La Casa Espiritual de Dios

Un clásico acerca del ministerio de Jesucristo en la Iglesia

Por T. Austin Sparks

Traducción dedicada a los hermanos libres de Temuco, Chile.

“Con todo nuestro corazón,
que este librito pueda seros de luz en vuestro camino”
Primera versión, Agosto 2003
(Nuevas versiones revisadas serán actualizadas en lo sucesivo)
Círculo Santo
Madrid


Traducida de la versión original:
“God’s Spiritual House”
Destiny Image Publishers, Inc.
P.O. Box 310
Shippensburg, PA 17257-0310
USA



PRÓLOGO


TE PRESENTO A THEODORE AUSTIN SPARKS

T. Austin Sparks fue uno de aquellos candiles que brillaron durante los años que transcurrieron entre 1930 y 1970... años de sequía espiritual en los Estados Unidos y Gran Bretaña.

Los estudiosos de la iglesia, al investigar en la historia pasada, buscan hombres que denominan disidentes, a saber, hombres que en cada siglo han sacado la cabeza de la iglesia institucional. Como cortados bajo un mismo patrón, los historiadores han aprendido que estos hombres contribuyeron grandemente al soplo de cosas frescas durante los siglos en que vivieron. T. Austin Sparks fue uno de aquellos hombres, y fue gigante entre gigantes.

Hasta el día de hoy los hombres que en el siglo veinte cuyos nombres han pasado a formar parte de esa especie tan poco común son Watchman Nee de China, Prem Predham del Nepal, Bakht Singh de la India, y T.Austin Sparks de Gran Bretaña. Se convirtieron en una sola garganta inequívoca que actuó fuera de la iglesia establecida. De los cuatro, sólo Nee y Sparks escribieron con cierta extensión. Los libros de Watchman Nee se cuentan por doscientos. Los libros de T. Austin Sparks superan el centenar. Sus escritos nos proporcionan una visión poco común de las mentes de hombres que pensaron y vivieron ajenos a la mentalidad de la iglesia tradicional. Es interesante mencionar que ambos fueron amigos, contemporáneos y mentores el uno del otro.

Muchas cosas se saben de Watchman Nee, y casi todo su ministerio en esta tierra se puede encontrar en forma manuscrita. Esta salvaguardia del ministerio oral de Nee se podría atribuir al hecho de que fuera el fundador de una serie de iglesias en Asia conocidas como “El Pequeño Rebaño.” Por otra parte, T. Austin Sparks sólo levantó una obra, “The New Christian Fellowship”, localizada en una calle llamada Honor Oak. Es frecuente oír referirse a su ministerio como “el ministerio de Honor Oak.”

Es interesante mencionar que Dios levantó a estos hombres para que hablaran a la primera mitad del siglo veinte. Watchman Nee nació alrededor de 1900. Su ministerio oral finalizó en 1950. T. Austin Sparks nació en el año 1888. Bakht Singh también nació a principios del siglo veinte. La historia espera por descubrir a quién levantó Dios para que hablara en la última mitad del siglo veinte... aquellos hombres que hablarán para el siglo veintiuno.

Es hora de que los cristianos descubran a T. Austin Sparks. Hay algo elevado e inconfundible en el estilo y una profundidad incomparable en lo que se refiere al ministerio de este hombre. Sencillamente no existe en ningún otro ministerio un enfoque tan claro en Cristo como el centro de todo. Lo que él nos ofrece no puede hallarse en ningún otro sitio.

De muchas maneras podría decirse que T. Austin Sparks desarrolló un ministerio de habla inglesa más variado y profundo que cualquier otro fuera de la iglesia institucional.

Pasar por alto el ministerio de T. Austin Sparks es perderse una de las mayores contribuciones a la familia cristiana de los tiempos modernos. Leedle, y leedle bien.

Gene Edwards
El cuentacuentos más querido de América



CAPÍTULO UNO

LA EXALTACIÓN DEL HIJO DE DIOS






Leyendo: 2ª de Crónicas 22:1-19; 28:5-7; 29:20, 22-25;
Hechos 2:30-36; 7:47-49; 2ª de Pedro 2:4-5;
Hebreos 3:6; 12:5, 9; Efesios 1:20-23.



He estado muy ocupado últimamente con este asunto de la adopción como hijo en la Casa de Dios, y llego a la conclusión de que parte de esto ha de ser el mensaje del Señor en este tiempo. Hay muchos aspectos de esta casa espiritual. Aún está por ver cuántos seremos capaces de considerar.

Hasta cierto punto se ve que este tema es en extremo relevante para lo que está sucediendo sobre la tierra en este tiempo presente. En particular encierra un mensaje muy vivo y real para el pueblo del Señor, y confío en que busquemos reajustarnos personalmente a ese hecho y no considerar esto tan sólo como una enseñanza bíblica que profundiza un poco más y que nos haya de resultar a cada uno más o menos familiar.


CRISTO EXALTADO A LO SUMO:
LA CLAVE DEL TESTIMONIO

Habremos de empezar con lo que las Escrituras tan claramente indican como el punto de comienzo de la Casa de Dios, en una palabra, la exaltación del Hijo al lugar de suprema autoridad y gloria. La casa espiritual (la cual somos nosotros) existe prospectivamente para este mismísimo propósito de proclamar y gozarse en el hecho de la exaltación del Hijo de Dios. Los pasajes que leímos del Antiguo Testamento, que son proféticos, que apuntan hacia la casa espiritual, corroboran todos ellos este hecho y lo muestran en símbolos de una forma muy clara y maravillosa. Empieza a quedar cada vez más patente que el hijo más admirable que tuvo David —pues Dios le había dado muchos hijos— ha sido aquel elegido por Dios para ser exaltado a un lugar de gloria y poder por encima de cuanto había sido otorgado a cualquiera que le había precedido; y es interesante advertir que, aunque Salomón fue ordenado y escogido por Dios para esa posición, no hubo de manifestarse como distinguido para ello hasta que alguien más hizo una tentativa por abordar esa posición. Recordaréis el pequeño incidente de Adonías, que con astucia trató de procurar el trono y así conseguir lo que Dios había designado para Salomón. En base a esa sutil argucia de usurpar el trono designado para otro, Salomón fue hecho notorio de un plumazo, fue manifestado a la luz y proclamado como aquel escogido por Dios. Es algo que casi pasa inadvertido, que ocurre de paso, pero es interesante observar que cuando el Hijo de Dios y el nombramiento de Dios respecto a Su Hijo sufrieron ataque y se procuró Su lugar bajo conspiración, el Señor Jesús fue distinguido, fue descubierto a la luz como Aquel a quien Dios había escogido. Es algo que se repite. Estaba ahí en el caso de Salomón. Así fue en el caso del Señor Jesús al principio de esta dispensación. Volverá a suceder en el fin cuando el Anticristo haga su tentativa por el dominio del mundo, y entonces Dios presentará a Su Hijo como Aquel escogido y ungido para esa posición, y entonces todo será puesto en sujección bajo Sus pies de un forma patente y manifiesta, del mismo modo que ahora lo son en latencia y en espíritu.

La casa que se mostró a través de Salomón vino a ser una realidad sobre la base específica de la exaltación de Salomón, sobre el soporte de que él era el señalado y que Dios había reunido todas las cosas en él. Cuando Salomón fue puesto en su lugar, entonces la casa fue puesta en una palpable evidencia, y cuantas cosas se dicen acerca de Salomón son maravillosas. Todas ellas hablan de su gloria, de su poder, de su riqueza, de la mente de Dios acerca del que ha de poseer el trono, y así la casa se convierte en el símbolo mismo de la gloria del Señor, la exaltación del rey. La casa que haya de construirse para el Señor ha de ser en extremo magnífica. La casa refleja al rey, aquel que es hijo y príncipe de la casa en simbología.

