Un mensaje para los cristianos de dentro de 1000 años

Nota del traductor: Leer este texto sin escuchar el original es como pasar unas vacaciones en Hawai en un casco de realidad virtual. Es decir: te has perdido el 99% de la realidad. Lo has visto, pero no has estado allí, y ni siquieras lo oyes. Pero, ¿qué le vamos a hacer? ¡Así están las cosas, y así se nos ofrecen! Soy consciente de que, como siempre que se intenta traducir a Gene Edwards, te quedas a años luz de la riqueza del registro y del giro original de las expresiones que él utiliza. En primer lugar, es el hombre que jamás haya conocido que mejor usa la ironía sin caer en la vulgaridad ni el pedantismo. En segundo lugar es uno de esos raros ministros de Dios que aún pululan por este mundo que haya vencido los peligros de la religión y que, sin embargo, haya seguido adelante hacia la preciada (y preciosa) meta: Jesucristo, y SOLO Jesucristo.

NOTA IMPORTANTE: es posible que la primera vez que leas esto no sepas ni de qué se está hablando.

Comentarios de los asistentes y tono de voz de Gene Edwards entre paréntesis. En el primero de estos tres mensajes casi se ha prescindido por completo de estos detalles.

Por Gene Edwards
El título de este mensaje es ¿Podría ser este el comienzo de una nueva obra de Dios? Un mensaje para cristianos en el año 2000 y para cristianos dentro de 1000 años.

Jacksonville, Florida, Gene Edwards, 29 de Enero, 6 de la tarde.

Cristianos en enero del año 2000...

Bien... esta es una Biblia y me sería de gran alivio que no la sigáis teniendo dividida en capítulos y versículos (JAJAJAJAJA).

Estamos tratando de imaginarnos qué significaría ser alguien viviendo dentro de mil años, cuando esta misma semana nos han dicho que ordenadores llamados “súper-ordenadores” —algo más allá de nuestra imaginación— ahora pueden reducirse un tamaño menor de una gota de agua. No podemos imaginarnos cómo vivís y no trataremos de hacerlo. Pero hay algo que me gustaría decir a aquellos de vosotros que escucháis aquí esta noche en lo que concierne a aquellos que nos escuchan 1000 años adelante en el tiempo, si tal cosa sucede. Supongo que os dais cuenta de que la posibilidad de algo así es remota. ¿Verdad? Nadie nos escribió una carta hace 1000 años, o un libro, y nadie siquiera pensó acerca de ello. Pero te apuesto doble a 1 que tal cosa cambiará en el futuro. Y sabréis por qué antes de que acabe esta reunión. Y de hecho puede que supongáis de qué se trata cuando lea este pasaje. Esto está en Josué y es el capítulo 4 y de verdad espero de vosotros, amigos que vivís dentro de 1000 años, que no empecéis vuestros mensajes leyendo la Biblia. Espero que hayáis superado eso. Resulta que yo nunca lo he hecho hasta esta noche (JEJEJEJEJE, JAJAJAJAJA...).

Sucedió que cuando todas las naciones habían terminado de cruzar el Jordán, el Señor le habló a Josué...



Tomad del pueblo doce hombres, uno de cada tribu, y mandadles, diciendo: Tomad de aquí de en medio del Jordán, del lugar donde están firmes los pies de los sacerdotes, doce piedras, las cuales pasaréis con vosotros, y levantadlas en el lugar donde habéis de pasar la noche. Entonces Josué llamó a los doce hombres a los cuales él había designado de entre los hijos de Israel, uno de cada tribu. Y les dijo Josué: Pasad delante del arca de Jehová vuestro Dios a la mitad del Jordán, y cada uno de vosotros tome una piedra sobre su hombro, conforme al número de las tribus de los hijos de Israel, para que esto sea señal entre vosotros; y cuando vuestros hijos preguntaren a sus padres mañana, diciendo: ¿Qué significan estas piedras? Les responderéis: Que las aguas del Jordán fueron divididas delante del arca del pacto de Jehová; cuando ella pasó el Jordán, las aguas del Jordán se dividieron; y estas piedras servirán de monumento conmemorativo a los hijos de Israel para siempre.

Y cuando nuestros hijos digan “¿Qué significan estas piedras?”. Les deberíamos responder qué significan. Ohhh... (emoción en el interlocutor)

Necesito orar sin remedio. No tengo ni idea qué puedo deciros.... Señor, aunque éste sea el peor mensaje que nunca haya de dar, es hasta esta hora el más importante que nunca haya hablado. De verdad me gustaría pedirte que me alcances, me limpies de mi pecado, me llenes de tu espíritu y me permitas traer esta palabra a dos generaciones separadas entre sí mil años, y que pueda tener un profundo y perdurable recuerdo para todos nosotros para siempre. Muy bien Señor. Este es tu espectáculo. Amén.



La situación en la que nos encontramos es única. Resulta que estamos empezando algo nuevo, no sólo al comienzo de un nuevo año, sino que resulta que también aconteció en el amanecer del comienzo de un nuevo siglo, y también al principio de un nuevo milenio.



Intentaré explicaros a todos vosotros aquí presentes, y algunos de vosotros puede que no comprenda de qué estoy hablando al menos al principio. Esta confluencia de personas es única por diversos motivos, uno de ellos es que haya tantos de nosotros que provengamos de lugares distintos. Y te darás cuenta que a pesar de eso no somos muchos por aquí. Este día marca el comienzo del nacimiento de una comunidad de creyentes en Jacksonville, Florida, pero no llegamos aquí por casualidad. Hace dos años 4 hermanos se me acercaron a la luz de algunas cosas que estaban aprendiendo y estaban viendo y descubriendo. Me pidieron que viniera con ellos a Jacksonville.

Ahora, ¿cómo sigo para explicaros de qué estoy hablando? Ayudará que me acompañéis en estas palabras: “Somos cristianos fuera de la iglesia establecida.” Sí, una cosa así podría levantar muchas preguntas en tu mente. No levanta ninguna en la nuestra porque probablemente no signifique lo que tú crees que significa. Hay un largo, largo linaje de lugares históricos volviendo atrás en el tiempo al 300 después de Cristo que no formaron parte de la Iglesia Católica Romana o pusieron el pie fuera de la Iglesia Católica Romana. Y a menudo se les ha denominado “Los pie de página de la cristiandad.” No los encuentras en la historia del cristianismo: los encuentras en los pequeños pies de página de abajo. Y han estado ahí a lo largo de cada siglo durante 2000 años, bien, durante 1700 años. Siempre ha habido alguien ahí con una luz para el testimonio de Cristo, una luz para el testimonio de la asamblea, la ecclesia, la iglesia, una luz para la palabra de Dios.



Siempre han estado ahí. Sus historias, su historia no tiene parangón. Y hemos estado publicando varios, al menos 2 libros, sobre la historia de estos grupos que ha pasado a muchas generaciones. Acabamos de finalizar el siglo en el que hubo grupos que se levantaron durante los mil novecientos, es decir, el siglo XX. Probablemente hayáis oído hablar de uno de ellos y ese es El Pequeño Rebaño, en la China. Quizás no habéis oído hablar de un grupo de cristianos llamados los Cristianos Boxeen de la India y sólo la gente de esta sala o de estas iglesias haya oído hablar alguna vez el nombre de Prem Pradham, del Nepal. Durante varios siglos hasta el día de hoy a esta gente se la ha conocido como aquellos que llevaron la Antorcha.



No sé cómo llegaron ellos ahí pero os diré como hemos llegado nosotros aquí. Es muy sencillo. Somos cristianos normales, cristianos del montón, sólo somos típicos cristianos, simplemente hermanos y hermanas, sencillamente cristianos, no esta clase de cristiano o esta otra clase de cristiano o aquel otro tipo de cristiano... sólo cristianos. Y creo que la razón principal que nos ha traído a esta habitación es que llegamos a aburrirnos tanto yendo a la iglesia que estábamos retorciéndonos y tirándonos de los pelos. Pero esto no le pasa a muchos cristianos. La mayor parte de los hermanos y hermanas están felices de sentarse en un edificio de iglesia el domingo por la mañana y sentarse ahí.



Esta sala está llena de gente que no podía hacerlo. Y creo que probablemente ese es el punto de partida para todo esto que ha estado ocurriendo a lo largo de 1700 años. El otro es debido a que — no puedo evitar decir esto acerca de la situación católico romana — no podían soportar la herejía de todo ello. Como un hombre que estaba siendo quemado en la hoguera gritaba, y le dijeron que se retractara, a lo cual respondió: “No me retractaré ante un Dios que es un trozo de pan.” No eran fuertes palabras, pero le mataron. Luego vino la Reforma y muchas de estas personas fueron eliminadas sistemáticamente, y otros simplemente pasaron a formar parte de lo... que llamamos iglesia establecida. Pero siempre ha habido aquellos que han estado afuera, al igual que un grupo de cristianos va a empezar a reunirse una noche como esta en Jacksonville, Florida, que está fuera de las tradiciones de la iglesia establecida. Somos salvajes, somos ruidosos, somos libres, somos unos membrillos (JAJAJAJAJA, JUAJUA...), somos excéntricos, nos lo pasamos mejor de lo que tú nunca podrías arriesgar y nos fastidiamos los unos a los otros que da a gusto, y nos da tiempo a hacerlo todo en 5 minutos.... (JOJOJOJOJO, JAJAJAJAJAJA)



Quiero hablaros a todos vosotros que vivís dentro de 1000 años. Eso no es todo lo que está sucediendo en Jacksonville. Y aquí esto es una especie de primicia. He estado levantando iglesias de una forma verdaderamente única: al estilo del primer siglo. Y eso consiste en que tú levantas una iglesia y los abandonas. Te vas y los dejas. A veces durante un año, a veces por más tiempo. A veces 2 años, a veces 6 meses. Han recibido muy poquita ayuda, se les deja a su aire, sin ancianos, sin diáconos, nada de eso. Y cuando vuelvo, o bien se han cortado el pescuezo entre ellos, o ya no existen, o de alguna forma se las han apañado para sobrevivir, pero yo no estoy ahí y no soy su líder, y no tienen ningún líder. Ahora bien, eso está más cerca del estilo del primer siglo que ninguna otra cosa, porque Pablo de Tarso hizo eso con un puñado de 12 iglesias. Yo he hecho eso con 9 o 10 iglesias. De cada una de esas 13, 12 o 13 iglesias que Pablo levantó salieron hombres, de esos grupos con vida de iglesia, aquellas primitivas expresiones de la iglesia, salió un pequeño grupo de hombres llamados por Dios. Y Pablo recogió uno de cada una de estas iglesias, excepto una, y se trajo esos hombres a Éfeso, y los formó. Bien, el Señor tuvo doce, Pablo tuvo ocho, Jacksonville no es Éfeso, y yo tengo cinco. Y me imagino que los siguientes sólo tienen, sólo tendrán uno. Llevamos buena marcha.



Necesito hablaros acerca de los últimos 30 años, aunque hay un punto de inflexión y empieza aquí esta noche en la que no estoy guiando, no estoy alentando, sino que esta noche se ha tomado un desvío definitivo. He prometido a estos hermanos que si acaso fuera posible pronto habré de morir, les haré un favor muriendo, en cuanto acaben los 3 años, tan pronto como sea posible, y quitarme de en medio... bien... se entrevé cierta presión en ello. Claro, tampoco jamás dijo nadie antes tal cosa. Los hombres suelen empezar sus obras sobre esta tierra cuando están en sus veinte, y en consecuencia lo estropean todo. Hace mucho, mucho tiempo tomé la decisión, no sólo decidí, sino por la revelación que estaba en mí, que los hombres no debían formar a otros hombres hasta su vejez. Bueno, yo me he licenciado. Tengo 67 años y creíais que tenía 95, ¿a qué sí? (JAJAJAJAJA....) Tengo 67 años y empiezo en una noche como esta misma a formar a esos hombres; de hecho los estoy formando ahora mismo. Hay 5 en esta sala. Por cierto... me habréis de perdonar si esta noche no hago referencia a vosotros muy a menudo. Por lo general me dirijo a las personas por su nombre. Puede que esto perdure durante 1000 años y ellos no sabrán quiénes sois vosotros, quien soy yo o quienes los demás. Por eso es que sólo os he mencionado de pasada. Vale.



En este mismo instante empiezo a dirigirme a vosotros, y esto es lo que quiero deciros: Un hombre no debiera construir para una generación. Debería establecer unos cimientos que duraran, y muchos de vosotros me habéis oído decir esto, al menos 300 años. Y os lo he dicho una y otra vez: Nos llevará 300 años dejar una huella. Ahora, pon eso frente a la mente evangélica que empieza diciendo: “Dios está a punto de hacer una gran obra sobre la tierra. Muchas gentes serán salvas. Habrá un gran avivamiento... y tal y tal y tal...” Nunca me lo he creído y nunca lo he visto hecho. Y tengo 67 años y lo he probado. Porque no he dejado de oír eso desde que fui cristiano a los 17 años y nunca ocurrió. Oh, ha habido movimientos del señor, ¡pero no tuvimos ese cambio gigantesco y radical en los cristianos que tan desesperadamente necesitamos! Y ahora he establecido unos cimientos que empezaron en 1969, en Marzo, y antes de esa preparación, y durante esa preparación hemos esperado mucho, mucho, mucho, mucho tiempo para esta noche. Y hay dos hermanos en esta habitación que recuerdan cuando me levanté y dije en 1971: “Si supiera que hay 8 hombres sobre esta tierra que pudieran ir adelante y traer una experiencia de primer siglo genuina de vida de iglesia, salgo de esta habitación —esto era en el año 1971— y nunca más vuelvo a decir nada.”



“Si de aquí a 20 años —estamos en 1971— si de aquí a 20 años hubieran 10, 8 hombres sobre esta tierra me marcho hoy en 1971 y nunca más vuelvo a decir nada, si supiera que están ahí.” Bien, en 1991, 20 años después, no había ni uno. Y he esperado. He esperado desde que tenía 30 años que fue cuando dejé la iglesia establecida. Y he esperado hasta enero del año 2000, y no voy a esperar más. No tengo por qué esperar más, y puedo hablar desde el corazón y nunca antes había nadie esperado tanto tiempo.



Cuando tenía 30 años me senté en una silla y escribí toda la historia del primer siglo, no sólo de la iglesia del primer siglo, sino del primer siglo. Me levanté de mi silla un año después y dije “lo que eso significa, y lo que ocurrió en ese siglo no tiene absolutamente nada que ver con las prácticas —no dije doctrinas— las prácticas del cristianismo del siglo XX.” Y también dije por aquel entonces, y dije esto como una oración, por cierto esto se pasó a cinta no mucho tiempo después, le dije al Señor. “Señor, no me importa cuanto tiempo va a llevar, si tengo 60 años...” Chico, un hombre de 30 años diciendo eso, ¿te lo imaginas? Entonces era joven, tenía pelo y era... cualquier tipo de peinado me quedaba precioso... lo quise decir con todo mi corazón: “Señor, si tienes que prepararme durante 30 años, entonces hazlo. Estoy aquí para que mi vida se desgaste en ti”, y no tuve que esperar hasta que tenía 60, de hecho empecé a los 57. Llegué 3 años antes... y empecé a los 57 años de edad en un lugar de Georgia el 1 de enero de 1990. Empezamos con 15 personas en un comedor en la noche del 31 de diciembre de 1989; y un anciano de muy delicada salud, que a duras penas puede moverse, con un caso extremo, profundo, de fatiga crónica, que apenas va de la casa al coche, y que se pasa de 20 a 23 horas en la cama. ¡Ese era yo, y durante los siguientes 9 años ese era yo! Pero levantamos algunas iglesias y de esas iglesias han salido 5 hombres. Han servido como un hermano más en la iglesia. Y para aquellos de vosotros que pueda decir “bueno, a lo mejor hay uno que no.” Yo os diría: Estad en paz, ¡lo hará durante los 3 años siguientes! No os quedéis ahí sentados, ¡un aplauso! Y de aquí a 3 años cada uno de esos hermanos habrá tenido 2 experiencias en vida de iglesia. Una, de la asamblea, del grupo que vinieron, con el que se reunieron, del que provienen, y la otra de Jacksonville... y nunca ha ocurrido nada semejante en el cristianismo protestante durante estos 500 años. ESTO ES DIFERENTE y único y este es nuestro poderoso comienzo ENERO, NUEVO SIGLO, NUEVO MILENIO...



