TEXTO: Hch.14:12, Y a Bernabé llamaban Júpiter, y a Pablo, Mercurio, porque Éste era el que llevaba la Palabra.

ORACION: Señor... Enséñame a prosperar en tu palabra, a crecer en lo espiritual, para servirte cada día mejor.

INTRODUCCION: Dios nos ha provisto de todos los elementos necesarios para crecer y desarrollarnos en la fe. No hay motivos para vivir estancados, enanos o deformes, por el contrario, Dios nos dio de su Espíritu Santo para vivir una vida plena, llena de salud espiritual y un permanente crecimiento en Él.

1- BERNABE y PABLO

Cuando Bernabé era profeta y maestro, Pablo aún no se había convertido al Señor. Este Bernabé cuyo nombre significa Hijo de Consolación (sobre-nombre puesto por los apóstoles) Hch.4:36. Estaba en la iglesia primitiva y había dado buen testimonio de sus obras, siendo un varón lleno de fe. Este profeta tenía una propiedad en la Isla de Chipre, la vendió y trajo el dinero a los pies de los apóstoles. Este hombre creyente de Jesús, viendo a los apóstoles desarrollar sus ministerios, creció rápidamente, llegando a niveles de privilegio, a tal punto que la iglesia primitiva lo enviaba a otras congregaciones como veedor de la Obra del Señor. Pasado algún tiempo, viaja hasta Tarso a buscar a Saulo y trayéndolo a la Iglesia de Antioquía se congregaron todo un año. De allí en adelante Bernabé y Saulo, viajaron juntos a Jerusalén, eran maestros y profetas de la Iglesia en Antioquía. Varias son las veces que se mencionan sus nombres juntos; a partir de la mitad del Cap.13, hay un cambio, de allí en adelante son menciones como:

2- PABLO y BERNABE

Pablo, que anteriormente era Saulo, había crecido en Dios de tal manera, que a partir del Cap.13:9, el Espíritu Santo lo menciona como primera persona y a Bernabé segunda. Esto no significa que Bernabé se hubiese estancado, sino que Pablo había crecido espiritualmente y el Espíritu Santo podía usarle de una manera más efectiva, realizando tareas más profundas en Dios. De acuerdo a la Biblia no vemos que este crecimiento en Pablo pusiera nervioso a Bernabé; celos y envidia estaban muy lejos de ellos; estos son frutos de la carne, ellos estaban llenos del Espíritu Santo. Si te llenas del Espíritu de Dios, tendrás la oportunidad de crecer: Cuando agradamos a Dios, Él nos da: Sabiduría, ciencia y gozo, Ec.2:26.

Hay varios casos en la Biblia como este:

Primero: Y el más notable es Juan el Bautista que comenzó antes de Jesús y viendo que él prosperaba dijo: Es necesario que Él crezca y que yo mengüe. No hubo celos en Juan.

Segundo: Eliseo recibió una doble porción del espíritu de Elías, que lo hacía más poderoso.

Tercero: David fue superior a Saúl en su reinado, porque su comunión con Dios era mayor. En lo espiritual quien se duerme pierde.

3- LOS POSTREROS SERAN PRIMEROS Y LOS PRIMEROS POSTREROS

Lc.13:30, en Dios no hay prioridades, El no mira lo que el hombre mira... Dios mira el corazón. A Pablo le llamaban mercurio, porque él llevaba la Palabra, y Dios hacía milagros extraordinarios por su mano.

Pablo era un hombre lleno del Espíritu de Dios, tenía los 9 dones y los 5 ministerios.

Le había sacado gran ventaja a Bernabé y a muchos otros discípulos, a tal punto que el Apóstol Pedro, reconoció que Pablo tenía gran sabiduría y profundidad en las cosas de Dios, entre las cuales hay algunas difíciles de entender 2 P.3:15-16. Pablo no se conformó con hablar en lenguas solamente, a través del bautismo del Espíritu Santo, Dios le abrió una puerta a lo espiritual, al gran mundo de Dios, donde se mueven ángeles y poderes superiores, llegó a decir: Dios tiene cosas preparadas que oídos no han oído, ni siquiera los hombres han pensado en sus corazones de grandes que son, 1 Co.2:9. Misterios revelados para nuestra época, la de la gracia.

¿Hasta donde hemos visto, oído y pensado, lo que Dios puede darnos?

