¡Dios no me Escucha!

Es indudable que uno de los problemas más frecuentes que experimentan los cristianos de todo el planeta, es la asignatura pendiente que viven respecto a sus oraciones. Es mucha la gente que asegura orar regularmente, mantenerse en sintonía con Dios y que, sin embargo, aseguran no recibir respuesta alguna a sus oraciones. Es, -dicen-, como si Dios no los estuviera escuchando. ¿Es así, realmente? Este trabajo te lo aclara.

Ruta:

Visite el web de Tiempo de Victoria.