Por Frank A. Viola
Traducción de Eloy García Calleja

LA INTENCIÓN DIVINA

Capítulo I

A través de toda la Biblia, desde el Génesis hasta Apocalipsis, encontramos un hilo que sirve de unión sobre cada verso, cada profecía, cada principio, cada narración, cada sombra y cada verdad espiritual. Este hilo de unión es el propósito eterno de Dios en Cristo Jesús. El eterno propósito es el deseo último o intención albergada en el corazón de Dios.

En estos últimos días, Dios está llamando a Su pueblo a descubrir Su propósito, abrazarlo y cumplirlo. Solamente entonces podrá el corazón de Dios sentirse satisfecho.

El propósito eterno de Dios es Su meta. Es a lo que Él apunta, Su intención, Su objetivo, Su visión, Su supremo interés y Su pensamiento pleno. En otras palabras, el pensamiento central del eterno propósito de Dios está en la creación y en la redención. Dios ha estado trabajando en ello desde el comienzo de los tiempos. Y continuará haciéndolo hasta que se haya logrado. De hecho, el propósito eterno gobierna todas las actividades divinas – todo Su movimiento y energías se dirigen hacia ese fin. Desgraciadamente, pocos lo han visto. Y de aquellos que lo han visto, pocos están dispuestos a pagar el precio para ayudar a realizarlo. Dios, sin embargo, señaliza y dirige a Su pueblo a descubrir y cumplir Su intención última.

En las páginas que siguen, echaremos una compresiva ojeada al propósito Divino. Después miraremos hacia el instrumento que Dios ha ordenado para que éste sea cumplido. En capítulos posteriores, utilizaremos la mayor parte del tiempo considerando el sacerdocio, que sirve como tipo de su magnífica intención.

 

La visión debe preceder a la construcción

En proverbios leemos Proverbios 29:18

18 Cuando falta la profecía, el pueblo se desenfrena, pero el que guarda la Ley es bienaventurado.

La palabra “visión” tiene un enorme significado en el servicio del Señor. La visión es lo que nos da el incentivo espiritual. Es aquello que nos mantiene unidos al Señor, dándonos un sentido de propósito y destino. Sin visión nos desintegramos. Sin un sentido de destino, nos convertimos en indisciplinados. La visión une. La falta de visión produce división.

La visión es aquello que trae al pueblo de Dios hacia una unidad cohesiva. Tiene un poder fortalecedor, emancipador y a la vez sostenedor. Sin visión nos haremos pedazos y seremos desparramados sin control alguno. Ver el propósito eterno nos provee con una visión que nos gobierna. Lamentablemente, muchos cristianos no son capaces de percibir la visión de Dios y Su interés. En su lugar, a menudo miden el interés de Dios en función de sus propios intereses. El resultado es que muchos de los hijos de Dios carecen del incentivo espiritual, ningún sentido del propósito que hay detrás de su obra. Se encuentran divididos con respecto a sus objetivos.

Dios desea revelarnos Su intención con objeto de extraernos de nosotros mismos, de tal manera, que Su corazón y Su interés puedan convertirse en nuestro corazón y nuestro interés.

Jessie-Penn Lewis escribió:

“El alma tiene siempre que tener una visión celestial que la separa de las cosas terrenales. Los ojos del corazón deben ser iluminados para conocer la esperanza de su llamado. Cuanto más clara sea la visión, más nos abandonaremos en el Espíritu Santo para que logre su cometido y más intensa será la sed de Dios – un horno de deseo intenso que ha de ser creado por el mismo Espíritu Eterno y que es la suprema condición de conocer a Dios.”

¡Qué apropiadas a nuestro tiempo son estas palabras!

De acuerdo con la Biblia, visión siempre precede a construcción .

La revelación siempre precede a la obra. Tenemos que prestar especial atención a este esencial principio espiritual. ¿Ven?, Dios quiere que nosotros construyamos para Él. Sin embargo, antes de que podamos construir tenemos que tener claro lo que

va a ser el edificio. Moisés tuvo que ver la arquitectura del tabernáculo antes de estar listo para construirlo. Tomó cuarenta días en la Montaña Sagrada de Dios para revelar a Moisés el trazado de Su tabernáculo.

Éxodo 25:40

40 Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte.

Fue solamente después que Moisés vio y entendió el diseño, cuando estuvo calificado para construir.

De la misma manera el rey David tuvo primero que recibir la visión de la casa de Dios antes que su hijo Salomón pudiera más tarde construirla.

1 Reyes 5:5

5 Yo, por tanto, he determinado ahora edificar una casa al nombre de Jehová, mi Dios, según lo que Jehová dijo a mi padre David: “Tu hijo, a quien yo pondré en el trono en lugar tuyo, él edificará una casa a mi nombre”.

1 Reyes 8:17

17 Mi padre David tuvo en su corazón edificar una casa al nombre de Jehová, Dios de Israel.

De acuerdo con el mismo principio espiritual, antes que el apóstol Pablo se convirtiera en el sabio maestro constructor, primero tuvo que ver la celestial visión del Señor Jesucristo y Su cuerpo.

Hechos 26:19

19 »Por lo cual, rey Agripa, no fui rebelde a la visión celestial, 1 Corintios 3:10

  1. Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo, como perito arquitecto, puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.

    De igual manera antes que podamos construir de acuerdo a la forma de pensar de Dios, tenemos primero que tener una revelación del patrón Divino.

    El propósito eterno es la visión trascendental y patrón que Dios ha dado al hombre para que pueda construir para Él, vivir para Él, y satisfacer a Él. De esta manera, el grado de utilidad que podemos ofrecer al Señor, está en gran parte determinada, en tanto seamos capaces de ver o no la última meta divina.

    Supongamos, por ejemplo, que un jugador de baseball ignora la meta del juego. No importa que el jugador conozca muchas de las reglas y hasta tenga algunas habilidades para el juego, si no entiende la finalidad del juego, será de poca utilidad para su entrenador. De igual forma, un carpintero no puede construir una casa si no tiene los planos de la misma. Aunque tenga los conocimientos para construirla, si no tiene idea de lo que va a construir, sus habilidades le servirán de poco. Todo esto es igual en el rearmo espiritual.

    Infinidad de cristianos trabajan y construyen, pero están ignorantes acerca del objeto de sus labores. A pesar de que puedan haber visto parcialmente algunas de las metas de Dios, han errado al no conocer el producto terminado. Como resultado los trabajos y esfuerzos han quedado cortos de alcanzar lo que es más anhelado por el corazón de Dios.

    Que Dios nos revele a nosotros Su visión última para que podamos fervientemente dedicarnos en Su construcción.

    El eterno propósito – Una verdad celestial

    Después de haber visto la importancia del propósito eterno, Pablo arduamente trabajó para explicárselo al pueblo de Dios. La epístola a los Efesios es el libro más espiritual del Nuevo Testamento ya que en él revela el eterno propósito más claramente que en ningún otro libro de la Biblia.

    La mayor parte de esta epístola es vista bajo la perspectiva de Dios – la mayoría vista desde los cielos. Por esta razón Efesios contiene el tema de mayor relevancia que el resto de las escrituras. La verdad de Dios alcanza su punto más alto en esta

    carta. Y es más, es solamente en la carta a los efesios donde encontramos el “eterno propósito”

    Efesios 3:11

  2. conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús, nuestro Señor,

El propósito eterno, por tanto, es una verdad celestial. En los capítulos 1 al 3 de Efesios, Pablo virtualmente acaba con el lenguaje tratando de ayudar a los santos a entender el propósito divino. Consideremos las siguientes frases:

para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él... que él alumbre los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos... Al leerlo podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo... y de aclarar a todos cuál sea el plan del misterio escondido desde los siglos en Dios, el creador de todas las cosas... a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Para algunos creyentes, las verdades divinas enseñadas en el libro de Efesios son “demasiado espirituales” para que ellos las puedan apreciar. Tales individuos prefieren las cartas de corrección y las de carácter práctico, tales como Corintios y Filipenses en lugar de la celestial y espiritual dirigida a los efesios, a los colosenses y a los romanos. No es extraño oír exclamar a esos creyentes: “tenemos que salirnos de las nubes, bajarnos de los cielos y ser más prácticos”. No obstante este criticismo revela una falta de entendimiento y compresión concerniente a cuán apropiada es la verdad de Dios.

Toda la práctica experiencia en el Señor descansa sobre los cimientos de ver la realidad espiritual que le corresponde. En otras palabras, la verdad eterna (divina verdad que es objetiva)

siempre precede la verdad experimental (divina verdad que es subjetiva). Por ejemplo, tenemos en que, primer lugar, ver el

hecho trascendental y eterno de nuestra participación con Cristo en Su cruz ...

Romanos 6:6

6 Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado,

Gálatas 2:20

20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

...antes que nosotros, experimentalmente seamos capaces de, diariamente, tomar nuestra cruz .

Lucas 9:23

23 Y decía a todos:

—Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame.

1 Corintios 15:31

31 Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero.

Es el ver que hemos sido crucificados con Cristo lo que permite al Espíritu Santo otorgarnos el poder de prácticamente morir en nosotros mismos diariamente. Por tanto, lo que Cristo nos da es la verdad eterna; que el Espíritu Santo trabaja por medio de nosotros es la verdad experimental. El trabajo del Espíritu

Santo es para incorporar en nosotros lo que Cristo ha hecho por nosotros . Por tanto, sin antes haber podido ver las objetivas verdades celestiales, descritas en Efesios y Romanos, no puede

uno apropiadamente practicar debidamente las verdades subjetivas y terrenales escritas en Corintios y Filipenses.

Para el hombre espiritual, las verdades espirituales son más reales que las prácticas verdades. Es solamente para el hombre terrenal que las verdades celestiales son idealistas y sin sentido.

Cuando la mente natural demanda ver el fuego, escuchar la voz y tocar los bordes del Monte Sinaí con sus sentidos, la mente

espiritual puede percibir con el espíritu al pueblo celestial sentado en el monte Sión.

Hebreos 12:18-24

  1. No os habéis acercado al monte que se podía palpar y que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad,

  2. al sonido de la trompeta y a la voz que hablaba, la cual los que la oyeron rogaron que no les siguiera hablando,

  3. porque no podían soportar lo que se ordenaba: «Si aun una bestia toca el monte, será apedreada o asaetada».

  4. Tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: «Estoy espantado y temblando».

  5. Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles,

  6. a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos. Os habéis acercado a Dios, Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos,

  7. a Jesús, Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

Dios llama a Su pueblo para que abandone “el monte que puede ser tocado” y venga “al monte Sión”, tal como leemos en los versículos 18 y 22. Por tanto, si vamos a tener algún progreso en la vida espiritual, tenemos que, en primer lugar venir a Efesios, para percibir “la visión celestial”.

El río y los afluentes

Consideremos por un momento un ancho y caudaloso río que tiene muchos pequeños afluentes desembocando en él. El río es

el centro de todos los afluentes. Podemos comparar este gran río al eterno propósito de Dios y, de igual forma, podemos comparar los afluentes a lo que muchos cristianos equivocadamente llaman el propósito de Dios. En otras palabras, cada afluente representa lo que muchos creyentes han pensado era la verdad central de Dios.

En tanto todos los afluentes son partes del gran río, ayudando a dar la expresión más grande del río, ellos mismos, individualmente, no son el gran río. Muchos cristianos hoy día enfatizan que el evangelismo es la meta de Dios. Desde la aparición del movimiento de avivamiento, muchos creyentes han puesto énfasis en que el propósito de Dios es rescatar al hombre caído. Para ellos el ganar almas es la meta de la vida cristiana. Aunque este aspecto forma parte del propósito de Dios, no es Su deseo último. La evangelización es uno de los afluentes. El propósito eterno es mucho más grande que el evangelizar – lo transciende por mucho. De esta manera, aunque el evangelismo es muy querido por Dios, no es exactamente Su meta final.

A través de la historia, Dios se ha movido a través de Su pueblo, en épocas y circunstancias diversas, para revelar alguna verdad específica a la iglesia. Con cada revelación, Dios ha levantado a un grupo de testigos que lleven ese mensaje especial por Él, otorgándoles una luz nueva en un tema específico de Su Mundo.

Los siguientes temas han sido especialmente enfatizados por diferentes grupos en cada uno de sus avivamientos: Justificación por medio de la fe, santificación, el bautismo del agua, los dones del Espíritu Santo, alabanza y adoración, el sacerdocio de los creyentes, justicia social, misiones, evangelismo y la batalla espiritual.

En cada movimiento, Dios ha enfatizado a cada grupo uno de esos temas ser el propósito central para el hombre. Han hecho de esa verdad particular la base de su hermandad, encontrando a creyentes con la misma forma de pensar para formar el grupo alrededor de ella. Esta es la forma en que la mayor parte de las denominaciones han sido hechas. Y a pesar de que todas esas

verdades son importantes, ninguna de ellas constituye el propósito de Dios, por tanto, no deben ser representadas como tal. Todos esos temas son los tributarios que forman parte del gran río. Ninguno de ellos es el pensamiento central de Dios.

¡El peligro de muchos creyentes es que solamente han podido ver un tributario y se han perdido de ver el gran río! El completo sistema institucional está constituido bajo esa experiencia. Las denominaciones, incluyendo muchas de las asambleas llamadas

no institucionales, son grupos de creyentes que enfatizan un aspecto del propósito de Dios perdiendo, con ello, la plenitud de

Su pensamiento. Lamentablemente, la mayor parte de los Cristianos modernos, han quedado encallados en alguno de los tributarios.

¡Que Dios nos salve de enfatizar acerca de nuestro afluentes y nos permita ver el río de Su eterno propósito!

El Eterno Propósito – Un Misterio ahora

revelado

El propósito de Dios permanece siendo un misterio escondido para el hombre y los ángeles desde la fundación del mundo. Antes de eso, en el pasado eterno, Dios ha deliberado y diseñado un propósito y un plan. Dios designó su propósito de acuerdo a Su deseo, o puesto de una manera más literaria, “de acuerdo a su amable intención”.

Efesios 1:9

9 Él nos dio a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito,

el cual se había propuesto en sí mismo,

En otras palabras, el propósito de Dios emerge de y refleja los deseos de Su corazón. Se nos dice que Dios trabaja...

Efesios 1:11

11 En él asimismo tuvimos herencia,

habiendo sido predestinados

conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

Y ya que el propósito de Dios refleja el más profundo deseo de Su corazón, Él eligió mantenerlo oculto de los hijos de los hombres. La infinita sabiduría del propósito de Dios es lo que Pablo se refiere como las profundas cosas del Espíritu.

1 Corintios 2:10

10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios,

Las cosas profundas de Dios son aquellas que son más íntimas y cercanas a su corazón. Debido a que el propósito Divino fue hecho en Dios en persona...

Efesios 1:9

9 Él nos dio a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito,

el cual se había propuesto en sí mismo,

...irradia la belleza de Su naturaleza. En otras palabras, el propósito Divino responde a Dios en persona. El eterno propósito es en verdad maravilloso y glorioso.

A pesar de que el eterno propósito fue siempre cubierto por un velo, mantenido en secreto y escondido en Dios por siglos y generaciones, Dios los ha descubierto en la época actual de la iglesia. En nuestros días, Dios está confiando el conocimiento de Su oculto propósito a hombres y mujeres fieles. El apóstol Pablo fue uno de aquellos hombres fieles. Como un “servidor del misterio de Dios”, Pablo trabajó fervientemente para hacer ver a todos los hombres “el misterio de la servidumbre” del eterno propósito de Dios.

1 Corintios 4:1

1 Por tanto, que los hombres nos consideren como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.

Efesios 3:9

9 y de aclarar a todos cuál sea el plan del misterio escondido desde los siglos en Dios, el creador de todas las cosas,

Consideremos los siguientes pasajes Efesios 1:9

9 ÉL NOS DIO A CONOCER EL MISTERIO DE SU VOLUNTAD,

según su beneplácito,

el cual se había PROPUESTO en sí mismo, Efesios 3:8-11

  1. A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las insondables riquezas de Cristo,

  2. y de aclarar a todos cuál sea EL PLAN DEL MISTERIO ESCONDIDO DESDE LOS SIGLOS EN DIOS, EL CREADOR DE TODAS LAS COSAS,

  3. para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales,

  4. CONFORME AL PROPÓSITO ETERNO que hizo en Cristo Jesús, nuestro Señor

Colosenses 1:25-26

  1. De ella fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios,

  2. EL MISTERIO QUE HABÍA ESTADO OCULTO DESDE LOS SIGLOS Y EDADES, PERO QUE AHORA HA SIDO MANIFESTADO A SUS SANTOS.

1 Corintios 2:6-10

  1. Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez en la fe; no la sabiduría de este mundo ni de los poderosos de este mundo, que perecen.