Y debiéramos construir para un mínimo de 300 años, y esta noche lanzo mis ojos 1000 años hacia adelante, los lanzo.



Vosotros cinco, hermanos, os estoy hablando a vosotros y digo “ordenemos nuestras vidas de tal manera que este testimonio brille inquebrantable durante 10 siglos.” Y para aquellos de vosotros que podáis oír este mensaje dentro de 1000 años...



Ha habido siempre, durante el último par de siglos, una Antorcha, como un símbolo de aquellos que levantaron la luz en los siglos pasados. Quiero hablar un poco con vosotros acerca de mi testimonio y de esa Antorcha.



Creo que siempre ha estado en mí... miro ahora hacia atrás como un hombre anciano hacia mi juventud, mi salvación, lo que pasé en el instituto, lo que pasé en el seminario, y sigue ahí sin moverse: “Gene, nunca fuiste hecho para la iglesia establecida. Sencillamente te revienta.” (JAJAJA...) Me crié en la familia equivocada, me crié... mi padre era un paleto. Sencillamente no puede salir un predicador muy piadoso si te crías junto a un paleto de los campos petrolíferos. No puede hacerse. No sale.



Siempre he acudido como una rata a la historia, y por alguna razón siempre me han fascinado los cristianos fuera de la iglesia establecida de los últimos 1700 años. Y cuando me incorporé de aquel escritorio a la edad de 30 años y dejé el ministerio era un evangelista famoso. Y me largué. Nadie oyó hablar de mí durante los 7 años siguientes. Sabía exactamente dónde quería ir; sabía exactamente lo que quería hacer. No quería volver a ver en mi vida una iglesia del Nuevo Testamento. No creo en una iglesia del Nuevo Testamento.



Creo en una iglesia del primer siglo; y así mismo creo en una iglesia orgánica, y creo que las iglesias que surgieron del siglo primero eran orgánicas. Y hemos intentado sin éxito recrearlas piedra sobre piedra y hueso sobre hueso... y no funciona. Pero si vives lo suficiente sencillamente se convierte en una chica cuyo nombre es ecclesia y eso es precisamente lo que hago. Dejo solos a mis hermanos y hermanas una vez que empiezan a reunirse y regreso más tarde para ver a qué se parece la iglesia, y lo creas o no, en esencia es la misma que la de los hermanos y hermanas en el siglo primero. Quiero que sepáis algo. No tengo mucho más que una granja de gallinas. Tenemos un total de 13 iglesias en todo el mundo, empezando por Nueva Zelanda y acabando en Tiranna, Albania. Trece, eso es todo lo que todos estos 10 años tienen para enseñar. Eso es todo. No hemos hecho grandes maravillas ni muchos conversos. Pero hemos reunido 5 hombres. Y esa Antorcha va a pasar a ellos tanto si les gusta como si no. Y hermanos, está, está subiendo por la ladera. Ahí es donde se os va a entregar, esa Bandera y esa Antorcha. Y no habéis de construir para esta generación. Lo que sea que hagáis, me repito, construid para dentro de 1000 años. Y cuando nuestros hijos y nuestros nietos digan (mucha emoción en el interlocutor) “¿qué significan estas piedras?”, seremos capaces de contarles....



Ahora, este mensaje se pasará a cinta digital, o vídeo, y lo he hecho adrede. Ahora bien, esta noche no me voy a poner a soñar o a pasar una Antorcha o a tener una visión. Esto va a pasar a ser la cruda y fría realidad, empezando esta noche. Ahora, os he visto echar vistazos a estas cajas y os habéis preguntado “¿Qué es eso? ¿Qué hacen ahí? ¿Qué es eso?” (JAJAJAJAJA....)



Ayer, a las 3 en punto, refunfuñando, le di 45 minutos de mi vida a alguien con quien nunca me había encontrado antes y no supe por qué. Me senté a la mesa con él y él está en el mundo de las finanzas y es un futurista, y da clases a los grandes tronos de hombres de negocios en la cúspide misma de las mayores compañías explicándoles lo que podría suceder en el futuro que las organizaciones necesitaran saber. No sabía lo que hacía, sólo sabía su nombre de pila. Pestañeé una vez y le dije: ¿Estás seguro de que no eres un ángel? Y él me aseguró que no, pero aún estoy seguro, aunque traté de sacarlo por Internet. Vosotros, los que vivís dentro de 1000 años, no tenéis ni idea de lo que estamos hablando. Empezó a hablar de cimientos con una frase antológica, escuchad esto: “El cimiento ya hoy duradero, el cimiento ya hoy duradero.” Hizo una declaración. Ahora, recordad, este es Gene 24 horas antes de que entrara a esta habitación a hablar. “Responsabilidad a largo plazo.” Tengo a 5 hombres en este salón y os quiero decir algo y es “Hermanos, exijo de vosotros responsabilidad a largo plazo.” Hizo la afirmación de que deberíamos estar, deberíamos proyectar de época a época, en vez de hasta las nuevas elecciones. Estuve de acuerdo con él; de hecho me sentí como si él hubiera estado escuchando parte de lo que dije, porque sonaba como yo. Yo nunca, ni un minuto de mi vida, he dispuesto jamás para mi generación.



Siempre he proyectado y echado cimientos para la generación venidera. Bien, esa generación está aquí. Pero desde 1963 nunca me puse a pensar en un nuevo milenio hasta hace apenas un par de años, que esto estaba convergiendo al principio de un nuevo milenio, y no creáis que todo el mundo ha tenido alguna vez a lo largo de la historia una semana o un mes o un día que pudiera ser recordado con tanta facilidad como cuando nosotros empezamos. Nueva semana, nuevo mes, nuevo año, nuevo siglo, nuevo milenio. Si no puedes recordar eso... bien, recordaréis eso.



Y viviré con estos hombres y los formaré y luego les dejaré que se formen solos. Y estos caballeros y yo hablamos mucho, mucho tiempo y discutimos: “¿Es posible dar un mensaje al principio de este milenio que de hecho fuera oído en el tercer milenio, el milenio cristiano?” Dijo: “No creo.” Y me dijo por qué. Y le dije: “Creo que hay una oportunidad de que pueda hacerse.”



Empezamos a hacer cábalas. Hay 40 generaciones. 40 generaciones. ¿Puede establecerse unos cimientos que duren tanto? Bueno, los británicos me perdonen porque esta es una palabrota en su lenguaje, pero no en nuestro lenguaje, en América no. Simplemente significa fuerte determinación. Maldita sea si no lo vamos a intentar. Eso quiere decir que vamos a hacer algunas cosas singulares y muy poco corrientes. Hermanos, vamos a hacer algunas cosas singulares y muy poco corrientes de una forma extraordinaria. Cristianos americanos, escuchad a este pecador cuando dijo. Dijo “la iglesia de Jesucristo ha echado a perder el futuro de la cristiandad para el mundo.” Y entonces explicó lo que quería decir. Estamos tan enamorados con el hecho de que ahora Jesucristo va a venir cualquier día que no pensamos en el plazo, en los cimientos a largo plazo. Bien, yo nunca he pensado en otra cosa mas que en unos cimientos a largo plazo. Bueno, Gene, ¿No crees que el Señor pueda venir en cualquier momento? Bueno, ¿me largo de aquí y los mando a freír monas?. Me pongo a mí mismo en las manos, en el lugar de Jesucristo... “¿habré de regresar a por los que le gotean la nariz, la masa fofa, los bizcos, los de la coronita en la cabeza, los idiotas...?” (JAJAJAJAJ, JOJOJOJO....) ¡La iglesia de Jesucristo cuando él regrese debería ser al menos tan bonita como ella era cuando él la dejó! (ALELUYA, Amén.... JAJAJA) Y eso nunca vendrá del cristianismo establecido, y esa no es mi opinión, esa es una bendición que tiene 1700 años. ¡Y nosotros, a lo largo de esos 1700 años, siempre nos hemos salido tanto para preservar su testimonio y el de la muchacha como para alcanzar más allá de lo que hay ahora!



Desde que era chico he tenido un sueño y siempre, como os dije, he estado enamorado, fascinado, tocado, por aquellos que llevaron esa Antorcha en los días oscuros. No creo que en esa época supiera que el Señor me llamaría a salir de la iglesia establecida. Nunca supe que habría de verme envuelto en este embrollo. Sencillamente no puede ocurrir cuando tu tiempo aún no ha llegado. Pero quiero hablarles un momento a 5 hermanos. Quiero que me escuchéis, porque este hombre es el que va a formaros para que establezcáis unos cimientos que durarán mil años.



Bien, lo que digo es esto: ¿Haríais el favor de preguntaros... si habéis oído a cualquier otro que haya hecho esto alguna vez?... vuestros pastores, vuestros ministros, ministros, en cualquier parte... era un adolescente, un adolescente cuando estaba en pie en la arenosa ribera del Lago Suizo, donde los católicos ahogaron a los Anabaptistas. Era un adolescente. Fui a Worms, Italia, perdón, Alemania, se llama Worms en Alemania... tengo una fotografía mía —tenía 19 años— ante la estatua de Martín Lutero en Worms, Alemania, en uno de los momentos más dramáticos de la historia de la iglesia cuando dijo: “Branheloven hoischst, ant fürfen hint.”... y esa es la afirmación más imparcial que jamás... “Aquí estoy atado a la Palabra de Dios, que Dios me ayude. Amén.” A mis compañeros alemanes de habitación —porque estaba en el seminario en Europa— les hice que me enseñaran a decir eso. Estuve en el punto donde Zwinglio, el otro reformador de aquel tiempo, fue troceado por los católicos cuando su ejército, el que Zwinglio guiaba, los protestantes si quieres decirlo así, cuando los católicos ganaron... siempre ganan (JAJAJAJA...). Le cortaron en pequeños trocitos y luego cogieron dos cerdos y los trocearon y mezclaron a los tres, y los quemaron. Estuve en los lugares donde hombres cuyos nombres probablemente no os suenen, Conrad Gable, Dinka o Dink, Hugh Mare, Statler, donde murieron de alguna clase de muerte horrible, bien ahogados o quemados en la hoguera. Tenía 19 años cuando estaba en Ginebra, Suiza, frente a una gran placa conmemorativa de bronce puesta en el suelo delante de la Iglesia de San Pablo donde Juan Calvino habló durante 22 años y lo único que decía era: “Fue aquí, en este punto, que un hombre llamado Serveto fue quemado en la hoguera por Juan Calvino.” Yo tenía 19 años.



Me dirigí hacia Italia. No os podéis ni imaginar cuán roto puede ser un vagabundo de 19 años mientras cruza Europa. Fui a Milán, Italia, para hallar a los Valdenses. Fueron la mayor luz que el cristianismo haya conocido nunca en los tiempos oscuros. Fueron los que se sostuvieron durante los más oscuros días del papado y los católico romanos cuando no había nadie más. Y ellos todavía... hay una iglesia allí en la ciudad de Milán, y fui allí con el único propósito de conocer a esa gente. Desgraciadamente no estaban..., llegué allí un sábado y todo estaba cerrado.



Estuve ante la estatua, las estatuas, en Ginebra, Suiza, de todos los reformadores. Tengo una foto de pie allí ante aquellos hombres. Me puse frente a cada uno de ellos y escuché su aportación y me pregunté como pudieron, con la excepción de un hombre, destruir las vidas de cientos de miles de cristianos fuera de la iglesia establecida. Tenía 19 años. Y cuando llegué a Inglaterra, de regreso a casa, llegué allí para 2 días y no tenía ni un duro encima, y había tenido un desayuno que me había sido amablemente servido por ángeles. Luego intenté hallar el lugar donde Martín Felipe fue quemado en la hoguera donde hizo la declaración entre las llamas a sus compañeros: “Tomad aliento, pues hoy somos una llama de luz que quemará en Inglaterra para siempre.” (Mucha emoción en el interlocutor...) Intenté llegar a la celda donde Juan Bunyan fue arrestado, cuando escribió el Progreso del Peregrino.



Busqué cada lugar donde habían muerto hombres fuera de la iglesia establecida. Y que dos hermanos de aquí hagan memoria de que os di a comer la historia de los cristianos fuera de la iglesia establecida. Felipe, ¿estás dispuesto a dar testimonio de eso? Felipe ¿estás dispuesto? Y voy a seguir haciéndolo. De hecho, hermanos, vendremos a ser los guardianes y los depositarios de esa historia. Eso es parte de lo que vamos a hacer: construir para dentro de 1000 años, o al menos 300.

Tenía 19 años cuando estaba en un monte de Atenas y abría mi Biblia y leía en inglés al lado de esta gran placa de bronce conmemorativa escrita en griego en el Acrópolis, donde Pablo estuvo en Atenas y dio allí un mensaje para los atenienses. Prediqué en el Líbano cuando tenía 19 años. Visité Creta cuando tenía 19 años. Visité Chipre cuando tenía 19 años. Estuve en Alejandría, Egipto, cuando tenía 19 años. Prediqué el evangelio de Jesucristo en Nazaret, Galilea, cuando tenía 19 años. Y en Jerusalén cuando tenía 19 años. Hice autostop por tierra santa y estuve en aquellos lugares sagrados y éstos te marcan por dentro cuando uno tiene 19 años. Y luego regresé... viví en Israel una temporada... y después regresé a Roma e hice mi hogar en Roma, viví en Roma, y celebré mi 20 cumpleaños en el Vaticano. Y deambulé por todo aquel lugar. Cada lugar que yo supiera que Pablo hubiera podido estar, allí estuve.

Lugares que hoy en día son conocidos. Había muy pocos turistas allá en 1952.

Y habrían de hacerlo hasta que *.. cuando Gene tenía 19 años. Bueno, a los 34 estaba en Asia. Estuve allí 3 meses y medio y me dirigí hacia un puñado de chinos tras una gran muralla, porque con 19 años tenía que ir a cualquier lugar al que unos cuantos centavos me permitieran llegar. Con 30 años dejé los Estados Unidos de América con 15.000 pesetas en el bolsillo —mi madre me lo dio— y viví entre la segunda generación del Pequeño Rebaño, que fue fundada por Watchman Nee. Viví con aquella gente, busqué a toda persona que le hubiera conocido y maduré con ellos. Busqué a todas las personas que habían sido apresadas y hablé con ellas. A toda persona que había sufrido, cualquier cosa que habían vivido. Toda la gente que pude encontrar... y os lo creáis o no, casi todo lo que aprendí lo encontré en las... dos ancianas hermanas que habían vivido con Watchman Nee, Hardman Road, Shangai y en Beta Shireck, mi mentora, cuando regresé a América. Sacudí el árbol del lejano oriente. Quería saber qué hicieron, quiénes lo hicieron, porqué lo hicieron, qué hicieron y qué no funcionó. Tenía 33 años.