Solo cuando nos transformamos en creyentes espirituales, consagrados y santificados a Él, lo podremos ver. El salmista David, un hombre de Dios, podía ver lo que otros nunca vieron; en todos los momentos de su vida estaba Dios, por ejemplo: Cuando miraba al sol decía: Porque sol y escudo es Jehová Dios, Sal.84:11, Por la noche: Cuando veo tus cielos, la luna y las estrellas... que tu formaste, Sal.8:3, luego dice: Ellos cuentan tu gloria y el firmamento anuncia la obra de tus manos, Sal.19:1. Cuando veía a un pastor con las ovejas decía: Jehová es mi pastor, nada me faltará, Sal.23. En el relámpago estaba Dios y aún en la neblina. Dios estaba reflejado en todos los órdenes de su vida, porque era un hombre espiritual y eso que no tenía la manifestación plena del Espíritu Santo. ¿Que hubiera sido David, después de Pentecostés? Mi hermano, te animo a ver y oír lo que Pablo nos propone. No te quedes ciego, sordo, mudo e indiferente ante lo majestuoso de lo que el Señor te puede dar.

4- PARA QUE SEAIS LLENOS DE LA PLENITUD DE DIOS

Ef.3:19, mira que palabra sencilla: Plenitud, algunos parecería ser que están a años luz de alcanzarla, pero no es así, si no Pablo no lo hubiera dicho. Moisés vio cara a cara a Dios, Dt.34:10. Pedro vio a Cristo divinamente en el Monte de la Transfiguración, 2 P.1:16-18. Jacob, en una menor manifestación vio una escalera con ángeles que subían y bajaban. ¡Cuánto podríamos hablar del profeta Daniel y de los miles de hombres de Dios con grandes experiencias! Hasta un burro vio a un ángel, hablándole a un profeta loco, Nm.22:23. Si estás lleno de Dios, verás cosas grandes y hasta la plenitud del Señor puede venir sobre ti, que quieres que te diga: ¡Estoy admirado de mi Dios! Así que hermanos, teniendo tales promesas, ¡perfeccionemos la santidad en el temor de Dios! 2 Co.7:1 renovándonos en el espíritu de nuestra mente y redimiendo el tiempo, porque los días son malos. Dejemos de jugar a la religión y al falso orgullo religioso y comencemos a mirar a Cristo a cara descubierta, a través de los dones y ministerios que Él nos ha dado para perfeccionarnos, para que todos lleguemos a la unidad de la fe, y del conocimiento del hijo de Dios, a un varón perfecto a la medida de la plenitud de Cristo, Ef.4:8-13, ¡No te conformes con menos! El te lo quiere dar:

¡¡¡Hoy, llénate de Dios!!!

5- CONOZCO A UN HOMBRE QUE FUE ARREBATADO... AL PARAISO DE DIOS

2 Co.12:1-9, No me conviene gloriarme decía Pablo, me gloriaré en el hombre espiritual, pero de mí mismo, me gloriaré en mis debilidades. Conozco a un hombre (habla de sí mismo el apóstol) si en el cuerpo o fuera del cuerpo, no lo se, pero fue arrebatado al paraíso de Dios al tercer cielo, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.

¿Qué será lo que vio? ¿Qué será lo que escuchó? Algo tan inmensurable del poder de Dios, que con toda su sabiduría y ciencia no lo podía explicar; si nosotros no podemos explicar el viento o el calor, ni tampoco el hablar en lenguas del espíritu, ¿Cómo podría Pablo explicar lo que pasa en el tercer cielo? Donde opera el dueño de la multiforme sabiduría, donde tronos y dominios se mantienen en orden y está quién sustenta todas las cosas con la palabra de su poder He.1:1-3.

Es tan grande lo que Pablo experimentó, que El Señor de vez en cuando, permitía a un mensajero de Satanás que lo abofetee, para que no se enalteciera por causa de estas revelaciones. Dios tendría hoy que hacer lo mismo con más de uno, que anda altanero y soberbio, como creyendo que es algo; si el Señor lo hizo con Pablo, (hablando del aguijón) puede repetirlo hoy.

No debemos confundir, gordura con hinchazón. Si realmente quieres ver, oír y experimentar algo de Dios, tu vida debes andar acorde a la voluntad del Señor, apartado del pecado y consagrado completamente a El.

CONCLUSION: El crecimiento del apóstol Pablo, es posible en nosotros también. Dones y ministerios son dados a cada uno de los miembros de la familia de Dios. Luego del bautismo del Espíritu Santo y la manifestación en lenguas, entramos a gustar de la plenitud del Señor... No te duermas... ¡Dios tiene mucho para darte!

Dios te bendiga
DANIEL REGONDI

CORDOBA, JUNIO DE 1999

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ruta: