Gente Apta Para una Reforma - Parte 2

Es indudable que una gran reforma se acerca a pasos agigantados a la iglesia del Señor. Una reforma que, quizás , tenga visos superiores a los vividos en la época de Martín Lutero. Una reforma que llevará de una vez por todas a la auténtica iglesia a una calidad de sin mancha y sin arruga y gloriosa ante los ojos de Dios. Una reforma que necesita gente como la que aquí se describe.

Ruta:

Visite el web de Tiempo de Victoria.