no ser sorprendidos.

El pasaje principal está como verán en Apocalipsis, y en algunas Biblias tiene un subtítulo indicando que habla del Señor Jesucristo. Una mala costumbre que he tenido por años, fué la de creer que esos subtítulos podrían tener la autoridad de la Palabra, no fué sino muchos años despues de haber salido del seminario en el cual comencé a repararme, que caí en la cuenta de que esos subtítulos, solo representaban la idea de la persona que había tenido que ver en la publicación, o la de la denominación o denominaciones que este o estos podrían “representar”. Claro que pueden decir con toda razón que tardé bastante en darme cuenta, y es verdad, pero al fin lo hice y ahora, no solo no le doty mayor importancia a los subtítulos, sino que leo diferentes traducciones para desacostumbrarme al “idioma” de la versión tradiconal.

Hoy día hay muchas versones corregidas y muy fieles, pero ninguna es la absoluta, de modo que leer diferentes versiones creo que es saludable. Este es un dato anecdótico, está en preparación una Biblia Textual, tomando la RV. Como base, lo cual es una muy buena noticia, pero todavía falta para ello.

Volviendo al tema, lo que quiero compartir hoy es el arrebatamiento del “hijo varón”, aquel que no es el Señor Jesucristo, sino la parte madura de la Iglesia que será arrebatada a la mitad de la semana 70va de la Profecía de Dn. 9:24-27, y no pasará la Tribulación, aquella que celebrará las bodas del cordero. La mujer, la que se esconde en el desierto es la iglesia que se queda, la que estuvo aquí distraída como las cinco virgenes, como la amada de Cantares, como el siervo malo, la que transó con la Gran Babilonia (lamentablemente hay muchos que ya lo están haciendo) para conseguir una posición, o un poco de recursos para la obra social, la que en realidad hace falta, pero que no es merecedora de la primogenitura. Otros buscan un acercamiento para poder obtener poder, solo eso. Hay muchas evidencias de esto, no solo en USA donde comenzó un movimiento de “unidad” católico-evangélico, sino también aqui entre nosotros, pero eso será tema para otra carta, cuando hable de apostasía.

Vamos al texto:

Ap. 12 1-18 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. 2Estaba encinta y gritaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. 3Otra señal también apareció en el cielo: un gran dragón escarlata que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas tenía siete diademas. 4Su cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciera. 5Ella dio a luz un hijo varón, que va a regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. 6La mujer huyó al desierto, donde tenía un lugar preparado por Dios para ser sustentada allí por mil doscientos sesenta días.

7Entonces hubo una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón. Luchaban el dragón y sus ángeles, 8pero no prevalecieron ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. 9Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero. Fue arrojado a la tierra y sus ángeles fueron arrojados con él. 10Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía:

«Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque ha

sido expulsado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

11 Ellos lo han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, que menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos.

¡Ay de los moradores de la tierra y del mar!, porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira,

sabiendo que tiene poco tiempo».

13Cuando el dragón vio que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. 14Pero se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila para que volara de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo. 15Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuera arrastrada por el río. 16Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y se tragó el río que el dragón había echado de su boca. 17Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

Otro pasaje que ilustrará mucho es:

Is. 26: 16-21 Jehová, en la tribulación te buscaron; derramaron su oración cuando los castigaste. 17 Como la mujer encinta cuando se acerca el alumbramiento gime y da gritos en sus dolores, así hemos sido delante de ti, Jehová. 18 Concebimos, tuvimos dolores de parto, pero dimos a luz solo viento; ninguna liberación logramos en la tierra ni cayeron los moradores del mundo. 19 Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra entregará sus muertos. 20 Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras de ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. 21 Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada en ella, y no encubrirá ya más a sus muertos.

He. 12:22-24: Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, 23a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos. Os habéis acercado a Dios, Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, 24a Jesús, Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

He. 12:22-23(nota) Monte Sión: equivalente a Jerusalén, símbolo de la ciudad celestial; la Jerusalén terrestre se considera solamente como una sombra de aquella (véase Heb 8.3–5 n.). Cf. Heb 11.10, 14–16; 13.14; también Gl 4.26; Ap 21.2.

Hch. 1:6-8 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: —Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? 7Les dijo: —No os toca a vosotros saber los tiempos o las ocasiones que el Padre puso en su sola potestad; 8pero recibiréis poder* cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.

*duvnami": 1) strength power, ability=fuerza, poder, habilidad.

1a) inherent power= poder inherente, power residing in a thing by virtue of its nature=poder residente en algo en virtud de su naturaleza, or which a person or thing exerts=una persona o cosa que ejerce (poder), and puts forth= echar brotes(fructifica), publicar, proponer.

1b) power for performing miracles.= poder para hacer milagros

Mat. 13:11-12 El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado. 12Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

Mat. 13:14-15De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis. 15 Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane. 16Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen. 17Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.

Dn. 2:28ª Pero hay un Dios en los cielos que revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los últimos días.

Mat. 21:11 Jesús profeta.

1Cor. 2:9-13 (paralelo Is. 64:4) Antes bien, como está escrito: «Cosas que ojo no vio ni oído oyó ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman».

10Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios, 11porque ¿quién de entre los hombres conoce las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Del mismo modo, nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 12Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido. 13De estas cosas hablamos, no con palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

Am. 3:7-8 Porque no hará nada Jehová, el Señor, sin revelar su secreto a sus siervos los profetas. 8 Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová, el Señor, ¿quién no profetizará?

A que vienen tantas citas, lo que quiero mostrar es otro punto de vista desde mi óptica de las Escrituras, atinente a que el Señor va a llevar PARTE de la Iglesia cuando venga en las nubes.

Cuando vamos a Ap. 12 y leemos “...Ella dio a luz un hijo varón, que va a regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.” Puede parecer que es referido a Cristo, pero sería bueno ver que dice Cristo en otra parte de la Palabra Ap. 2:26-27 Al vencedor que guarde mis obras

hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones; 27las regirá con vara de hierro y serán quebradas como un vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre.

Estas son palabras de Jesús refiriéndose a los que vencieren, pero ¿en que contexto se encuentra esta palabra?

En lo que “...el Espíritu dice a las iglesias...” y en el mensaje a Tiatira, donde hace referencia a que es necesario mantener lo que nos fue dado, ninguna otra carga, para poder recibir el gobierno y la vara de hierro.

El punto es, Cristo está diciendo que el que venciere recibirá este atributo.

Pero vamos mas allá, el pasaje a continuación habla de la mujer que es llevada al desierto al lugar

PREPARADO por D´s para ella por 1260 días, la misma a la cual le son entregadas las alas de la gran águila, esta es la Iglesia o Pueblo de D´s que se quedó en la tribulación y que sufrirá la persecución ya que si la Palabra habla de 1260 días, está hablando de la segunda mitad de la 70va semana (Dn. 9:24-27), poco tiempo después que se ha ido el hijo varón, la parte madura de la Iglesia por la que el Señor impide el descenso de satán a la tierra, (se que esto también es controvertido, ya que muchos dicen que para que esto pase será quitado el Espíritu Santo, sinceramente creo que eso es tan improbable como pretender entender los pensamientos de D´s, ya que El está por sobre la plenitud de toda la creación y los cielos de los cielos no pueden contener Su presencia, pero ese es tema para otra carta) y es cuando se abre el 6to sello y se desencadena la ira Divina.

¿Cual es el lugar preparado por D´s? Creo que serán lugares que dejarán preparados los cristianos que entendieron el mensaje y dejaron elementos y provisiones en lugares ocultos para que aquellos que huyen puedan encontrarlos guiados por el Espíritu Santo y puedan sobrevivir sin comprar ni vender ya que no tienen la marca de la bestia, escondidos en lugares donde la “policía” mundial de aquel no tan lejano tiempo, no pueda encontrarlos para prenderlos y matarlos si no se dejan marcar. Será muy duro entender todo esto mientras acontece (Is. 28:19) porque en aquel tiempo será espanto entender lo oído, a causa del furor de satanás, que perseguirá al pueblo de D´s. Deberán esconderse en lugares desérticos y aún así muchos no sobrevivirán Am. 6:9-10.

Cuando el dragón no puede comerse al hijo varón, y pelea con Miguel y sus ángeles y es derrotado, se dedica con feroz vehemencia a perseguir a la mujer, recién parida, agotada y confusa, pero se le dan las alas de la gran águila para que vuele DELANTE del dragón al desierto al lugar donde será sustentada por tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo (tres años y medio).

Que hace la serpiente? Lanza un “río” para que este arrase a la mujer, que es eso sino un ejercito de gentes para perseguir y destruir lo que quedó del Pueblo de D´s?. Sabemos que muchas veces se usa el agua o las muchas aguas, o aguas para mencionar ejércitos o enemigos numerosos en la Biblia: 1Cr. 14:11; Job. 24:18; Sal. 58:6-7; Is. 8:7; 17:12-13, etc. Ahora en el vs.16 dice que la TIERRA ayudo a la mujer y TRAGÓ esas aguas, es decir que la intervención directa de D´s hizo que este ejército desaparezca de alguna manera, no tengo ninguna idea de cómo lo hará, pero lo hará, y tal es el furor de satán, que se vuelve contra los que quedaron y tienen el testimonio de Jesucristo (Ap. 19:10), aquellos que tal vez han, de alguna manera pactado con la Gran Babilonia pero reaccionan recordando lo que oyeron y por los acontecimientos tremendos que verán pasar delante de si.

En Is. 26 el Señor habla de la tribulación del Pueblo de Israel, y de cómo lo buscarán inútilmente en ese tiempo, a través de sus obras; ahora, esa profecía fue en parte cumplida, sin embargo hoy se cumplirá absolutamente con TODO el pueblo de D´s que quede en la Tribulación. Es interesante ver como la misma habla de dolores de parto al igual que 1Tes. 5 y como habla de la mujer parturienta como Ap. 12. Cuando se refiere a la paz momentánea es la que precede a la apertura del 6to sello, en el momento en que Jerusalem es tomada y el patio del templo hollado por 42 meses, es cuando el hombre de pecado, el hijo de perdición, profana el templo y lo toma como su lugar de mando, y en UNA HORA es nombrado dictador del mundo (Ap. 17:12-13). Luego se desencadena el séptimo sello, las trompetas, las copas y finalmente, la gran batalla de Armagedón que dará lugar al comienzo del reinado milenial de Cristo junto con sus Santas decenas de millares; aunque esto es otro tema. De modo que lo que me ocupa aquí no es tratar de establecer una posición teológica de pre, post, mid, o algo milenialista, sino llamar la atención a la Iglesia para que se prepare y madure en el conocimiento del testimonio de Jesucristo para poder ser parte del “hijo varón”.

Supongamos que esto que planteo es solo una ilusión de un hombre enloquecido por las letras, en ese caso discutir también sería estéril, el secreto de todo esto es buscar a D´s de todo corazón en ayuno y silicio siendo diligentes en escudriñar la Palabra. Porque? Porque el testimonio de Jesús es el ESPÍRITU DE LA PROFECÍA, es decir, tenemos tremendas promesas dadas por D´s en el AT y en el NT que nos dicen que podemos pedirle a El que nos rebele lo que está por venir y nos manda a que le digamos a los demás lo que viene y lo que está por venir, escuchen o dejen de escuchar. Las citas que imprimí mas arriba, dicen de diferentes formas como seremos instruidos para SABER. Por otro lado es algo improbable que el Señor diera tantas pistas para la llegada del Niño de Belén, y no dijera nada acerca de la venida del Señor como Rey.

Mt. 11:13-15; Dn. 2:28; 1Cor. 2:9-13; Am. 3:7-8.

Is. 44:6-8 Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios. 7¿Y quién proclamará lo venidero, lo declarará, y lo pondrá en orden delante de mí, como hago yo desde que establecí el pueblo antiguo? Anúncienles lo que viene, y lo que está por venir. 8No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.

A que se refiere el Señor cuando dice que somos SUS testigos? Ni mas ni menos que pasemos a contar las cosas que vienen y que están por venir, entonces para eso evidentemente, nos debe haber dejado la forma, las indicaciones, las pautas y las señales, ¿pero donde? 1Pe. 1-3 y no nos olvidemos que la consigna es que el Lucero de la mañana resplandezca en nuestros corazones, y a esto debemos dedicarnos, a estar lo suficientemente vacíos de nosotros mismos para que el Lucero resplandezca en nuestros corazones, ahora la antorcha da una idea de luz, si bien en menor grado que el Lucero también es luz, para que? Justamente para que veamos en nuestro interior y saquemos lo que no debe haber en nuestro corazón, y esto abarca TODO, no solo lo mas grosero como las manifiestas obras de la carne, sino las sutilezas que satán ha dejado, con nuestro intelectual consentimiento, respecto de rudimentos de hombres, estructuras denominacionales, y hasta alguna doctrina de demonios que se pueda haber filtrado en la mar de “modas” evangélicas que nos han bombardeado, y la costumbre de estar con el último libro de tal o cual personaje, que tiene la última noticia desde el cielo. Esto nos ha separado un poco del Creador, el autor de la Palabra profética mas segura.

No digo que ustedes en particular lo hayan hecho o lo hagan, es solo una autocrítica como parte del cuerpo del que formo parte, y solo por haber tenido la oportunidad de estar en diferentes posiciones que me han permitido ver diferentes estadíos de la iglesia. Por eso creo que es necesario que diga esto y que luego, cada uno vea, investigue y busque la profundidad del mensaje Divino, para poder mostrarle a las diferentes congregaciones lo que D´s nos dice respecto del fin de los tiempos. No sea que seamos como algunos de Sardis

Ap.3:1-6 Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto. 2Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. 3Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. 4Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. 5El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. 6El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

A decir verdad, creer que uno está vivo y estar muerto, es igual a creer que esta velando cuando en realidad está dormido, y pensar que mi nombre puede ser borrado del Libro de la vida no me gusta nada, les aseguro hermanos que prefiero exagerar.

Lo que me queda por decir como cierre de esta carta, es una cita que me ha conmovido y motivado para levantarme cada vez que he caído y que es para mí la motivación de cada día.

Fil. 3:12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.

Con amor en Cristo esperando que esto sea de utilidad para cada uno de ustedes y sus congregaciones de una u otra manera.

Raúl Horcada.




 


Utilidades
ImprimirVersión PDF
Buscar en los Estudios Bíblicos
Licencia
Creative Commons License
Sindicación
RSS 1.0
RSS 2.0
ATOM