Hay algo en esta vida que es más difícil que quedarse despierto en una iglesia Estadounidense el domingo por la mañana.


¿Qué es más difícil que eso?

Salir del sistema de iglesia Estadounidense.
El creyente que da este paso radical se enfrenta inmediatamente con inseguridades, que resultan de la privación de las seguridades sociales que oferta el sistema de iglesia americano.

¿Quién va a enterrarme?

¿Quién va a casar a mi hija?

Se hará estas preguntas y otras similares.

El sistema Estadounidense de iglesia es más que la religión civil: es la religión social. Provee formas seguras de comunidad que ata a sus miembros el uno al otro, sus comunidades, y sus pasados. Estos "beneficios" comúnmente no son conscientemente notados, hasta que se van. Por eso, el creyente que se alimenta espiritualmente con el rancho de una iglesia desarreglada, con lo cual él es embrollado, no necesariamente para alimentarse se zambullirá en la iglesia radical del Cristianismo en las casas. Otras cosas podrían significar más para él que las relaciones reales, personales, en profundidad. Sin embargo, algunos se darían la zambullida si supiesen que hay una alternativa posible.

Esta edición está dedicada a quienes quieren salirse fuera, pero se descorazonan o tienen miedo.

Tu no estas solo: cada cristiano de la iglesia radical en las casas da buena parte de su tiempo y de su ser al desalentado o asustado.

Más adelante están los testimonios de creyentes ordinarios con un amor extraordinario de Jesús y su verdad quienes se han salido afuera.

Esperamos que sean un estímulo.

¡Y a propósito, es perfectamente legal y perfectamente fácil el casar a su hija en una iglesia casa!

¡ADVERTENCIA!

¡Las Autoridades Sanitarias advierten que si sigue escuchando sermones aburridos, va a morir de hambre espiritual!

Nuestro primer testimonio es el del Sr. Sidney Paul Strickland, empresario, gerente de Southland Hogares Móviles en Sumter, S.C.

Su editor ha conocido a Paul desde hace años, incluyendo esos años que él estaba confortablemente enraizado en el sistema sectario Estadounidense. Paul era un pilar del establishment, un verdadero soldado de madera del reaccionario status quo.

Su estabilidad y equilibrio de mente se estaban destrozando. Su conservadurismo era no solamente notable en el sentido teológico (como todavía es), pero también en el sentido inercial.

Comenzó a retroceder de su línea un pelo.

Pero entonces algo asombroso sucedió.

Él encontró por sí mismo libros de lectura, y el comer ositos de azúcar, a fin de sobrevivir al aburrimiento de la mañana del Domingo en la iglesia.

Comenzó ha buscar, y fue maravilloso para él relacionarse con una iglesia radical Cristiana en las casas.

Si Paul Starickland pudo salir fuera, otros pueden.

También usted.

Lo qué Paul cree y práctica ahora será presentado más adelante.

En un corto espacio, su artículo da al lector la esencia de la Cristiandad de las iglesias en casa.

¡Sí!

¡Es posible!

¡Su hija puede casarse en una iglesia de casa!

---

Por Paul Strickland.

Ha sido mi experiencia que una vez que decides no pertenecer a una iglesia denominacional organizada, muchos bien - significados miembros de la familia, amigos, y conocidos igual te preguntarán inmediatamente; desafiantes, y a veces para ridiculizarte.

Estoy seguro que la mayoría quienes te preguntan lo hacen lejos de mucho amor, y concierne mas a la trayectoria divergente e inusitada que usted ha elegido.

Es mi propósito aquí el intentar dar respuesta a algunos de estos asuntos, y para definir lo qué muchos de nosotros creemos quienes nos hemos asociado con el movimiento de la "iglesia de casa" o "iglesia abierta".

No seré tan presuntuoso respecto a presumir que puedo exponer todo lo que nosotros creemos en un espacio tan limitado, ni a postular que todos los que se asocian con nosotros creen exactamente lo mismo.

Yo creo que las definiciones siguientes son fundamentales y retenidas por la mayoría quienes son de nuestra persuasión.

Ante todo, tenazmente nos adherimos principalmente a una iglesia abierta.

Una iglesia abierta es una en que las prácticas de culto son abiertas, compartiendo abiertamente, y un ministerio abierto.

El culto abierto es mejor definido por las instrucciones dadas en 1ª Corintios 14:26:

1Cor 14:26 "¿Qué significa esto, hermanos? Que cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene un salmo o una enseñanza o una revelación o una lengua o una interpretación. Todo se haga para la edificación".