  2. Pero hablamos sabiduría de Dios en misterio, LA SABIDURÍA OCULTA QUE DIOS PREDESTINÓ ANTES DE LOS SIGLOS PARA NUESTRA GLORIA,

  3. la cual ninguno de los poderosos de este mundo conoció, porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de la gloria.

  4. Antes bien, como está escrito:

    «Cosas que ojo no vio ni oído oyó

    ni han subido al corazón del hombre,

    SON LAS QUE DIOS HA PREPARADO PARA LOS QUE LO AMAN».

  5. PERO DIOS NOS LAS REVELÓ A NOSOTROS POR EL ESPÍRITU, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo

de Dios,

A pesar de que Dios ha mantenido por muchos años la sabiduría de Su propósito, como un secreto, Él ahora se la ha hecho saber a la iglesia. Además, es por medio de la iglesia por la que Dios muestra al hombre la variada composición de su sabiduría.

Efesios 3:8-10

10 para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales,

Hasta los seres celestiales deben aprender de la iglesia el misterio del propósito de Dios. Tal como dice un escritor “la iglesia es la escuela de los ángeles y cada uno de los santos es un profesor”. Y ya que el método de Dios de enseñar el conocimiento de Su eterno propósito al hombre y a los ángeles

descansa sobre la iglesia, Dios quiere que ninguno de Sus hijos los desconozca.

Definición del propósito eterno

El propósito eterno contiene dos aspectos. Son contestaciones a la pregunta del por qué Dios creó todas las cosas. El primer

aspecto del propósito de Dios se refiere más generalmente a Su entera creación , cuando el segundo aspecto se refiere más específicamente a la humanidad .

Con respecto a la entera creación (el universo), el eterno propósito es hacer Jesucristo preeminente sobre todas las cosas. La intención de Dios es hacer que Su Hijo esté sobre todas las cosas para que todas ellas sean manifestadas en Él. En otras palabras, Dios creó todas las cosas para que estas expresen a Cristo, haciendo Su Presencia y autoridad central y universal. En Colosenses Pablo establece el eterno propósito cuando dice...

Colosenses 1:16-18

  1. porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; TODO FUE CREADO POR MEDIO DE ÉL Y PARA ÉL.

  2. Y él es antes que todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten.

  3. Él es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia, y es el principio, el primogénito de entre los muertos, PARA QUE EN TODO TENGA LA PREEMINENCIA,

Dios creó todas las cosas por Su Hijo y para Su Hijo, para que Él fuera preeminente sobre todas las cosas. El ser preeminentes significa tener primacía, superioridad, ser el primero. Hermanos, Dios ha propuesto que Su Hijo esté por encima de todo el universo. Esto es lo que la Escritura quiere decir cuando leemos que Cristo es el primogénito de todas las criaturas.

Colosenses 1:15

15 Cristo es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación,

Dios ha destinado que Su amado Hijo herede todas las cosas. Ser el hijo primogénito significa ocupar el primer lugar y obtener la herencia del padre. Al igual que Isaac fue el recipiente de todas las cosas que Abraham poseía, Jesús es el recipiente de todas las cosas creadas por el Padre.

En Efesios, Pablo describe el propósito eterno como el deseo de Dios de agrupar todas las cosas en Su Hijo. Las palabras “reunir todas las cosas” también pueden traducirse por “encabezadas por” o “sumariadas en”.

Efesios 1:9-10

  1. Él nos dio a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo,

  2. de reunir todas las cosas en Cristo, en el cumplimiento de los tiempos establecidos, así las que están en los cielos como las que están en la tierra.

La meta de Dios es hacer de Su Hijo la cabeza de todas las cosas del universo. Lo hace para establecer la centralidad y universalidad de Jesucristo, para sumariar todas las cosas en Su amado Hijo.

¿Y por qué razón hace esto?

Para que la presencia del Hijo de Dios sea manifestada universalmente.

¿Ven? Dios desea que Su Hijo “llene todas las cosas”... Efesios 4:10

10 El que descendió es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo

Efesios 1:23

23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

Él busca obtener una expresión total de Su hijo en el universo, intenta que todas las cosas se llenen con Su gloriosa Presencia.

¿No es ese un maravilloso pensamiento? ¿Pueden apreciar esto, hermanos y hermanas? El destino del universo es que Cristo sea todo y esté en todo .

Colosenses 3:11

11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni extranjero, esclavo ni libre, sino que Cristo es el todo y en todos.

El interés de Dios es que todo en el universo tenga la marca, el sello, el carácter y la impresión de Su amado Hijo, sobre todo él. Esto es lo que la Biblia quiere decir cuando indica que Dios ha designado a Su Hijo como heredero de todas las cosas.

Hebreos 1:2

2 en estos últimos días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo y por quien asimismo hizo el universo.

Esta fue la Divina intención antes del comienzo de los tiempos, en la pasada eternidad y será completada en “la dispensación de la plenitud de todos los tiempos” en el futuro eterno. Por esta razón Pablo habla del propósito eterno, pues Dios siempre lo ha tenido presente.

El eterno propósito de Dios, entonces, está centrado sobre el señorío de Jesucristo. Su foco principal es el establecimiento de la absoluta soberanía y supremacía del Hijo de Dios. Hace de Cristo el centro y la circunferencia de todo. ¿Puedes apreciar cuán alto es este propósito? Considera las siguientes Escrituras que señalan la intención de Dios de establecer el centralismo y supremacía de Su Hijo en el universo.

Hechos 2:36

36. »Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que A ESTE JESÚS a quien vosotros crucificasteis, DIOS LO HA HECHO SEÑOR y Cristo».

Efesios 1:20-22

  1. Esta fuerza operó en Cristo, resucitándolo de los muertos y sentándolo a su derecha en los lugares celestiales,

  2. SOBRE TODO PRINCIPADO Y AUTORIDAD, PODER Y SEÑ ORÍO, Y SOBRE TODO NOMBRE QUE SE NOMBRA, no solo en este siglo, sino también en el venidero.

  3. Y sometió todas las cosas debajo de sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,

Romanos 14:9

9 Cristo para esto murió, resucitó y volvió a vivir PARA SER SEÑOR ASÍ DE LOS MUERTOS COMO DE LOS QUE VIVEN.

Filipenses 2:9-11

  1. Por eso Dios también lo exaltó sobre todas las cosas Y LE DIO UN NOMBRE QUE ES SOBRE TODO NOMBRE,

  2. para que en el nombre de Jesús SE DOBLE TODA RODILLA de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra;

  3. y toda lengua confiese que JESUCRISTO ES EL SEÑOR, para gloria de Dios Padre.

Hechos 10:36

36 Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; este ES SEÑOR DE TODOS.

Apocalipsis 11:15

15 El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían:

«LOS REINOS DEL MUNDO HAN VENIDO A SER DE NUESTRO SEÑOR Y DE SU CRISTO;

y ÉL REINARÁ

POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS».

Apocalipsis 17:14

14 Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, PORQUE ES SEÑOR DE SEÑORES Y REY DE REYES; y los que están con él son llamados, elegidos y fieles».

Así pues la intención de Dios es hacer a Jesucristo cabeza sobre todas las cosas para que todas las cosas puedan reflejar Su gloria. Como Hijo de Dios, Cristo es “el heredero”. Así cuando Él reciba su herencia, Él será manifestado como “Señor de todo”.

Gálatas 4:1

1 Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo,

Si echamos una ojeada a los periódicos del hoy día, fácilmente podemos darnos cuenta que Cristo ahora no tiene preeminencia sobre la tierra. El hombre y los animales están bajo la maldición consecuencia de la caída.

Génesis 3:17

17 Y al hombre dijo:

—Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer

y comiste del árbol de que te mandé diciendo: “No comerás de él”,

maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella

todos los días de tu vida,

La vasta mayoría de la raza humana está en rebelión hacia la voluntad de Dios.

Romanos 3:10-18

10. Como está escrito:

«No hay justo, ni aun uno; 11 no hay quien entienda,

no hay quien busque a Dios.

12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;

no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. 13 Sepulcro abierto es su garganta;

con su lengua engañan.

Veneno de víboras hay debajo de sus labios;

14 su boca está llena de maldición y de amargura. 15 Sus pies se apresuran para derramar sangre; 16 destrucción y miseria hay en sus caminos;

  1. y no conocieron camino de paz.

  2. No hay temor de Dios delante de sus ojos».

....

23 por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios,

La tierra tiene sobre sí espinos y sequías, muertes abundantes, guerras por doquier, la violencia cubre la tierra, y el demonio continúa amenazando a la sociedad.

La Biblia declara que ambos, hombres y animales esperan ansiosos su liberación de la presente corrupción decadente.

 

Romanos 8:19-23

  1. porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

  2. La creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza.

  3. Por tanto, también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

  4. Sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora.

  5. Y no solo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo,

Juan 12:31

31 hora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.

2 Corintios 4:4

4. esto es, entre los incrédulos, a quienes el dios de este mundo les cegó el entendimiento, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

1 Juan 5:19

19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

No es de extrañar que el apóstol se refiera a la era presente como la época del demonio, o siglo malo.

 

Gálatas 1:4

4 el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,

No obstante, a pesar de que todas las cosas no están, en estos momentos, acordes con el propósito de Dios, Él está trabajando para lograr su meta de traer todas las cosas bajo el liderazgo de Su Hijo de tal manera que todas las cosas sean manifestadas en Su gloriosa Persona. Como hijos de Dios, anhelamos que ese día llegue, cuando Dios ponga “todas las cosas bajo Sus pies” para que Él pueda “estar en todo”.

1 Corintios 15:24-28

  1. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

  2. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

  3. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

  4. Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas.

  5. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

El punto más alto de la creación de Dios

El segundo aspecto del eterno propósito trata del cenit de la creación de Dios el cual es el hombre. Aparte de su amado Hijo, la humanidad está en el punto central del pensamiento de Dios. Cuando Dios creó la tierra, solamente después de crear al hombre, fue cuando finalmente pudo descansar (Génesis 1:26, 31, 2:2) Esto significa que Dios no quedó satisfecho hasta que no hubo creado al hombre.

Además, fue solamente después de haber creado al hombre cuando Él logró calificar su creación de “muy buena”.

Génesis 1:31

31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Por tanto, el punto álgido en al creación de Dios fue la creación del hombre.

Zacarías 12:1

1 Profecía de la palabra de Jehová acerca de Israel. Jehová, que extiende los cielos y funda la tierra, y forma el espíritu del hombre dentro de él, ha dicho:

Notemos la progresión en este verso de Zacarías – Dios primero crea los cielos, luego la tierra y finalmente al hombre. En cierto sentido Dios creó los cielos para la tierra y la tierra para el hombre.

El argumento de la semilla en la Biblia

Fijémonos ahora nuestra atención en el libro del Génesis y descubramos el propósito con respecto a la humanidad. El término Génesis significa “comienzo” u “orígenes”. No solamente esto significa que la creación de todas las cosas está registrada en el libro del Génesis, sino que, de la misma manera, significa que todas las verdades espirituales encuentran su raíz en este libro. Génesis es el semillero de toda la Biblia. Es donde encontramos la semilla u origen de toda la verdad espiritual.

En el libro del Génesis descubrimos, en miniatura, la primera mención de toda la verdad de la que toda la verdad se va desarrollando. Los grandes temas de la Biblia, tales como el árbol de la vida, el árbol del conocimiento del bien y del mal, el jardín del Edén, Adán, Eva, Babel, se encuentran descritos en la Biblia. De esta manera toda la verdad espiritual es plantada en el Génesis. En principio todos esos temas se encuentran desarrollados a través de toda la Biblia. En el libro de Apocalipsis, estos temas son vistos en una manera madura y engrandada. Así toda la verdad espiritual está plantada en el Génesis, cuando toda la verdad espiritual es cosechada en el libro de Revelación. Todo lo que Dios habla físicamente en el libro del Génesis es consumado espiritualmente en el libro de la Revelación.

Consideremos el árbol de la vida. Este árbol aparece por primera vez en el capítulo 2 del Génesis. Sin embargo, su principio se encuentra a través de toda la Escritura y es consumado en Jesucristo. El árbol de la vida representa nuestro Señor Jesús, puesto que Él es la vida de Dios y todos la que la compartan “nunca morirán”

Juan 6:57

57 Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.

Juan 11:25

25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

Génesis 3:22

22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.

Finalmente vemos el árbol de la vida apareciendo en Apocalipsis 22, donde encuentra su consumación e la Nueva Jerusalén.

Apocalipsis 22:2,14

2 En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.

14 Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad.

De la misma manera podemos trazar el principio del árbol del conocimiento a través de la Escritura, solamente para encontrarlo consumado en el lago de fuego en el libro de Apocalipsis.

Además, en Génesis 11 nos encontramos con la primera mención de Babel. En el libro de Apocalipsis encontramos que el principio de Babel se ha desarrollado en un sistema de corrupción política, económico y religioso llamado Babilonia (Apocalipsis 16 – 18). Ambos, Babilonia y la Nueva Jerusalén son las “grandes ciudades” que siempre han estado en conflicto, una con otra. Como el hermano Watchman Nee dijo, “Babilonia es el falso cuerpo de Cristo” (comparen Apocalipsis 17:4 con 21:17-19). De igual manera, el árbol del conocimiento es el falso árbol de la vida.

En Génesis 1 – 2, tenemos el comienzo del eterno propósito de Dios, cuando en Apocalipsis 21 – 22 encontramos su culminación. Los mismos temas aparecen en esos cuatro capítulos: el árbol de la vida, el río de aguas torrenciales, el oro, la perla, la piedra de ónice, el hombre y su esposa. Eva – la esposa del primer Adán – aparece como una semilla en Génesis

2. En Apocalipsis 22, Eva madura en la Nueva Jerusalén – la Esposa del último Adán: Jesucristo.

La Biblia comienza con un matrimonio y termina con un matrimonio. Los mismos materiales que se encuentran en el río del jardín del Edén – oro, plata y ónice – se utilizan para construir la Nueva Jerusalén.

Génesis 2:11,12

  1. El primero se llama Pisón; es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro.

  2. El oro de aquella tierra es bueno; y hay allí también bedelio y ónice.

Apocalipsis 21:19,21

19 Los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda clase de piedras preciosas. El primer cimiento era de jaspe, el segundo de zafiro, el tercero de ágata, el cuarto de esmeralda,

21 Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, como vidrio transparente.

En Génesis Dios comienza con un jardín, y en Apocalipsis Él termina con una ciudad construida con los mismos bloques de construcción.

En una palabra, los primeros dos capítulos de la Biblia, corresponden perfectamente con los dos últimos capítulos de la Biblia. Y todo lo que se encuentra en medio de esos dos libros es el desarrollo de esos temas. Dios transmite la semilla de la verdad espiritual en Génesis, por medio y a través de la Biblia los desarrolla y, finalmente, son consumados y cosechados en

Apocalipsis. Este entendimiento nos ayudará a descubrir el glorioso propósito de Dios a través de las Escrituras.

La intención de Dios para el hombre

Habiendo visto que toda la verdad espiritual encuentra sus orígenes en el Génesis, consideremos ahora Génesis 1:26—28. Este pasaje contiene el plano del propósito eterno de Dios para el hombre.

Génesis 1:26-28

  1. Entonces dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra IMAGEN, conforme a nuestra semejanza; y TENGA POTESTAD sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra».

  2. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó;

    varón y hembra los creó.

  3. Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y MULTIPLICAOS; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven

    sobre la tierra».

    Aquí encontramos que Dios quería tres cosas para el hombre.

    Estas tres cosas están marcadas por tres palabras: imagen, dominio y multiplicarse .

    1. Imagen . Dios creó al hombre a Su propia imagen y semejanza. De acuerdo con el idioma hebreo, imagen se refiere a una conformidad interna y semejanza a una conformidad externa. Imagen significa expresión. Por tanto, el propósito de Dios era que el hombre fuera hecho a Su imagen con objeto de expresar Su Persona. En el verso 26 Dios dice, “hagamos al hombre a nuestra imagen”. Notemos el plural de las palabras. Era una imagen corporativa la que Dios tenía en mente al crear al hombre – un Dios corporativo (“nosotros”) deseaba tener una expresión corporativa de Sí mismo (“ellos”).