Cuando tenía 47 años envié hermanos y hermanas a Europa a todos los lugares a los que no conseguí llegar. Mi yerno fue a Groenlandia y cogió un cuchillo y cortó —no estoy seguro de lo que cortó con su cuchillo— pero llegaron a Groenlandia... tratad de ir a Groenlandia. Fue allí a agradecer a Dios cuando los Moravos llegaron a predicar el evangelio a aquella gente después de que se hubieran estado reuniendo durante el invierno sin que nadie les hubiera explicado nada... y les dijeron cómo hacerlo. Mi hija, y sé que esto no os dice mucho a ninguno de vosotros, pero la que fue llamada la noche más grande de la historia de la iglesia sucedió en una ciudad en un lugar llamado Moravia, que ya no existe con ese nombre, pero que está en Eslovaquia, que se solía escribir Lovaquia... fue en ese punto que una sala llena de Valdenses, Hermanos Unidos, Luteranos, incluso puede que algún Bogomilo —así se les llamaba a la gente fuera de la iglesia organizada— y un puñado más de DESENCAJADOS DEL SIGLO XVII estaban enfrentados unos con los otros, y esa noche el Santo Espíritu descendió sobre ese grupo de una forma que ninguno de nosotros ha sido jamás capaz de imaginar, y les hizo uno mientras tomaban la cena del Señor. Y de ahí salieron los Moravos, no los Mormones, los Moravos, que llevaron el evangelio por otros lugares mucho antes de que existiera algo como las misiones protestantes. ¡Lo llevaron por todos lados! Llegaron hasta el extremo de venderse a sí mismos como esclavos para así poder entrar en los campos de esclavos de Realdora y predicar el evangelio y morir allí. Mi hija fue a esa ciudad que ahora se llama Ironwood y vivió allí un poquito con los Moravos. Dos hermanos que vivían en Bouthland en una época en la que era la cuna Bautista de... al fin se introdujeron en la Alemania del Este y llegaron a Praga y se metieron en Moravia y en Bohemia y se sentaron con la gente llamada La Fraternidad Unida, que nació antes de la Reforma, alrededor del año 1440, y vivieron con aquella gente y oyeron las historias de los días antiguos. La llamamos Ballblick, La Conferencia, que alemán significa Agarra ese mundo de tu interior.

Yo mismo regresé y volví a visitar muchos de esos lugares en los que había estado cuando era joven, solo que ahora era un cristiano fuera de la iglesia organizada y he estado en pie en esos, yo considero son lugares sagrados, y he orado en esos lugares.

Fui al lugar donde solía estar la Bastilla, en Francia, estuve donde 20.000 cristianos Hugonotes fueron masacrados en el Día de San Bartolomé. Fui a la Torre de Vicennes donde Jeanne Guyón estuvo encarcelada varios años. Siempre he vuelto y he renovado mis votos en aquellos lugares, y nunca he dejado de estudiar su testimonio.

Y hace 3 años regrese de nuevo, regresé a esos mismos lugares que había visitado e incliné una cabeza gris ante el testimonio de aquellas gentes. Ahora, esto es más serio de lo que parece.



Un anciano dejó atrás el lejano oriente en 1972 y se vino a los Estados Unidos, no hablaba inglés. Se llama James Chen. Se vino para acá y me hizo una visita. Era del Pequeño Rebaño. Yo había predicado en la iglesia de la que él era obrero, en Hong Kong, cuando tenía 34 años. Y nos sentamos y lloramos juntos. Y él afirmó algo. Pusimos estos mensajes en un libro llamado El Relevo de la Antorcha. Pero cuando afirmó esto no hubo ningún relevo de la Antorcha.

“Gene, en el antiguo testamento 40 años es el periodo de prueba —y dijo— nacimos hace 40 años. Era Watchman Nee empezando en Shangai, Hardman Road —y dijo— hoy nos estamos peleando entre nosotros, somos una unidad rota, nos presentamos unos a los otros a las obras locales, hay tragedia y odio y desprecio por todos lados. Y el Señor ha acabado con nosotros, el Pequeño Rebaño.” Dijo: “Ahora no hay nadie que sostenga la Antorcha. Está esperando a pasar a cristianos fuera de la iglesia organizada que permanecen en pie para Cristo, para su novia, de una forma tal que se pone difícil de explicar a cualquiera que simplemente va a la iglesia una mañana de Domingo, sino que es algo llega a ser mucho, mucho más importante que eso."

Algunos años atrás leí que la civilización se había apoderado del mundo entero... y para el año 2000 —seguramente leí esto entre 1970 y 1975. Me hechizó— decía que para el año 2000 la vida tribal se habría evaporado de la tierra. Ahora, sólo hay tres clases, tres modos de vida. Estáis al tanto de dos, puede que no os suene la tercera. La primera es la civilización. Ahora, no quiero hablaros así, no quiero sonar como un fundamentalista chiflado pero en el Nuevo Testamento y en el Antiguo Testamento la civilización se muestra como algo encabezado por “UC”, Lucifer. Él mismo dijo: “Aquí están los reinos de este mundo y te los doy si te postras y me adoras.” Y Jesús no dijo “no puedes hacerlo que no son tuyos, oye.” Sólo rehusó, la civilización es parte de la inventiva del hombre caído. La vida tribal no. No tengo por qué decir nada positivo o negativo acerca de la vida tribal. Ha estado aquí mucho, mucho tiempo. Por ejemplo..., ¿has oído hablar alguna vez.... de las 12 tribus de Israel? (JAJAJAJAJA....) Y ellos no eran civilización. Eran tribus. Yo he vivido entre gente tribal. He observado cómo viven, cómo toman decisiones. No es como la civilización. No piensan organizativamente. No piensan de forma lineal.

Justo antes de la Reforma —y a veces me gustaría que nunca hubiera ocurrido, pues Lutero puede que haya sido lo peor que nos podía pasar porque los cristianos fuera de la iglesia organizada, la iglesia establecida, la Iglesia Católico Romana— los cristianos fuera de la iglesia establecida aumentaban en números que se podrían haber evitado con *... pero saltaban de todas partes.

Se estima que en aquella hora había aproximadamente 5 millones de cristianos no establecidos reuniéndose en casas, funcionando en casas, hablando en reuniones... ¿habíais oído alguna vez algo semejante? ¡5 millones! Amigos, tendría que esforzarme mucho para hallar 10.000 sobre esta tierra hoy. Tendría que esforzarme mucho para hallar 5000. La iglesia establecida parece haber tomado toda la tierra. La vida tribal está desapareciendo, o ya lo ha hecho, si ese hombre tenía razón. Nos encontramos, quizás, en el punto más bajo fuera de la iglesia establecida desde el 385 AD cuando por primera vez la iglesia establecida empezó a masacrar a cristianos fuera de la iglesia establecida.

Puede que esté hablando de más, y puede que muera pronto, puede que muera, pero habré de ver esa Antorcha levantada otra vez, y levantada en alto. No me cuentes nada acerca de los rusos que se las apañaron en los bosques y cuán maravillosos eran, chico, es que tenían libertad religiosa... se metieron otra vez de cabeza en los edificios eclesiásticos, y los ministros, y los púlpitos y los bancos. Jamás rompieron un plato con el cristianismo establecido. Hermanos, estamos de capa caída. Si te metes en una librería cristiana ni siquiera te encuentras con una sección sobre historia de la iglesia. Ni siquiera conocemos la historia de la iglesia, y estamos a estas alturas. Vivimos en América, así es que apaga y vámonos.

Tengo algo más que deciros. Los últimos tres días me he bebido los tres, cuatro libros que tengo en mi haber que cuentan la historia de los cristianos fuera de la iglesia organizada. La he vuelto a mirar, como tantas veces he hecho, y miré al siglo XX, precisamente donde acaba. Escuchad. Aquellos que llevaron esa Antorcha, la Antorcha del Testimonio —ese es un término que lleva rondando mucho, mucho tiempo— Boxeens en Texas, Boxeen en la India, Prem Pradham, Nepal (comentario del traductor: Este hombre se menciona anteriormente en alguna conferencia pasada. Gene lo debió de conocer allá al principio de los años 90. Fue un siervo de Dios que fue mutilado por y en el evangelio y quien ya duerme en el Señor) Watchman Nee, China. Y he mirado hacia atrás a cada periodo de los últimos 300 años —eso es todo lo que podéis remontaros— en toda la historia de América ni una sola vez, ni una sola vez ha nacido un pueblo fuera de la iglesia establecida, que nacieran del barro, nunca ha sucedido. Bien. ¡Maldita sea si no empieza esta noche! Y mis disculpas otra vez hacia los británicos. Y en cuanto a toda esa gente, en los últimos 300 años, 250 años, he dicho que una de las razones por las que nunca ha comenzado con los americanos es porque son más superficiales que las flores de primavera. Y nunca ha habido una profunda obra de Dios ni siquiera en la iglesia establecida que haya sido originaria de esta tierra. ¡Eso se acaba ahora! Y ahí es donde hemos estado durante los últimos 30 años. Bueno, esto va para vosotros 5 hermanos, y para todos los demás y para el resto de vosotros dentro de 1000 años. Vais a tener que ordenar vuestras vidas, hermanos, de tal manera que le conozcáis personalmente mejor que nadie más, que cualquier grupo de cristianos que haya vivido en tiempos modernos. Y os digo que eso habrá de suceder. Ahora, hemos puesto este mundo patas arriba tratando de encontrar a cristianos que conocieran muy bien al Señor, y no estoy hablando de ningún líder de oración, no estoy hablando de avivamientos y no estoy hablando de nada de eso. Hablo de gente que haya conocido a Jesucristo como su Señor. Sedme testigos algunos de vosotros. Le habéis hallado, y conocido íntimamente, radicalmente, como si te dieses de bruces contra una locomotora... ¿SÍ O NO? (Sí, así es hermano....) Sí, y de maneras que no están escritas en ningún sitio y que no encajan en hablar en lenguas o cualquier otra cosa, sino sencillamente como el hecho de respirar...

Ya he dado el 100% del mensaje.

He estado aquí arriba una hora (JAJAJAJAJA, JEJEJEJE).



Vale, aún quedan 3 minutos... vamos a tomarnos unos minutos... escuchad aquellos de vosotros que no nos conocéis, no os vayáis, no importa si es media noche, si has dejado a los niños solos en casa, hambrientos y en la misma habitación.... (JAJAJAJAJAJA...) no dejéis este lugar. Esto lo vas a vivir una vez en la vida. Resulta que he tenido alquilada mi lancha motora hasta ahora (JAJAJAJAJA....)

Ha sido la búsqueda del grial para mí desde que abandoné la iglesia establecida con 30 años. Empecé a ir por todos lados tratando de encontrar cristianos fuera de la iglesia organizada y tratando de hallar algo que era iglesia que no fuera aburrida y tratando de encontrar algo que hubiera vivido que fuera más alto que cualquier otra cosa y que expresara lo que creemos que es la ecclesia o la asamblea en esta tierra. Y me decepcioné por completo. Creo que incluso me excomulgaron de un grupo. Fue duro verlo. Tuve que hacer las maletas tan rápido. No sé si llegué a la puerta antes de que me excomulgaran (JOJOJOJOJO....) o me excomulgaron antes de que llegara a la puerta. Fue una patada en el culo (JAJAJAJAJAJA....). Me percaté de que hay un montón de gente rarita ahí afuera.

Una cosa dejé cuando me desencajé de aquel escritorio, y es que aquel día había dos cosas que yo sabía. Nunca habríamos de tener vida de iglesia a menos que tuviéramos obreros, y no tendríamos obreros a menos que ellos mismos hubieran vivido la vida de iglesia... y estos 5 hombres la han vivido. Y a eso se le llama paradoja dentro de un enigma, y eso es lo que encaramos... y quiero darle las gracias ahora y durante los mil años que vienen a un grupo de cristianos durante el Movimiento de Jesús que estuvieron dispuestos a —no he dicho que yo les hice— que estaban dispuestos a ser los cerdos de Gene. Y durante 11 años intentamos todo lo intentable, incluido el vivir en común. Apenas éramos 70 u 80, pero encajábamos en algo así como... “sí, era persecución, el único sitio de América donde te perseguían”... fue un sueño... era como si a miles y miles de personas les picara el culo porque existíamos, por el simple hecho de que no nos ajustábamos a lo considerado normal.

Tuvimos 11 años que fueron maravillosos e inciertos, pero algunas veces durante aquellos 11 años tuvimos una experiencia del cuerpo de Cristo que nadie antes había visto en América y probablemente no se había visto en mil años y no voy a ponerme a recordarlo ahora... fue absolutamente glorioso, y lo que quiero decir con eso es que yo mismo no estuve allí todo el tiempo aunque pasé bastante, y la iglesia de Jesucristo se movió hacia adelante en ese lugar sin tener jamás un anciano o un diácono o nadie señoreando, digámoslo así: nadie señoreando. Y había libertad y la podías cortar con un cuchillo de lo palpable que era, y fue glorioso. Y a unas 60 o 70 personas os quiero estar eternamente agradecido por todas las cosas que aprendimos. Aprendimos 1000 formas de cómo no hacerlo. Aprendimos unas pocas maneras de hacerlo. Y os lo agradezco mucho.

Perdí mi salud totalmente, hasta el punto de permanecer encamado. Me fui en 1991 y ni siquiera tenía la fuerza suficiente para ponerme de pie en aquel 1986, e incluso estuve drogando este cuerpo moribundo hasta hace año y medio más o menos. Ahora bien, aún tengo fatiga crónica pero no tengo dolor. Y creo que con 67 años podría hacer cualquier cosa que podía hacer con 19... con tal de echarme una siestecita por la tarde. En 1987, en 1990, cuando empezamos en Atlanta, Georgia, había 15 personas en lo profundo de mí y una diminuta, diminuta, diminuta editorial llamada Seedsowers Publications, y eso era todo lo que había. Durante aquellos 10 años hasta ahora hemos salido a flote con... de hecho hemos pagado por un edificio donde Seedsowers funciona. Es pequeño. El edificio tiene 100 años, pero sigue ahí. Y tenemos 13 iglesias y tenemos 5 jóvenes que creen que son llamados por Dios. Y ahora tenemos Jacksonville. Voy a deciros algo más acerca de esa editorial porque es importante. Quiero que lo sepáis. Olvidad los libros. Olvidadlo todo. Ahora mismo, y les digo esto a aquellos que viven dentro de 1000 años si es que vivís. Hay niños calentitos en la matriz de mujeres, de madres, en este mismo instante que de aquí a 20 años estarán pasando exactamente lo mismo que la mayoría de vosotros en esta sala habéis pasado. Te unes a la iglesia, te acomodas en ella, te emocionas, te bautizan, tenías una congregación religiosa que iba a ganar una generación para Cristo... y luego hablaste en lenguas e incluso te metiste en cierta corriente alejada de las tradiciones, y lo primero que aprendiste era que los ancianos y los diáconos y que todo el mundo está... y los pastores señoreaban sobre ti y te dicen que si no haces tal y cual te vas derechito al infierno. Bueno, no os quedéis ahí sentados, decid amén (JAJAJA... ¡amén!). Ahora mismo hay niños calentitos en las matrices de mujeres cristianas y no cristianas que de aquí a 20 o 21 años se van a estar enfrentando a estas mismas preguntas y a los mismos problemas y a las mismas crisis cuando no tengan más que 20 o 21 años, al igual que vosotros.

Hoy en día ocurre antes... y hay un lugar ahora en este planeta en el que seréis capaces de encontrar libros que te den alguna guía. Y ese lugar es la editorial Seedsowers, porque fueron escritos para cristianos fuera de la iglesia organizada y para la gente que entendió el clamor y la pantomima que se respira dentro de la iglesia organizada. No están en ningún otro sitio. Cualquier otra editorial en este mundo sólo publica libros, libros, libros y más libros, ¡cualquier libro, en cualquier momento, sobre cualquier cosa, en cualquier lugar, cuando sea!...., o bien son editoriales denominacionales que están empujando las doctrinas y movimientos e ideas del momento. La editorial Seedsowers existe para el quebrantado de corazón, para el aquejado, para aquellos que desesperan por conocer a Cristo y que buscan la iglesia de Jesucristo de una forma real y dinámica. Y hermanos, os estoy ofreciendo la editorial Seedsowers, no he dicho que os esté ofreciendo un negociazo. Ahora mismo es una organización sin ánimo de lucro. Yo no pude hacerlo, pero os digo que la mayoría de la gente de esta sala leyó por primera vez libros de Seedsowers antes de que siquiera entrara en la iglesia, y va a continuar siendo así. Y os encargo a vosotros 5, si alguna vez os sentáis en una reunión y decís: “Bueno, es una generación diferente. La gente ya no está interesada. Vamos a tener que cerrar Seedsowers. Esto ya no vale la pena.“ Os digo que a Seedsowers no le pasa nada, hermanos, es mala gestión. ¿Me habéis oído? Eso es una mala gestión, porque mientras el hombre siga viviendo sobre esta tierra siempre va a ver cristianos que se tiren de los pelos buscando algo mejor que lo que está en la iglesia establecida, y hermanos, VOSOTROS CONSERVAD ESE TESTIMONIO VIVO Y MANTENEDLO VIVO Y LUEGO PASADLO A OTRA GENERACIÓN, y a otra y a otra y a otra y a otra, porque ahora mismo es el único sitio donde esa gente, esa clase de gente en concreto puede hallar agua, en forma impresa. Y si dices, bueno, la verdad es que he leído un libro que es maravilloso, pues me parece genial, estoy muy contento de que hayas leído ese maravilloso libro, pero no te sacó de la iglesia organizada... Estos libros te han sacado de la iglesia organizada... o bien dejarías de leerlos...(JAJAJAJAJA...) Quiero dirigirme ahora mismo a uno de estos hermanos. Hay alguien que era de tu país... te hice esta pregunta pero no me acuerdo de la respuesta... ¿Oíste hablar alguna vez de Jeremías Hoorova?... tenía un programa de radio que se emitía desde París (he oído hablar de él) Has oído hablar de él. Nunca pudiste escuchar estos mensajes (yo no, mis padres sí). Jeremías Hoorova era mi más íntimo amigo cuando estábamos juntos en el seminario de Suiza. Solíamos sentarnos para hablar de Rumania. No te lo vas a creer pero, 30 o 40 o 45 años después entré en su congregación de creyentes y me reconocieron de inmediato y prediqué aquel domingo a sus refugiados húngaros. Tanto él como su esposa, —preciosa, preciosa, preciosa pareja— eran varios años mayores que yo. Cuando tu país se abrió resultó que tanto Jeremías como yo estábamos en Rumania, y acudí a esa gran concentración de 30.000 personas donde un predicador americano con gran sabiduría —esta gente sólo había disfrutado de libertad durante una semana por lo menos desde hacía 200 años—, su libertad tenía una semana... y ahí estaba el mensaje de este predicador evangelista. No te lo vas a creer... te prometo que así fue, de verdad. Se puso ante aquellas 30.000 personas y dijo y sonaba igual que Billy Graham (voz grave y altisonante): “Y hoy quiero hablaros sobre el tema de la figura del psicoanálisis.” Y Jeremías estaba allí arriba con todos los pastores... yo estaba sentado en el suelo, yo aún no era digno, pero encontré a su esposa, la agarré y nos sentamos juntos. Esto ya lo sabes, hermano... tenía 19 años cuando empecé a preocuparme por tu país.

Cuando tenía 19 años soñaba con predicar el evangelio en Armenia. Tengo una fotografía mía de pie en Atenas a la edad de 19 en el mayor coliseo de esa ciudad y estaba allí de pie preguntándome si podía sentir la emoción del momento. REÍROS. (JAJAJAJAJAJA....)

(8 de la tarde.)

¿Por qué vamos a tardar 300 años? Porque en toda la historia de la civilización occidental la mente del hombre sólo ha cambiado 3 quizás 4 veces. Lo que quiero dar a entender es que literalmente haya habido una forma nueva de pensar. Cada vez que esto ha sucedido lo que han hecho es arrastrar gran parte de la antigua forma de pensar a la nueva. Y estamos hablando de los comienzos, la mente Socrática, Sócrates, estamos hablando de la segunda empezando alrededor de Constantino el Grande. Y después comenzamos con otra mentalidad que empieza por el Renacimiento y luego, probablemente, otra que llega en la era moderna. Cada una de ellas de una u otra forma ha tomado un camino diferente del principal. Ahora bien, lo mismo está pasando en la fe cristiana. Estaba la mente del siglo primero, y fue una mente que reflejó la mente de Cristo. Luego vino la mente de algo que era una mezcla de superstición, hinduismo y cristianismo y esa fue la segunda mente cristiana.

¡Hubo una tercera! Y esa fue la reforma de la mente protestante, y tú yo hemos sido bendecidos con esa cosa si se le puede llamar una bendición, no es una bendición, es de hecho una maldición. Volviendo de nuevo a la mente secular, ¿no os acordáis que alcanzaron *? Bueno, pues eso hizo de ti una persona occidental. Y tanto si tú y yo lo entendemos como si no, sea por lo que oímos por la tele, y lo que oímos por la radio y lo que leemos en libros, desarrollamos la mente protestante, y de la mente protestante sale algo que de alguna manera está engañado o es diferente de aquello que se llama la mente evangélica y algo que difiere un poquito más, un pelo, es la mente pentecostal.


Y por cierto hay otro tipo de subproducto que ha degenerado otro poquito más y esa es la mente fundamentalista, y esa es la que me asusta. Hermanos y hermanas, hmmm... ¿Qué quiero decir? ¿Qué? Quiero dar a entender que la organización religiosa no lucrativa tiene un lugar en tu pensamiento o en nuestro pensamiento que se llama organización en pro de la iglesia... no debería estar ahí. No hay nada que se le parezca en el desarrollo de una iglesia orgánica. Existe otra mentalidad. El evangelista independiente, los programas sensacionalistas de televisión, de radio y otro tipo de gente que se mete por ahí. Eso no debería estar en nuestra mente. Y sobre todo, la, la mente o la mentalidad de la iglesia es una mentalidad muy pobre. ¡Iglesia! ¡Domingo por la mañana! ¡Miseria! ¡Sermón! ¡No lo entiendo! ¡Vete a casa! ¡Prepara la comida! Tuesta... ¡quema la tostada! (JAJAJAJAJAJAJAJAJA....) ¡Horrible! ¡Desvístete! ¡Me quedo en bragas! ¡Me pica todo! (JAJAJAJAJAJAJA....) ¡No tengo que volver a ir hasta la semana que viene! Esta es la mente cristiana evangélica. Y no debería existir y no hay manera de romperla. No puede romperse. La mente católica... ¿has visto alguna vez que lo católico se rompa? Tiene ahora 1400 años y no se ha estropeado. Y dentro de la mente protestante está la mente luterana, la presbiteriana, y tira pa’ alante como los de Alicante. Pero todo es una mezcla... no puedes romperlo; y tú y yo cuando dejamos la iglesia organizada o cuando somos desgraciados con ella, entramos en gran confusión... no sabemos qué es lo que pasa y tenemos que tomar algunas decisiones terribles. No estoy tratando de convertir a los romanos católicos y no estoy tratando de convertir a la rica iglesia episcopal luterana; no trato de convertir a la iglesia de los pobres, —los... solían ser los metodistas, pero se licenciaron (JAJAJAJA...)— y los bautistas y los congregacionalistas y los... y tampoco estoy tratando de levantar los ánimos, cambiar la mente pentecostal, pero os quiero decir esto: si te vas a quedar en la iglesia organizada, vete con la iglesia pentecostal, son como florecillas, ¡se lo pasan mejor! (JAJAJAJAJAJA...) Luego está este, este, uh, esta cosa aquí en el ectoplasma que son los grupos en casas... vamos a cuidar de nosotros... de cada uno de nosotros... y no tenemos ninguna visión para el mundo, solo estamos aquí sentados cuidando uno de los otros, nos leemos la Biblia unos a los otros, y leemos la Biblia sin ninguna iglesia... ¡y casi sin ningún Cristo! La Biblia dice esto, y la Biblia dice lo otro... y de ahí surge una normativa. Hay miserables grupitos en casas... ¿cuál es vuestra visión de la Iglesia? Un grupo de gente se junta, miran a la Biblia, cantan unas pocas canciones, se aman porque se supone que han de amarse unos a los otros, se van a casa, se dicen “hasta la semana que viene...” ¡esa no es la iglesia! ¡La iglesia de Jesucristo es una bonita muchacha que puede bajar y llamar a las puertas del infierno! (¡Amén....!) ¡Eso es lo que es la iglesia de Jesucristo! Y llegamos al punto... digámoslo así... cuando salimos de una mentalidad que no sea la iglesia organizada... ¿sabéis por qué todo se nos hace arenas movedizas? Salid como entrasteis. Dejad que os diga que da igual cual sea tu pasado, hasta que seáis rotos en relación con él, de hecho hasta que te vas de la iglesia organizada... y ahora les hablo a los ministros... os apuesto que de aquí a mil años aún hay pastores en este mundo... y os apuesto que todavía hay un Papa y os apuesto que ese ritual sigue ahí y si se llega el extremado extremo de que habéis cambiado las palabras de vuestro ritual de los próximos 700 años, os apuesto que ya habéis quitado algún cambio antes de que acaben los 700 años. Es una mentalidad que no se moverá. No puedes hacer nada al respecto. Y, os lo creáis o no, me gustan mis antiguos pastores. La semana pasada estuve con esos tremendos muchachos, y esa mente es como un... ¿conocéis el disco de las 33,3? (JAJAJAJAJA...) No tienes mas que ponerlo boca abajo y miras como... (JAJAJAJA) de verdad... ahora no trato de ser divertido... solo es que.

Puedes verlo, la frase siguiente, el párrafo siguiente, sé que te vas a parar aquí, sé lo que vas a decir. ¡Y no se mueve!

Os digo... cuando un hombre que escucha al ministerio deja la iglesia organizada por primera vez en su vida puede pensar. ¡Es verdad! Y de repente explota, y lo primero que hace es cabrearse ante la cautividad de su mente. Al igual que los cristianos que dejan la iglesia organizada. Tiene que llegar, sin ánimo de fastidiar a nadie más, ha de llegar otra mentalidad. Y va a tardar 300 años.

Y ayer me senté con este caballero y almorcé con él y hacíamos referencia a términos de proyectar entre las glaciaciones. Hay un viejo dicho de que el político suda para las siguientes elecciones, la nación suda para la siguiente generación. Bueno, hermanos y hermanas según este hermano necesitamos mirar a las glaciaciones. Proyectar hacia, en incrementos de 500 años. Nunca habíais oído algo así en toda vuestra vida, ¿a qué no? Bueno, pasa lo mismo con la mente cristiana. Ahora, cuando vivo la libertad y la gloria de la ecclesia y una vida que para mí es lo que la civilización es para el resto del mundo... o bien eres un salvaje en la jungla y vives cierta forma de vida o vives en la civilización —y es una forma específica, es muy organizada, muy estructurada— salgo de la vida de la ecclesia y voy a una iglesia... ¿y sabes lo que me pasa? Me voy a una iglesia un domingo y decaigo físicamente. Lo que quiero decir es que envejezco en meses y decaigo físicamente y de eso estamos hablando cuando digo que esta mente choca, se encuentra con esa mente. No estoy criticando. No, no es verdad. Me gusta bastante criticar (JAJAJAJAJA...). Mi crítica es: ¿cómo puede un ministro que es pastor mirar al Nuevo Testamento y encontrar ahí a un pastor? ....no está ahí. ¿Una mente que dice que el pueblo de Dios dirige la iglesia, que el pueblo de Dios se cuida entre sí... que hacen que esto siga adelante... que se enamoran entre sí no porque se les manda que lo hagan sino porque se han enamorado de la realidad y la experiencia de Jesucristo? (Amén...) ¡Qué... puedes oírlo... puedes decir amén pero hasta que no lo has experimentado, no significa cada! Tiene que haber otra mente. Y si no lo hemos hecho en mil años, ¡entonces vosotros tenéis que hacerlo! Descansa en la mente misma de Jesucristo y quiero decir con eso que te metas dentro de él y que le conozcas, cómo piensa, como siente, como se conmueve, como se relaciona con el Padre, y luego sales de él y conoces su mente! ¡Por eso tardará 300 años! ¿Y sabéis qué? Esto se lo dije a este caballero. Estaba hablando con él... ¿sabéis qué repuesta dio? Dijo muy pensativo: “Sabes, Gene, eso no es mucho tiempo.” Todo el mundo me había mirado como si estuviera desquiciado hasta que conocí a este hermano que dijo “Eso no es mucho tiempo. Son 12 generaciones.”

Así que les digo a 5 hombres jóvenes: tenéis 12 generaciones que afectar mientras viváis en esta tierra. Si os atrevéis, recoged esta Antorcha y luego tendréis un trabajo que durará 12 generaciones. Vais a tener que replantearos totalmente todo lo que hacéis porque vosotros también os estáis arrastrando hacia un montón de estiércol. Caballeros, 12 generaciones; y como dijo el hombre “eso no es mucho.” ¿Calidad? Vamos a tener que ir tras la calidad como nadie antes haya buscado la calidad... Estaba un día sentado escuchando a Beta Shireck y me contó acerca de una reunión en la que ella estaba presente y Watchman Nee dio su testimonio. Tenía 30 años y se dirigía a 350 obreros. Y ella explicó como fue. Fue muy bonito... ¿Sabéis lo que pensé? —Oh, chico, hace mucho, mucho tiempo de eso— pensé: “Qué locura. Un hombre de 30 años al frente de 350 obreros... es tanto en tan poco tiempo.”

Sencillamente no funciona así. Ya había superado a Jesucristo en 3 años y en trescientos treinta... treinta y ocho personas, obreros, como dije, prometo, hermanos, morirme. Esperé mucho tiempo para esta noche y prometo quitarme de en medio muy pronto. Si no me muero entonces me dedicaré a cualquier otra cosa, pero me quitaré de en medio muy, muy pronto. Ahora, hermanos y hermanas que estáis en este salón y aquellos de vosotros que escucháis dentro de 300 años... si no volvemos a esa mente cristiana, si no pasamos por encima del pentecostalismo, fundamentalismo, evangelismo, protestantismo, y catolicismo, y la ortodoxia del este... no haremos ningún progreso. Ahora, cuando vienes y te metes en la iglesia os quiero decir algunas cosas que te van a pasar. Primero crees que has aterrizado en el cielo. Después crees que has aterrizado en otro sitio. Bien, no sé dónde... pero empiezas a echarle un vistazo a toda esta gente caída, aunque no haya problemas de por medio... no conocéis la degradación de la mente evangélica, y esta es la mente evangélica: Vístete, échate colonia, vete a la iglesia el Domingo, escucha un glorioso y maravilloso sermón, una buena ración de preciosa alabanza, y vete a casa sintiéndote bien contigo mismo. Esto jamás, jamás probará el evangelio. Que me perdonen esos ministros que se jactan de (con voz de predicador)“Le dije a mi pueblo la semana pasada. Y te voy a decir lo que le dije a mi pueblo la semana pasada. El último domingo prediqué y
les dije tenéis que levantaros y predicar al mundo.” Así es que se sentaron allí y calentaron sus sillas durante una hora, hora y diez minutos, y se marcharon a casa, y volvieron al siguiente domingo con una libreta de apuntes. El evangelio no es puesto a prueba hasta que tienes que vivir con otros cristianos, y entonces, chico, se te van a abrir los oídos, y se te va a abrir la tripa, y se te va a abrir la boca (JAJAJAJAJA...). ¿Y sabéis lo que pasa? Empiezas a criticar a tu pueblo. Y sabéis... siiiii, ¿y sabes lo que vas a hacer después? Bueno, algunos lo hacéis, otros no, y esto a veces os lo agradezco mucho... “Gene, sabes, humff, bla, bla,... Soluciónalo, Gene.” Ahora, ¿Dónde está Fran? ¿Lo soluciono?... amén. He aquí algo que no puedo hacer. No lo arreglo. No quiero hablarle mucho a la iglesia sobre esto. Si lo arreglo, lo entiendas así o no, impongo una norma. Y si arreglas a otra gente tienes 15 normas, a lo mejor 50, puede que 100, y muy pronto dejas de tener la iglesia de Jesucristo, y todo lo que tienes es un puñado de normativas y reglas.

Así que, ¿qué es lo que haces? Te quedas sentado y dejas que eso vuelva loco a todo el mundo hasta que cada uno de nosotros empieza a encontrar alguna otra manera de soportarse aparte de simplemente criticar y esperar que Gene o cualquiera que esté rondando vaya de mecánico. Y, hermanos, os digo ahora, tenéis que dejar las chapuzas a un lado. Y habrá mucha presión cuando constantemente, especialmente en una iglesia nueva, uno va de chapuzas. Y se necesitan aproximadamente 10 años para cualquiera que entra por propio pie en la vida de iglesia para que al fin se obtenga una mente que es completamente diferente. La mente incluye la cruz, a lo mejor incluye la paciencia; incluye el perdón, lo incluye todo excepto esto: no incluye la disciplina de iglesia. Y cuando quitas la disciplina de iglesia te has llevado la más poderosa herramienta de control y nosotros no practicamos disciplina de iglesia. Oye, colega, tendrías que arrastrar una persistente e inalterable cara de acelga durante mucho tiempo antes de que nadie soñara siquiera con corregirte... a no ser que hubiera una reunión de hermanos ese día... son cosas estas que no podemos comprender, pero la iglesia puede seguir adelante sin sermones. La iglesia puede seguir adelante sin líderes. Y no podemos empezar a corregir a la gente por mucho que el hedor llegue a los cielos. Tienes que aguantar y a la larga el 95% de las veces la obra se ha desvencijado. Pero algunas veces la iglesia se ha asentado durante 6 meses, y sólo espera a que algunos hermanos y hermanas se despierten al hecho de que están causando algún problema. Pero, oh santos, cuando es orgánica, entonces es REAL, y cuando los problemas son reales y son parte de tu vida misma, luego, después llega la iglesia, y ya el evangelio, ya Cristo entra en juego, y el por qué de que seamos... de que sea tan diferente. He visto a tantos grupos empezar y acabar y esperar encontrar el secreto que es amarse unos a los otros... amaos unos a los otros... ese es el ideal más fuerte que puedes pegar en el tablón de anuncios tu oficina. No puedes forzar a nadie a que ame a nadie o lo puedes hacer a tu cuenta y riesgo. De hecho yo tengo una teoría... nunca podrás amar a ningún otro. Sí, enseñamos a odiar....

Ahora, ¿no habéis tenido nunca esta experiencia de que estás totalmente alicaído y abatido y atontado y estás, estás tocando las cavernas de tu alma y no tienes esperanza alguna en este mundo y tienes un problema que se dirigía a ti como un tanque... y entonces tocas a Jesucristo, y no tenía nada que ver con ese tanque, no tenía nada que ver con tu psiquis, no tenía nada que ver con tu corazón, no tenía nada que ver con todo eso, con nada, pero tocaste al Señor de arriba, y de repente todo el paisaje cambió, y todo el problema se esfumó por el simple hecho de que tocaste a Jesucristo....? Esa es la única forma en que jamás hayas de amar a nadie... es al tocarle a Él y al conocerle y esa es una nueva mente... puede que no, puedes haberlo leído en teoría, pero vivirlo en realidad... esa mente no existe. Y a 5 hombres os estoy diciendo, tenéis dos trabajos que atender: uno es predicarle a Él y el otro es mostrar a la gente cómo conocerle, y además tu carácter debe mostrarle a Él, y eso no puede ser artificial. Y además debes conocer la cruz de Jesucristo. Una nueva mente ha de llegar.



Y estamos aquí, en un día tal que hoy, en enero del año 2000, estamos a punto de ver el nacimiento de una nueva obra. ¿Es una nueva obra de Dios? La respuesta es: la historia y sólo la historia nos lo habrá de decir. Nunca haremos tal alarde. Pero ojalá que los historiadores de los hijos de los hijos de nuestros hijos decidan eso. Y con cierto optimismo dirán, con cautela, —así son los historiadores— “Sí, esto era algo nuevo en el mundo y aportó algo que jamás había sido aportado.”

¿Tenemos derecho a existir? ¿Tenemos algo que aportar?

Perdonadme de nuevo, pero mis requisitos han sido muy exigentes y a medida que observaba al pueblo del Señor, sabéis que un estándar bien pudiera ser una nueva visión sobre las piedras vivas, y todo un movimiento se pone en marcha, o bien empezamos a orar y empieza todo un mover. Hermanos, no podemos buscar o pretender buscar a 50 o 100 fans. Tenemos que ser nuevos en casi todo lo que hacemos. Más nos valdría que todo lo que pensamos y todo lo que hagamos se encuentre bajo la mente del Señor Jesucristo. No hay mucho que podamos ofrecer que sea único, pero si podemos ofrecer algo único y que el resto ecléctico que tengamos ya haya obrado milagros anteriormente, entonces tenemos algún derecho de existir; y la palabra ecléctico es algo así como que le robas todo lo que puedas a todo el mundo lo metes todo en una bolsa, lo sacudes bien y lo haces una plasta. Ha habido otros que oraron antes que nosotros, pero ¿podemos levantar el estándar de la oración? ¿Podemos hacer de ello algo totalmente nuevo? ¿Podemos reunirnos bajo la autoridad de Jesucristo? ¿De verdad que podemos vivir sin tener que estar de mutuo acuerdo? No sé si eso se ha hecho alguna vez como se debería haber hecho.

¿Podemos vivir sin ser conformistas? Los Hermanos de Plymouth, que fue el grupo que sostuvo esa Antorcha antes de que lo hiciera el Pequeño Rebaño —por supuesto que te dicen que aún la tienen y la van a guardar hasta el día que Jesús vuelva, pero creo que son un poquito blandos con el tema— qué dijo el Pequeño rebaño... qué decían... tenían dos letreros que habían puesto en sus pasillos de entrada y uno de ellos rezaba: “Unidad sin tener que estar de mutuo acuerdo.” Y el otro “unión en la diversidad.” Eso quiere decir que cada iglesia debería ser diferente; bien, todas las reuniones deberían ser un poquito distintas... y si puede haber unidad sin doctrina, si las iglesias pueden amar a las otras iglesias y los hermanos y hermanas pueden amarse unos a los otros y no exigir mucho de los demás. Hermano, trata de pujar más alto y te encontrarás con que hay un montón que hacer. Y hermanos y hermanas, esto nunca lo harán los obreros. Lo hará el pueblo de Dios. ¿Qué aportaciones podemos traer con nosotros a lugares más altos? Chico, espero que un mayor aprecio por la palabra de Dios en vez de usarla de martillo. ¿Habéis oído lo que he dicho? Un mayor aprecio por la palabra de Dios en vez de usarla de martillo. Oh, sí. Hay una aportación única que podemos hacer, distinto a lo que nadie haya hecho jamás.



Quiero decirles algo a los hermanos y hermanas de las iglesias. Ahora tenemos una granja. Sí, no una gran carcajada, sino algo que tienes que arar, pero es que no me sale esa palabra. Es un gran ja (JAJAJAJA...). No. Es una gran—ja.

Es un rancho pequeño y está en un lugar llamado Rockout, Alabama, quizás el único sitio donde puedes comprarte un rancho barato. Lo vamos a pagar el mes que viene. Os quiero pedir a todos vosotros... cuando los hermanos y hermanas vayan allá por una semana, a una conferencia de una semana, por favor, no os enfadéis con ellos porque parezca que su cara te dice: “Tengo algo que tú no tienes.” No quieren dar esa impresión. La impresión que dan es de algo que les ha ocurrido de lo que tú nunca habías oído hablar, y que no puedes encontrar en un libro, y no saben como expresarlo. Y lo mismo te va a pasar a ti cuando termine la semana. Así que, cuando los hermanos y hermanas vayan allí y vuelvan, tened paciencia con ellos, porque simplemente se hacen un lío cuando tratan de articularlo como buenamente pueden.

Todavía nadie ha vuelto de una semana de estancia allí; por cierto, para aquellos de Europa que no saben de qué estamos hablando... es una semana de silencio. Y eso sólo es el principio. Y os pido a todos vosotros que por favor paséis allí una semana. Todo el mundo. Y es una obligación para estos 5 hombres. Es una obligación total. Vosotros no, no ir allí, vosotros no diploma... porque tan sencillo y cierto como que es lo más puro que podemos ofrecer al mundo. Y si alguien que me escucha nos mandara unos doscientos millones de pelas te lo agradeceríamos eternamente porque me gustaría construir 30 —costará 100 kilos... nos apañamos con 50; seguramente nos conformaríamos con 40 (JAJAJAJAJA...) —y quiero construir 30 habitaciones separadas. Nadie vive con nadie. Todo el mundo vive en completa soledad durante una semana... y hay tantas cosas más... y cualquiera de vosotros aquí esta noche, si de verdad, de verdad, de verdad has anhelado llegar a conocer a tu Señor, y sobre todo si has querido conocerle en lugares invisibles, te aconsejo que vayas allí. Nosotros, no serás ninguna carga para mí porque no vas a tener que decir nada. Yo hablare. Tú no hablarás. Sí, tenemos una aportación que hacer que nadie en este mundo ha hecho jamás. No está en las páginas de la historia de la iglesia, es un conocimiento del Señor Jesucristo y es algo que no tiene nada que ver con nada; ni señales, ni maravillas, nada. Es el Señor... Y con cierto optimismo tendremos una vida de iglesia que nunca se ha conocido o experimentado antes. ¿Os habéis perdido?... —si te has perdido vienes y me haces una visita (JAJAJAJA...)

Ahora, pues, llega el tramo final.

¿Cómo podemos darle un mensaje a gente que vive a mil años vista? ¿Cómo puedes construir una obra que haya de durar 1000 años? No lo sé. Hermanos, vosotros 5 hermanos ¿estáis oyendo? Hace ya unos meses que vamos a, que vamos a enterrar una cápsula atemporal en la granja Rockout en Alabama.

Pero mi amigo con el que ayer me topé dijo algo sorprendente. ¿Sabéis? No lo sé, aún sigo pensando que era un ángel. Escuchad esto. Os va a dejar tontos. Más o menos 100.000 cápsulas atemporales son enterradas cada año. Vale, tenéis que acordaros de esto. China, India, Sudamérica, Norteamérica, en todos lados, y aunque en su mayor parte quien lo hace son los estudiantes de instituto o simplemente algunas familias... son 100.000. Dentro de 10 años... por cierto, y para acabar con esto ¿cómo puedes pasar cosas de una generación a la otra? Vale, tengo que parar y deciros que la cosa más difícil de pasar es el estándar espiritual. A la larga el legalismo no funcionará. ¿Sabíais que el legalismo no funcionará en absoluto? Te crees que tienes algo cuando tienes normativas y reglas. Lo único que va a vivir es algo que está vivo, algo orgánico. Diez años después El 5% de la gente todavía sabe donde están esas cápsulas. Dijo que la gente moría, o se mudaba, o perdían el interés y se olvidaban de ello. El 5% de esos 100.000 en 10 años. A los 20 o 25 años casi nadie se acuerda de nada. A los 50 años todo el mundo se ha olvidado. En un periodo de 100 años sólo hay un puñado de cápsulas que son recordadas. Y te voy a dar un ejemplo. En 1966 el gobernador Grover Cleveland dispuso una cápsula atemporal para 1966. ¿Estabais al tanto de esto? Algunos de vosotros ya disfrutabais de televisión... Heráld. Ford era presidente de los EE.UU.

Grover Cleveland lo puso en el instituto Smithsoniano, ¿qué es qué? ¿Tres pisos y una casa blanca? No sólo se olvidó. Cuando la gente pasaba por allí no sabían lo que era. En el Instituto Smithsoniano y sólo unos 2 o 3 años antes empezamos a celebrar nuestro 90, 1990... ... nuestro cumpleaños de 1978. Alguien supo algo acerca de una cápsula atemporal de Grover Cleveland y no sabían dónde encontrarla, y empezaron a buscarla por todas partes, y el caballero que estaba a cargo del Instituto Smithsoniano se cubrió las espaldas y miró a esa cosa y dijo “me pregunto si eso es lo que es.” Y eso se puso en aquel instituto por mano de un presidente.

Señores, tenemos 12 generaciones antes de que se acaben 3 años, más os vale construir para dentro de 300 años y le pregunté ayer a mi amigo, a mi nuevo amigo Dije “Gary, ¿se puede saber si crees que podría hacerse en 1000 años?” Y dijo: “No.” No entendéis esto, pero durante los próximos 3 años estoy construyendo para dentro de 1000 años. Estoy construyendo para un testimonio más alto que nunca antes. Lo único de lo que vas a preocuparte es de poner rumbo a la cima, hermano. Vamos a enterrar esa cápsula, vamos a poner cada libro que tiene la editorial Seedsowers y vamos a meter dentro este mensaje. ¿Y sabéis qué vamos a hacer? Vamos a abrirla cada 25 años. Eso quiere decir que en enero del 2025 espero que todos vosotros estaréis en la granja Rockout y vais a abrir esa cosa; la vais a abrir. Yo no estaré ahí. Mi esposa estará allí y aún parecerá que tiene 39 años. Yo tendría 92 años. Os voy a decir lo que vais a hacer. Cuando la enterremos vamos a enterrar el equipo digital actual y poner esa película, y cualquier otra cosa que podamos meter, vamos a colocarlo ahí. De aquí a 25 años en equipo electrónico, de aquí a 25 años vamos a extraer ese equipo electrónico y vamos a poner ahí dentro la tecnología que haya de aquí a 25 años. ¿Entendéis lo que estoy diciendo? ¿Sabíais que solía usar un gramófono, y de hecho dictaba cartas por él? ¿Os podéis creer que sea tan viejo? Quiero decir que esa cosa tiene una bocina... y le metes un alarido... y tenía una cosa redonda... no le llegaba electricidad, no enchufas nada. Lo único que tienes que hacer es meterle un chillido... y me acuerdo que cuando era chico cambiaron de las 78 a las 33,3 revoluciones.