Por estos Escritos del Antiguo Testamento entreveemos precisamente lo que tenemos en el Nuevo Testamento, y así es que podemos llegar prestos a este elemento primero y principal en cuanto a la casa espiritual de la cual somos llamados a ser piedras vivientes, de que nuestra existencia misma es para la proclamación —a lo cual hemos sido convocados del mismo modo que con respecto a nuestro testimonio— de la exaltación del Hijo de Dios.

Es decir, todo empieza ahí, con la exaltación de Cristo, y esto primeramente en los Cielos. La Iglesia tuvo su comienzo cuando Él fue exaltado a la diestra de Dios. Todo provino de aquello, y en el principio las cosas en la Iglesia fueron espiritualmente muy gloriosas y preciosas. No me cabe duda de que los ángeles tomaron nota de lo que estaba ocurriendo entonces en pro de la gloria y la alabanza de Dios, y así mismo tenemos razón para creer que los demonios estaban impresionados. Todo vio su florecer a partir de la exaltación del Hijo de Dios, este aún “mayor que Salomón.”


EL CONTRAPUNTO ESENCIAL A LA EXALTACIÓN CELESTIAL

Pero en cuanto a nosotros, aunque este hecho sigue vigente y conlleva gran número de bendiciones asociadas, para que tenga un comienzo práctico la exaltación del Señor Jesucristo, ha de ser algo interior, y para nosotros el comienzo de todas las cosas requiere que exista un contrapunto en nuestros corazones a la exaltación del Hijo en los Cielos; lo que Dios quiere hacer ver al haber glorificado a Su Hijo es un asunto de realidad espiritual dentro de nosotros. Él toma absoluta posesión de la corona con todas las cosas en sujección a Él. Podéis observar cómo concluye la crónica de la coronación de Salomón. Todos los principales, los valientes y todos los hijos del rey David se sometieron a la autoridad del rey Salomón. (1ª Crónicas 29:24). Fue doblemente coronado... “y por segunda vez proclamaron rey a Salomón.”

¡Ahora tenéis la base, si es que hay alguna, para una “segunda bendición”! Ahora podéis hablar de “segundas bendiciones”. Aquí estamos, esto es lo que es, lo segundo. Lo que Dios ha hecho en los Cielos se hace en nuestros corazones. Razones tenemos para regocijarnos y sentirnos en extremo benditos de que Dios haya levantado a Jesús de entre los muertos y le haya situado a Su propia diestra. Hay cosas indescriptibles que eso conlleva para nosotros. Así pues la “segunda bendición” significa que esto se convierte en algo que conlleva realidad en nosotros, y que lo que es cierto en los Cielos en cuanto a todas las cosas puestas bajo Sus pies, sometidas a Él, es cierto dentro del reino de nuestras vidas. Ese es el perfil de la plenitud de la bendición.

Todas las cosas, como he dicho, provienen de aquello, comienzan allí. La vida misma da sus primeros pasos hacia una realidad cuando Jesús es absoluto Señor del interior. No llegamos a una plenitud de bendición cuando Jesús se reduce a ser Salvador. La plenitud de la bendición es conocida cuando Él es Señor y tiene todas las cosas de nuestro interior bajo Sus pies, sometiéndose a Él. Es la forma de actuar de la bendición. Os dáis cuenta de que la bendición que Dios planeara para el hombre, la plenitud que habría de ser la herencia del hombre, se perdió por causa de Satanás, el cual procurando usurpar el lugar del Hijo de Dios como Señor obró con argucia por medio de su discurso e hizo creer al hombre que lo perdería todo si continuaba en una sujección a Dios. “¿Por qué no ser Dios tú mismo?”, dijo él. En otras palabras, ¡por qué llevar una vida limitada estando sujeto a Dios y depender de Él! En la línea seguida por esa trayectoria, el hombre perdió toda la plenitud, y ahora la plenitud es restaurada estando del todo sujeto al Hijo de Dios, y sometiéndose a Él en todas las cosas. Esa fue la gran mentira de Satánas, y es por esto que a Satanás no le gusta que Jesucristo sea Señor, y por lo que con tanto fervor contiende con cualesquier ministerio que tenga ese objeto en su campo visual, de traer al Señor Jesús a Su lugar de pleno derecho como supremo Señor en la Casa de Dios. Es porque a causa de ello su mentira es expuesta y la obra que consiguió mediante su mentira es deshecha.

Toda la cuestión versa sobre el Señorío universal de Jesucristo, y es lo que se está mostrando como el asunto supremo a día de hoy como nunca antes en la historia del mundo. ¿Quién va a ser Señor en el universo de Dios? ¿Quién va a tener el dominio del mundo? El enemigo aún procura alcanzar ese fin a través del hombre según la trayectoria de la mentira, y nunca antes experimentamos su método usado con tanta insidia... ¡la mentira! A tal punto que, a lo largo de estos tiempos pasados, este mundo ha lanzado a los cuatro vientos esta pregunta: ¿en quién se puede confiar? ¿A quién se puede creer? ¿Quién dice la verdad? ¿En qué hombre puedes confiar? Se ha extendido por la tierra una atmósfera tal de descrédito en base a las mentiras que los hombres miran a los de su propia casa y se preguntan si pueden confiar en ellos. Es una terrible realidad en muchos países. No se atreven a abrir sus labios dentro del círculo más reducido pues, al haber fallado a la verdad, ser digno de confianza es un apelativo que hay que agacharse a recoger del suelo. Usar la mentira, la propagación de mentiras; y todo ello, os digo, con este único fin en mente, esto es, prender el borde del manto del dominio de este mundo. Esa es la obra de Satanás subyaciente a cuanto vemos que sucede a nuestro alrededor, y cuando Jesucristo se allega a Su lugar de ser absoluto Señor en ti y en mí, algo ocurre que declara que Satanás ha sido vencido; la mentira es expuesta.

La verdad es que la sujección a Jesucristo no es una miserable vida de vasallo. Es una vida de triunfo, una vida de victoria, una vida de gloria, una vida de plenitud. Es la obra cegadora del enemigo para con los hombres hacerles creer que pertenecer al Señor, tener al Señor en sus vidas, significa que van a perder cuanto es de valor, y que van a ser apagados, y todo el tiempo van a ser pobres criaturas encogidas, a duras penas capaces de alzar sus cabezas andando por ahí como mendigos. Esa es la mentira de Satanás. El Antiguo Testamento descubre aquí con tanta claridad que cuando todas las cosas estaban sujetas, sometiéndose por sí mismas al rey dispuesto por Dios, un tiempo de plenitud como nunca antes habían visto; y lo mismo ocurre cuando Jesús es Señor en el interior de igual modo que es Señor en los Cielos.

En aquellos días, tras el gran día del Pentecostés, la Iglesia conoció cierta medida de liberación, de ensanchamiento, de riqueza, gloria, poder y plenitud, y todo floreció del hecho de que Jesús era Señor. Basaron su vivir en ese terreno y en la apreciación de ese increible hecho. La vida empezó ahí, el testimonio empezó y comienza ahí, y todo nuestro servicio al Señor debiera empezar por ahí. No existe un verdadero servicio que no florezca de este hecho del señorío de Jesucristo. Véis, todo avivamiento o gran renuevo espiritual se ha producido por haber traído al Señor a Su lugar. Mirad una vez más al Antiguo Testamento y encontráis múltiples muestras de cuando el Señor fue puesto de nuevo en Su lugar... fue un tiempo maravilloso. Pensad, por ejemplo, de los días de Ezequías, de Josías, cuando de un modo maravilloso al Señor se le otorgó otra vez Su lugar. Volvieron a coronar al Señor como Señor en medio de ellos de una forma plena y absoluta, y fueron días gloriosos. Si hecháis una ojeada a las páginas de la historia, observáis que cualquier verdadero despertar espiritual —llámese avivamiento o renovar— ha girado en torno a esto, a que el Señor fue puesto una vez más en Su lugar. Le fue otorgado Su lugar como Señor absoluto, y la gente se arrodilló ente Él. Ese fue el secreto, y así es cómo sucede.