      La Escritura utiliza estos términos en plural porque está hablando Dios como cabeza de todos – el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Sin embargo, en el siguiente verso utiliza el

      singular en lugar del plural. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó . ¿Por qué se utiliza aquí el singular? Es porque solamente hay una persona dentro de Dios que tiene una imagen y este es el Hijo. La Biblia claramente nos dice que el Señor Jesucristo es la imagen del Dios invisible.

      Colosenses 1:15 Cristo es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, Hebreos 1:3 Él, que es el resplandor de su gloria, la imagen misma de su sustancia y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, 2 Corintios 4:4 esto es, entre los incrédulos, a quienes el dios de este mundo les cegó el entendimiento, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

      Por tanto, Dios creó al hombre a la imagen de Su Hijo. Como hemos dicho, imagen es por la expresión y de la misma manera que Cristo fue encarnado para expresar la Persona del Padre en su forma terrenal (Hebreos 1:3), el hombre fue creado para expresar la Persona del Hijo. El hecho de que el hombre haya sido hecho a la imagen de Dios, revela al hombre como una vasija o contenedor diseñado hacia Dios, de tal manera que Dios pudiera llenar al hombre consigo mismo 2 Corintios 4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros,

      2 Timoteo 2:22 Huye también de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor. 1 Tesalonicenses 4:4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor, Romanos 9:21 ¿Acaso no tiene potestad el alfarero sobre el barro para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?

      Por ejemplo, el guante está hecho según el diseño de la mano del hombre. El guante, sin embargo, no tiene uso alguno sin una mano viviente por la que se pueda expresar. De la misma manera el hombre fue creado originalmente según la imagen de Dios para contener la vida de Dios para poder ser expresado Cristo. Sin embargo, para que el hombre pueda recibir la vida para la que fue creado llevar y expresar, el hombre tiene que comer del árbol de la vida. Tal como veremos más adelante, Adán falló y no logró hacer esto.

    2. Dominio . Génesis 1:26 – 28 nos enseña que Dios otorgó al hombre el dominio sobre la tierra. Dominio quiere decir, jurisdicción o gobierno. Es decir, en tanto que imagen es por expresión, dominio es por autoridad. Por tanto, el propósito de Dios era que el hombre no solamente expresara Su Persona , sino que al darle dominio, también,

      de igual forma., debería de representar Su Autoridad en la tierra. Dios designó que el hombre fuera un encargado o

      delegado sobre la tierra.

      ¿Por qué era necesario que Dios diera al hombre el dominio sobre la tierra? La contestación la encontramos en Génesis capítulo 3. Allí descubrimos que Dios tiene un enemigo, la serpiente llamada Satán. Apocalipsis 20:9 Subieron por la anchura de la tierra y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada;

      pero de Dios descendió fuego del cielo y los consumió. Dios pretendía que el hombre gobernara la tierra y la guardara de la serpiente. Es por esto por lo que Dios ordenó a Adán a dominar la tierra... Génesis 1:28 Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad

      sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra»

      ...y conservar el jardín del Edén.

      Génesis 2:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo cuidara. Este mandamiento implica que existía una cierta amenaza

      sobre la tierra. Dios había dado al hombre el encargo de dominar este pendiente peligro. La intención de Dios era que el hombre gobernara la tierra y conquistara a Su enemigo, Satán.

    3. Multiplicaros . Dios no tenía la intención de que el hombre expresara Su imagen y representara Su autoridad como

un individuo, por esa razón le pidió que fuera fructífero y se multiplicara de tal manera que hubiera un hombre corporal que representara y manifestara a Su Hijo. Su pensamiento original fue el tener una expresión corporativa que llevara la imagen de Su Amado Hijo y desplegara Su autoridad. En otras palabras, la intención

de Dios era tener un grupo o conjunto de hombres que le representaran a Él.

La intención Divina revelada en el Nuevo

Testamento

La semilla del eterno propósito de Dios descrita en Génesis 1 es explicada de forma mucho más clara en la epístola a los romanos.

Romanos 8:28-29

  1. Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a los que CONFORME A SU PROPÓSITO son llamados.

  2. A los que antes conoció, también los predestinó para QUE FUERAN HECHOS CONFORMES A LA IMAGEN DE SU HIJO,

para que él sea el primogénito ENTRE MUCHOS HERMANOS.

A pesar de que este pasaje es frecuentemente mencionado por muchos creyentes, pocos reconocen que la frase “conforme a su propósito son llamados”, es una referencia al propósito eterno de Dios. En este pasaje, Pablo dice que el propósito de Dios es conformar al hombre a la imagen de Cristo para que Cristo pueda ser el primer nacido o primogénito entre muchos hermanos. En otras palabras, la intención de Dios es tener una

expresión corporativa de Cristo. Su propósito es obtener muchos hijos iguales a Su primogénito Hijo.

Hebreos 2:10

10 Convenía a aquel por cuya causa existen todas las cosas y por quien todas las cosas subsisten que, habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionara por medio de las aflicciones al autor de la salvación de ellos,

De la misma manera que Abraham fue el padre de una multitud, comenzando con Isaac, así el propósito de Dios el Padre de tener muchos hijos – tantos como las estrellas en los cielos, comenzando con Su Hijo Jesús.

Génesis 22:17-18

  1. de cierto te bendeciré y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; tu descendencia se adueñará de las puertas de sus enemigos.

  2. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.

A través de la Escritura Abraham es un tipo de Dios Padre, e Isaac – su semilla – es un tipo de Cristo. El propósito eterno de Dios, entonces, está claramente reflejado en la alianza abrahamica:

Gálatas 3:16,29

16 Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su descendencia. No dice: «Y a los descendientes», como si hablara de muchos, sino como de uno: «Y a tu descendencia», la cual es

Cristo .

 

29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente descendientes de Abraham sois, y herederos según la promesa.

El propósito de Dios es mucho más elevado que simplemente salvar al hombre del pecado y llevarlo a los cielos. Es mucho

mas comprensivo que eso. De hecho, el hombre fue creado para llevar a cabo el propósito de Dios, antes de la caída, esta solamente ocurrió en el capítulo 3 del Génesis. El propósito fue establecido mucho antes de la caída del hombre, por esto, abarca mucho más que las bendiciones y beneficios de la redención.

De igual forma, la intención de Dios sobrepasa la noción popular de que Dios creó al hombre simplemente para tener una hermandad con él. ¿Se dan cuenta? Dios no solamente está interesado en tener hermandad con el hombre, Él está dispuesto a compartir Su vida, Su gloria y Su autoridad con el hombre. Esto es mucho más grandioso.

En suma, el eterno propósito de Dios es hacer de Cristo la Cabeza de todas las cosas, para que todas la cosas manifiesten Su gloria. Es para un hombre corporativo el ser como Su Hijo, llevando Su imagen y representando Su autoridad en la tierra. En esencia, Dios desea tener muchos hijos glorificados en la semejanza de Su primogénito Hijo.

Gálatas 4:7

7 Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

¡Qué increíblemente alta y gloriosa es la intención divina!

 

La necesidad de revelación

Hermanos, el eterno propósito de Dios es una visión , no una simple doctrina. Es una revelación , no una simple enseñanza. Es una iluminación divina, no una colección de hechos. Para que el eterno propósito de Dios afecte nuestro caminar, tiene

que aferrarse a nuestras almas y capturar nuestros corazones. En Colosenses, el apóstol Pablo enuncia el principio espiritual de que tenemos que, en primer lugar, recibir un entendimiento espiritual para comprender el propósito de Dios, antes de que podamos emprender un caminar, en nuestro trabajo espiritual, que sea grato a Él.

Colosenses 1:9-12

  1. Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros y de pedir que seáis llenos del CONOCIMIENTO DE SU VOLUNTAD en toda SABIDURÍA E INTELIGENCIA ESPIRITUAL.

  2. ASÍ PODRÉIS ANDAR COMO ES DIGNO DEL SEÑOR, agradándolo en todo, LLEVANDO FRUTO EN TODA BUENA OBRA y creciendo en el conocimiento de Dios.

Este mismo pensamiento es el hilo que pasa por todo el libro de Efesios. En Efesios, Pablo nos enseña que el Espíritu nos ordena, en primer lugar, a sentarnos con Cristo en las cosas celestiales antes de que podamos caminar en su senda y enfrentarnos al enemigo.

Efesios 2:6

6 Juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

Efesios 4:1

1 Yo, pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados:

Efesios 6:11

11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo,

Pido a Dios que nos libre de almacenar en nuestro intelecto la verdad de Su propósito como un simple conocimiento. Tal entendimiento intelectual nada producirá para Dios. En su lugar, el Señor deberá profundizar en nosotros los niveles de nuestro conocimiento para poder depositar en ellos la revelación de Su propósito en lo más íntimo de nuestro ser. Cristo ha de convertirse y ser nuestro centro.

¡De qué forma necesitamos que el Señor nos parta, para introducir en nosotros la verdad de Su propósito para que ilumine nuestros corazones! Como dice Pablo, que nos garantice

“el espíritu de sabiduría y revelación” de tal manera que podamos ver con nuestros espíritus la visión del propósito eterno de Dios.

Efesios 1:17

17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él;

Solamente entonces irrumpirá en nuestras vidas y nos dará poder de dar frutos en beneficio de Su reino.

Consideremos en oración que para ser totalmente útiles al Señor en estos últimos días, tenemos que recibir la revelación del eterno propósito de Dios por parte del Espíritu Santo y que esta sea implantada en nuestros corazones. De la misma manera que Dios tuvo que llevar al apóstol Juan a una alta montaña, con objeto de que pudiera tener la visión de la Nueva Jerusalén (Revelación 21:10), así también deberá elevarnos a la alta montaña, más allá de nosotros mismos y de nuestros intereses, para poder contener Su eterno propósito.

¡Que el Señor nos conceda misericordia para ver Su intención y nos permita que nosotros mismo nos abandonemos en ella!

 

EL PLAN DIVINO

Capítulo II

Hemos visto que el objetivo último de Dios es hacer del Señor Jesucristo preeminente sobre todas las cosas de manera tal que todas puedan manifestarle a Él. La intención divina es simplemente establecer la universalidad y centralismo de Cristo en todas las cosas. El dominio universal y plenitud del Señor Jesús es lo que Dios ha tenido presente desde un principio.

Además, Dios se propone que el hombre, en forma corporativa, exprese la imagen de Su Hijo y Su autoridad en la tierra. Al llegar a este punto es legítimo preguntarse ¿cómo Dios llevará a cabo este grande y alto propósito? La contestación a esta pregunta será el propósito de este capítulo.

Para que Dios pueda llevar a cabo Su propósito, Él ha diseñado un plan. El plan divino es la forma por medio de la cual va a

llevar a cabo Su plan. El propósito eterno es la meta , el fin hacia donde Dios está trabajando. El plan Divino es el método , o el proceso mediante el cual Dios podrá llegar a Su meta.

Cuando yo fui a la universidad, mi propósito fue convertirme en un profesor de Estudios Sociales. Esta era mi meta. Para poder llevarla a cabo, tuve que formularme un plan. Mi plan abarcaba muchos aspectos. Tenía que tomar clases especiales, estudiar para esas clases, hacer un internado, integrarme al sistema escolar, etc. De la misma manera, Dios tiene un plan específico para llevar a cabo Su propósito. Algunos teólogos lo denominan la economía de Dios. La palabra economía es un término con muchos significados. En teología significa plan Divino o administración. La economía de Dios es entonces, Su plan para realizar Su propósito de hacer a Su Hijo preeminente sobre todas las cosas – y permitir al hombre expresar Su imagen y manifestar Su autoridad de una forma colectiva.

Si volvemos a echar una mirada al semillero de la Biblia, es decir al Génesis, no solamente encontraremos al propósito

eterno tal como es descrito en el capítulo 1, sino que también encontraremos el plan Divino delineado en el capítulo 2. Es interesante hacer notar que la narrativa de la creación es diferente a la que encontramos en el capítulo 1. En el capítulo 1, descubrimos que Dios creó a los animales antes de crear al hombre.

Génesis 1:24-26

  1. Luego dijo Dios: «Produzca la tierra seres vivientes según su especie: bestias, serpientes y animales de la tierra según su especie».Y fue así.

  2. E hizo Dios los animales de la tierra según su especie, ganado según su especie y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.

  3. Entonces dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra».

Sin embargo, en el capítulo 2 el hombre es mencionado antes de la creación de los animales.

Génesis 2:18-19

  1. Después dijo Jehová Dios: «No es bueno que el hombre esté solo: le haré ayuda idónea para él».

  2. Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viera cómo las había de llamar; y el nombre que Adán dio a los seres vivientes, ese es su nombre.

La razón de esta aparente discrepancia se basa en que en el capítulo 1 se basa el Principio Divino, cuando en el capítulo 2 se está poniendo el foco de atención en el Plan Divino.

Entendiendo las Escrituras del Antiguo

Testamento

Antes de que podamos identificar el plan Divino en el libro del Génesis, capítulo 2, tenemos que familiarizarnos con la forma en que el Espíritu Santo habla a través del Antiguo Testamento.

En el Antiguo Testamento, Dios, a menudo, habla por medio de diferentes tipos de sombreados. Las figuras del Antiguo Testamento, las personas, lugares, eventos y ceremonias todas tienen un significado espiritual. (Ver Hebreos 3:1-4, 8:4-5, 10:1, 1 Corintios 10:1-11, Colosenses 2:16-17) Todas son sombreados de figuras encontradas en la verdad del Nuevo Testamento.

Romanos 15:4

4 Las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.

A pesar de que los personajes, lugares y eventos encontrados en

el período del Antiguo Testamento son literales e históricos , también poseen un elemento de alegoría mediante el cual Dios

nos entrega la verdad espiritual. Gálatas 4:24

24 Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; este es Agar,

Estas verdades encuentran su cumplimiento en la economía del Nuevo Testamento. De esta manera, el Antiguo Testamento es mucho más que una lección de historia. Es la propia revelación de Dios contenida en las verdades del Nuevo Testamento en forma de cuadros escondidos, ilustraciones y símbolos. Tal como un escritor apunta:

El Antiguo Testamento es el Nuevo tapado y el Nuevo Testamento es el Antiguo revelado.

Por tanto, todas las grandes verdades encontradas en el Nuevo Testamento encuentran sus raíces en el Antiguo.

El Nuevo Testamento nos enseña que Adán era un tipo de Cristo. Esto significa que, no obstante ser Adán literalmente

una figura histórica, él representa al Señor Jesucristo. En la persona de Adán encontramos un cuadro de Cristo Jesús, el Hijo de Dios. Cristo es el hombre que Dios siempre ha tenido presente, desde el principio. Para ponerlo más claro aún , consideremos los siguientes pasajes:

1 Corintios 15:45

45 Así también está escrito: «Fue hecho el primer hombre, Adán, alma viviente»; EL POSTRER ADÁN, espíritu que da vida.

Romanos 5:14-16

14 No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, EL CUAL ES FIGURA DEL QUE HABÍA DE VENIR.

En el primer pasaje, Cristo es llamado el último Abraham; en el segundo pasaje, Adán se dice que es una figura del que había de venir – Cristo. En otras palabras la figura de Adán era una especie de representación de Cristo.

Con esto en mente, leamos ahora... Génesis 2:18

18 Después dijo Jehová Dios: «No es bueno que el hombre esté solo: le haré ayuda idónea para él».

Si miramos a este pasaje de una forma espiritual, descubrimos que el pensamiento original de Dios fue hacer una figura opuesta para Su Hijo (tengamos presente que Adán apunta en forma hacia el Señor Jesús). El texto continúa diciendo que Dios trajo todos los animales de la tierra y aves del aire para que Adán les pusiera un nombre – Génesis 2:19, 20 – no obstante, de entre todos los animales que Dios llevó a Adán no había uno que le sirviera de compañero.

El Plan Divino una forma de vida

¿Por qué Adán no pudo encontrar un compañero adecuado dentro del reino animal? La razón se encuentra en la diferencia de la forma de vida. Los animales no poseían el mismo nivel de

vida que Adán tenía. Los animales no podían expresar los pensamientos e intenciones en la forma que los humanos lo hacen, porque su calidad de vida se mueve en un plano completamente diferente. Ninguno de aquellos animales estaba calificado para ser el compañero de Adán.

Aquí descansa un principio espiritual significante. Cristo, quién es tipificado como Adán, busca una pareja. Pero Él no puede encontrarla a no ser que comparta el mismo tipo de vida que la Suya. En otras palabras, todo aquello que emana de la vida natural (alma humana), en lugar de la vida de Cristo, no está calificado para ser la pareja de Cristo.

La mayor parte del trabajo hecho hoy día a favor del Señor, se lleva a cabo por el poder y el esfuerzo natural de cada uno. Mucho predicar, orar, muchas labores espirituales se hacen descansando en la vida natural – la vida natural que se nos da en el momento de nacer. Sin embargo, nada de lo que es derivado del principio natural de vida puede ser utilizado para expresar a Cristo Jesús. Solamente aquello cuyo origen puede ser encontrado en la vida de Cristo puede ser de ayuda a Él. Nosotros que deseamos servir al Señor efectivamente, tenemos que prestar especial atención a esto. Solamente aquello que proviene de la propia vida de Cristo puede expresar a Cristo.

 

El Centro del Propósito de Dios y el Plan

¿De qué manera Dios provee una pareja a Su Hijo? Busquemos la contestación en el Génesis.

Génesis 2:21-24

  1. Entonces Jehová Dios hizo caer un sueño profundo sobre Adán y, mientras este dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar.

  2. De la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.

  3. Dijo entonces Adán:

    «¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!

    Será llamada “Mujer”,

    porque del hombre fue tomada».

  4. Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne.

Dios hizo algo maravilloso al proveer a Adán de una compañera. El Señor hizo que Adán cayera en un sueño profundo, tomó una de sus costillas e hizo, o construyó una mujer para él. Esta mujer – Eva – estaba preparada para ser la compañera de Adán, puesto que compartía la misma vida que Adán poseía. Es por

esto por lo que Adán le pudo decir de ella, “es hueso de mis huesos y carne de mi carne será llamada mujer porque fue sacada del hombre.”

En cierta forma la creación de Adán del polvo de la tierra habla

sobre la encarnación de Cristo. El profundo sueño de Adán significa la muerte del Señor Jesús. Y el despertar de Adán significa su resurrección . Eva es la expresión espiritual de la iglesia, el cuerpo de Cristo.

Efesios 5:30-32

  1. porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.

  2. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne.

  3. Grande es este misterio, pero yo me refiero a Cristo y a la iglesia.

En hebreo la palabra “costilla” utilizada en Génesis 2:22 se refiere al costado de Adán. Eva fue producida del costado de Adán cuando este se encontraba bajo un profundo sueño.

De acuerdo con Juan 19:34, después de la muerte de Cristo, un soldado perforó su costado con una lanza de donde salió agua y sangre. Ambos, el agua y la sangre hablan de los dos aspectos del sacrificio de Cristo y su obra en la cruz. La sangre apunta al perdón de los pecados y el agua a la vida que Él imparte al hombre. Es por medio del agua (la vida divina) y la sangre (el perdón de los pecados) saliendo del costado de Cristo en su muerte, como la iglesia se produce.

¿Podéis apreciar el significado de esto? Al lado de Cristo, la iglesia se encuentra en el centro del propósito y plan de Dios. De la misma forma que Eva se convierte en la compañera de Adán, la iglesia lo es de Cristo. El propósito de Dios entonces es obtener muchos hijos que sirvan como la Esposa para su Hijo Primogénito. La iglesia es el hombre corporativo mencionado en Génesis 1 que lleva la imagen de Dios y expresa Su autoridad. La iglesia es “los ellos” que Dios creó en Génesis 1. El propósito eterno de Dios es tener una iglesia con Cristo a la cabeza.

 

El aumento de Cristo

Describiendo a Eva, como un tipo de iglesia, Génesis dice: Génesis 2:23

23 Dijo entonces Adán:

«¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!

Será llamada “Mujer”,

PORQUE DEL HOMBRE FUE TOMADA».

¿Qué es la iglesia? La iglesia es aquello que es sacado de Cristo. De la misma manera que Eva fue sacada de Adán, la iglesia sale de Cristo. Además, al igual que Eva es parte de Adán, “hueso de sus huesos y carne de su carne”, la iglesia

actual es parte de Cristo. La iglesia no es algo separado de Cristo. La iglesia es Él, la forma corporativa de Cristo.

1 Corintios 12:12

12 Así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo,

Nuestra moderna idea acerca de la iglesia no es sólo increíblemente baja, sino que está totalmente equivocada. La

iglesia es una Persona – no es más que Cristo en su expresión corporativa (¡Cómo esto debe revolucionar nuestro humano

mezquino concepto de la iglesia!). En otras palabras, la iglesia es el aumento o la ganancia de Jesucristo. Consideremos la palabras de Juan el Bautista al referirse al Señor Jesús:

Juan 3:29-30

  1. El que tiene a LA ESPOSA es el esposo; pero el amigo del esposo, el que está a su lado y lo oye, se goza grandemente de la voz del esposo. Por eso, mi gozo está completo.

  2. ES NECESARIO QUE ÉL CREZCA, y que yo disminuya.

Cristo es aumentado al obtener la Novia. Por medio de Su compañera, la iglesia, Cristo es expandido y agrandado. La iglesia es el aumento o extensión de Cristo. Este es un principio que claramente podemos ver en Génesis 2.

Cuando Eva fue creada, Adán aumentó, puesto que Eva fue tomada de Adán. Por medio de la creación de Eva, Adán se extendió y aumentó. De la misma forma, la iglesia es un aumento de Cristo – puesto que ha sido sacada de Él. ¿Véis? el camino que Dios toma para hacer a Cristo preeminente sobre todas las cosas es el extender y aumentar a Su Hijo en la tierra.

Y puesto que la iglesia es el aumento o ampliación de Cristo, la forma de Dios de llevar a cabo Su Divino propósito es construir la iglesia. La iglesia se construye por el trabajo de Cristo al impartir Su vida en los hijos de los hombres por medio de Su Espíritu. El plan Divino es construir la iglesia. Es el dispensar la vida de Dios en el hombre para que Su Hijo pueda ser aumentado y ampliado. Por tanto, Dios lleva a cabo Su Divino Propósito de hacer al hombre a Su imagen y haciéndole representante de Su autoridad al impartir Su vida al hombre y así construir Su iglesia.

Mateo 16:18

18 Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán.

 

La iglesia estaba en Cristo desde el principio

de los tiempos

Antes de la creación de la tierra y antes de la caída del hombre, Dios quiso impartir Su vida en el hombre y producir la iglesia. En Génesis 1, encontramos presente a la iglesia antes de la caída. Cada día de la creación representa una etapa diferente en el trabajo de redención. Específicamente, el primer día representa un nuevo nacer (la luz arroja a las tinieblas), el segundo día representa la cruz (lo celestial es separado de lo terrenal) y el día tercero representa la resurrección (nueva vida aparece y emerges de las profundidades).

En el cuarto día de la creación, nuestra atención se desvía de la tierra hacia los cielos. En él Dios creó el sol, la luna y las estrellas. ¿Qué significado tiene esto? Después de la resurrección, ocurrida en el día 3, viene la ascensión. El sol habla de Cristo...

Malaquías 3:2

2 ¿Pero quién podrá soportar el tiempo de su venida?

o ¿quién podrá estar en pie cuando él se manifieste?

Porque él es como fuego purificador y como jabón de lavadores.

...la luna significa la iglesia... Salmos 89:37

37 Como la luna será firme para siempre y como un testigo fiel en el cielo».

...y las estrellas representan a los creyentes... Filipenses 2:15

15 para que seáis irreprochables y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como lumbreras en el mundo,

Este es un cuadro de la iglesia estando sentada con Cristo en los lugares celestiales.

Efesios 2:6

6 Juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

Así pues, por medio de esta tipología en Génesis 1, encontramos que Dios tenía a la iglesia en mente, antes de la caída.

Antes de la caída a Adán le fue dado, como alimento, el árbol de la vida.

Génesis 2:9

9 E hizo Jehová Dios nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista y bueno para comer; también el árbol de la vida en medio del huerto, y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

Como hemos dicho, el árbol de la vida significa a Cristo como la vida eterna. Adán, sin embargo, nunca comió del árbol de la

vida. En su lugar se rebeló. Entonces Dios puso al árbol de la vida fuera de su alcance.

Génesis 3:24

24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso querubines al oriente del huerto de Edén, y una espada encendida que se revolvía por todos lados para guardar el camino del árbol de la vida.

Con objeto de recobrar Su meta de impartir Su vida al hombre, Dios tiene que enviar a Su Hijo a la muerte. Tal como veremos, fue por medio de la muerte de Cristo que el hombre de nuevo pudo recibir la vida de Dios. El árbol de la vida es de nuevo accesible al hombre en la Nueva Jerusalén.

Apocalipsis 22:2,14

2 En medio de la calle de la ciudad y a uno y otro lado del río estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.

....

14 »Bienaventurados los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas en la ciudad.

No es difícil, para muchos creyentes, pensar que Dios decidió impartir Su vida en el hombre y crear la iglesia después de haber ocurrido la caída. Sin embargo, este no es el caso. El deseo de Dios de tomar una expresión corporativa que compartiera Su vida, no es algo pensado en vista a lo ocurrido. Su intención fue pre-ordenada antes de la creación.

Génesis 5:1,2

  1. Este es el libro de los descendientes de Adán.

    El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.

  2. HOMBRE Y MUJER LOS CREÓ; y los bendijo, Y LES PUSO POR NOMBRE ADÁN el día en que fueron creados.

Notemos que cuando el hombre fue creado, Dios les puso por nombre – en plural – Adán. Estas palabras encierran un gran

sentido espiritual. Consideremos esta pregunta – ¿Dónde estaba Eva antes que Dios la formara a partir de Adán? – Ella se encontraba dentro de Adán. Eva estaba dentro de Adán antes de haber sido formada. De la misma manera, la iglesia estaba en Cristo antes de haber existido. Antes de que la iglesia hubiera nacido, nos encontrábamos dentro de nuestro Señor Jesús. ¡Hermanos y hermanas, nosotros estábamos siendo marcados en Cristo, en Su costado, por toda la eternidad! ¡Qué maravillosa revelación!

Efesios 1:4-5

  1. según NOS ESCOGIÓ EN ÉL ANTES DE LA FUNDACIÓN DEL MUNDO,

    para que fuéramos santos y sin mancha delante de él.

  2. Por su amor, NOS PREDESTINÓ PARA SER ADOPTADOS HIJOS SUYOS

por medio de Jesucristo,

según el puro afecto de su voluntad,

Los salmos también nos dicen que la iglesia estaba en la mente de Dios, escrito en el libro de Dios, antes de haber existido

Salmos 139:16

16 MI EMBRIÓN vieron tus ojos,

y EN TU LIBRO ESTABAN escritas todas aquellas cosas QUE FUERON LUEGO FORMADAS,

sin faltar ni una de ellas.

Tal es la naturaleza del propósito eterno. Abarca toda la eternidad, antes y después de nosotros. Fue concebido en el corazón del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, desde el comienzo de los tiempos. Acerca de lo que abarca este eterno propósito Divino, C. H. Mackintoch recalcó:

En el pasado, más allá de los límites del tiempo, en los profundos recovecos de la mente eterna de Dios, resta el maravilloso propósito respecto a la iglesia, que de ninguna manera ni bajo ningún concepto puede ser separada de los pensamientos Divinos respecto a la gloria del Hijo.

Demos gracias que Dios en Su soberana visión nos “ predestinó de acuerdo a Su propósito

Efesios 1:11

11 En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados

conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

La obra maestra de Dios

¿Qué preciosa es la iglesia para Dios? Efesios 2:10

10 pues somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.

Aquí leemos que la iglesia es la obra de Dios. La palabra “hechura ” es la griega “ poiema ” de la que se deriva la palabra poesía. La iglesia es un trabajo poético de Dios. Es Su obra maestra. La iglesia una “posesión adquirida” de Dios, llamada

“alabanza de Su gloria”. Efesios 1:6,12,14

6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado.

12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.

14 que es las arras de nuestra herencia

hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

En una palabra, la iglesia es el orgullo de Dios en el universo – Su obra maestra de arte.

De acuerdo al libro del Apocalipsis, el destino de la iglesia es la Nueva Jerusalén, la Esposa de Cristo.

Apocalipsis 21:2,9

2 Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo.

9 Entonces vino a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras y habló conmigo, diciendo: «Ven acá, te mostraré la desposada, la esposa del Cordero».

Muchos enseñan que la Nueva Jerusalén es simplemente un simple edificio en el que los santos vivirán al final del tiempo. Sin embargo, si ponemos atención a la forma en que el Espíritu habla, en Su Palabra, encontraremos que la Nueva Jerusalén es la realización del propósito de Dios en Cristo. Es una colosal ilustración de la iglesia, la Esposa de Cristo, cuando ella se une plenamente al Esposo, el Señor Jesús.

¡Hermanos y hermanas, esto es muy elevado! Cuando la Novia de Cristo haya madurado y esté lista para ser desposada con el Esposo, ella será consumada en matrimonio con Cristo.

Apocalipsis 19:9

9 El ángel me dijo: «Escribe: “Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero”». Y me dijo: «Estas son palabras verdaderas de Dios».

Esta es la Nueva Jerusalén. El profeta Jeremías predijo que ambos, el Señor Jesús y la ciudad de Jerusalén serían llamados por el mismo nombre: Jehová justicia nuestra.

Jeremías 23:5-6

5 »Vienen días, dice Jehová,

en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso

y actuará conforme al derecho y la justicia en la tierra. 6 En sus días será salvo Judá,

e Israel habitará confiado;

y este será su nombre con el cual lo llamarán: “Jehová, justicia nuestra”.

Jeremías 33:16

16 En aquellos días Judá será salvo, y Jerusalén habitará segura. Y se le llamará: “Jehová, justicia nuestra”.

Esto habla del hecho que a la fiesta de bodas de nuestro Señor, Cristo y su iglesia serán unidos plenamente.

Aunque no es nuestro propósito el elaborar, en esta sección, acerca del significado espiritual detrás de los detalles de la Nueva Jerusalén, la descripción de la ciudad mencionada en Apocalipsis 21 y 22 hablan con gran riqueza sobre la culminación de Cristo y la iglesia.

En Apocalipsis 21 – 22, vemos la Nueva Jerusalén como la Esposa de Cristo en plena gloria, lista para Su esposo – una obra maestra de verdadera belleza. Esta es la ciudad que Abraham andaba buscando...

Hebreos 11:10

10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

¡Hermanos, el Señor Jesús no va a casarse con un edificio físico construido de piedra! Él se reunirá con aquellos que comparte Su vida – su gloriosa iglesia. La Nueva Jerusalén es un símbolo

de la iglesia en su gloria. En Efesios Pablo describe esta gloriosa iglesia.

Efesios 5:27

27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin mancha.

Si somos lectores cuidadosos de la Biblia, podemos trazar el principio de la Nueva Jerusalén, desde el Génesis hasta Apocalipsis. En Génesis 2:7 aprendemos que el hombre fue creado del barro. Después que el hombre recibió la vida de Dios, se convierte en una vasija conteniendo un tesoro.

2 Corintios 4:7

7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros,

Sin embargo, este tesoro – la vida de Cristo – tiene que ser desarrollado y desarrollado dentro de nuestro carácter por medio de las pruebas y las tribulaciones. Así, por medio de la tribulación, el hombre es transformado en una piedra preciosa para ser colocada en el lugar adecuado dentro del tabernáculo de Dios.

1 Pedro 2:5

5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

Apocalipsis 3:12

12 Al vencedor yo lo haré columna en el templo de mi Dios y nunca más saldrá de allí. Escribiré sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, con mi Dios, y mi nombre nuevo.

De esta manera el hombre comienza como barro y termina como una piedra preciosa. Este proceso la Biblia lo denomina transformación.

Romanos 12:2

2 No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

2 Corintios 3:18

18 Por tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y reflejando como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor.

La mayor parte del trabajo de los últimos días de Dios, está enfocado para traer la Novia a Cristo para una total madurez y perfección por medio de la obra de la cruz. La mira de Dios es la de madurarnos para que podamos convertirnos en las piedras preciosas de Su edificio – para su eterna habitación. Este es el propósito de las pruebas y las tribulaciones. Están diseñadas para transformarnos, purificarnos y refinarnos para que nos convirtamos en materiales de construcción para el edificio de Dios.

De esta manera, Dios obtendrá la expresión corporativa de Su Hijo el cual es Su propósito desde el comienzo de los tiempos – una Esposa que es como Cristo, totalmente igual a Él. El libro del Apocalipsis decididamente proclama la venida de la Nueva Jerusalén, el clímax del eterno propósito de Dios cuando dice...

Apocalipsis 21:3

3 Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

Así pues, la iglesia fue concebida en el corazón de Dios desde la eternidad, nacida en el día de Pentecostés y al final de todas las cosas, ella será consumada en la Nueva Jerusalén. ¡Cuán precioso es el plan de Dios!

