El Poder del Desorden - Parte 1/2

Todos sabemos y enseñamos que nuestro Dios es un Dios de orden, pero cuando lo llevamos a la práctica en nuestras vidas, no vamos mucho más allá de solemnidades, formalidades y rutinas de culto. Sin embargo, es palabra es tan real, tan genuina que, por poco, es una especie de clave, de llave para el ingreso al Reino de Dios. En este trabajo me permito compartir contigo las cuestiones básicas de ese orden y lo que significa vivir en oposición a él.

Visite el web de Tiempo de Victoria.