No Tengo Ningún Mérito

A lo largo de nuestra vida cristiana hemos conocido y observado a muchos supuestos hermanos que se conducen dentro de la iglesia como si estuvieran haciéndole un enorme favor a Dios con su asistencia y servicio. Ellos creen con total sinceridad y convicción, (Lo cual no lo hace verdad), que tienen méritos más que sobrados para entrar al Reino y olvidan que hay una palabra que sintetiza lo máximo que Dios ha hecho por el hombre: Gracia. De eso hablamos y es mi deseo que al oírlo, tú puedas ubicarte donde te corresponde.

Ruta:

Visite el web de Tiempo de Victoria.