Miraba a aquella maravilla mientras se movía tan despacio que no podía ni creerme lo que estaba viendo. Y luego, ¿cuanto duró el disco de 33,3? ¿40 años? Algo así, ¿no? Y después vino la cinta, el cassette, ¿no? ¿La cinta de 8 pistas? Y la de 45. Las cintas de 45 y 8 pistas y luego llegaron las cintas actuales... ¿y ahora? Sé que los cassettes llegaron hace 20—25 años... no hace tanto. Y ahora se van por la puerta del tiempo y ahora te metes en cualquier videoclub y te están vendiendo cosas digitales el doble de mejor que el VHS, ¿cuánto tiempo tiene el VHS que ahora vemos esfumarse? ¿10—12—15 años? (20 años) ¿Tanto? ¿De uso corriente? No se conocía mucho todavía.

Vale, así es que ha durado 15 años desde que se estandarizó su uso. Vale. El formato digital se habrá esfumado de aquí a 25 años. No tengo ni idea de lo que habrá pero vamos a extraerlo, y vamos a ponerlo en algo mejor. Lo vamos a reproducir en ese algo mejor, sea lo que sea (holografía sonora)... ¡algo! Este señor me dio una cosa, una cosa más que meteremos ahí dentro. Este caballero me dio algo que durará 100 años. Es un disco, y mi secretaria se sabe el nombre de la compañía. ¿Dónde estás tú, secretaria? Vale. Que puede poner toda una enciclopedia en un disco, no de la forma que pensáis, sino palabra por palabra, tallado en él, físicamente, cincelado físicamente, se talla ahí y cabe más de una enciclopedia en letras en bajorrelieve. Todo lo van a necesitar dentro de 1000 años es un microscopio para leer lo que estampemos ahí. Y lo vais a poner en una caja, y lo vamos a poner en las cintas más pequeñas de que dispongamos. ¿Y sabes qué? Vamos a agarrar el mapa que exista entonces. Yo no lo voy a hacer, porque me estoy haciendo viejo y estoy muriendo sin remedio, y voy a acabar con esto. Sabéis lo que me dijo mi amigo y ya he dicho esto antes. Dije esto en 1969. Él dijo que había una teoría de que si nace un pensamiento en la mente de un hombre, desde ese momento en adelante es fácil que ése pensamiento forme parte de la historia de los hombres. Repito. Desde el momento en que alguien tiene un pensamiento, después de eso es fácil que otros tengan ese pensamiento. Y mediante la historia lo hemos probado, probado hasta la saciedad, y ofrecí un ejemplo en 1969. Dije: “si hay, si existe un grupo de gente que puede abrirse camino hasta otra mente, otra gente puede tenerla”. Y di el ejemplo de la milla en cuatro minutos. Era imposible romper esa marca, pero cuando un hombre la rompió.

¿Cómo fue? ¿A los 2 meses siguientes, a los 3 meses? Creo que se rompió 2 o 3 veces y la marca se sigue reduciendo más y más. Alguien lo hizo. Después se difundió. Hay una teoría actual de que en el momento que nace un pensamiento en el mundo, después es más fácil que ese pensamiento vuelva a producirse. Bueno, nosotros tenemos muchas ideas sobre vida de iglesia que nadie jamás tuvo antes y un montón de ideas sobre vida de iglesia. Hermanos, vamos a preservarlo. Vamos a proclamarlo a los 4 vientos. Y nadie en los 500 años de historia de la iglesia se ha levantado jamás y le ha dicho al pastor: no tienes base en la escritura para existir, y tampoco los edificios de iglesia, ni tampoco los sermones. ¡No está! Usted perdone, he mirado a lo largo y a lo ancho de toda la historia del primer siglo. No puedes encontrar a un hombre que se levanta frente a un montón de gente y les predica cada semana. ¡No está ahí! ¡He tenido un pensamiento!...(¡aleluya, amén, clap, clap, clap...JAJAJAJA!) En ninguna parte ves que haya gente que se pasa escuchando al mismo hombre, semana tras semana, mes tras mes y año tras año como zoombies. Lo que aquí hay es un estándar de una reunión en la que alguien habla y a algún otro se le interrumpe y cuando la primera persona es interrumpida se calla y la segunda persona sigue hablando hasta que una tercera persona interrumpe y se calla, y luego la tercera persona termina su pensamiento y después saltas al primero cuando aquel termina. Eso es lo que pasa cada domingo en la Iglesia de Calatrava, ¿a qué sí?


¡Eso nunca pasa y lo suyo no es vida de iglesia! Y nunca vamos a llegar a ninguna parte hasta que volvamos al lugar donde una reunión se quede al borde de un abierto toma y daca! Dije al borde. Aún hacemos cosas con decencia y con orden. Ey, esperad, ¿qué es lo que he dicho? Hacemos las cosas con indecencia y con orden o algo así... (JAJAJA) hmmm... va dentro de la cápsula y va a estar en libros que nos atreveremos a imprimir. De hecho vamos a sacar un libro en el que voy a hacer una simple declaración. Tengo en mi poder una moneda de oro puro. Si alguien me puede enseñar un libro que se haya escrito jamás en inglés, o de hecho en cualquier idioma, antes del día en que este libro sea publicado, que haya un libro entero que presente escrituralmente al pastor, le doy esa moneda de oro. Un libro entero. Hay un millón de libros en denominaciones, bibliotecas, estantes en el seminario, y no hay ni un solo libro ahí que haya sido dedicado a explicar el lugar que ocupa el pastor en la Escritura. Se da por sentado. Como mucho se le dedica una página, y en algún sitio un capítulo, pero yo no lo he encontrado. Una página, normalmente un párrafo. Es una interrogante. No existe en la palabra de Dios.

Y he dicho que tenía algo de lo que ser crítico, y eso es... ¿cómo puede alguien levantarse en un púlpito y predicar que tal cosa está de acuerdo con la palabra de Dios, cuando un pastor como se le conoce no existe? Y vamos y sacudimos un manotazo sobre el púlpito y decimos (con voz grave y altisonante) “tenemos que movernos de acuerdo a la palabra de Dios...” eso es un montón de... subterfugio (JAJAJAJAJA...). Vamos a enterrar esa cápsula.

No sé cómo es; he estado intentando pensar en cómo vamos a dejarla bajo tierra. Se va a necesitar un cabestrante para sacarla, romper la soldadura de la tapa, mirar adentro, meter cosas nuevas dentro, meter alguna electrónica que aún funcione dentro de 25 años y vamos a volver a enterrarla. Y vosotros vais a estar allí. Vais a estar en primera fila. No sé si nos pondremos de pie o cómo lo haremos. Yo no voy a estar. Vosotros 5 hermanos vais a estar ahí. Vais a estar ahí. Y vamos a clavar 12 clavos en alguna parte. Quizás tengamos que echar mano del titanio o quizás algo especial, y vais a arrancar uno de esos clavos.

Puede que, no... bueno, no tengo ni idea de lo que será o lo que no será, pero os va a costar sacarlo. Y lo vais a arrancar de la Antorcha soldada y quedarán 11. Y, hermanos, cuando llegue el año 2050 y si no hay nadie más ahí, nuestra obra se acabó. Pero si habéis levantado a ese hombre para que tome vuestro lugar, ellos estarán en Rockout y arrancarán la segunda punta. Y si ellos son fieles, cortarán la tercera. Solamente 25 años, y cuando nadie se presente hemos terminado. Pero encima de esos 12, con espacio entre ellos, habrá 28 más. Son en total 40 puntas o clavos... por encima de todo poned ahí algunos buenos libros, poned vuestra historia ahí, poned vuestra experiencia ahí, lo que ocurrió cuando Saint Andrews se haya derrumbado, lo que ocurrió cuando los hermanos por fin predicaron el evangelio en Afganistán y levantaron una Antorcha allí. Metedlo todo ahí dentro y soldadlo. ¿Ha de haber un grupo de hombres y mujeres dentro de 12 generaciones que saquen ese clavo? ¿Ha de haber aún obreros extra locales o nos habremos vuelto a los pastores, o habremos muerto?

Sabéis, me dijo: “Gene, si es a la larga, no uses un edificio. Los edificios no duran mucho. ¿Sabes que de aquí a 100 años la mayoría de los edificios eclesiásticos de esta tierra no existirán, o serán museos?” Así que no nos preocupemos por los edificios. Vamos a hacer algo parecido hermanos, y vamos a clavar 40 puntas ahí. Y cuando lo abráis por segunda vez... ¿Os dais cuenta de que cabe la posibilidad que ningún hermano o hermana en esta habitación esté vivo o, si los hay, lo va a tener que hacer alguien muy joven que tenga menos de 20 a no ser que se haya descubierto la pastilla milagrosa? ¿Y sabéis que cuando se quite la tercera punta ninguno de nosotros estaremos allí? Va a tener que ser otro. Y ¿sabéis?. Vamos a poner una placa en frente de esa cosa, y éste va a ser nuestro símbolo. Hermanos, estáis, ¿me estáis oyendo? Va a ser muy sencilla. Va a haber una Antorcha y la Antorcha tendrá una mana sosteniéndola, y habrá una mano extendida hacia ello. Eso es todo lo que va a haber. Nosotros vamos a vivir eso, y ése será nuestro oro, y no vamos a jugar con una generación ni se va a jugar a las modas. Espero que lo dejéis bien sujeto, espero que lo hagáis de... lo que sea... y hay algo más que vamos a hacer. ¿Nadie me va a preguntar acerca de esto que estamos diciendo de que vamos a hacer esto o lo otro? Entendisteis que cuando dije que vamos a hacer esto, vamos a hacer lo otro, bueno, la verdad es que no sé si lo haremos. ¿Sabéis lo que sería si ese último... si esas 40 puntas se arrancaran? Ahora mismo Rockout es una población de 6000 habitantes.

Seguramente será una ciudad de 250.000. Habrá una autovía de 18 carriles, a lo mejor una autovía de 25 carriles. No tengo ni pajolera idea de lo que habrá.

Os quiero decir que, si hice referencia a los 200 millones de pesetas, perdonadme. Me doy cuenta de que con eso no habrá ni para las puertas... oh.. Hermanos, os encargo esto. A lo mejor podéis arrancar uno más, o a lo mejor dos, pero espero que estéis allí para honrar los recuerdos, y espero que tengáis a jóvenes ahí de pie para que tomen vuestro lugar.

Bueno, quiero hablar, no sólo a esta generación, sino que quiero hablarles a los no nacidos que un día puedan oír este mensaje en algún tipo de artilugio electrónico. Estoy seguro de que algún día estaré en 3 dimensiones y tendré la apariencia de 25 años. Quiero pediros algo a todos vosotros y vamos a empezar con ello. Lo que vamos a hacer es honrar el pasado. Vamos a rendir honor a los cristianos que estuvieron fuera de la iglesia organizada. Vamos a honrar a todo grupo que podamos encontrar. No vamos a tomar sus rituales, no tomaremos sus costumbres, pero puede que robemos algunas de las cosas que hicieron que verdaderamente suenan bien. Los Moravos solían juntarse y tener una reunión y una persona venía adelante y daba todo su testimonio cantando, escogiendo canciones y cantándolas. Y nosotros lo intentamos y es sencillamente precioso, maravilloso. Bueno, vamos a empezar ahora con esta canción: “Es real, es real, yo sé que Él es real. Gracias Dios que nuestra fuerza es real y yo sé, sé que Él es real.” La otra parte es algo como: “De la oscuridad a la luz me saco, al fin alcancé salvación. Alabado sea Dios, sé que Él es real.”

...... Por cierto, hay algo que... vosotros no sabéis esto, no os lo vais a creer.

Empecé a coleccionar cancioneros en Europa cuando tenía 19 años para el día de hoy. Por desgracia los perdí, pero me he propuesto recuperarlos sea en alemán, checo, francés, cualquier cosa que cualquier grupo hubiera cantado antes de la Reforma. No hay muchos. Si los Priscilianos cantaron una canción esa canción la vamos a incluir. Ellos serán los primeros. Si los Aionianos —los cristianos celtas, los cristianos de Irlanda que llevaron el evangelio por toda Europa—, si ellos cantaron una canción, y por cierto lo hicieron, la dejaremos escrita en un libro de canciones. Y si podemos encontrar la canción que los Bogomilos o los Palakans y los, y los Cátaros, se incrustarán en ese libro. Y las vamos a cantar más adelante. Si podemos encontrar lo que cantan los Valdenses antes de la Reforma... vamos a robar algunas de esas canciones y vamos a cantarlas. Vale, vamos a intentar conseguir 2 o 3 canciones de los Moravos, esa increíble gente... por cierto, nacieron de los Priscilianos. Vamos a honrar sus canciones y vamos a cantarlas. ¿Sabéis qué más vamos a hacer? Vamos a empezar alrededor de 1900. Aquí están los clásicos. Todos nos los sabemos: “Fiel es nuestro Padre, Cristo me ama, En la cruz, Gracia sublime, Asísteme, la Doxología, Grande es tu fidelidad, Roca de la eternidad, Mi única visión...” vamos a poner... esa es de los Kilths y se escribió en 1708 y vamos a incluirla. Es preciosa. Y luego empezar más o menos en 1900 y cualquier canción que encontremos, cualquier libro que..., que sea cristiana, y que nos guste, lo metemos ahí. Y si no es cristiano, lo hacemos cristiano y lo metemos ahí. Y miraremos a cada década para que todos nos beneficiemos en casa.

Odio vuestras canciones modernas, y no sé cómo diablos habéis llegado a incluir tal cosa y cantarla. Los 60 fueron geniales porque hubo avivamiento.

Hay unas cuantas buenas en los 70. No me sé las de los 80, seguramente en los 90 estábamos cantando canciones de los 80, no lo sé, ya no me dedico a comprobar eso; pero vamos a tomar casi cada década para que todo el mundo pueda beneficiarse de algo en casa. Y vamos a honrar el pasado en todo lo que esté en nuestra mano. Vamos a honrar a aquellos que murieron por el testimonio antes de que nosotros siquiera llegáramos a escena (emoción en el interlocutor). ¿Por qué? ¡Para que podamos tener en cuenta su fidelidad! (Nos hemos montado sobre sus hombros) Sí, sobre los hombros de aquellos que llegaron antes de nosotros. No seríais capaces de estar en muchos de esos lugares sin sentir una intensa conmoción. Vamos a hacer placas conmemorativas y vamos a ponerlas en lugares donde hay hombres que nunca han sido honrados y que murieron por la fe. La primera placa que se ha hecho se está fundiendo ahora mismo. Y ni siquiera sé y lo voy a saber en un momento donde se va a poner. Y si me ayudáis, la tenéis con vosotros... son, son otras palabras. La primera frase es muy larga. “¿Una nueva obra de Dios?” Se cierra interrogante... “Comienza al principio, al, al principio de la semana, del primer mes, del primer año, de un nuevo siglo, en un nuevo milenio. Una obra de Dios... una nueva obra... una nueva obra cristiana comienza en esta tierra. Si será o no será una obra de Dios, sólo la historia sabrá, pero ese es nuestro anhelo y nuestro, y nuestro... ¿qué?... nuestro anhelo y nuestro designio.”... creo que ahí acaba, ¿no? Y luego por toda la parte de abajo a la derecha: “hermanos y hermanas en Jacksonville, Florida.” Y va a decir a la izquierda... “29 de enero de 2000.” Ahora, no sé quién va a ir a pedirlo pero me lo vais a decir ahora mismo. Os lo pedí a vosotros 4 hermanos, porque este otro faltaba, estaba en Rumania... os pedí, hermanos, que os juntarais en la noche del 31 de diciembre de 1999 y estuvierais con el Señor a medida que os aproximabais al nuevo milenio. ¿Dónde estabais? Hermanos, tenéis la palabra, ¿dónde estabais? (Estábamos en mi casa). ¿Enfrente de dónde? (El salón).

Bien, vamos a pegar un trozo de cemento en tu patio de unos 4 pies de profundo, estaremos todos alrededor y la pegaremos encima y ahí se va a quedar. Y esa es la primera. Se está haciendo ahora mismo. ¿Sabéis dónde vamos a poner la segunda? No sé cuánta gente va a haber ahí, o cuando se va a hacer, pero hay dos personas que van a estar allí. El primer grupo de cristianos que fueron asesinados por otros cristianos se llamaban Priscilianos.

Su líder fue un señor llamado Prisciliano y se les llamó los Priscilianos. Y perdió su cabeza en el 385 de nuestra era. Y a sus seguidores los pusieron en un barco y los desterraron a islas desiertas. Bien, esto sucedió en Bélgica, si me permitís, en islas desiertas que nunca habían sido habitadas, muy apartadas de la costa de Inglaterra. Averigüé el nombre de la isla donde les metieron. Hasta el día de hoy ha estado deshabitada. Bien, dos personas de esta sala... van a poner una placa allí. Ahora, puedo ver a una de ellas, tú sabes quién eres.

Levanta tu mano. Levanta tu mano, hermana, levanta tu mano. Vas a ir a esa isla; y vas a enterrar cemento y pegar ahí una placa en, en honor de esa gente... os digo quien va a.... tú lo harás hermano... vas a tener que pagar a alguien para que coja un bote y lleve a esta hermana a esa pequeña isla.

Nuestros hermanos y hermanas fueron desterrados a esa isla y murieron allí.

Nadie jamás los honró. Duraron 150 años. Eso quiere decir que podrían haber llegado a arrancar 6 puntas.

Os quiero decir dónde quiero poner algunas más. Podéis pensarlo vosotros mismos. De vosotros dependerá que las pongáis ahí. Ufff... dejadme un momento. Bueno, os voy a contar otra, y os voy a decir dónde ocurrió.

En Constantinopla, un Bogomilo de nombre Bussle fue capturado al igual que sus seguidores. Y le pusieron en la plaza de la ciudad y todos llevaban una piedra en la mano y se les ordenó matar a Bussle o morir. Uno de ellos era su hijo adoptivo. Todos los hermanos... —ahora, escuchad, esto es en 1079— todos aquellos hermanos rehusaron excepto su hijo adoptivo, que le machacó la cabeza.

En el 690 Constantino Samosata, en una ciudad llamada, —y lo voy a deletrear L-A-M-I-N-E-R-U-E—, vivía junto a 140 hermanos y hermanas llamados los Despojo. Esto fue en el 690 y les dijeron que volvieran a la iglesia católica o que se quedaran en el sitio. Los 140 hermanos y hermanas fueron fieles. Y no hay un monumento que nunca se haya puesto allí o en sus alrededores. Vamos a ponerla ahí. ¿Interesa el tema? Los católicos supieron qué hacer.

Trasladaron ese mismo año la encíclica al lugar donde les asesinaron. No sé dónde está esa ciudad. Pero más nos vale que lo encontremos y pongamos una placa ahí. Alguien de esta sala lo hará.

Ahora, leí esto cuando tenía 19 años. He vivido con ello. Y mientras lo leo quiero que cada hermano y hermana de esta habitación que está en Jacksonville sepa que jamás he tenido la intención de dar una palabra que diga que se debe acortar la muerte. Había 5 líderes de los Anabaptistas. Esto es de cuando iba a la escuela. He estado en el punto donde la mayoría de estos hombres murieron. Quiero que oigáis su edad cuando murieron. Mänts, 29; Conrad Gable, que era el líder, 28; Blighrock, 27; Decka, 35; y Statler, 37.

Ninguno de ellos vivió para ver su 40 cumpleaños. Os voy a leer la muerte de Statler; y alguien va a poner una placa ahí... si no podemos ponerla ahí encontraremos la casa de algún granjero y cemento por alguna parte y la pondremos cerca. Así es cómo murió. Puede que alguien lo tenga que leer por mí.

(Profunda emoción en el interlocutor)

“La tortura en el preludio de su ejecución empezó en el mercado donde se cortó un trozo de la lengua de Statler. Trozos de su carne fueron arrancados de su cuerpo en dos ocasiones, con tenazas ardientes. Luego le ataron a un carro; todo el camino hasta el cadalso le quemaron con las tenazas 5 veces más. En el lugar de la ejecución, siendo aún capaz de hablar —hay 4 registros, 4 registros diferentes por escrito de su muerte por aquellos que le miraban—. En el lugar de la ejecución, siendo aún capaz de hablar, Statler oró por sus verdugos. Luego le ataron a una escalera y le empujaron hacia el fuego sobre la escalera. Exhortó a la gente cercana, al juez y al gentío, que se arrepintieran y se convirtieran. Luego oró Eterno Dios, tú eres el camino y la verdad, porque no he sido expuesto para ser un héroe; con tu ayuda testificaré hasta el día de hoy la verdad y la sellaré con mi sangre. Cuando las cuerdas de sus manos se habían quemado, Statler levantó los 4 dedos de ambas manos dando la señal prometida que había establecido de antemano con sus seguidores Anabaptistas... que la muerte de un maldito se podía soportar. Entonces se le oyó que oraba: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.”

Pondremos ahí una placa en honor de ese hermano, y seguiremos haciendo esto durante generaciones, si duramos, y nos ayudará a recordar (mucha emoción en el interlocutor...) “Padre, ¿qué significan las piedras?... y deberéis decir a los hijos de vuestros hijos de qué forma os liberé...” Digamos que duramos 300 años. Hay algo que quiero pediros, os lo quiero pedir a los que estáis escuchando aunque yo no voy a vivir ni tampoco lo van a vivir estos 5 hermanos, a menos que consigamos hacernos muy, muy viejos...

La primera gente que fue perseguida por la iglesia y murió por la fe fueron los Priscilianos. Ya los he mencionado. Los segundos fueron los irlandeses guiados por un señor llamado Colombo que zarpó de Irlanda y fue a una isla llamada Iona. Y llevaron el evangelio por toda Escocia, lo llevaron al norte de Italia ¿y sabéis qué hicieron aquellos, aquellos hermanos? Llevaron el evangelio y establecieron una comunidad en Italia. Ah, hay que ser valiente para eso. Al final fueron exterminados, pero duraron 4 siglos. Quiero decirle esto a los hermanos y poner... y os pido que no lo olvidéis. Algún día alguna generación, no más allá del horizonte, irá a la isla de Iona y allí hay tres hostales. Comprad uno de los hostales, poned a alguien de gerente, y cada verano, sin falta, tened una conferencia en la isla de Iona, y contad otra vez la historia de esos hermanos y hermanas martirizados.

Algún día que alguien vaya a la iglesia de Corvinia, Bosnia y que se entere dónde murieron los Bogomilos, y que ponga algo allá. Levantad una iglesia donde sea, en Francia, no importa, y dudo que jamás seamos capaces de penetrar París. Ahora seguidme todos el hilo, porque no he terminado. Esto lo he hecho antes una vez pero me estoy dirigiendo a 5 hombres. Hermanos, hay dos formas de fundar iglesias. Una de ellas es que lo hagamos deliberadamente. La otra es que la puerta se abra por sí sola. ¿Una puerta se abrió sola allí?... no lo sé, la verdad es que no tengo la respuesta a eso... esto es lo que os pido, y va a llevar mucho tiempo. Estamos aquí en Jacksonville.

Habremos de plantar 2 o 3 iglesias y una granja. Y cuando Pablo de Tarso tomó sus 8 hombres y los envió por toda Asia Menor, —era casi del mismo tamaño... y de hecho el Lejano Oriente es mayor—.... Miami, volveremos a esa vertiginosa tierra. Esta vez a lo mejor lo intentaremos en una ciudad muy fiestera. Parece una ciudad rica. Es un lugar maravilloso, y ¿sabes?, puede que nunca hayas oído su nombre. Norlanda. Hermanos tenemos una iglesia aquí en Georgia. Tenemos que mudarnos a Alabama, y luego a Missisipi, y luego a Loussiana. Tengo un sitio en el área Houston y debemos fundar eso con todo lo que tenemos. Y de verdad que os pido a los hermanos de Beamount, ya que aquí hay muchos, que por favor os mudéis allí. Habrá un grupo pequeño. Va a ser duro, pero escuchad, no tan duro como lo que vivieron los Anabaptistas. Cuando llegues a Texas te entrarán ganas de chillar.

Así es que está Houston, está Austin, está San Antonio, está Corpus Christi, está Dallas, Forth Worth, que es casi in... impenetrable, voy a tener que ir a por ellos sin el traje de matón. Está Abilene, está Alburquerque. Almagordo... so, perdón, Alburquerque no, está hummm, Abilene y está Almargordo, y luego está un segundo Lubbock, y estoy tratando de acordarme de esa doble ciudad que es Odessa—Midland, y luego hay 2000 kilómetros de conejos y arbustos; no sé quién será el que lo hará, vamos a dejar un espacio vacío más o menos por aquí. Quizás una última incursión en México, quizás Alburquerque... os tengo que decir que Arizona ha sido la tumba de gente que intentó empezar la iglesia de Jesucristo de una manera práctica y viviente, esta ha sido una tumba. A mí me recibieron bastante bien, como a la peste... si no lo sabíais se lo podéis preguntar a Tomás. Muy bien.



Vais a tener, tendréis que presionar a Dios para siquiera tener dos hijos espirituales, en cualquier lugar que estéis. Voy a seros muy, muy sinceros... no sé qué hacer con Los Ángeles, California. Creo que es un demasiado grande y demasiado extravagante. Nunca pude ver allí a un grupo de cristianos que se mudaran a la misma calle. Si vosotros podéis, tenéis más fe que yo. Pero está esa, esa ciudad, Ventura, y está Bakersfield donde todo el mundo hace pasteles, y San Francisco es igual pero Sacramento se queda en el casi, y luego va a tener que haber algo aquí y aquí. Y tiraremos por aquí y llegamos a Carolina del Sur y a Virginia, hermano, y luego podemos parar, porque tenemos Pensylvania y tenemos a Nueva York, y ese lugar tuvo una oportunidad para el evangelio y se suicidó y allí se han quedado muchos ex. Ese es el territorio de los enviados que se sacuden el polvo de los pies. Me sacudí los pies del polvo de ese estado, no voy a volver. Si queréis intentarlo, estupendo. Hummm... no se consideraron dignos de la vida eterna. Esto es lo que tenemos en este momento. Tenemos Ventura, tenemos Houston, Colorado Springs, atravesado por muchos túneles y pasajes, tenemos Jacksonville, tenemos Georgia, y tenemos estas tres, tenemos aquí un total de 9 o 10 iglesias. Oh, lo siento, y Dearbon, no fue mi intención olvidarme de ellos, tengo 10, lo tengo en cuenta... gracias hermano. Tenemos una en Nueva Zelanda, y tenemos una en Pool, Irlanda, que está sujeta con pinzas, y tenemos, un momento, Timashara, Tiranna, Albania. Bueno, hay mucho que cocer entre los hermanos, llevará 10 años. Quiero ahora volver a lo que estaba pidiendo a mis futuras generaciones. Estas son las cosas que me gustaría ver. Algunas cosas las veremos hechas en los próximos 10 años... o quizás en los próximos 20. A algunas de estas cosas les pasa, algunas de estas cosas suceden, algunas, empiezan como empezaron en Minneapolis con una pareja de valientes hermanas. Ahhh. En cualquier lugar de Francia... Iona... un hostal dónde se puedan mantener conferencias. Alguien, algún día, que vaya y compre ese hostal en la isla de Iona, mi hija lo consideró como el lugar más maravilloso de la tierra... Colombo dijo, y este es el presagio más conocido de la historia de la iglesia. “Un día habrá sacerdotes, —y para él ahí se incluía a cualquier creyente— habrá creyentes andando sobre la isla de Iona otra vez, y en aquel día, cuando sea verdad, el Señor volverá.” Id y comprar un hostal... en cualquier lugar de Francia, en cualquier lugar de Francia... Avíla, perdón, Ávila, España, ineludible, donde la gente de Prisciliano fue más fuerte, a lo mejor hasta se puede hallar el lugar donde su cabeza fue cortada en Bélgica y poner algo ahí. Ahora tengo otra petición. Suiza, si es posible rebuscad en esa área. Y luego salid y visitad aquellos lugares cada pocos años y ved dónde murieron vuestros hermanos y hermanas. Sí, tengo una muy fuerte. Algún día Italia, no importa dónde, pero sé cuál era el plan de Pablo, dejar cristianos, levantar cristianos en Dalmacia y hacerse camino hacia Roma o ir adónde hubiera un montón de gente italiana que en aquel entonces hablara el mismo idioma.

Desgraciadamente ese no es hoy nuestro caso, pero sería de acuciante necesidad que un puñado de Dalmacianos o bien un puñado de italianos se volviera al Señor y removieran la Italia moderna. He estado soñando sobre esto desde que tenía 19 años. Quiero decir otra. Quiero una iglesia plantada en las montañas Valdenses, y que vuelva majareta a los Valdenses. Y quiero... cuando eso pase en este grupo... yo no estaré vivo y puede que sea para mucho más adelante, pero está pasado a cinta para los cristianos que están en Europa... que cada año vayáis a Iona, si habláis inglés y tened ahí una conferencia. Y aquellos de vosotros que estéis viviendo en el resto del país, id a las montañas Valdenses y tened una conferencia cada verano. Volved locos a los Valdenses y quizás convertid uno o dos de ellos, al menos mostradles lo que una vez tuvieron, porque han dejado de tenerlo. Hay un sitio donde me gustaría ver levantada una iglesia y quizás sea imposible. Es en Constanza, Alemania; solía ir allí en un ferry cada fin de semana con un hermano llamado Colude Questar. Yo tenía 19 y él tenía 20. Ahí fue donde John Huss fue quemado en la hoguera. Estuve allí en mil novecientos.... Estuve en el lugar donde fue quemado, al igual que Jerónimo Aprague, unos dos años después.