Copartícipes de la naturaleza Divina

Como hemos dicho, el plan Divino es construir la iglesia. Es construyendo la iglesia cómo Cristo crece y se hace preeminente en la tierra. La iglesia es la expresión corporativa de Cristo al representar Su autoridad. El propósito de Dios es asegurarse para Él un pueblo propio que pueda llamarse por Su nombre.

Hechos 15:14

14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles para tomar de ellos pueblo para su nombre.

Dios busca la manera de hacer que Sus hijos maduren con objeto de conseguir la Esposa que satisfará a Su primogénito Hijo.

Consideremos el plan Divino desde un punto de vista totalmente práctico.

2 Pedro 1:4

4 por medio de estas cosas nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de las pasiones.

Aquí se nos dice que somos “participantes de la naturaleza divina”. Esto no quiere decir que Dios nos va a hacer dioses. Por tanto, rechazamos la noción de que llegaremos a ser “diocesitos” (la palabra que encontramos en Juan 10:34 era una referencia

a los jueces de Israel los cuales eran representantes de Dios.

Esto no está adscribiendo deidad al hombre) La Escritura nunca enseña que el hombre llegará a ser deificado. La Biblia es tajantemente clara al afirmar que Dios no permite al hombre ni a los ángeles recibir la adoración que pertenece exclusivamente a Él.

Isaías 44:6

6 »Así dice Jehová, Rey de Israel

y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero y yo soy el último,

y fuera de mí no hay Dios. Mateo 4:10

10 Entonces Jesús le dijo:

—Vete, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás y solo a él servirás”.

No obstante, Dios nos permite compartir su compañía en Su Divina naturaleza. Este es el significado de 2 Pedro 1:4.

¿Qué significa, de hecho, el convertirse en participantes de la naturaleza Divina? Naturaleza y vida son distintas, pero no separadas. La naturaleza es un atributo de la vida. La naturaleza se refiere a las inherentes tendencias e instintos que motivan y dirigen la conducta. La vida se refiere a la fuerza orgánica para ejecutar la conducta. Recibir la naturaleza Divina es recibir los mismos instintos de la Divinidad. Por tanto, la

naturaleza inicia y dirige nuestra conducta, cuando la vida provee el poder y la fuerza de llevar a cabo esos instintos.

Cuando nosotros éramos pecadores, el pecado era nuestra naturaleza. El principio de la vida, en el que descansamos para llevar a cabo el pecado, era la vida natural (también llamada vida del alma o propia vida) En otras palabras, la naturaleza del pecado iniciaba y dirigía todas nuestras acciones y nuestra vida del alma nos proveía la energía y fuerza para llevarlo a cabo. Por medio de la fe en Cristo, hemos nacido de nuevo.

1 Juan 3:3,15

3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.

15 Todo aquel que odia a su hermano es homicida y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.

1 Juan 5:1

1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró ama también al que ha sido engendrado por él.

El nacimiento es el otorgamiento de la vida. Por tanto, regeneración – o nacer de nuevo – es el otorgamiento de la vida eterna de Dios al espíritu humano.

Por medio de la regeneración, hemos recibido la semilla de la vida de Dios. También hemos recibido Su naturaleza.

1 Juan 3:9

  1. Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

    La naturaleza de Dios habita en nosotros ahora para dirigir nuestra conducta; Su vida está en nosotros para ser vivida y para darnos la fuerza de llevar adelante Su voluntad. Por medio de este nuevo nacimiento, Dios nos ha dispensando Su, aún no creada, vida eterna y naturaleza en nuestro más profundo ser. Dios en persona, reside dentro de nosotros. La naturaleza Divina nos mantiene y soporta con el carácter de Cristo en nosotros y con Su conducta aún no adquirida. ¡Y podemos vivir esta forma de vida! ¡Cuán importante es el que podamos ver la realidad de este nuevo nacimiento!

    La necesidad del hombre por la vida de Dios

    Hermanos y hermanas, los cristianos no son solamente aquellos a quienes les han sido perdonados sus pecados. Son aquellos que han recibido la vida Divina. Y son aquellos que son llamados a vivir por esta vida, en lugar de vivir por medio de la suya propia.

    Romanos 5:10

  2. porque, si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, MUCHO MÁS, estando reconciliados, SEREMOS SALVOS POR SU VIDA.

Qué pena da escuchar hoy día a muchos creyentes de la manera que se afierran al cliché popular cuando dicen: “la única diferencia entre los cristianos y los que no lo son, es que a los cristianos les han sido perdonados sus pecados”. Esta

forma de hablar revela una crasa falta de entendimiento al nuevo nacimiento y a la intención de Dios. Los cristianos nos son solamente perdonados, ¡también comparten la misma vida y naturaleza Divinas!

¿Se dan cuenta? Es la vida del Cristo resucitado, habitando en nosotros la que nos saca del pecado y nos permite complacer al Padre. Por medio de esa forma de habitar de Cristo en nosotros, podemos vivir en forma diferente que los que no son salvos. De la misma manera que Cristo vivió por medio de la vida del Padre cuando estuvo en la tierra, nosotros podemos vivir por medio de la vida del Hijo.

Juan 6:57

57 Así como me envió el Padre viviente y yo vivo por el Padre, también el que me come vivirá por mí.

Consideremos las siguientes Escrituras:

Romanos 8:2

2 porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

Gálatas 2:20

20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

1 Juan 3:9

9 Todo aquel que es nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.

1 Juan 5:18

18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios lo guarda y el maligno no lo toca.

Todo lo que nosotros necesitamos para vivir una victoriosa vida de cristianos, ya reside en nosotros. Cristo habita dentro de todos aquellos que son llamados por Su nombre. ¿Acaso no dice la Biblia?

1 Juan 5:4

4 porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

No solamente la vida Divina nos sustenta con la victoria sobre la carne y el mundo, sino que es la única cosa que puede completamente satisfacer al corazón humano. Puesto que el hombre fue creado a la imagen de Dios – como vasija que recibe la vida de Dios – el hombre tiene la necesidad de la vida Divina. El hombre fue diseñado y creado para recibir la vida de Dios.

1 Corintios 6:19

19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual habéis recibido de Dios, y que no sois vuestros?,

Hoy día muchas personas están descontentas con sus vidas porque no han sido capaces de cumplir la intención de Dios. Muchos tratan de llenar el vacío de sus corazones por medio de posesiones materiales, afección humana y entretenimientos mundanos. A pesar de que todas esas cosas pueden llegar a satisfacer nuestros corazones hasta cierto punto, todas ellas acabarán dejándonos vacíos. Solamente Dios puede satisfacer el corazón humano, causando que el hombre deje de tener sed para siempre. Es una equivocación muy normal el buscar del mundo y el hombre lo que solamente Dios puede dar. Solamente Cristo, quien es la vida de Dios...

Colosenses 3:4

4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

...puede plenamente satisfacer al hombre. El Señor Jesús lo dijo de esta manera:

Juan 4:14

14 pero el que beba del agua que yo le daré NO TENDRÁ SED JAMÁS, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte PARA VIDA ETERNA.

Juan 10:10

10 El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan VIDA, y para que la tengan EN ABUNDANCIA.

La vida abundante, que es la vida eterna de Dios, aún no creada, solamente se puede encontrar al recibir la Persona de Cristo en nuestros corazones.

1 Juan 5:11

11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna y

esta vida está en su Hijo .

Es la vida de Cristo que nos causa el nunca más tener sed. Pero nosotros, no solamente tenemos que recibir esa vida, sino que tenemos que aprender cómo y qué podemos obtener de ella y vivir de acuerdo con ella. En tanto que los hombres traten de llenar sus corazones con las aguas que surgen de este mundo, separadas de Dios, siempre sentirán “sed de nuevo”

Juan 4:13

13 Jesús le contestó:

—Cualquiera que beba de esta agua volverá a tener sed;

Pablo describe la condición espiritual de aquellos carentes de vida divina como aquellos que tienen...

Efesios 4:18

18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón.

Hasta los mismos cristianos que poseen la vida de Cristo, pueden andar insatisfechos si ellos dejan de alimentarse de

Cristo remplazándole con las cosas de este mundo. La vida Divina no es solamente necesaria para la salvación , también lo es para nuestra satisfacción . ¡Que Dios nos siga permitiendo saborear su vida!

Finalmente, la vida Divina esta hecha para ser vivida en forma corporativa. Nunca fue la intención de Dios que Su vida fuera experimentada de forma individual. La vida cristiana solamente trabaja cuando los cristianos se encuentran correctamente conectados unos con otros en una comunidad donde la vida es compartida. Este es el verdadero significado de la iglesia. Recordemos que Dios los creó a “ellos” para expresarse Él y para llevar Su autoridad en la tierra. El hombre tiene que vivir la vida Divina en forma corporativa. Esta es la iglesia – un grupo de personas que viven juntos la vida Divina. (Cómo nosotros, en la práctica, vivimos esa vida divina es un asunto que necesita ser tratado en forma separada.)

Muchos granos producidos de un solo grano

En Juan encontramos el cumplimiento de Génesis. Juan 12:24

24 De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto.

Génesis 2:21-24

  1. entonces Jehová Dios hizo caer un sueño profundo sobre Adán y, mientras este dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar.

  2. De la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.23 Dijo entonces Adán:

«¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne!

Será llamada “Mujer”,

porque del hombre fue tomada».

24 Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne.

Si recuerdas, fue por medio del profundo sueño de Adán como Dios creó a la esposa para él. Por medio de Eva, Adán fue aumentado. Con esto en mente leamos de nuevo Juan 12:24 “De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto

Cristo está representado por el grano de trigo. Cristo, el Grano, cayó a la tierra y murió. Sin embargo, fue por medio de la muerte que el Grano fue aumentado y multiplicado en muchos granos. ¿Podéis ver, hermanos, el significado de esto?

Hermanos y hermanas, todos aquellos que han vuelto a nacer son esos muchos granos. De nuevo vemos el propósito de Dios al descubierto – tener muchos hijos (muchos granos) como Su primogénito Hijo (el Grano) que le manifiesten a Él en la tierra.

Juan 1:18

18 A Dios nadie lo ha visto jamás;

el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer.

Dios es invisible. Por tanto, para poder expresarse a sí mismo en la tierra Dios tiene que habitar en un cuerpo físico. Cuando Cristo vino a la tierra, Dios preparó un cuerpo físico para Él.

Hebreos 10:5

5 Por lo cual, entrando en el mundo dice:

«Sacrificio y ofrenda no quisiste,

mas me diste un cuerpo .

El propósito del cuerpo es expresar la vida en él. Un cuerpo está diseñado para manifestar la personalidad de uno. Aparte de completar el trabajo de redención, Juan 1:18 nos dice que Cristo fue encarnado para manifestar a Dios Padre delante de los hombres. Teniendo la vida de Dios y viviendo esa vida,

Cristo expresó la imagen del Padre y representó Su autoridad en la tierra.

Por medio de la encarnación, Cristo cumplió el eterno propósito de Dios a un nivel individual. Esto es por qué el Señor Jesús es

llamado el último Adán y el segundo hombre . Lo que Adán no pudo cumplir, Cristo lo cumplió

1 Corintios 15:47

47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

Por la misma razón el Señor Jesús frecuentemente se refiere a sí mismo como el “hijo del hombre” es decir “el hijo de Adán”.

Cuando Cristo murió y resucitó, Él dio Su vida Divina y naturaleza a muchos cuerpos, creando así la iglesia. Por esta razón, la iglesia es llamada el cuerpo de Cristo. Como el cuerpo de Cristo, la iglesia colectivamente agrupa y manifiesta a Jesucristo en la tierra.

1 Corintios 12:12

12 Así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo,

Observemos ahora el significado de esto. Cuando estuvo en la tierra, el Señor Jesús poseía la vida de Su Padre.

Juan 5:26

26 Como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;

Y el Hijo vive por la vida del Padre. Juan 6:57

57 Así como me envió el Padre viviente y yo vivo por el Padre, también el que me come vivirá por mí.

En consecuencia, cuando el Señor Jesús caminó con nosotros en la tierra, Él expresaba la voluntad y el deseo del padre por donde quiera que se encontrara.

Juan 5:30

 

30 »No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me envió.

Juan 6:8

8 Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo:

Juan 6:28-29

  1. Entonces le preguntaron:

    —¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?

  2. Respondió Jesús y les dijo:

—Esta es la obra de Dios, que creáis en aquel que él ha enviado. Juan 6:38

38 He descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

Juan 14:10

10 ¿No crees que yo soy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre, que vive en mí, él hace las obras.

De la misma manera, la iglesia para que exprese a Cristo sobre la tierra de una forma corporativa puesto que Cristo ha dispensado Su vida sobre ella.

Juan 17:2

2 pues le has dado potestad sobre toda carne para que dé vida eterna a todos los que le diste.

Y en la medida que ella vive por medio de Su vida, Jesucristo es revelado.

Por medio de la iglesia, Dios ha aumentado a Cristo en la tierra. Cuando el Señor Jesús vivió en la tierra, Él estuvo limitado por el espacio y el tiempo. Él solamente podía expresar la voluntad del Padre en un solo sitio en cada instante. Debido a las limitaciones de su cuerpo físico, Él no podía estar en dos sitios a la vez. Sin embargo, por medio de la iglesia, Cristo puede ser expresado en muchos lugares diferentes a la misma hora – puesto que un Grano ahora se ha convertido en muchos granos. Por medio de la iglesia, Cristo a sido agrandado.

Hijos de Dios y hermanados a Cristo

No solamente la muerte de Cristo ha creado a la iglesia en forma corporal, sino que en un nivel individual, La muerte de Cristo ha hecho de Dios nuestro Padre. En los primeros capítulos de Juan, el Señor Jesús es llamado el único Hijo concebido .

Juan 1:18

18 A Dios nadie lo ha visto jamás;

el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer.

Juan 3:16,18

16 »De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.

18 El que en él cree no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Después que Cristo fue resucitado de entre los muertos, algo cambió. En su estado resurrecto, Cristo dijo a María Magdalena...

Juan 20:17

17 Jesús le dijo:

—¡Suéltame!, porque aún no he subido a mi Padre; pero ve a mis hermanos y diles: “Subo a mi Padre y a vuestro Padre , a mi Dios y a vuestro Dios”.

Después de Su ascensión, Cristo llama a Sus discípulos Sus hermanos y llama a Dios su Padre. ¿Qué ha ocurrido? Cristo, el único concebido, se ha convertido en el Hijo primogénito de entre muchos hijos.

Hebreos 2:10-12

  1. Convenía a aquel por cuya causa existen todas las cosas y por quien todas las cosas subsisten que, habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionara por medio de las aflicciones al autor de la salvación de ellos,

  2. porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos,

  3. diciendo «Anunciaré a mis hermanos tu nombre, en medio de la congregación te alabaré».

Cristo, el Grano, ha caído a la tierra para producir muchos granos más como él mismo. En la resurrección, Cristo se ha convertido un espíritu que da vida.

1 Corintios 15:45

45 Así también está escrito: «Fue hecho el primer hombre, Adán, alma viviente»; el postrer Adán, espíritu que da vida.

Cristo ya no es llamado el único Hijo concebido, sino el Hijo primogénito. (Romanos 8:28, Hebreos 12:23) Él es el primogénito de entre los muertos.

Colosenses 1:18

18 Él es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia,

y es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia,

La regeneración nos relaciona con Dios, puesto que por el nuevo nacimiento somos nacidos de Él. Por medio de la muerte de Cristo y Su resurrección, Dios se convierte en nuestro Padre y Cristo nuestro Hermano mayor.

Romanos 8:16,29

16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

29 A los que antes conoció, también los predestinó para que fueran hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Gálatas 4:6

6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: «¡Abba, Padre!».

Conforme a Romanos 29, Cristo es “el primogénito entre muchos hermanos”. Hebreos 2:11 dice que Él no siente vergüenza en llamarnos Sus hermanos. Por tanto, con respecto a Cristo, somos sus hermanos y con respecto a Dios Padre, somos sus múltiples hijos (Hebreos 2:10). Es, entonces, por medio de la nueva vida que nos convertimos en hijos de Dios.

Juan 1:12-13

12 Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre,

les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. 13 Estos no nacieron de sangre,

ni por voluntad de carne, ni por voluntad de varón, sino de Dios.

Incidentalmente... Juan 12:24

24 De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto.

...indirectamente prueba la deidad de Cristo. Tal como, claramente hemos establecido, fue por medio de la muerte de Cristo que Él impartió Su vida al hombre, haciendo así Dios nuestro Padre. Si Cristo no es divino, ¿cómo podría haber impartido su vida Divina? Esta pregunta demuestra claramente que el Señor Jesús en Dios en verdad. Además, ya que Él es Dios, siempre será nuestro Señor aunque Él siga llamándonos hermanos.

 

La adopción

Algunos enseñan que Dios es nuestro Padre simplemente por adopción. La idea es que solamente somos hijos en el sentido de que compartimos algunos privilegios con el Hijo natural de Dios

– Cristo. La palabra griega traducida por adopción, sin embargo, lleva otra forma diferente de pensamiento que tiene en nuestra cultura. En nuestra cultura un hijo adoptivo no es un hijo nacido natural. Pero en tiempos bíblicos el acto de adopción seguía al nacimiento de un hijo natural. En otras palabras, todos los hijos naturales eran destinados a ser adoptados. La palabra adopción en el Nuevo Testamento es traducida por la

palabra griega huiothesia , que significa “colocación del hijo”. De acuerdo al erudito en lengua griega Kenneth Wuest...

La palabra adopción se “refiere al hecho de la colocación por parte de Dios de aquellos seleccionados como hijos adultos. Pablo habla de esto en Romanos 8:15 con las palabras “Espíritu de Adopción”... Así Dios toma al pecador creyente, lo regenera y, por medio de esto le convierte en Su hijo (teknon, nacido). Luego Él toma a su hijo y lo coloca en una posición legal como hijo adulto (huios).

Romanos 8:23

23 Y no solo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos

dentro de nosotros mismos , esperando la adopción , la redención de nuestro cuerpo,

En esta escritura, la Biblia nos enseña que estamos esperando “la adopción”, que es llevada a cabo en la resurrección. En ese momento seremos colocados como hijos – pues nuestra hijedad será manifestada en la resurrección.

Romanos 8:19

19 porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

De la misma forma... Gálatas 4:1-2

  1. Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo,

  2. sino que está bajo tutores y administradores hasta el tiempo señalado por el padre.

...nos dice que el hijo natural no es diferente que el esclavo hasta que es adoptado, es decir colocado como hijo en el momento determinado. Por tanto, nuestra adopción (colocación como hijos) sigue nuestro nacimiento como parte de la familia de Dios. Somos nacidos de nuevo cuando nos entrega Su vida y naturaleza Divina.

La iglesia es la plenitud de Cristo

El pensamiento central de Dios es Cristo y la iglesia. El tema de Cristo y la iglesia está dibujado a través de todas las Escrituras. Se puede ver en todos los tipos de bosquejos que encontramos en el Antiguo Testamento. Los patriarcas y sus esposas, los viajes de Israel por el desierto, el tabernáculo de Moisés, el templo de Salomón y el reino de Israel, todos rica y abundantemente predibujan a Cristo manifestándose Él mismo por medio de Su iglesia.

De la misma forma, la Biblia nos enseña que el misterio de Dios es Cristo...

Colosenses 1:27

27 A ellos, Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, esperanza de gloria.

...y que el misterio de Cristo es la iglesia... Efesios 3:4-6

  1. Al leerlo podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo,

  2. el cual en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu:

  3. que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio,

A pesar de que Cristo y la iglesia son diferentes, no son separados.

Efesios 1:22-23

  1. Y sometió todas las cosas debajo de sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a LA IGLESIA,

  2. LA CUAL ES SU CUERPO, LA PLENITUD DE AQUEL que todo lo llena en todo.

Pablo nos muestra por qué el tema de Cristo y de la iglesia es tan prominente en la Escritura.

La iglesia es la vasija que contiene la plenitud de Cristo que llena todo en todos. Otra palabra por plenitud es estar completo de Jesucristo. En la misma manera que Eva completó a Adán siendo su compañera y esposa, de la misma forma la iglesia completa a Cristo (y esto lo decimos con reverencia). De la misma manera que una cabeza estaría incompleta sin un cuerpo que lo acompañe, también Cristo no está completo sin Su iglesia. Como plenitud de Cristo, la iglesia abarca todo lo que

está en Cristo Jesús – toda la plenitud de Su vida, gracia y virtudes.

La Biblia claramente nos enseña que Cristo es la Cabeza de la iglesia, Su cuerpo...

Efesios 5:23

23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.

Colosenses 1:18

18 Él es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia, y es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia,

Sin la iglesia, Cristo no tiene expresión alguna en la tierra. La iglesia es el medio por dónde Cristo se mueve en la tierra. En la misma manera que el Señor Jesús se movió con Su cuerpo físico cuando estuvo en la tierra, Él ahora se mueve en la tierra por medio de Su cuerpo corporativo, la iglesia. Su vida ha sido trasferida de Su cuerpo físico y mortal (un Grano) a la iglesia (los muchos granos).

¿Pueden apreciar la gran revelación que hay en esto? La iglesia nos es una doctrina, una institución, un edificio o un grupo de personas que comparten valores comunes. No es un ritual del domingo en la mañana al cual asistimos una vez a la semana. La iglesia es el cuerpo de Cristo.

Colosenses 1:24

24 Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia.

Es la orgánica expresión corporativa del Hijo de Dios. Es donde Dios habita...

Efesios 2:22

22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

...el templo del Espíritu Santo... 1 Corintios 3:16

16 ¿Acaso no sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios está en vosotros?

...y la casa de Dios... 1 Timoteo 3:15

15 para que, si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y defensa de la verdad.

La plenitud de la Cabeza de Dios reside en la iglesia. La iglesia es Cristo en al tierra.

1 Corintios 12:12

12 Así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo,

¡Que es Señor haga elevar nuestros pensamientos acerca de Su iglesia!

 

Abandonando el individualismo

Cuando Dios revela a nuestros corazones la realidad de Su iglesia, nosotros abandonamos nuestro individualismo. El individualismo y la independencia son contrarios a vivir en el cuerpo de Cristo y la manifestación del Señor Jesús en forma corporativa. Tal como hemos visto, Dios busca obtener una forma corporal o corporación – no un individuo – que exprese a Su Hijo. La Biblia claramente enseña que la iglesia es una. Consideremos los siguientes pasajes mostrando que el cuerpo de Cristo es uno:

1 Corintios 10:17

17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo, pues todos participamos de aquel mismo pan.

Romanos 12:5

5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.

1 Corintios 12:12

12 Así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo,

1 Corintios 12:20

20 Pero ahora son muchos los miembros, aunque el cuerpo es uno solo.

La singularidad de la iglesia está basada en la realidad de todos

somos y formamos parte del cuerpo de Cristo y, en consecuencia, compartimos la misma vida. Ya hemos visto que por medio de la muerte de un grano (Cristo), muchos granos (creyentes) han crecido. Sin embargo, por medio del ministerio del Espíritu Santo, todos los granos (creyentes) se convierten, de nuevo, en un grano (la iglesia).

1 Corintios 12:13

13 porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

Esta es una verdad muy significativa. Puesto que nosotros, individualmente como creyentes podemos, de alguna manera expresar a Cristo hasta cierto punto, es solamente la iglesia

corporativa la que puede mostrar la plenitud de Cristo. Como hijos individuales de Dios, nosotros podemos expresar la vida de

nuestro Padre. Sin embargo, como iglesia, corporativamente manifestamos las insondables riqueza de Jesucristo.

Efesios 1:23

23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

Por tanto, como miembros del cuerpo de Cristo, nunca podemos convertirnos en individualistas o independientes unos de otros. Cristo nunca podrá ser plenamente manifestado a través de nosotros como individuos. Él solamente puede ser manifestado plenamente por medio de Su expresión corporal. Dios ha ordenado que cada miembro de la iglesia funcione y crezca para suplir su parte de Cristo.

En la primera epístola a los corintios, capítulos 12 al 14, Pablo enseña que el propósito del cuerpo es el de funcionar y servir. Nadie en la iglesia puede estar pasivamente, sino que todos han de ser sacerdotes sirvientes.

1 Pedro 2:5,9

5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

 

9 Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.

Si uno de los miembros del cuerpo de mi cuerpo físico es pasivo y no funciona, todo el cuerpo sufre. De igual manera, la pasividad entre los creyentes merma al cuerpo de avanzar y expresar a Cristo. La Biblia claramente pone en movimiento el hecho de que cada miembro ha de servir en la iglesia.

1 Corintios 14:26

26 Entonces, hermanos, ¿qué podemos decir? Cuando os reunís, CADA UNO DE VOSOTROS tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación.

Efesios 4:16

16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la

actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

Hebreos 10:25

25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Tal como muestran estos pasajes, el ministerio en la iglesia local tiene que venir de todo el cuerpo. “Cada uno de vosotros” debería ser la marca en las reuniones de la iglesia. El propósito

de reunirse es para que los santos den activamente , no para que reciban pasivamente . Dios ha ordenado que el cuerpo de Cristo crezca y aumente por medio de lo que cada una de las coyunturas puedan proveer individualmente.

Efesios 4:15,16

  1. sino que, siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,

  2. de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.

Colosenses 2:19

19 pero no unido a la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.

Por tanto es imperativo para la vida de la iglesia, que cada miembro funcione y ministre de acuerdo a la parte que cada uno ha recibido del Señor. En la presente situación de hoy, la mayor parte de las iglesias alientan la pasividad entre los santos. Solamente unos cuantos elegidos llevan los títulos para llevar a cabo todo el ministerio, en la manera que los demás santos permanecen pasivos. (Por supuesto, se les incentiva a que sirvan activamente fuera de las reuniones de la iglesia en forma tal como las escuelas dominicales o el cortar el pasto).

La iglesia del Nuevo Testamento nunca visualiza un sistema donde un pastor y unos clérigos dirigen el ministerio. El patrón bíblico siempre ha sido, que cada miembro de la iglesia funcione en las sus reuniones. (Para más detalles en el ministerio de la iglesia primitiva vea nuestro libro, Rehaciendo los odres).

No hay cabida para “gigantes espirituales” en la iglesia de Dios. Todo ha de ser mutuamente dependiente unos de otros – todo ha de ser visto y mostrado en la profunda necesidad de los hermanos.

1 Corintios 12:21-22

  1. Ni el ojo puede decir a la mano: «No te necesito», ni tampoco la cabeza a los pies: «No tengo necesidad de vosotros».

  2. Al contrario, los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios;

El funcionamiento de nuestros cuerpos físicos está basado en el principio de la dependencia mutua. Cada uno de ellos dependen unos de otros para el funcionamiento de todo el cuerpo. Lo mismo ocurre a la iglesia. Para que Cristo pueda ser manifestado, cada miembro del cuerpo tiene que depender de los demás miembros para su alimentación. La palabra griega

para “iglesia” es ekklesia , y es generalmente traducida como “asamblea”.

Ensamblar algo es como el juntar o unir partes con objeto de producir un todo. En esencia, la iglesia está constituida por el ensamblaje de todas las partes que forman el cuerpo de Cristo. El resultado de tal ensamblaje es la manifestación plena del Señor Jesús. Si los miembros no funcionan, Cristo no podrá ser expresado en Su plenitud.

El deseo de Dios es que todos los miembros del cuerpo expresen a Cristo en unión. Recordemos que el propósito eterno de Dios: asegurarse un grupo de personas que expresen Su imagen y sean portadores de Su autoridad en la tierra.

En la medida que comenzamos a pensar en el cuerpo, y no en nosotros mismos, Cristo tomará preeminencia en Su iglesia. Y

Él se manifestará en plenitud. Dios quiere que todos lleguemos a conocer y depender de la vida del cuerpo, de tal manera que nos demos cuenta plenamente del propósito eterno de Dios expresando a Su Hijo en forma corporativa. En la medida que abandonamos nuestro individualismo e independencia, Jesucristo podrá manifestarse en persona por medio de Su cuerpo.

Muchos Hijos en la Gloria Romanos 8:

  1. A los que antes conoció, también los predestinó para que fueran hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

  2. Y a los que predestinó, a estos también llamó; y a los que llamó, a estos también justificó; y a los que justificó, A ESTOS TAMBIÉN GLORIFICÓ.

El fin de la obra de Dios en el hombre es la glorificación . Como hemos dicho, El propósito de Dios es conformarnos en la

imagen de Su Hijo glorificado, haciendo de Él el primogénito de muchos hermanos glorificados. De acuerdo con el pasaje anterior, el proceso por el cual Dios trabaja en el hombre es, en primer lugar, predestinarnos como ahijados (Efesios 1:4), llamarnos (2 Tesalonicenses 2:14), justificarnos (Romanos 3:24) y finalmente glorificarnos.

Efesios 1:4

4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él.

2 Tesalonicenses 2:14

14 Para esto él os llamó por medio de nuestro evangelio: para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

Romanos 3:24

24 y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,

En Romanos también leemos... Romanos 3:23

23 por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios,

El fin de Dios para el hombre es la gloria. Bajo la perspectiva divina, el pecado es lo que causó al hombre perder para lo que fue creado: la gloria.

¿Qué es exactamente la gloria? Gloria puede ser definida como la más alta expresión de una vida. Veamos una flor en sentido figurativo. Cuando la semilla de una flor se planta y adquiere una raíz, se convierte en una vida. Sin embargo, su última expresión se alcanza solamente cuando florece. A pesar de que,

al germinar, es una vida, solamente es glorificada cuando la flor se abre en toda su plenitud.

De igual forma, nosotros creyentes en Cristo, poseemos la vida de Dios. Sin embargo, cuando maduremos plenamente, expresaremos esa vida en su último grado. Esto ocurrirá cuando resucitemos. La resurrección en la gloria es representada simbólicamente en las Escrituras como la cosecha

  • pues la planta es cosechada en plena madurez. Mateo 13:39

    39 El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

    Apocalipsis 14:15

    15 Y otro ángel salió del templo gritando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: «¡Mete tu hoz y siega, porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura!».

    Gloria es entonces, la vida Divina en su más plena y pura expresión.

    1. Juan 3:2

    2. Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es.

    Porque tenemos la vida eterna de Dios habitando en nosotros, somos hijos de Dios (1 Juan 3:15). Pero cuando seamos glorificados, a la llegada del Señor, nuestra hijedad será manifestada plenamente (Romanos 8:19). Esto es la adopción.

    De igual forma, Cristo era el Hijo de Dios cuando Él caminó en la tierra. Su hijedad no fue plenamente manifiesta hasta que fue resucitado y glorificado.

    Romanos 1:4

    4 que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos.

    La meta de Dios para el hombre es que últimamente él exprese en forma corporativa a Jesucristo. Es traer a Cristo en su plena expresión por medio de Su iglesia. Esta meta se realiza por medio de la glorificación – puesto que la más alta expresión de Cristo por medio de la humanidad será llevada a cabo por medio de Su iglesia. Esta meta se realizará por medio de la glorificación – puesto que la más alta expresión de Cristo por medio de la humanidad se llevará a efecto cuando seamos glorificados.

    Romanos 8:19-23

    1. porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

    2. La creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza.

    3. Por tanto, también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

    4. Sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora.

    5. Y no solo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo,

    Consideremos también… Hebreos 2:10-11

    1. Convenía a aquel por cuya causa existen todas las cosas y por quien todas las cosas subsisten que, habiendo de llevar MUCHOS HIJOS A LA GLORIA, perfeccionara por medio de las aflicciones al autor de la salvación de ellos,

    2. porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos,

    El propósito de Dios es traer a “muchos hijos a la gloria” como la manifestación plena de Su Hijo.

    Colosenses 1:25-27

    1. De ella fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios,

    2. el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos.

    3. A ellos, Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que ES CRISTO EN VOSOTROS, ESPERANZA DE GLORIA.

    Estos versículos nos traen a este camino. Aquí Pablo describe el eterno propósito como un misterio que ha sido escondido por el tiempo por generaciones. Este misterio, que ahora es revelado, es “Cristo en vosotros, esperanza de gloria”. La frase de “Cristo en vosotros” se refiere al implante de la vida de Dios en nosotros, en tanto que la frase “esperanza de gloria” se refiere a la esperanza de resurrección – a la cual apunta la vida de Cristo en nosotros cuando alcance su última expresión. En tanto que la vida de Cristo está marcada por la iglesia, la gloria es su herencia.

    Va más allá de la compresión humana el entender las increíbles alturas a las que Dios exaltará a Su iglesia. Nosotros somos participantes de Su misma gloria.

    Juan 17:22

    22 Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno.

    Seamos exhortados por las palabras de Pablo cuando dice... 2 Corintios 4:17

    17 pues esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;

    Hermanos y hermanas, cuando nosotros tomamos nuestro destino, tendremos paciencia para correr la carrera que está frente a nosotros. El destino produce disciplina. Al igual que el Señor Jesús no se diluyó en Su mente al ver la gloria que seguiría a la cruz, de igual forma nosotros tenemos que mantenernos firmes con Cristo cuando nos aferramos a nuestro destino.