Lo que es cierto en cuanto a la historia, cierto en el sentido más amplio de la palabra, también lo es en la vida individual. Gran parte de nuestro fracaso, de nuestro declinar, de nuestra debilidad y fracaso espiritual, es porque Él no es Señor. Agradecidos estamos de conocerle como Salvador, creemos que ha sido glorificado en los Cielos, pero existe una considerable polémica en nuestro interior en referencia a algunas cosas. Todo se resume en este asunto, en una palabra, la profundidad de Su Señorío interior, y, cuando esas cuestiones y controversias son resueltas, hallamos una nueva espiral de vida. Siempre puedes vivir un pequeño avivamiento en tu propio corazón en cualquier asunto en el que el Señor halle controversias. Haz la prueba. Puede que sólo sea un asunto, pero sabes que esa cosa en concreto te tiene en paréntesis. Tienes que poner las cosas claras en ese aspecto en particular, y cuando por fin vienes con esa cosa para ponerla bajo el Señor y situarla debajo de Sus pies, experimentas un diminuto avivamiento en tu propio corazón y sales con nueva vida, nuevo testimonio, nueva liberación. Extiéndelo por sobre todas las cosas, y el reino ha llegado. Es tan sencillo como eso.


LA CRUZ Y EL SEÑORÍO DE JESUCRISTO

Bien, pues esto, Su casa espiritual, ha sido puesta en existencia con el propósito único, o sin un mayor propósito... que el de tan sólo permanecer en la plenitud del gozo de proclamar la exaltación del Señor Jesús. Cuando te pones a pensar en ello, ¿no es ese el significado y propósito más profundo e importante de la Cruz? Puede que la Cruz haga muchas cosas, toque muchas cuestiones y muchos asuntos, pero cuando palpas el significado de la Cruz en el meollo del asunto, se asocia con la destitución de otros dioses. Si recordáis, esa fue la gran cuestión del capítulo 24 de Josué. Al revisar toda la situación, Josué tiene a todo Israel ante él, y empieza hablando de la historia de Israel en el tiempo del padre de Abraham. “El padre de Abraham vivía en Ur de los Caldeos y servía a otros dioses. Luego Abraham dejó a un lado este servir a los dioses de su padre y cruzó el río y llegó a la tierra. Después de esto vuestros padres llegaron a Egipto y allí adoraron a los dioses de los egipcios; pero con el tiempo también ellos cruzaron el río para servir al Señor.” Todo el tiempo el asunto versa sobre otros dioses y el río entre los otros dioses y el Señor.

Ahora pues, ¿qué pasa con vosotros?, dice Josué. ¿Vaís a permitir que el río signifique lo que verdaderamente significa? ¿Váis a permitir que ese río se interponga de verdad entre vosotros y los demás dioses a los que adorásteis y servísteis en Egipto? “En cuanto a mí y a mi parentela, serviremos al Señor.” ¿Qué pasa con vosotros? Así pues el río siempre estuvo relacionado con los otros dioses. La Cruz, en su significado más profundo, toca a los otros dioses, otros señores, otros objetos de adoración que reciben el bien de nuestras vidas, y los derroca a todos, y trae al Señor a Su lugar, de tal modo que decimos, “En cuanto a mí y a mi casa, serviremos al Señor.” Ese es el significado de la Cruz. Toca cuanto se interpone en el camino del absoluto Señorío de Jesucristo. Alcanza todo lugar.


EL SEÑOR JESÚS EXALTADO
COMO NUESTRO PARIENTE

Por entonces existía ya este otro hecho bendito concerniente a la exaltación del Señor Jesús. Él es exaltado como nuestro Pariente. La exaltación de Cristo es la exaltación de nuestro Hermano. Sabéis, esto está escrito. David dijo, “Y de todos mis hijos (porque Jehová me ha dado muchos hijos), eligió a mi hijo Salomón, para que se sentara en el trono del reino de Jehová sobre Israel.” (1 Crónicas 28:5). Después, cuando habla de la toma de posesión del trono por parte de Salomón, el registro dice, “Y todos los hijos de David se postraron y prestaron obediencia a Salomón y se sometieron a él.” Un gran acontecimiento... sus hermanos todos mirándole como el que es sobre el trono y reconociéndole como rey. Este es un factor permanente en todos los símbolos acerca de la exaltación del Señor Jesús.

Así mismo, en el libro de Samuel, tenemos ese momento en que Absalón había usurpado el trono y había provocado gran miseria y sufrimiento sobre el pueblo al que había prometido tantas cosas; y entonces Absalón fue muerto y el pueblo estaba desamparado. Durante cierto tiempo las cosas estuvieron en suspenso, hasta que se levantó una pregunta entre el pueblo, y alguien dijo, “¿por qué no alzaís voz para traer de nuevo al rey?” Aquello se convirtió en un rumor, y llegó adonde David estaba. David oyó lo que se decía, y tomó cuenta de ello y envió un mensaje a Zadok y Abiatar para el pueblo, expresándose así: “soy sangre de vuestra sangre y carne de vuestra carne; sois mis hermanos; ¿por qué no habláis palabra para hacer volver al rey?” Solicitó su regreso apelando a su parentela, y le hicieron volver en base a esa demanda.

Ahora, ¿qué significado y valor tiene eso? Bueno, Dios ha exaltado a nuestro Hermano, Dios ha exaltado a nuestro Pariente, y ese Pariente es el Hijo de Dios, y Él, cómo lo expresa el apóstol, va a traer a muchos hijos a la gloria porque Él es el primogénito entre muchos hermanos. La exaltación de nuestro Pariente significa que la familia va a llegar a una exaltación. Su coronación es las arras de la nuestra; y, amados, nunca estaremos seguros de nuestra exaltación, de nuestra plenitud, hasta que reconozcamos al Señor Jesús su lugar como nuestro Pariente y representante. Sabéis, él es una familia que es exaltada, es una casa; la casa de Dios para el Hijo y después para los hijos. Pero el Hijo ha de tener Su lugar antes de que los hijos hayan de tener el suyo; mas, una vez ostentado Su lugar, los hijos tienen garantizado el suyo. Nuestro Pariente es exaltado, y eso quiere decir muchas cosas; pues Él no es exaltado como un déspota, como si tan sólo fuera un monarca nombrado por vía oficial tanto si nos gusta como si no... Dios le ha escogido, le ha seleccionado, le ha situado en esa posición, así pues ¡hincad las rodillas! Ah no; Él es nuestro Hermano, nuestro Pariente, y hay tal nexo de unión, tal lazo, tal unidad de vida, que Él no puede estar ahí sin nosotros. Hay una unidad espiritual interior con Él en Su exaltación lo cual es reflejo de algo muy grande.