En algún lugar de Alemania, pero si no podéis hacerlo en Constanza —seguramente no podréis, porque os digo que aún estoy desgarrado hasta el día de hoy, los católicos odiando a los protestantes y los protestantes odiando a los católicos—, la verdad es que quiero que vayáis. Alemania Oriental es ahora parte de Alemania Occidental pero a esa gente a la que pedí que fueran a Alemania Oriental arriesgaron sus vidas para visitar a la Hermandad Unida, y mi hija estuvo allí en un lugar llamado Hillwood, se armó de valor y levantó una iglesia en Hillwood; digo otra vez, puede que no todos estemos vivos pero pongamos esa cosa en marcha cada 25 años. Me haríais el favor de hacerlo, no sólo daros el paseo, sino de hacedlo. Y eso no es todo. Os puedo decir otro lugar en el que tener conferencias. En Harenhugue. Harenhugue estaba en Alemania Occidental y tengo que visitarla. Ahí es dónde los Moravos.... esa fue la segunda comunidad. Fui allí. Hay una fuente moderna gigantesca más grande de lo que pudiera contaros. Estuvieron allí unos 40 años, volcaron sus vidas en ello, predicaron el evangelio por toda aquella zona, y luego les dijeron que se largaran, y lo hicieron y todos abandonaron la ciudad. Es lo único que quedaba cuando fui de visita, hace pocos años, cuando tenía 64 años... no lo he olvidado desde que tenía 19 años... ¿captáis el meollo de la cuestión? El edificio estaba ahí, pero el techo se había venido abajo. Y le habían puesto un techo nuevo. Conocí a la gente que lo estaba haciendo y era un grupo de jóvenes Moravos y querían restaurar ese edificio y usarlo como lugar de conferencias. Si hubieran reconstruido Harenhugue hasta el punto de poder utilizarse, entonces, hermanos, aquellos de vosotros que viváis en el futuro, mucho, mucho después de que nosotros hayamos muerto, ¿haríais el favor de tener una conferencia en Harenhague?

Tengo esta otra petición para las generaciones futuras. Os pido que vayáis a Praga. Praga, acostumbraba a estar en Checoslovaquia, ahora sencillamente se llama Praga. Los, los checos la reclamaban aunque los Eslavos también la reclamaban. Cuando tenía 57 años resulta que llegué a Praga, hay una gran plaza allí y una, una estatua, un pedestal 2/3 el tamaño de esta sala, y en el medio está la estatua de John Huss, John Huss, y tienen al resto de los mártires famosos de su país, allí representados más bajo que aquel. No me lo estoy inventando. Caminé al lado de aquella estatua una y otra vez, y llovía a cántaros. La estaban arreglando, y le habían cortado el dedo gordo del pie para arreglarla. Y acudí a un tallador y le pedí esculpiera mi nombre, y me fui al dedo gordo de aquel hombre, y si no da la casualidad de que reconstruyen esa estatua muchas veces en los próximos 1000 años encontraréis una plaquita, una placa pequeñita, pequeñita placa en el dedo gordo de ese gigante con mi nombre inscrito. Es de cobre, así que aguantará... no sé si entendéis el meollo de la cuestión o no. Nadie se ha enterado de esto hasta ahora, ni siquiera mi esposa lo sabía. No digas que no he estado en ello, que esto no ha sido mi caballo de batalla durante toda mi vida. Vale.

Ahora, estad atentos, vosotros 5 hermanos, estáis escuchando con cuidado porque tengo algo que deciros. Cuando estos 3 años terminen, os voy a decir lo que me gustaría hacer, no os digo lo que vamos a hacer, os digo lo que me gustaría hacer. Me gustaría empezar en Irlanda, ir a Dublín y ver dónde nacieron aquellos Hermanos de Plymouth. Me gustaría ir a la isla de Iona y caminar a vuestro lado y ver dónde esos hermanos sostuvieron el evangelio durante los siglos IV y V y VI. Me gustaría ir a las islas más septentrionales de Inglaterra, e ir a ver esa placa que este hermano y esta hermana plantaron allí y arrodillarnos en esa isla para orar, eso es lo que me gustaría hacer. Me gustaría ir a Francia con vosotros y arrodillarme donde San Bartolomé escribió Mi Morada Secreta y 22.000 hugonotes fueron asesinados. Por cierto que hay un lugar al que podemos ir y está justo aquí, en Jacksonville, porque los hugonotes fundaron esta ciudad. Y si han hecho grandes obras, un parque temático o algo grande... pegaremos una ahí mismo. Me gustaría ir a Gothdamp, Groenlandia, con vosotros, y no lo haremos, pero me gustaría ir allí y ver lo que hicieron los Moravos. Me gustaría ir a Holanda con vosotros y bajar andando la carretera por donde 4000 cristianos Anabaptistas viajaban de una ciudad a otra. Un viajero dijo que no había ni un solo árbol entre las ciudades, pero dónde hubiera un Anabaptista, allí estaremos. Pero me gustaría mucho llevaros a San Miguel, a las mazmorras de San Miguel. ¿Alguno de vosotros ha estado en San Miguel en Francia? Se asienta sobre el agua y cada vez que sube la marea puedes entrar... no, no puedes, no puedes entrar, te tienes que salir de ahí porque llega la marea y baja hasta las mazmorras, y ver donde escribieron sus nombres los Hugonotes que estuvieron en esas mazmorras.

Luego me gustaría entrar en Marsella, Francia, y estar allá en los puertos y observar, ver el lugar desde donde marchaban los barcos, donde partían en el 1400 estos magníficos barcos mercantes, esas naves tenían, eran propulsadas de la siguiente manera: eran propulsadas por los Hugonotes, así es como eran propulsadas. Encadenaban a niños y a jóvenes, y vivían y morían ahí. Me gustaría ir a Marsella. Me gustaría mucho entrar en la urbe, y mostraros el lugar, lugares, donde los Anabaptistas se reunían y donde fueron asesinados.

Y me gustaría que nosotros, que fuéramos donde Statler, en la ciudad de Whoboard, fue torturado hasta morir. Me encantaría ir con vosotros.... ahmmm donde los Bogomilos se sostuvieron en Asia Menor, al igual que los Cátaros.

Bien que me gustaría ir a Worms y ver donde Martín Lutero dijo: “Aquí estoy atado a... “ Pero donde sí que me gustaría ir es a Hearenwood y entrar en Eslovakia y conocer a algunos de los Hermanos Unidos que todavía existen.

Sobre todo, quiero llevaros a las Montañas Valda donde aún quedan 44.000 valdianos, Valdenses, que viven allí, y en el periodo posterior al 600 y en el propio año 600 llegaron allá durante la persecución en Europa. Y por cierto la mayor organización sin quebrantar sea probablemente los católicos romanos, aunque los Valdenses dijeron que Dios les quitó su organización, perdón, su imposición por manos cuando Silvestre, durante la época de Constantino, se corrompió. Solían decir eso... los Valdenses lo decían, y también los Bogomilos. Esa gente se citaba para verse de cuando en cuando.

Ahora os voy a contar una historia. Sabéis que cuando llegó la Reforma, ocurrió en 14, 1517, harías bien en recordar esa fecha. Vale, voy a contaros una historia y voy a leer esto. Voy a leer los nombres de los lugares donde esto pasó porque debería ser importante, al igual que este momento. Ahora mismo lo encuentro.... Bueno. Hay una ciudad al norte de Praga antes de 1517, esto es antes de la Reforma. Ahora, escuchad atentamente; en Inglaterra había un señor llamado Wycliffe, John Wycliffe. Murió alrededor del 1389. Fundó los Sacerdotes Pobres, fue otro de los grupos que surgieron en los tiempos oscuros de Inglaterra. Él era un profesor de Oxford y le dio a la iglesia enfermiza “algo más”; no se lo puso fácil a los católicos. Fundó los Sacerdotes Pobres, y puede que no te lo creas pero fue más radical que nadie en toda la historia de la iglesia exceptuándome a mí. Bueno, esa es una verdad como un templo. Y así mismo tengo la intención de legaros este brebaje radical a vosotros. La única persona que era tan radical e incluso puede haber sido más radical que yo.... y las obras de John Wycliffe nunca han sido traducidas, ni las de los Sacerdotes Pobres; aún no sabemos por lo que lucharon. Y la espada los quitó de en medio. Estamos hablando de un gran avance para la época, pero los escritos de John Wycliffe llegaron hasta Praga, y un señor que era el confesor de la reina y que era el teólogo jefe de la Escuela Teológica de la Universidad de Praga, y a lo mejor no era el número uno, pero era el número 2 o el número 3, leyó todas estas cosas y empezó a predicarlas y aquel hombre fue radical. Llegó tan lejos como... —y estamos al principio del año 1400— como decir que todos los edificios eclesiásticos debían acabarse, y todos los sacerdotes tenían que acabarse, y toda la roña tenía que limpiarse y que teníamos que volver a las casas. ¿Os lo podéis creer? Ese era John Huss. Ahora, eso ocurrió al principio del 1400. No me acuerdo del año. Chico, alrededor del 1417 creo que calcinaron a John Huss en la hoguera en Constanza, en un lugar dónde yo solía ir a predicar. Se dedicaron al exterminio de los Wycliffe de los Sacerdotes Pobres y de los Hussianos, pero consiguieron extenderse. Sus hijos pasaban escondidos por entre las montañas de Inglaterra, bien huyendo a alguna zona... todos estos cristianos..., no un grupo en particular, y se quedaban ahí, o bien huían a algún sitio donde hubiera cierta seguridad y llegaban ahí de lugares diferentes y todo es un bochinche de cuidado porque los Valdenses vivían sobre todo en los bosques. En aquel entonces los llamaban Los Pigmeos. Vivían en cuevas. Un grupo de... esto es antes de la reforma, la Hermandad Unida, los Hermanos Unidos, algunos Hussianos y algunos de los de Wycliffe y otra gente, todos se dirigieron a una pequeña ciudad abandonada llamada KUNWALD, y creo que se dice Kunwald.

¿Y sabes lo que querían hacer? Querían hacer lo que yo quería hacer.

Quisieron formar parte del Testimonio, y atrajeron a muchos. No os lo vais a creer, se pusieron a buscar a alguien que les impusiera las manos. No creían en la imposición de manos de los católicos. Fueron incluso a los Novacianos, que fueron un grupo de cristianos del siglo IV que sobrevivían allá en el este, y enviaron a alguien allí y buscaron a los Novacianos y levantaron las narices del suelo y les dijeron: “Esta gente está igual que los católicos.” Y regresaron.

Trataron de encontrar a los Bogomilos, trataron de encontrar a los Polacos... esta gente se conocían unos a los otros, estos fueron los que mantuvieron esa Antorcha encendida a lo largo de cada siglo, en alto. Por último enviaron a un hermano a buscar a un Valdense para que les impusiera las manos. El nombre de aquel muchachete era Nathaus.... de hecho no lo puedo pronunciar porque no termina en US.... “Nathais”, algo parecido, que provenía de Cornwald. Eso fue en 1457, escríbelo si tienes un papel. Ahora bien, ¿cuántos años es eso antes de la Reforma? Y encontraron a un obispo Valdense, su nombre era muy fácil, Obispo Esteban, y le encontraron en Austria... y ese obispo les impuso las manos, ofreciéndoles... los Valdenses no creen en la organización, sólo creen en la imposición de manos... y el obispo Esteban impuso las manos a Nathais.

¿Cómo se dice? No acaba en US, sólo en S, Nathais, le impuso las manos, conscientemente, y los Hermanos Unidos y las escorias que se encontraban en aquella ciudad, todos la abandonaron y volvieron con lo que probablemente es la tercera línea más antigua de la historia de la iglesia de imposición de manos que haya durado más. Aquello no volverían a hacerlo los Valdenses. Los Hermanos Unidos son los que impusieron manos sobre los Moravos y conservan una línea ininterrumpida de Moravos sobre los Hermanos Unidos por medio de los Valdenses, pero los Valdenses impusieron sus manos, el obispo Esteban, en 1457 y eso no volvió a ocurrir, hasta el 8 de diciembre de 1999 cuando un ministro Valdense impuso manos sobre uno de estos 5 hermanos. Eso nos hace remontar hasta el sobrecogedor 1200 y posiblemente hasta el año 600 anno Domine. ¿Cuánto hay desde 1457 al 1999? 557 años.

En esta sala ahora mismo. Que fuerte. Amén. Un ministro Valdense de las montañas, un Valdense de etiqueta negra, por cierto. Un hermano que lloró antes de imponerle las manos, y que realizó su pequeño ritual que tiene 100 años.

Allá arriba en las montañas Valdenses, los Valdenses —casi todo lo vamos a aprender de los cristianos del primer siglo y de los Valdenses porque ellos fueron los que consiguieron que aquello se mantuviera más que nadie antes lo haya hecho y tenían obreros extra locales. Y eso es lo que nosotros somos, y todos trabajamos para ganarnos el pan, y vosotros los que vivís allá en el 3000 anno Domine, tened eso presente porque no sé si usáis el dinero o no, pero nosotros tenemos que trabajar; todos nosotros, trabajamos. Bueno. A lo largo de los siglos los Valdenses llevaron el evangelio por toda Europa. Sufrieron mucho. Ah, por cierto, cuando los, los Hermanos Unidos fueron a Austria para que el obispo Esteban les impusiera las manos, unos 50 años después 100.000 Valdenses dejaron Austria y bajaron hasta Eslovaquia, pues pasaron a ser uno más de aquellos que figuraban en las listas negras, y bajaron, y los Hermanos Unidos de Bristol también lo hicieron, y aquellos los acogieron y los protegieron durante un tiempo. Bien, tengo algo importante. Los Valdenses han construido algo en las montañas. Yo no he estado allí, pero lo he visto en foto. Sólo se tarda unos días en llegar. Está hecho de trocitos de piedra, no es muy grande, pero está muy bien hecho. ¿Entendéis lo que estoy diciendo? Cogieron pequeñas esquirlas así de pequeñas, no así, así, y las pusieron una encima de otra. Ahora, existe una palabra italiana que dice: “ankle”, y según la tradición son los hombres que fueron llamados los.... los amigos de Dios. ¿Es ese su verdadero nombre? No, no, esos son los Bogomilos, quiero saber que otra cosa les llamaban. Les llamaban otra cosa. No, estoy hablando de otro término.

Olvidadlo. Vale. Y nunca querían que nadie les llamase “Padre”, como hacían los católicos, así que siempre se hacía referencia a estos hermanos como los “ankles”. Estos fueron los apoderados que durante casi, quizás 1000 años, o al menos 500 años fueron pasando de generación en generación esa Antorcha.

Bueno, cada generación sacó algo de estos hombres que eran obreros. ¿Estáis oyendo bien, hermanos? Fueron a este edificio. No sé cómo explicaros que no tenían Biblias en aquel día. Fueron a ese edificio y aquellos jóvenes se quedaron en ese edificio hasta que pudieron memorizar todo el Nuevo Testamento. Y esta fue llamada la Escuela de los Ankles, la Escuela de los Bárbaros. ¿Vosotros 5, haríais el favor de levantaros, hermanos? Yo también lo haré. Cuando nuestros 3 años se acaben vamos a dejar los EE.UU y nos vamos a ir a los valles Valdenses y nos las apañaremos para llegar a ese edificio y vamos a imponeros las manos, hermanos, en la Escuela de los Bárbaros, a menos que lo hayáis olvidado, y nunca lo haréis. Y ahora os encarezco en el nombre del Dios viviente a que si alguna vez entrenáis a hombres y termináis su entrenamiento, los llevéis a Italia a la Escuela de los Bárbaros, y les impongáis las manos, y que sigáis en ello a lo largo de esas 40 puntas o mientras duremos en esta tierra; y no intentéis formar a nadie hasta que os hagáis viejos o vuelvo y os meto un alarido. Ni se os ocurra... Id a las montañas de los Valdenses y transmitid a los hombres jóvenes que estéis enseñando la imposición de manos que era tan central en ese lugar, una imposición de manos que ahora vosotros tenéis y que se remonta al menos 1000 años atrás.

Debido a la longitud del Estudio no lo hemos publicado completo, para seguir leyéndolo descargue la versión en PDF.




 


Utilidades
ImprimirVersión PDF
Buscar en los Estudios Bíblicos
Licencia
Creative Commons License
Sindicación
RSS 1.0
RSS 2.0
ATOM