Muy pocas, si cualquiera, de las iglesias denominacionales no permitirían sobre una base regular un lugar en el orden del culto para que todos (o quienquiera lo conduzca) para dirigir un himno, dar una enseñanza corta, compartir un conocimiento o la revelación dada por el Señor durante la semana, etc.

Realmente, "todas las cosas deberían hacerse de una manera ordenada, pero por nuestros artificiales, pre-arreglos del orden de culto," hemos quitado en nuestras reuniones toda la espontaneidad, y a veces igualmente al Espíritu Santo.

El culto abierto da las riendas de la reunión al Espíritu Santo, para mover y usar a todo su pueblo en las reuniones de la forma que Él quiere.

El culto abierto fomenta la participación llana, solicitando que no seamos meros espectadores. Compartiendo abiertamente se define también en 1ª Corintios 14:26 y en los versículos 29-31:

1Cor 14:29 "Igualmente, los profetas hablen dos o tres, y los demás disciernan."

El versículo 30 declara que:

1Cor 14:30 "Si algo es revelado a alguno que está sentado, que calle el primero."

¿Cuándo en una iglesia denominacional en sus sermones semanales has visto el versículo 30 obedecido?

El primer orador (el sacerdote o el pastor) consideraría normalmente lo inadecuado y no escritural el parar la homilía y permitir que un "profano" tenga la oportunidad de hablar.

El versículo 31 afirma:

1Cor 14:31 Porque todos podéis profetizar uno por uno, para que todos aprendan y todos sean exhortados.

¿Cómo pueden profetizar o predicar todos cuando solamente uno se reconoce competente, entrenado para enseñar, y autorizado para hacerlo?

Esto nos conduce a la última área - el ministerio abierto.

La Reforma Protestante nos dio la Biblia y la doctrina del "sacerdocio de cada creyente" respaldaba al pueblo. El problema fue que la gente recibió la doctrina de sacerdocio, nunca la realidad.

Los sacerdotes Católicos Romanos se reemplazaron simplemente con los pastores o sacerdotes Protestantes esencialmente con los mismos oficios y deberes.

Se volvió a la Biblia, pero al sacerdocio no se volvió nunca.

El ministerio abierto reconoce el privilegio inherente e igual derecho de cada miembro del Cuerpo de Cristo para participar en el ministerio; en la práctica y no simplemente en la doctrina.

Por favor no interpretar esto como un ataque sobre las multitudes de hombres buenos que son miembros del clero profesional.

Simplemente declaramos el hecho que en ninguna parte del Nuevo Testamento se encuentra hombres que dan "sermones" tres veces por semana a un grupo de espectadores que nunca se les permite decir nada más que un pequeño "amén."

En ninguna parte de las Escrituras se encuentra una iglesia que tuvo un "pastor" sobre ella.

La iglesia del Nuevo Testamento era regida por un consejo de ancianos plural, iguales en autoridad, y mutuamente sometidos el uno al otro.

Ningún anciano en particular, nadie superior, se vio monopolizando las reuniones Cristianas semana tras semana y año tras año.

Los ancianos están para alentar a la iglesia hacia el ministerio abierto, compartiendo para que:

"De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor."

(Efesios 4:16).

Al igual que los Reformadores proclamaron "Sola Scriptura," nosotros también proclamamos un regreso a los modelos y reuniones del Nuevo Testamento.

Creemos que el vino nuevo está siendo preparado para ser vertido fuera y únicamente los nuevos odres que son el modelo y orden del Nuevo Testamento pueden contenerlo.

___

Nuestro próximo testimonio es el de Los Buford, de Seneca, S.C.

DEJARNOS IR ADELANTE HACÍA ÉL FUERA DEL CAMPAMENTO, SIN QUE NOS AFECTE SU REPROCHE.

[Nota de editor: Para los débiles sobre alusiones literarias, esta cita Bíblica significa que la gente va ha pensar usted está más loco que Gehenna por dejar el sistema de iglesia Estadounidense de iglesia.]

Mi esposa y yo, y nuestros cinco hijos llevamos en la iglesia de casa hace ahora un año. Al principio éramos solamente ocho, siete Bufords y Jesús. Fue un tiempo bueno para nosotros, para compartir nuestra fe personal con nuestros propios hijos.

Estoy seguro que algunos pensaron que nosotros habíamos recaído porque no éramos miembros de una iglesia, y que yo no era recomendable para Cristianos débiles.

Tuvimos muchos hermanos y hermanas que oraban y velaban por nosotros; todavía estabamos en relación con nuestras antiguas iglesias.

¡Así que no se use mi testimonio como una excusa por una recaída!

Podríamos haber tenido una sala llena de Cristianos si hubiéramos querido hacernos con unas pocas ovejas -robándolas de la asamblea local que nosotros dejamos después de seis años, pero nosotros amamos a esas personas demasiado, ¡realmente los amamos!

Ahora somos dos familias más que se reúnen con nosotros y ¡disfrutamos inmensamente!

¡Nosotros "Tenemos IGLESIA"!

¿Por qué hacemos esto nosotros, y qué nos llevó ha tomar una posición tan radical sobre el Cristianismo del Nuevo Testamento?

¿Sabemos que muchos piensan: "Por qué simplemente no puedes buscar una de esas iglesias buenas de tu zona y encajar en ella?"

La respuesta es:

¡YO NUNCA FIRMÉ ARRIBA PARA ESO!

"Cuando yo vine a Jesús en 1971, a los 17 años de edad, fue una rendición total, a Él, como mi Señor y Salvador, pero no a ninguna organización particular, y es donde mi lealtad y obediencia está firmemente hasta este día.

Cuando tenía 19 años, y terminé la Escuela Bíblica, mi madre me llevó a la iglesia, y me presentó al nuevo pastor. ¡Ella mostraba a su hijo que había ido a la Escuela Bíblica! El pastor, vestido con su traje gris, dijo con ese tipo de voz tremola de predicador, "Que es una fuerte y buena profesión, hijo."

Mi corazón dijo, no yo, no quiero jamás ser como él.

Quería hacer todo lo que pudiera por Dios, pero nada de religión.

He tenido en muchas iglesias buenas experiencias, y muchos profesores y pastores maravillosos a través de los años. Uno de los primeros y mejor fue Don Van Hoosier, de Highpoint Baptist Church, Macon, Georgia. De hecho estando allí, encontré la iglesia como la familia de Dios, en vez de como una organización, y no tuve que unirme, sólo se despertó el hecho que era una parte de ella.

Yo me recuerdo mirando alrededor un piano en una sala enorme, y diciéndome "he encontrado finalmente mi familia."

Todos nosotros tenemos un anhelo en nuestro corazón para esta- nuestra familia eterna, porque nosotros fuimos creados para este mismo propósito, para vivir con nuestro Padre para siempre como una familia.

Dios también me bendijo con la experiencia de vivir con todas las cosas en común, como en el Nuevo Testamento.

La Escuela Bíblica a la que fui la, Berean Internacional, desde el comienzo era un total centro viviente en Ozark en las Montañas de Missouri, donde preparaban para misionero. Fue una experiencia inolvidable el ser una parte de la familia de Dios.

Una vez que tienes experiencias como esta, unirte a una iglesia basada en un programa es muy difícil.

Después de terminar la Escuela Bíblica, me he sentido conducido para tomar un trabajo secular.

"El cielo está prohibido, ¿cómo puedes tener esperanza de ir al cielo si no estás en una iglesia? (lo dijo con voz tremola) EL PASTOR".

Durante estos años experimenté algunos de los días tempranos de la renovación carismática.

Las gentes venían a nuestras reuniones de iglesias denominacionales secas para orar y buscar a Dios en salas vivas donde la presencia de Dios era tan real como una nube en la sala - una atmósfera electrificada.

¿Después de gustar del cielo, piensa usted que podría estar satisfecho con una organización denominacional de hombres?

Tristemente, la mayoría de estos grupos consiguió para sí un edificio, contrataron un predicador profesional, consiguieron un hombre, que organizó nuestros derechos, del avivamiento que una vez conocieron.

Ahora los carismáticos en todas partes están sentados miserablemente en sus bancos nuevos, vuelven a una iglesia sectaria, se compran una iglesia (la experiencia más miserable que sé), o, peor de todo, han dejado de ir enteramente.

Muchos de nosotros experimentamos un reavivamiento y sería miserable que tuviéramos que experimentarlo nuevamente.

Gustamos un poco una pizca del cielo en esas reuniones, y somos sólo corazones - enfermos cada vez que nos hallamos calentando un banco de nuevo, y asistiendo a iglesias como de las que salimos hace tantos años. La única diferencia es que ahora para animar la adoración, levantamos nuestras manos y entremezclamos nuestros pies.

La nube ha seguido adelante y algunos de nosotros estamos fuera allí errantes alrededor, fuera del campamento, buscando a nuestro Señor nuevamente.

DEJARNOS IR ADELANTE HACÍA ÉL FUERA DEL CAMPAMENTO, SIN QUE NOS AFECTE SU REPROCHE.

Revista La Nueva Reforma
Volumen Uno, Numero Dos - Mayo, 1993

Dedicada al Avance de la Cristiandad de la Iglesia en las Casas.

Ruta: