Cuando Dios Arenga su Ejército

No es fantasioso ni sobreenfatizado hablar de ejército ni de arenga clásica previa a una o varias batallas. La Biblia misma nos muestra a Dios, como "Jehová de los ejércitos". Nos colocamos su uniforme en el momento mismo de nuestra conversión, y entramos en guerra contra el reino de las tinieblas, nos agrade o no, lo sepamos o no, desde ese mismo instante. Y ante cada batalla, es Dios mismo el que viene y nos arenga a vencer sin desmayar.