Puede que la mejor manera de ilustrarlo sea haciéndoos memoria de Mardoqueo. Acordáos otra vez de Haman, en su labor de instruir a todos los usurpadores, y la trama maligna de Haman de aniquilar a todos los judíos. Mardoqueo está en un lugar de rechazo, descartado. Entonces, por medio de uno de esos maravillosos actos de la soberanía Divina que saca siquiera de una noche de insomnio el provecho más increíble de la historia, el rey no pudo dormir. ¡Fueran todas las noches de insomnio tan provechosas para el Señor como la del rey! Ordenó que le trajeran el libro que relataba las crónicas, y fueron leídas ante el rey; y algo oyó acerca de Mardoqueo. Alguien había alzado su mano contra el trono y cierto hombre, un judío, lo había expuesto todo a la luz y había salvado la vida del rey. Entonces el rey dijo, “¿qué honor y dignidad se le otorgó a Mardoqueo en este asunto?” A continuación se desarrolla la historia y alcanza el punto en el que Haman va un día a casa y le relata a su esposa y amigos lo ocurrido. Él, que pensaba que el rey le iba a honrar, es obligado a honrar a Mardoqueo, y a medida que les expone los hechos, la perspicaz respuesta es esta: “Si Mardoqueo es de la simiente de los judíos, ante el cual has empezado a declinar, no prevalecerás en contra suya, sino que ciertamente caerás ante él.” ¡Si es de la simiente de los judíos, no puedes vencer, tus días están contados! Sabéis, hay algo ahí escondido. Es este vínculo familiar con los judíos por parte del exaltado lo que garantiza tanto su liberación como la frustración de los planes del enemigo.

Oh sí, esta parentela con Aquel que es Exaltado es para nosotros señal clara de nuestra liberación y del derribo del enemigo. Hay multitud de cosas relacionadas con la exaltación del Señor Jesús, y Satanás está al tanto de ello. Sabe que sus días están contados cuando Cristo es exaltado en cualquier vida. Cuando nos avecinamos a esa “unión-exaltación” con el Señor Jesús en nuestras vidas, Satanás se desespera. Así sucede.


LA NECESIDAD DE DILIGENCIA Y DISCIPLINA A LA LUZ DEL DÍA QUE HA DE LLEGAR

Bien pues, en algún lugar tenemos que detenernos, y creo que podríamos quedarnos aquí indicando que esta casa, con todo el significado que rodea a la adopción como hijos, al propio Hijo y a los hijos en la Casa de Dios, tiene un significado espiritual en curso. Es algo que ahora tiene que ser llevado a cabo de un modo espiritual. Es ciertamente la gran cuestión espiritual para todos los hijos de Dios. Si preguntamos cual es el asunto en esta dispensación que concierne a Dios y Su pueblo, de seguro la respuesta es esta, que ha de haber una casa, una casa espiritual, que existe en el panorama de la exaltación de Jesucristo. Ese es el asunto, y esto ahora viene a ser un tema espiritual.

Pero también quiero que recordéis que, en cuanto tiene que ver con la manifestación, esto yace en el futuro; y sobre ello se mece esta pequeña y maravillosa palabra “si.” “Cristo como hijo por sobre la casa [de Dios], la cual casa somos nosotros, si...” Hebreos 12, que tercia sobre los tratos de Dios con nosotros como hijos, también tiene una gran “si”. “Si soportáis el castigo, Dios trata con vosotros como hijos.” Es una forma un tanto extraña de expresar las cosas. Casi parece como si no eres hijo si no soportas la disciplina. Pues bien, eso es lo que significa. El “si” está a la vista del hecho de que tú y yo aún no hemos llegado a la plenitud de la adopción como hijos. Habrá de ser la manifestación de la plenitud de la adopción como hijos lo que exponga la Casa de Dios en todo su explendor. Es algo futuro, es una prospección. Si... si...

A lo mejor podéis percataros, en relación con esto, de la forma en que se llama tan a menudo la atención a Israel en el desierto en señal de advertencia. No se convirtieron, en el sentido que había en la mente de Dios, en Su casa. Han perecido en el desierto. No toleraron la disciplina. No permitieron a Dios tratar con ellos como hijos en la línea trazada por el entrenamiento para hijos. No se allegaron a su adopción como hijos. Se quedaron cortos de la gloria de la herencia del propósito pleno de Dios; y es un tema que se lleva de nuevo a los Corintios y a los Hebreos como advertencia. Somos Su casa si... si... si...

Ahora bien, ¿qué significado tiene esto? Ah, es esto, que aquello que el Hijo de Dios es en gloria, Él se hace dentro de nosotros de forma progresiva; que Cristo está siendo expandido más y más en nosotros como el Hijo que está por sobre la casa de Dios. Creo que es algo tan patente, tan inequívocamente necesario señalar, que el curso de nuestra experiencia espiritual bajo la mano de Dios se desarrolla siempre en este paisaje. Todas nuestras dificultades con el Señor, todos nuestros malos ratos, se basan en el principio de la sumisión al Señor, teniendo presente que el Señor tenga Su lugar. ¿No es verdad que es así? El Señor nos está escudriñando por medio de un aprendizaje para hijos. Agarra al hijo y pon al hijo bajo entrenamiento, y descubrirás lo que está en el hijo, tanto si el hijo és dócil como si no lo es, tanto si el hijo va a seguir a tu lado como si no. Pon al niño bajo disciplina, y descubrirás toda la rebeldía que se halla en la naturaleza del niño. Así es como el Señor está tratando con nosotros.

La palabra “disciplina” no es afortunada, pues se confunde en nuestras mentes con castigo. No tiene nada que ver. Dios no está en absoluto castigando a Sus hijos. El significado verdadero es aprendizaje para hijos, y en nuestra mente Satanás siempre convierte en castigo los tratos de Dios con nosotros. No es eso. Lo que Él está obrando en nosotros es el llevarnos a un lugar donde Él es absoluto Señor y puede hacer como Él quiere con nosotros, y ya no tenemos preguntas. Ninguno de nosotros ha alcanzado todavía ese lugar, pero eso es lo que el Señor está haciendo, y hay un gran “si”, como podéis ver. Podemos decir que ya no vamos a tolerar esta clase de disciplina, que dejamos el asunto. Bien, se divisa un trono, no sólo para Él, sino para nosotros. El Señor tiene un gran propósito para Sus hijos en unión con el Hijo como herederos y amigos de profesión en el gobierno de Su universo. Todo florece del hecho de que Jesucristo es Señor en los Cielos y en nosotros, y luego este Señorío es forjado en nosotros de un modo perfecto. Todo nuestro aprendizaje se enfoca en esa dirección. Así pues es una prospección, es un futuro, y el “si” está ahí. Somos la casa de Dios “si”... Ojalá que el Señor triunfe de tal manera en nosotros que el “si” pierda en gran medida peso, poder y lugar, y poco a poco deja de ser, y somos Su casa.


CAPÍTULO 2

CERTIDUMBRE EN CUANTO AL DESCANSO Y LA SATISFACCIÓN DE DIOS EN CRISTO

... en amor nos predestinó por medio de Jesucristo para adopción como hijos suyos, según el beneplácito de su voluntad, para la alabanza de la gloria de su gracia, que nos dio gratuitamente en el Amado... para que nosotros, que primero hemos esperado en Cristo, seamos para la alabanza de su gloria (Efesios 1: 5-6, 12)

Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas
(Efesios 2:10)

Ahora pues, Padre, glorifícame tú en tu propia presencia, con la gloria que yo tenía en tu presencia antes que existiera el mundo
(Juan 17:5)

En esta oportunidad nos llevan a tomar nota de la casa espiritual de Dios, y en nuestra previa meditación estábamos pensando acerca del atributo primero y capital de esta casa espiritual, en la cual nosotros, en Cristo, somos piedras vivientes, en cuanto a ser la proclamación o exposición de la exaltación del Hijo de Dios. Nos dimos cuenta de que todo lo que concierne a la casa de Dios brota de esa exaltación. Lo que sucedió en el día del Pentecostés fue la emanación expontánea de la exaltación del Hijo de Dios a la diestra de la Majestad celeste; y el secreto de la vida, del poder, de la victoria en aquellos días primeros de la vida y la historia de la Iglesia fue este hecho mismo. Su vida fluía a partir de esto; su testimonio era este, que Jesús era exaltado en el trono en las alturas como Hijo de Dios. Sabéis que ese fue el testimonio de Pedro en el día del Pentecostés. Sabéis que ese fue el comentario de Esteban. Sabéis que los apóstoles testificaban de continuo de ese grandioso hecho, que Dios le había hecho Señor y Cristo, que Él era exaltado. Repito, todo surgió de eso, y va tomando la forma de una grandioso elemento de certidumbre, algo que siempre es muy necesario; y jamás hubo un tiempo en el que fuera más necesario que ahora.

EL ASALTO A LA CERTIDUMBRE

En nuestra meditación anterior, nos referimos al hecho de que el gran enemigo espiritual ha ido en pos de su ambición del dominio del mundo según la propagación de una mentira, su grandiosa propaganda a modo de “quinta columna”, y ha conseguido grandes avances mediante una campaña de mentiras para mermar la certidumbre y la confianza.

Hay otra cosa que él ha hecho y está haciendo de una manera espiritual, que es tan patente verlo obrando a día de hoy en la línea temporal, y consiste en la estrategia confesa y pública de aquellos que ahora son conducidos, que son utilizados y gobernados por Satanás en pos de la dominación mundial mediante la eliminación de Cristo. Ha sido escrito por ellos que su estrategia es obrar en la vida nacional de sus enemigos a escondidas, desde dentro, de un modo constante a lo largo de los años, con la misión de hacer que sobrevenga una desintegración interna mediante el colpaso de la confianza; ¡y bien que lo han logrado y lo están logrando! No quiero basarme en el lado terrenal, temporal y político de las cosas, pero nos están ofreciendo los principios en que se basa la actividad de Satanás, este obrar sutil y oculto agazapado tras las escenas de la vida de sus enemigos, con la misión de destruir la confianza mutua y así provocar la ruina desde adentro. De cierto, el lema que subyace a torno a ello es, ¡haremos que nuestros enemigos se destruyan a sí mismos! Bueno, pues lo han conseguido en muchos países.

Ahora, tomadlo como un indicio de lo que está sucediendo espiritualmente. Ay, de qué modo ha anhelado Satanás esa senda a través de toda la historia, para destruir la confianza mutua; pues la confianza mutua es un factor de tremenda importancia. Podéis ver cómo los países tratan de reforzar y estimular la confianza dentro de sus propias fronteras con el fin de asegurar su fuerza en contra de sus enemigos. ¿Qué no harán para tranquilizar a la gente, para que la gente confíe? Satanás sabe que un grupo de personas confiadas representa para él el mayor de los problemas y la más imposible de las situaciones. Ahora, si miráis a aquellos primeros días de la vida de la Iglesia, uno de los rasgos puestos de relieve era esta confianza. Eran hombres sin preguntas, gente sin dudas. Podían hablar con autoridad porque en sus había certeza; no estaban divididos por dentro. No había semilla alguna de desintegración interna. La base de esa confianza y posición firme sencillamente era esta, que el Espirítu Santo había llegado y había grabado poderosamente en ellos que Jesús estaba en el trono. “Jesús... exaltado por la diestra de Dios.” No tenían preguntas en cuanto a ello, y por tanto todas las dudas yacían en descanso. La exaltación del Señor Jesús, cuando se convierte en algo firme en nuestros propios corazones, es un poderoso factor de testimonio, de servicio, y a menos que lo tengamos, estamos vendidos.

Ahora bien, en días como los que nos ha tocado vivir, la estrategia del enemigo consiste en minar la confianza. Ahora no estoy hablando de cosas terrenales, sino de confianza espiritual. La Casa de Dios es por tanto edificada en base a estos medios, la confianza de que Jesucristo es exaltado, y no puedes edificar sin esto. En el caso de David y Salomón pudimos ver cómo el establecimiento de esa casa para el Señor, que habría de ser en extremo magnífica, emanó por completo del hecho de que Dios había afirmado por igual a Su rey como al trono de Su rey. Dios hizo un pacto con David. Dios tomó juramento con David de que de los frutos de sus lomos uno habría de sentarse sobre su trono, y que su trono habría de establecerse para siempre. Ahora bien, eso se transfiere, como ya sabéis, al Señor Jesús. Tuvo tan sólo un cumplimiento muy imperfecto y meramente simbólico en Salomón. Salomón llegó a un final vergonzoso, pero en los días de su gloria era figura de otro. Así en el Libro de los Hechos tenemos esas palabras leídas de los Salmos:

El Señor dijo a mi Señor, “Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies (Hechos 2:34—35)

El apóstol utiliza esas palabras en conexión con esta otra palabra dada a David: “David... siendo pues profeta, y sabiendo que Dios había jurado pacto con él, que del fruto de sus lomos pondría a alguien sobre su trono; creyendo esto por fe habló... del Cristo,” habló de este; y Dios ha cumplido Su palabra, no en sombra, no en símbolo, sino hasta el tuétano en este más grande Hijo de David. El Hijo primogénito de David está en el trono de los tronos, y por haber garantizado Dios gloria y exaltación a Su Rey es que comienza la historia de la Iglesia, y el sello supremo por el cual la Iglesia es edificada es el sello de la absoluta certidumbre que proviene de lo que Dios ha asegurado en gloria en Su Hijo.


EL DESCANSO DE DIOS EN SU HIJO

La certidumbre proviene del descanso del corazón. Una vez más recalquemos aquí cuán llena de verdad, exactitud, es la Escritura en todo lugar... que no fue por accidente, ni casualidad, ni azar que Salomón, el hombre que fue escogido para esta posición, tuviera el nombre de Salomón. Salomón significa “descanso”. Resulta que si leéis a Esteban en Hechos 7:47-49:

Pero Salomón le edificó casa. No obstante, el Altísimo no habita en casas hechas por mano, como dice el profeta: El cielo es mi trono, y la tierra el estrado de mis pies. ¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor. ¿Cuál será el lugar de mi resposo?

Entonces Salomón tenía otro nombre... Jedidiah, “Amado de Dios.” Eso es lo que leemos en Efesios... “nos ha hecho aceptos en el Amado.” Véis, el Señor Jesús toma a Salomón en ambos nombres. Él es el descanso de Dios, “el lugar de mi descanso”; y Él es el Amado de Dios, el Amado del Padre. Así pues, en primerísimo lugar, Dios consigue todo lo que Su corazón medita en cuanto a lo que Su casa ha de ser en la Persona de Su Hijo, y a partir de esto la casa de la cual somos partes se levanta colectivamente. Se funda sobre ese descanso de corazón que Dios tiene en Su Hijo.

Ahora bien, tú y yo tenemos que allegarnos al mismo lugar en el que Dios reposa respecto al Señor Jesús antes de que podamos ser en realidad una expresión de Su casa. Nosotros somos Su casa espiritual: “cuya casa somos nosotros.” Pero eso no quiere decir que Dios viene y nos junta como a ladrillos. Él ha de tener piedras vivas, y esa frase “piedras vivas” implica, como muestra el contexto en 1ª de Pedro 2:4-5, que solamente mediante una relación viva con la Piedra Cabeza del Ángulo la casa es edificada: “Acerdándoos a Él, la Piedra Viva... también vosotros sed edificados como piedras vivas en casa espiritual.” Las partes son una con la Piedra del Ángulo, todas hechas de una sóla pieza, en lo que concierne a su naturaleza son una con Él en lo que Él es. Igual que el edificio, tenemos que tomar nuestro carácer de esa Piedra Cabeza del Ángulo que Dios ha escogido. “Pongo en Sión la Piedra del ángulo, escogida y preciosa.” Dios trabaja para Él y a partir de Él. Tú y yo trabajamos para Él y a partir de Él. ¿Pero qué es lo que da a la Casa su carácter? Es la satisfacción plena y perfecta de Dios en Su Hijo lo que a Él le hace descansar. Dios descansó de todas Sus obras en el día séptimo, y Dios contempló cuantas cosas había hecho, y eran buenas en sobremanera.

Ahora, tomad esto a través de este nexo de unión espiritual con la casa de Dios, y mucho, mucho después escuchas esta palabra: “para que pueda presentarla (a la iglesia) ante sí como una iglesia gloriosa, sin mancha, sin arruga, ni cosas tales.” Lo único que está diciendo es que ¡es muy bueno! Lo que satisface el corazón de Dios antes de cualquier cosa es que Su Hijo ha respondido a cuanto Él ha pedido de una forma espiritual y moral. Ese es el descanso de Dios, y la exaltación del Señor Jesús es el sello de Dios que certifica el hecho. Dios está satisfecho, Dios descansa. Así es que, cuando el Señor Jesús está a punto de caminar ese último trecho del viaje que es verle crucificado, dice, “Padre, glorifícame tú en tu misma presencia, con la gloria que yo tenía en tu presencia antes de que existiera el mundo” (Juan 17:5) ¡Glorifícame! Sí, eso llega de mano de la más oscura parte del camino. Es la senda de la gloria. Este último paso, la Cruz, es la última etapa y compendio de cuanto ha existido para satisfacción del corazón de Dios.

EL VALOR DE LA SANGRE DE JESÚS

Adonde me aproximo en cuantas cosas he dicho es esto, que por medio de Su preciosa Sangre está garantizado el descanso absoluto de Dios en el Señor Jesús. ¡Oh, amados, vosotros y yo necesitamos apercibir más y más el supremo valor de la Sangre de Jesús! El valor de la Sangre de Jesús es el gran factor determinante de los tiempos finales. Es el factor supremo del descanso del corazón, y el descanso del corazón es el único terreno de victoria; y por lo tanto Satanás está siempre procurando robar a los hijos de Dios el descanso del corazón en cuanto a los asuntos espirituales. Os voy a hacer ahora esta súplica, aunque se deberá añadir algo más en otro momento; mas deseo haceros esta súplica, que deberíamos estar hoy en un lugar donde esta cuestión de nuestra relación con Dios en cuanto a aceptación, paz, descanso y comunión recíproca sea algo zanjado. No debemos permitir que la otra cara de nuestra experiencia espiritual cruce esa línea divisoria y llegue al terreno de nuestra certidumbre. Quiero decir, está ese otro lado donde el Señor nos está conformando a la imagen de Su Hijo. Tiene un trabajo ingente entre manos dentro de nosotros, y a medida que se hace cargo de ello apreciamos como nunca antes la clase de trabajo que es. Nos descubrimos a nosotros mismos, descubrimos las profundidades de la iniquidad que se halla en nuestra naturaleza caída. Se convierte en algo repugnante para nosotros. Pero jamás permitáis que aquello que viene a la luz por los tratos de Dios con nosotros cruce y llegue a ese otro lugar de nuestra aceptación, nuestra permanencia, nuestra paz con Dios.

Hay muchas personas que no pueden evitar que esa línea se difumine y aceptan todo tipo de acusaciones del enemigo cuando el Señor trata con ellos de esta manera. Se sienten tan mal, tan indignos, tan inútiles, tan del todo impotentes y malvados, que por ello suponen que su relación con el Señor se ha interrumpido, y que el Señor no está agradado con ellos, y cosas semejantes, y pierden su descanso. Creo que es por eso que gran número de personas han dado su espalda y criticado la parte subjetiva del obrar de Dios, porque han visto repetidamente a muchos cristianos flaquear en su certidumbre bajo esos tratos. Llegas a un lugar en el que sabes que el Señor te ha aceptado y tienes paz con Dios; tus pecados son perdonados, y disfrutas benditamente de la paz, disfrutas del Señor. Bien, estás ahí por un tiempo, y luego te pones en contacto con algo que tiene que ver con un progreso espiritual y una vida más plena en Cristo, y todo aquello se identifica con esto. Así que muchos, en cuanto empiezan a palparlo, pierden su certidumbre y gozo básicos del pasado y por ello hay algunos que se han apartado, no sólo de la sencilla salvación y regocijo en el Señor como Salvador, sino también de lo demás. No van a permitirlo nunca más. No van a permitir lo que es subjetivo. La verdad es que eso no justifica su posición, pero lo que sí nos dice es que tenemos que ser muy cautelosos con este asunto; y que tenemos que hacerle frente. Tenemos que tomar esta actitud, y no cabe duda de que algunos de vosotros habéis tomado esta actitud... bueno, sé que empiezo a conocer en parte las profundidades de la maldad en mi propia naturaleza; poco a poco estoy viendo cosas que nunca habría creído en cuanto a mi persona. Jamás lo había pasado tan mal —esta absoluta carencia de expectativas en cuanto a mi persona— conmigo mismo que ahora. Veo más y más que en mí, esto es, en mi carne, ¡no hay cosa buena! Pero... pero ese es asunto del Señor. Le concierne al Señor tratar con ello. No voy a dejar que eso invada el espacio de mi absoluta aceptación de parte de Dios, el básico permanecer ante Dios. ¡No voy a dejar que todos los problemas de la santificación arrasen y destruyan la grandiosa seguridad de la justificación!

Debéis prestar mucho cuidado en mantener esa línea definida con claridad, porque, si no me equivoco, en eso consiste precisamente la obra del malvado de destruir el poder de la Iglesia, y creo que ese es el tema principal de Apocalipsis 12:11 —“Y le vencieron por la sangre del Cordero”— ¿Y a quién vencen? Al acusador de los hermanos. Él procura derribarles acusándoles, y la respuesta a su acusación es la Sangre del Cordero. ¿Qué sangre es esa? Dios satisfecho, Dios descansado, y yo reposando en base a la Sangre. Le vencieron y es derribado. No caen cuando se mantienen ahí. La Sangre no es algo sólo para la Salvación inicial; es algo incluso reservado para el triunfo final; es lo último. El valor de la Sangre es un factor tremendo para mantener al pueblo del Señor fuerte y cierto, confiado, y con el tintineo de la autoridad resonando en sus oídos; es el fundamento de la satisfacción de Dios, la Sangre de Su Hijo hace posible Su exaltación.
Bien, todo esto tiene que ver con ese elemento necesario e indispensable de la certidumbre por medio del cual es edificada la Iglesia. La casa espiritual avanza por esa línea. Creo que ese es el secreto del extraordinario avance de sus inicios. “El Señor añadía cada día a la Iglesia los que habían de ser salvos.” La Iglesia creció de una forma que nunca volvió a repetirse desde entonces, así pues, el ingrediente fundamental en la edificación de la casa, del crecimiento de la Iglesia, fue que existía este canto de absoluta certidumbre y confianza. Era gente que tenía descanso de corazón, y que sabía que Jesucristo había sido coronado. Aquello resolvía las cuentas en sus corazones entre ellos y Dios. Todo ello nos devuelve a nuestra previa meditación, pero también nos aboca de pleno a esta otra realidad que los pasajes que hemos leído nos traen de un modo especial delante nuestro. Esto es, que la casa espiritual conoce su existencia para el propósito mismo de responder al propio deseo de Dios, para ministrar para el propio placer y gloria de Dios. En Efesios aparecen estas frases: “Para que seamos para la alabanza de su gloria”; “para la alabanza de la gloria de su gracia”, ha de existir para satisfacer el corazón de Dios, para ministrar a Su gloria, a Su buen placer. De esta forma, la casa espiritual viene a ser la respuesta de Dios a cuanto ha sucedido en la historia.


LA NUEVA CREACIÓN DE DIOS.

En la primera creación reunida en el primer Adán hemos visto a Dios contemplando Su obra y diciendo, ¡es buena en gran manera! Luego siguió la ruptura, el caos, la ruina en la creación. A partir de una creación en ruinas, Dios levantó a una nación, y lo más grandioso dicho en cuanto a Israel, creo, está en esa pequeña frase, “Israel, mi gloria.” ¡Qué cosa dijo! ¡Israel, mi gloria! Y en los días primeros de Salomón, Israel fue la gloria de Dios. De nuevo llegó la ruptura, el fracaso, la ruina. Por último vemos que Dios regresa otra vez, regresa a Israel, regresa a la creación con una nueva creación en Jesucristo. En primer lugar en cuanto a Cristo de manera personal, siendo además capaz de decir, como ya hemos visto, “Mi amado, en quien tengo complacencia”... estoy del todo satisfecho. En otras palabras, es la nueva creación vista en Cristo y Dios diciendo “es bueno en gran manera, estoy grandemente complacido”.

Empero más tarde entra en escena la Iglesia, la Iglesia la cual es Su Cuerpo, la cual es una prolongación de la nueva creación del Cristo personal al Cristo corporal, y lo último que se ve en cuanto a esta Iglesia es su descenso de los Cielos llevando en sí la gloria de Dios, o, usando aquellas otras palabras, “presentada ante él como una iglesia gloriosa”, y de nuevo, “cuando él venga en aquel día para ser glorificado en sus santos, y ser admirado por todos los que creyeron” (2ª Tesalonicenses 1:10).


QUÉ ES LA IGLESIA

¿Qué es, pues, esta casa espiritual? ¿Qué es la Iglesia? Intentemos no adoptar una mentalidad objetiva en torno a esto, pensando en ello como algo ajeno en algún lugar y apartado de nosotros. ¿Qué es? La respuesta es simple. La casa espiritual de Dios es Cristo Mismo. Sí, pero no sólo Cristo personalmente, sino en vosotros, en mí, la esperanza de gloria. Ah, es precisamente aquí donde se han cometido todos los errores en relación con la Iglesia con unos resultados tan desastrosos. La Iglesia, la Casa de Dios, tan sólo es Cristo Mismo en indivisible unidad en todos aquellos en los que Él en verdad mora. Eso es todo. Esa es la Iglesia. Procurad desarraigar de vuestra mentalidad cualquier otra idea en cuanto a la Iglesia. No es Cristo dividido en miles o millones de fragmentos entre muchos creyentes. Sigue siendo un Cristo. Tú y yo no somos la Iglesia. La Iglesia es Cristo en ti y en mí. Fuera de la Iglesia seguimos siendo lo que somos en nuestro terreno natural, pero es la medida de Cristo en nosotros lo que constituye la Iglesia, una Iglesia espiritual, una casa espiritual, Cristo mismo por medio del Espíritu en todos aquellos en quienes Él mora. Esa es la Iglesia. Dios jamás ha visto en esa Iglesia, en ese Templo, otra cosa más que a Su Hijo. Él es el Templo de Dios, y tú y yo nunca podemos pertenecer a la Iglesia excepto por Cristo en nosotros. Sé que es fácil decirlo, pero ojalá que tan sólo pudiésemos aferrarnos a eso y ver lo que significa; es una de los mayores factores de inefable poder contra el enemigo, si tan siquiera viviéramos sobre ese cimiento, si tan siquiera morásemos allí.

Hay dos formas de acercarse a ello, y de nuevo observo el gran éxito de la propaganda satánica en este tema. No sé lo que vosotros los cristianos más maduros opináis al respecto. Tan sólo podemos hablar de lo que hemos palpado en el tiempo de nuestra existencia, pero hemos vivido lo suficiente como para reconocer el curso de las cosas, y para mí me parece, y no sólo me parece, que en los últimos años, en las últimas décadas, ha habido un mayor desarrollo y prosperidad de la sospecha entre cristianos de lo que solía haber, de modo que hoy en día es casi imposible hablar en cualquier lugar sin que la gente se pregunte si eres de fiar en cuanto a la sana doctrina. Se huele en el aire. Me parece a mí que hay una alerta constante por percibir si algo no se ajusta a la sana doctrina, y cualquier cosa que sea de Dios se ve prejuzgada por esa actitud, ese estado de cosas. La verdad genuina de Dios no se puede expresar porque esta sospecha se ha extendido por el mundo entero, por entre todos los cristianos. ¿Te parece razonable? ¿Te parece a ti esto sana doctrina? ¿Te convence? ¿Dónde está la trampa? ¿Dónde está el error? Es así. Esa es la actitud que está bien vista, se ha convertido en lo que está bien visto, y, amados, creo que esta es una de las señales de esta propaganda satánica para debilitar desde dentro porque lo que quiere decir es que hay una desintegración interna, no hay cohesión, el pueblo de Dios se ha roto en miles de fragmentos por este espíritu y esta atmósfera de sospecha que termina acarreando prejuicio, y la Iglesia no puede moverse como un todo sólido.

La verdad es que hay muy pocos cristianos que pueden moverse juntos al ciento por ciento, como uno, debido a esto. Satanás lo lleva a los círculos más íntimos de la vida cristiana y de la comunión, todo el tiempo haciendo palpable este horrible elemento de incertidumbre, de duda. Sí, ha conseguido introducirse dentro, y trae consigo desintegración interna y ruina de un modo muy sutil, lentamente a través de los años, y por ese flanco puede ganar muchas batallas sin tan siquiera desenvainar espada. Siguiendo esa línea puede tomar territorios con mucha facilidad y retenerlos y procurarse el fin de su dominio.

Ayudáos de otra expresión terrenal para ver este trasfondo espiritual. ¿No véis, amados, que ahí no queda ya espacio para un segundo pensamiento o una segunda mentalidad? Cualquiera que durante los últimos 7 años ha tenido otro pensar, otra mente, una segunda idea, ha sido eliminado. Puede que no te dejen tener dos mentes. Tienes que subyugar tu mente a esa otra mente, a esa mente dominante. No debes opinar, no debes razonar, no debes hablar de ninguna manera que pueda llegar a enfrentarse con la mente dominante, la mente del dictador. No hay lugar para ninguna otra opción. Sólo hay una sola cosa. Satanás conoce el valor casi inagotable de la unidad, y ese es un secreto de progreso, de éxito; una eliminación inmisericorde y asesina de cualquier otra voz para sólo tener una voz, una mente, una voluntad dominando a todos. ¿Osas pensar diferente? ¿Osas tener una mente propia? Bueno, tenla, pero cerciórate bien de que jamás la muestras. En eso consiste el régimen, ¡y qué poder tan grande exhibe ante el objeto de su deseo!

Pues bien, esa es una expresión terrenal de un sistema espiritual. Traedlo a la esfera de la Iglesia. ¿Por qué está la Iglesia paralizada, debilitada, inmersa en un paréntesis? ¿Por qué no puede marchar hacia delante, terrible como un ejército? Porque se ha producido bajo cuerda esta obra desintegradora dentro de sus mismas fronteras, de forma tal que la sospecha está al orden del día. Os sugiero que en pro del derrocamiento del reino de Satanás que ha de ser manifestado por y a través de la Iglesia en unión con su Cabeza, su Señor, en gloria... por causa de eso y hasta el fin tú y yo debiéramos hacer de nuestra senda habitual lo contrario. Que no estemos preguntándonos continuamente lo que está incorrecto, lo que nos hace dudar, lo que nos hace sentirnos inseguros, sino de un modo positivo, ¿qué hay que sea de Cristo en esto? ¡A eso me aferro! ¿Qué veo o siento que procede del Señor Jesús en esto? A eso me apunto, ahí coopero. Ah, si tan sólo hiciésemos de esa nuestra senda habitual Satanás, pronto estaría perdiendo terreno, la Iglesia pronto se estaría mostrando como Iglesia gloriosa. Algo que caracterizó a la Iglesia en sus comienzos fue la unidad. Hablaban las mismas cosas, eran todos ellos de una mente y un corazón, ¡y cuánto terreno perdió el enemigo! Pero en cuanto el enemigo empezó a trabajar con su secreta “quinta columna”, propagando dudas internas, sospechas, prejuicios, muy pronto desbancó a la Iglesia de esa esfera donde reinaba la vida y desperdigó su poder.

¡Oh, hemos de orar al Señor pidiéndole que el único Cristo, el único Espíritu, se acrecente en nosotros! No habremos de vivir tampoco en base a lo que somos de manera natural — pues siempre vamos a estar afectados por lo que somos de manera natural— sino en base a lo que hay de Cristo en cada uno; tampoco nos mantengamos en el campo del posible error, de la posible falsa enseñanza, y en la posibilidad de que esté ahí todo el tiempo y buscar eso más que todo lo demás. ¡Oh, tenemos que confiar en el Señor en este asunto! Creo, amados, que el camino más seguro, la forma de protegernos del error, es seguir adelante junto al Señor. Nuestra posición debe ser... sigo con el Señor donde encuentre al Señor, y voy a confiar en el Señor en el tema del error, y, a medida que andemos con el Señor, sentiremos, sin buscarlo, donde está el error, y seremos advertidos por el Espíritu, lo sabremos. Debemos movernos sobre el cimiento de lo positivo, el cimiento del Señor Mismo, y eso conlleva gloria en la Iglesia, cuando se trata del Señor. “Cristo en vosotros, esperanza de gloria.”
Sabemos de sobra, de forma natural, que esto es cierto. Nos conocemos mutuamente, cuando nunca nos habíamos conocido. Por nuestro sentido espiritual descubrimos muy pronto que pertenecemos al Señor, y después disfrutamos juntos de un tiempo de mucha bendición sólo por eso. Fluimos juntos porque somos del Señor, y, con tal sólo permanecer ahí, seguiríamos disfrutando, pero luego resulta que empezamos a discutir sobre alguna doctrina y vemos que no estamos de acuerdo. Toda la gloria se va, la comunión entre hermanos se rompe. Ay, ¡que el Señor nos mantenga unidos a Él!

Esto es, estoy diciendo que esta casa espiritual es Cristo, y todo cuanto no es Cristo ha de ser guardado en el sitio que le corresponde, y debemos intentar permanecer en el cimiento de Cristo en su dimensión en nosotros y en su dimensión entre nosotros, y esta es la gloria de Dios, que hayamos de ser para la gloria de Su nombre. Ahí es donde empieza... Su gracia. Me da la sensación, me ha parecido a lo largo de los años, (no sé si ahora estoy acertado en cuanto a doctrina o no, es un error perdonable si fuera un error), pero con el transcurso de los años he percibido muy a menudo que el Señor Mismo se las ha visto y deseado para mantenerme en el cimiento de la gracia, y con eso quiero decir que Él me ha dejado comprobar que, si no fuera por Su gracia, sería hombre perdido en cuanto la práctica con Él, no en cuanto a la doctrina o a la verdad.

Oh, ¡malo sería para mí si no fuera por la gracia de Dios! Sí, apelar aún hoy a la Sangre, a la gracia de Dios, a causa de esa preciosa Sangre, hoy, ¡después de tantos años de conocer al Señor! Sí, es gracia hoy, y es eso lo que glorifica a Dios, permitiéndonos saber cuán bajos, cuán necios somos, y dejándonos saber que tal cosa para Él no hace diferencia por causa de la Sangre. Eso es gloria para el Señor. No sé cuál ha de ser el más profundo canto en vuestro corazón a día de hoy, pero esa es la nota más alta en mi propio corazón tras estos años. Ah, la gracia de Dios es la gloria de mi corazón, la gloria de Su gracia. Él es glorificado al reconocer nosotros Su gracia y habitar sobre el cimiento de Su gracia. Su gloria es prontamente arrebatada cuando pisamos cualquier otro terreno, sea lo que somos, lo que podemos hacer o lo que estamos haciendo.

El Señor rápidamente pone nuestra carne bajo tensión cuando empezamos a exaltarnos de ese modo. Le estamos expoliando parte de Su gloria. Él es glorificado por medio de nuestra transformación, de nuestra conformación a la imagen de Su Hijo. Pablo dice, “Nosotros... mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados en la misma imagen” (2 Corintios 3:18). La gloria está conectada con el cambio, con ser transformados en la misma imagen. Él es glorificado a medida que somos transformados en la imagen de Su Hijo. Él es glorificado cuando nuestras vidas llevan fruto. “En esto es glorificado mi Padre: en que llevéis mucho fruto” (Juan 15:8). Y el fruto, en primer lugar, es el fruto de la naturaleza del Señor Jesús, el fruto del Espíritu, amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, templanza, dominio propio. “En esto es glorificado mi Padre.” Fruto en el servicio, naturalmente, pero fruto de vida, y Él es glorificado por la paciencia de los santos.

Ah sí, expongamos esto al corazón como remate final. Ojalá fuéramos capaces de reconocerlo. El Señor recibe una gran porción de gloria en base a esa simple cuestión de la paciencia. Hay ocasiones en que no podemos hacer otra cosa. Lo único que hay que hacer es rendirse o aferrarse; darlo por perdido, o soportar con paciencia. Pedro tiene mucho que decir al respecto. “Esta es la gracia, si resistimos con paciencia”, y tan sólo soportar con paciencia conlleva gloria para Dios. Será un relato increíble, será uno de los libros grandes y gloriosos de la biblioteca del Cielo, la historia de la paciencia de los santos, de cuánta gloria le supuso a Dios. Oh, ¡la historia será un romance! ¡Cuántas personas fueron influenciadas, cuantos incrédulos llegaron a creer a causa de la paciencia de algún santo en época de sufrimiento! ¡Cuántos santos fueron poderosamente reconfortados al ver la paciencia firme de otro santo bajo la más furiosa de las pruebas! ¡Cuántas cosas consiguió el Señor gracias a la paciencia! Sí, esto es para gloria de Dios, si resistimos. Que el Señor sea glorificado en la Iglesia por medio de Jesucristo en todo momento y por toda la eternidad, y así podamos ser nosotros una casa para Su gloria.



CAPÍTULO TRES


EL MINISTERIO PARA LA LIBERACIÓN Y LA VIDA DE LOS ESCOGIDOS



Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.
(1 Pedro 2:4-5)

Mas los sacerdotes levitas hijos de Sadoc, que guardaron el ordenamiento del santuario cuando los hijos de Israel se apartaron de mí, ellos se acercarán para ministrar ante mí, y delante de mí estarán para ofrecerme la grosura y la sangre, dice Jehová el Señor. Ellos entrarán en mi santuario, y se acercarán a mi mesa para servirme, y guardarán mis ordenanzas. Y cuando entren por




 


Utilidades
ImprimirVersión PDF
Buscar en los Estudios Bíblicos
Licencia
Creative Commons License
Sindicación
RSS 1.0
RSS 2.0
ATOM