    Hebreos 12:1-3

    1. Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,

    2. puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

    3. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar,

    Pablo dice que “somos salvos por nuestra esperanza”. Esta esperanza es la de la resurrección.

    Romanos 8:23-25

    1. Y no solo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo,

    2. porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; ya que lo que alguno ve, ¿para qué esperarlo?

    3. Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.

    Dios, en verdad, nos ha destinado para que seamos herederos de Su indescriptible gloria:

    1 Tesalonicenses 2:12

    12 y os encargábamos que anduvierais como es digno de Dios, que OS LLAMÓ A SU REINO Y GLORIA.

    2 Tesalonicenses 2:14

    14 Para esto él os llamó por medio de nuestro evangelio: para alcanzar LA GLORIA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

    Efesios 1:18

    18 que él alumbre los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, cuáles LAS RIQUEZAS DE LA GLORIA DE SU HERENCIA en los santos

    2 Timoteo 2:10

    10 Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús CON GLORIA ETERNA.

    1 Pedro 5:10

    10 Pero el Dios de toda gracia, que NOS LLAMÓ A SU GLORIA ETERNA EN JESUCRISTO, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

    1. Pedro 1:3

    2. Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que NOS LLAMÓ POR SU GLORIA y excelencia;

    Apocalipsis 21:10-11

    1. Me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto y me mostró la gran ciudad, la santa Jerusalén, que descendía del cielo de parte de Dios.

    2. TENÍA LA GLORIA DE DIOS y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal.

    Efesios 5:27

    27 a fin de presentársela a sí mismo, UNA IGLESIA GLORIOSA, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin mancha.

    Romanos 8:17

    17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que JUNTAMENTE CON ÉL SEAMOS GLORIFICADOS.

    El obstáculo del divino propósito

    Cuando Dios creó al hombre, Él le colocó en el jardín del Edén (Génesis 2:8). Edén significa placer . El deseo de Dios era que el hombre encontrara placer en su Creador. En el centro del

    jardín, Dios colocó dos árboles: el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y el mal. Dios no permitió a Adán que comiera de este último. Por medio de la malintencionada serpiente, sin embargo, Adán y Eva comieron del árbol prohibido, desobedeciendo, de esta manera, a su Creador.

    Esta caída es el primer caso de desobediencia en la historia de la humanidad y su resultado, ha afectado a todos los seres humanos desde entonces.

    Romanos 5:12

    12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

    Por medio de la desobediencia de Adán, el hombre perdió la imagen de Dios y desobedeció a la autoridad de Dios. Por tanto, por la caída del hombre, el eterno propósito de Dios fue frustrado.

     

    El principio de los dos árboles

    Los dos árboles que fueron colocados en el jardín contienen un profundo significado espiritual. El árbol de la vida significa la vida de Cristo. Comer de él ilustra la dependencia de la necesidad de depender de la vida de Dios para que le sostenga y le dirija. El árbol del conocimiento del bien y el mal, significa independencia . Comer de él ilustra la habilidad innata en el hombre de tomar sus propias decisiones sin contar o depender

    de Dios. El pensamiento original de Dios fue que el hombre viviría en completa unión con su creador. El hombre jamás ha vivido independiente de Dios. El principio de los dos árboles continúa vigente en el día de hoy.

    Cada vez que nosotros llevamos a cabo algo por nuestra propia fuerza, utilizando nuestra sabiduría natural, juicio y energía, estamos comiendo del árbol del conocimiento del bien y el mal. Inclusive si la acción es moralmente buena, si la hemos logrado sin la dependencia de Dios por medio de fe y oración, estamos comiendo del árbol equivocado. El resultado será la muerte espiritual. En otras palabras, no traerá frutos para Dios.

    Por otro lado, si dependemos totalmente en la vida de Dios en nosotros para darnos el poder y la sabiduría. Solamente aquellas acciones que tienen su unión con Cristo darán fruto. Al

    igual que Adán fue ordenado a alimentarse del árbol de la vida, así nosotros tenemos que participar de la vida de Cristo descansando en Él y comulgando con Él.

    En Génesis 3 leemos la narrativa acerca de la caída. Génesis 3:6

    6 Al ver la mujer que el árbol era BUENO PARA COMER, AGRADABLE A LOS OJOS y DESEABLE PARA ALCANZAR LA SABIDURÍA, tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido, el cual comió al igual que ella.

    Notemos que la fruta perdida era apetecible a Eva en tres formas, 1) buena como alimento, 2) agradable a la vista, 3) podía hacerte sabio. Estos tres mismos elementos son descritos en el Nuevo Testamento como parte del sistema de “este mundo”.

    1 Juan 2:16

    16 porque nada de lo que hay en el mundo—los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida— proviene del Padre, sino del mundo.

    Por esas tres fuentes de tentación, Eva actuó independientemente de Dios y de su esposo. Ella comió del árbol y Adán después compartió con ella y con ello se perdió el propósito divino.

    1 Timoteo 2:14

    14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.

    De esta caída emergen dos resultados: 1) el hombre no pudo expresar la imagen de Dios y 2) el hombre no pudo representar la autoridad de Dios en la tierra. Examinemos estos dos puntos más de cerca.

     

    El primer resultado de la caída: la corrupción moral del ser humano.

    Por medio de la caída, el hombre se convierte en un ser moralmente depravado, perdiendo la imagen de Dios. Dios prometió a Adán que el día que comiera del árbol prohibido, con seguridad moriría (Génesis 2:17). Ya que Adán no murió físicamente el día que comió del árbol, la muerte a la que Dios se estaba refiriendo era la muerte moral.

    Antes que el hombre comiera del árbol, se encontraba en un estado de inocencia y podía comunicarse con Dios sin restricción alguna. Sin embargo, después que desobedeció a Dios, su espíritu murió y su comunión con Dios se perdió.

    Génesis 3:7-8

    1. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Cosieron, pues, hojas de higuera y se hicieron delantales.

    2. Luego oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba por el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.

    Su naturaleza se convirtió en carnal y egoísta Génesis 3:12-13

    1. El hombre le respondió:

      —La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.

    2. Entonces Jehová Dios dijo a la mujer:

    —¿Qué es lo que has hecho? Ella respondió:

    —La serpiente me engañó, y comí.

    El alma se convirtió en esclavo de los apetitos de la carne. Dios entonces le apartó del árbol de la vida, quitándole toda oportunidad de ser partícipe de la vida y naturaleza divinas.

    Génesis 3:22-24

    1. Luego dijo Jehová Dios: «El hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conocedor del bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, tome también del árbol de la vida, coma y viva para siempre».

    2. Y lo sacó Jehová del huerto de Edén, para que labrara la tierra de la que fue tomado.

    3. Echó, pues, fuera al hombre, y puso querubines al oriente del huerto de Edén, y una espada encendida que se revolvía por todos lados para guardar el camino del árbol de la vida.

    La muerte espiritual del hombre trajo como consecuencia su muerte física.

    Romanos 5:12

    12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

    Debido a la caída, todos los hombres nacidos en este mundo son, por naturaleza, pecaminosos, corruptos y depravados.

    Salmos 51:5

    5 En maldad he sido formado

    y en pecado me concibió mi madre. Jeremías 17:9

    9 »Engañoso es el corazón

    más que todas las cosas, y perverso;

    ¿quién lo conocerá?

    El hombre natural está muerto espiritualmente, al no tener comunión con Dios o conocimiento personal sobre Él.

    Efesios 2:1,5

    1 Él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,

     

    5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos).

    Colosenses 2:13

    13 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados.

    El hombre posee una naturaleza egoísta en su carne, y está destinado a morir en sus pecados.

    Romanos 7:18

    18 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no habita el bien, porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.

    Romanos 3:10-18

    10 Como está escrito:

    «No hay justo, ni aun uno; 11 no hay quien entienda,

    no hay quien busque a Dios.

    1. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles;

      no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

    2. Sepulcro abierto es su garganta; con su lengua engañan.

      Veneno de víboras hay debajo de sus labios;

    3. su boca está llena de maldición y de amargura. 15 Sus pies se apresuran para derramar sangre; 16 destrucción y miseria hay en sus caminos;

    1. y no conocieron camino de paz.

    2. No hay temor de Dios delante de sus ojos». Romanos 6:23

    23 porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.

    En Génesis leemos:

    Génesis 3:7

    7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Cosieron, pues, hojas de higuera y se hicieron delantales.

    El coser las hojas de higuera para hacer delantales ilustra el vano intento del hombre para cubrir la vergüenza de su pecado por medios propios. Demuestra el intento del ser humano de lograr su propia justicia por medio de sus obras. La Biblia llama a esos esfuerzos “obras muertas” (Hebreos 6:1 y 9:14). El hombre natural nunca podrá redimirse a sí mismo.

     

    El segundo resultado de la caída: el dominio

    de Satán

    El propósito de Dios no fue solamente que el hombre expresara Su imagen, sino que representara Su autoridad. Cuando Adán

    cayó ante la tentación de Satán, perdió su derecho de dominar la tierra y entregó este derecho al enemigo de Dios. La sumisión de Adán a Satán constituyó una alta traición. El gobierno del hombre sobre la tierra fue entregado a la serpiente. Es por esto por lo que nuestro Señor Jesús llamó a Satán “el príncipe de este mundo”.

    Juan 12:31

    31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.

    Juan 14:30

    30 No hablaré ya mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo y él nada tiene en mí.

    Juan 16:11

    11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.

    De la misma manera el apóstol Pablo llama a Satán “el Dios de este mundo” y “el príncipe del poder del aire” (2 Corintios 4:4 y Efesios 2:1-3). Después de la caída, el pecado, las enfermedades y la muerte, entraron en este mundo puesto que el enemigo de Dios estaba ahora en control. Y lo que es más, el hombre se convirtió en un súbdito de la serpiente. En Génesis 3:14 vemos que la serpiente fue destinada a comer el polvo, el hombre natural fue hecho del polvo. Por tanto siempre que el hombre natural se encuentre trabajando, Satán tiene dominio sobre él.

    La redención: Recobrando el Eterno Propósito de Dios

    A pesar que la caída truncó el propósito de Dios, Dios nunca se apartó o lo abandonó. Él siempre lo tuvo presente. En libro de los Salmos, escrito bastante después de la caída del hombre, Dios reinstaura Su eterno propósito cuando dice:

    Salmos 8:4-5

    1. digo: «¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre para que lo visites?».

    2. Lo has hecho poco menor que los ángeles

      y LO CORONASTE DE GLORIA Y DE HONRA.

    3. LO HICISTE SEÑOREAR SOBRE LAS OBRAS DE TUS MANOS;

      todo lo pusiste debajo de sus pies:

      Cientos de años después de la caída, Dios aún estaba pronunciándose acerca de su pensamiento central – Él nunca lo abandonó. Sin embargo, para restaurar Su propósito después de la caída, Dios necesitaba implementar un plan de rescate. La Biblia conoce este plan de rescate como la redención.

      Efesios 1:7

    4. En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados

    según las riquezas de su gracia, Colosenses 1:14

    14 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

    Redimir significa restaurar, retomar o recobrar lo que se había perdido Por medio de la redención, Dios restituyó Su imagen y Su autoridad al hombre.

    El plan de redención incluye la muerte, la sepultura, resurrección y ascensión de nuestro Señor Jesús. Su figura central es la cruz del Calvario. La cruz de nuestro Señor Jesucristo son los medios por los que Dios alcanza Su fin eterno. La cruz es la suma de toda la obra de Dios. En una palabra, es por medio de la obra terminada de nuestro Señor Jesús en la cruz por la que Dios puede cumplir su objetivo. Por esta razón, después de que Pablo anuncia el propósito divino en Colosenses 1:18, en el versículo 20 discute el lugar que toma el calvario para el cumplimiento de tal propósito.

    Colosenses 1:18-20

    1. Él es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia,

      y es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia,

    2. porque al Padre agradó que en él habitara toda la plenitud, 20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas,

    así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

    El trabajo de redención de Cristo el medio por el que Dios lleva a cabo Su propósito. La obra de la cruz no solamente incluye y comprende todo sino que, además, es suficiente – puesto que por medio de ella resuelve el problema de la caída en su totalidad. Si leemos Génesis 3 detenidamente, descubriremos el plan de redención en su forma, ya que el lenguaje de la creación es, de hecho, el mismo lenguaje de la redención.

    Cristo devuelve al hombre lo que él perdió

    En Génesis 3:21, aprendemos que Dios hizo abrigos de piel para vestir la desnudez de Adán y Eva.

    Génesis 3:21

    1. Y Jehová Dios hizo para el hombre y su mujer túnicas de pieles, y los vistió.

      Para hacer estos abrigos de pieles es necesario matar a los animales. No fue suficiente que el hombre se cubriera con hojas. Su desnudez tenía que ser cubierta tomando otra vida. Aquí vemos el principio básico de la redención: sin el derramamiento de sangre no hay forma de cubrir el pecado.

      Hebreos 9:22

    2. Y según la Ley, casi todo es purificado con sangre; y sin derramamiento de sangre no hay remisión.

    Hay que tomar una vida para que nuestra desnudez sea cubierta. Esto ilustra el hecho de que la vida de Cristo tiene que ser derramada por el perdón de nuestros pecados. La sangre de

    nuestro Señor Jesucristo tuvo que ser derramada para que la vergüenza de nuestra desnudez fuera cubierta. Puesto que “ sin derramamiento de sangre no hay remisión ”.

    Efesios 1:7

    7 En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados

    según las riquezas de su gracia,

    Cristo se convierte en nuestro substituto en la cruz y pagó por la penalidad adquirida por nuestros pecados, cuyo castigo era la muerte. Pero Cristo no solamente nos perdona nuestros pecados por medio de su sangre derramada, Él también nos libera del poder del pecado por medio de Su cruz. Cuando el Señor Jesús murió en la cruz, Él no solamente murió por nosotros, sino que nosotros también morimos con Él.

    Romanos 6:6,11

    6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado,

     

    11 así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

    ¿Se dan cuenta? Nuestro viejo hombre que acostumbraba servir al pecado murió en la cruz con Cristo. Ahora hemos resucitado con Él en una nueva vida. Es por lo que Pablo podía decir...

    Gálatas 2:17-21

    20 CON CRISTO ESTOY JUNTAMENTE CRUCIFICADO, y ya no

    vivo yo, mas VIVE CRISTO EN MÍ; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

    De esta manera la cruz de Cristo nos incluye a todos y es suficiente para todos, por eso no debemos extrañarnos cuando

    Pablo dice que la palabra de la cruz es el verdadero poder de Dios.

    1 Corintios 1:18

    18 La palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios,

    La cruz del Calvario no solamente nos libera de la penalidad del pecado, sino que al mismo tiempo nos libera del poder del pecado. Nosotros solamente tenemos que creer para obtener esa gran salvación.

    Por medio de la fe en el Señor Jesús y Su obra en la cruz, nosotros somos liberados de nuestra depravación moral. Cuando creemos en Cristo, nacemos de nuevo y recibimos la vida de Dios. Si vivimos por esa vida corporativa, podemos expresar la imagen de Dios en la tierra.

    Colosenses 3:10

    10 y revestido del nuevo. Este, conforme a la imagen del que lo creó, se va renovando hasta el conocimiento pleno,

    En Colosenses leemos que tenemos que ponernos el nuevo hombre. En la medida que nos sometemos al nuevo hombre – la vida de Cristo en nuestro espíritu – nos vamos progresivamente transformando en la imagen de Cristo.

    2 Corintios 3:18

    18 Por tanto, nosotros todos, mirando con el rostro descubierto y reflejando como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por la acción del Espíritu del Señor.

    Así pues, lo que el hombre perdió en la caída, Cristo los restauró en la cruz. En Cristo, ahora tenemos “mucho más” que lo que Adán tuvo, puesto que Adán nunca estuvo en posesión de la vida de Dios – Adán nunca comió del árbol de la vida. Lo que Cristo restauró en nosotros excede en mucho lo que Adán perdió.

    Romanos 5:10,15,17

    10 porque, si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, MUCHO MÁS, estando reconciliados, seremos salvos POR SU VIDA.

     

    15 Pero el don no fue como la transgresión, porque si por la transgresión de aquel uno muchos murieron, la gracia y el don de Dios abundaron para muchos por la gracia de un solo hombre, Jesucristo.

     

    17 Si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

    Cristo deshizo todo lo que Satán había ganado

    En tanto que positivamente , la corrupción del hombre quedó solucionado por la sangre derramada de Cristo en la cruz,

    negativamente , el dominio de Satán también quedó resuelto por medio de la cruz de Cristo. En Génesis leemos

    Génesis 3:15

    15 Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza,

    y tú la herirás en el talón.

    La semilla de la mujer apunta al Señor Jesucristo. Por medio de su trabajo de redención en la cruz, el Señor aplastó la cabeza – la autoridad – de la serpiente. De esta manera lo que el demonio ganó en la caída, Cristo lo destruyó en el Calvario.

    1 Juan 3:8

    8 El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para DESHACER LAS OBRAS DEL DIABLO.

    Hebreos 2:14

    14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo PARA DESTRUIR por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, AL DIABLO,

    Juan 12:31

    31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.

    La Biblia nos dice que las puertas del infierno no prevalecerán contra la iglesia. En los días del Antiguo Testamento las puertas eran donde los ancianos se sentaban a deliberar. Eran igualmente el punto fuerte de la ciudad.

    Proverbios 31:23

    23 Su marido es conocido en las puertas de la ciudad, cuando se sienta con los ancianos del país.

    Las puertas del infierno, por tanto, se refiere al concilio del mal. Se refiere a la atalaya o punto fuerte del mal el cual es la muerte. Por medio de la obra redentora de Cristo, fue destruido todo el sistema legal de Satán. Jesucristo recuperó las llaves del concilio del mal y de la muerte.

    Apocalipsis 1:18

    18 el que vive. Estuve muerto, pero vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

    Hebreos 2:14

    14 Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

    Por medio de Su muerte, Cristo puso término a la vieja creación. Y por medio de su resurrección, Él se convirtió en la Cabeza de una nueva creación. De esta manera Satán ya no tiene autoridad alguna sobre la creación de Dios. Satán ya no puede herir a aquellos en Cristo con muerte física ni espiritual, puesto que ellos son parte del nuevo orden de cosas. Su derecho a gobernar la tierra como resultado de la caída de Adán fue eliminado por el Hijo de Dios – puesto que el viejo orden de las cosas había sido eliminado por la cruz y una nueva raza de hombre había sido introducida.

    De esta manera, lo que Adán falló en dominar la tierra, Cristo lo logró. Es por esto por lo que Jesús es conocido como el último Adán y el Segundo Hombre . Como el último Adán, Él terminó la vieja creación; como el Segundo Hombre, Él se convierte en la Cabeza de una nueva humanidad donde Satán no tiene cabida.

    1 Corintios 15:22,45-47

    22 Así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.

     

    1. Así también está escrito: «Fue hecho el primer hombre, Adán, alma viviente»; el postrer Adán, espíritu que da vida.

    2. Pero lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.

    3. El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

    Colosenses 2:15

    15 Y despojó a los principados y a las autoridades y los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

    Por medio de la redención, Cristo restauró lo que el hombre había perdido en su caída. Destruyó todo lo que Satán había ganado. Ahora Satán está vencido. El Cordero sacrificado se ha convertido en el León de la tribu de Judá y ha recobrado para Dios la tierra de Satán.

    Apocalipsis 5:5-6

    1. Entonces uno de los ancianos me dijo: «No llores, porque el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos».

    2. Miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes y en medio de los ancianos estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.

    El Cordero sacrificado es victorioso. Aunque sacrificado, Él se mantiene firme en el medio del trono. Él es resucitado y con ello conquistó a la muerte.

    El capítulo 5 del libro de el Apocalipsis nos dice que solamente es Cristo el que es digno de abrir el libro sellado, es cual alguien ha sugerido ser el título de posesión de la tierra.

    Jeremías 32:9-15

    1. »Compré la heredad de Hanameel, hijo de mi tío, la cual estaba en Anatot, y le pesé el dinero: diecisiete siclos de plata.

    2. Redacté la escritura, la sellé, la hice certificar con testigos y pesé el dinero en balanza.

    3. Luego tomé la escritura de venta, sellada según el derecho y costumbre, y la copia abierta.

    4. Y entregué la carta de venta a Baruc hijo de Nerías hijo de Maasías, delante de Hanameel, el hijo de mi tío, delante de los testigos que habían suscrito la escritura de venta y delante de todos los judíos que estaban en el patio de la cárcel.

    5. Y di orden a Baruc delante de ellos, diciendo:

    6. “Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: ‘Toma estas escrituras, esta escritura de venta, sellada, y esta escritura abierta, y ponlas en una vasija de barro, para que se conserven durante mucho tiempo’.

    7. »Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: ‘Aún se comprarán casas, heredades y viñas en esta tierra’ ”.

    Salmos 2:7-8

    1. Yo publicaré el decreto;

      Jehová me ha dicho: «Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy.

    2. Pídeme, y te daré por herencia las naciones y como posesión tuya los confines de la tierra.

    Cuán totalmente inclusive y totalmente suficiente es la redención de nuestro Señor Jesucristo. Cuán central y universal es el alcance de la cruz. Que nosotros, con Pablo, podamos gloriarnos de la cruz de nuestro Señor Jesús, ahora y por siempre...

    Gálatas 6:14

    14 Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo ha sido crucificado para mí y yo para el mundo,

    ...y que Dios nos conceda la gracia de poder entrar en sus bondades.

     

    Mirando más allá de la redención

    Tan glorioso como es el plan de redención, no es el fin de Dios. Redención es el medio por el cual Dios alcanza Su fin. Nunca tuvo Dios el pensamiento de la caída del hombre. A pesar de que la redención fue conocida por Dios con anterioridad...

    Apocalipsis 13:8

    8 La adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado.

    ...no fue Su intención original. La redención es simplemente un plan de recuperación o un programa de contingencia para restaurar lo que Dios había originalmente planeado con

    anterioridad. Fue un plan diseñado para remediar la caída y por tanto, reinstalar el propósito de Dios.

    Ambos, la caída y la redención son un gran paréntesis en la historia del propósito de Dios. Tomando prestada una ilustración de T. Austin-Sparks, podemos pensar acerca del propósito divino como una línea recta que comienza en la eternidad pasada y termina en la eternidad futura. La caída del hombre puede pensarse como la primera parte de una pequeña joroba en la línea. La redención es la segunda parte de la joroba que vuelve a traer la parte desviada de la joroba de nuevo al curso normal de la línea. Cristo es el artífice del arreglo. Cristo es el fin de Dios, puesto que la plenitud del pensamiento de Dios se encuentra investido en Su Hijo y Su obra. Por tanto,

    Dios jamás se desvió de Su propósito original. La caída interrumpió el propósito de Dios, pero la redención lo trajo de nuevo a su curso normal.

    Comparemos las siguientes escrituras:

    Génesis 1:28

    28 Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra».

    Salmos 8:1-9

    1. ¡Jehová, Señor nuestro,

      cuán grande es tu nombre en toda la tierra!

      ¡Has puesto tu gloria sobre los cielos!

    2. De la boca de los niños y de los que aún maman, fundaste la fortaleza a causa de tus enemigos,

    para hacer callar al enemigo y al vengativo. 3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos,

    la luna y las estrellas que tú formaste,

    1. digo: «¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre para que lo visites?».

    2. Lo has hecho poco menor que los ángeles y lo coronaste de gloria y de honra.

    3. Lo hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies:

    4. ovejas y bueyes, todo ello,

      y asimismo las bestias del campo,

    5. las aves del cielo y los peces del mar;

    ¡todo cuanto pasa por los senderos del mar! 9 ¡Jehová, Señor nuestro,

    cuán grande es tu nombre en toda la tierra! Hebreos 2:6-9

    1. Al contrario, alguien testificó en cierto lugar, diciendo:

      «¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él, el ser humano para que lo visites?

    2. Lo hiciste un poco menor que los ángeles, lo coronaste de gloria y de honra

    y lo pusiste sobre las obras de tus manos. 8 Todo lo sujetaste bajo sus pies».

    En cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no le sea sujeto, aunque todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.

    9 Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra a causa del

    padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios experimentara la muerte por todos.

    Obteniendo la perspectiva de Dios

    En las mentes de la mayor parte de los creyentes, el propósito de Dios comenzó con la caída del hombre en Génesis 3. Todas las cosas, por tanto, son vistas bajo la perspectiva de que el objetivo de dios es el salvar a la humanidad de las consecuencias de la caída. Ya hemos visto que el eterno propósito de Dios no comienza con la caída en Génesis 3, sino con la creación del hombre en Génesis 1. En la medida que crecemos en el Señor, vamos dejando atrás la noción de que la meta de Dios era simplemente el librarnos de los efectos de la caída.

    A pesar de que es verdad el hecho de que Dios nos salvó del pecado, el mundo y el demonio, Él lo hizo para que podamos vivir dentro de Su glorioso propósito. Dios no alcanza Su meta al liberarnos de los efectos de la caída. Él nos libera con objeto de que Él pueda cumplir Su propósito.

    De igual forma, el fin de Dios no se alcanzó cuando Él liberó a Su pueblo de Egipto. Se alcanzó cuando llegaron a Canaán. Canaán era el objetivo y meta de su liberación; Dios siempre tuvo bajo su punto de mira a Canaán.

    Deuteronomio 6:23

    23 Y nos sacó de allá para traernos y darnos la tierra que prometió a nuestros padres.

    Dios nos ha salvado de nosotros mismos, para que podamos vivir dentro de Él.

    2 Corintios 5:15

    15 y él por todos murió, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

    La mayor parte de los cristianos se quedan en el de y nunca llegan al dentro . En Romanos se nos llama para que nos presentemos...

    Romanos 12:1

    1 Por lo tanto, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro verdadero culto.

    Así pues, hagámonos la siguiente pregunta, ¿cuál es nuestra meta? ¿Estamos ocupados de las cosas de las que Él nos ha liberado, o en aquellas hacia las que Él nos liberó?

    En realidad, la mayor parte de nosotros estamos más conscientes de nuestras necesidades que de nuestro propósito. A pesar de que no nos damos cuenta, muchos de nosotros seguimos siendo más ego – centristas que Dios – centristas, aunque estemos en la búsqueda de las cosas espirituales. Como criaturas de la carne estamos solamente preocupados en nuestras necesidades, tanto si son físicas, materiales o hasta espirituales, en lugar de estar preocupados del interés de Dios – que es últimamente Él mismo.

    Ezequiel 36:22-32

    1. »Por tanto, di a la casa de Israel: “Así ha dicho Jehová, el Señor: No lo hago por vosotros, casa de Israel, sino por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde habéis llegado.

    2. Santificaré mi gran nombre, profanado entre las naciones, el cual profanasteis vosotros en medio de ellas. Y sabrán las naciones que yo soy Jehová, dice Jehová, el Señor, cuando sea santificado en vosotros delante de sus ojos.

    3. Y yo os tomaré de las naciones, os recogeré de todos los países y os traeré a vuestro país.

    4. Esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis purificados de todas vuestras impurezas, y de todos vuestros ídolos os limpiaré.

    5. Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.

    6. Pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis estatutos y que guardéis mis preceptos y los pongáis por obra.

    7. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios.

    8. Yo os guardaré de todas vuestras impurezas. Llamaré al trigo y lo multiplicaré, y no os expondré más al hambre.

    9. Multiplicaré asimismo el fruto de los árboles y el fruto de los campos, para que nunca más recibáis oprobio de hambre entre las naciones.

    10. Os acordaréis de vuestra mala conducta y de vuestras obras que no fueron buenas, y os avergonzaréis de vosotros mismos por vuestras iniquidades y por vuestras abominaciones.

    11. No lo hago por vosotros, dice Jehová, el Señor, sabedlo bien.

    ¡Avergonzaos y cubríos de deshonra por vuestras iniquidades, casa de Israel!

    Y lo que es más, la mayor parte de nosotros está más preocupado con el propósito de Dios para con nosotros, en lugar de Su eterno propósito que es para Él mismo. Es importante notar que le voluntad específica de Dios para nuestras vidas en particular, se convierte progresivamente más claro cuando percibimos el amplio espectro de Su voluntad eterna. El propósito de Dios para Sus hijos en particular siempre está relacionado con Su absoluto e incambiable propósito eterno. La Biblia dice que nosotros somos llamados...

    Romanos 8:28

    28 Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

    2 Timoteo 1:9

    9 Él nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,

    El hermano DeVern Fromke nos cuenta una simple historia que ilustra donde se encuentran los corazones de muchos de los pertenecientes al pueblo de Dios en el día de hoy.

    Una mañana el hermano Fromke llamó a su hijo de tres años para que fuera a dar un paseo con él. Cuando llegó el niño, se dio cuenta que estaba sucio pues había estado jugando con el barro en el jardín. Por tanto el niño debería ser limpiado y aseado antes de poder salir de paseo con su padre. Cuando su padre le limpiaba, el pequeño se aferró a un camión de juguete que recientemente le habían regalado.

    Cuando el padre estaba listo para salir de paseo con su hijo (su propósito original), el niño respondió que no quería ir de paseo y que prefería quedarse en casa jugando con su camión.

    Esta historia tipifica el estado en que muchos cristianos se encuentran en el día de hoy con relación al eterno propósito de Dios. Dios nos ha llamado de acuerdo a Su propósito desde un principio. Sin embargo debido a la caída, necesitamos ser limpiados. No obstante, debido a nuestra tendencia natural de ocuparnos con los beneficios y las bendiciones de la redención, hemos perdido de vista el propósito original.

    En suma, el plan de redención no es la meta de Dios. La redención solamente pone al hombre en una posición para que pueda cumplir la original intención de Dios. Después de ser redimidos, estamos calificados para seguir y llevar a cabo el pensamiento central de Dios de expresar a Cristo en la tierra en forma corporativa.

    La Iglesia restaura la imagen de Dios al hombre por medio del Evangelio

    En tanto que la obra de Cristo en la cruz legalmente restaura el propósito de Dios, es la iglesia la que lo pone en práctica. Por ejemplo, la Biblia nos dice que por medio de la cruz, todos los hombres están reconciliados con Dios

    2 Corintios 5:19

    19 Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

    Pero en la práctica, no todos reciben los beneficios de la redención a no ser que diligentemente pongan su fe en Jesucristo.

    Romanos 10:13-15

    1. ya que todo aquel que invoque el nombre del Señor, será salvo.

    2. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?

    3. ¿Y cómo predicarán si no son enviados? Como está escrito:

      «¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!».

      A pesar de que el trabajo de Cristo restaura objetivamente la imagen de Dios en el hombre, el hombre debe subjetivamente recibir al Salvador. La iglesia restaura la imagen de Dios al

      hombre al predicar el evangelio. La predicación del evangelio es la declaración pública de que la redención está disponible en Cristo Jesús. Es el poder de Dios en la salvación.

      Romanos 1:16

    4. No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación de todo aquel que cree, del judío primeramente y también del griego,

    Efesios 1:13

    1. En él también vosotros,

      habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación,

      y habiendo creído en él,

      fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

      Sin embargo, si la iglesia no testifica, el hombre no será salvo,

      ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?. Por tanto, la iglesia es el medio que Dios utiliza para reforzar los beneficios de la redención para el hombre. Ella está llamada a testificar o dar

      testimonio de su Salvador.

      La Iglesia destruye el dominio de Satán en el

      Reino

      En la misma manera que la iglesia ejecuta los beneficios de la

      redención para el hombre por medio del evangelio , la iglesia ejecuta el juicio de Dios sobre Satán por medio del principio del reino . A pesar de que la muerte de Cristo en la cruz destruyó legalmente el poder del demonio...

      Hebreos 2:14

    2. Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

    ...Satán aún deambula por la tierra como león rugiente buscando a quien devorar.

    1 Pedro 5:8

    8 Sed sobrios y velad, porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

    Por tanto, cae sobre la iglesia la responsabilidad de ejecutar lo que Cristo logró en la cruz. La iglesia refuerza el juicio de Dios sobre Satán invocando el reino de Dios. Consideremos los siguientes pasajes:

    Mateo 12:28-29

    1. Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios,

    2. pues ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no lo ata? Entonces podrá saquear su casa.

    Mateo 16:19

    19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos: todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos.

    1 Corintios 4:20

    20 pues el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.

    Dios ha comisionado a la iglesia con el trabajo de imponer el poder de Su reino para amarrar a Satán y destruir sus obras. La autoridad de Cristo para traer Su reinado sobre la tierra ha sido dada a la iglesia. Por tanto, la vocación de la iglesia es representar el liderazgo de Cristo en la tierra y vencer al enemigo de Dios.

    Es importante darse cuenta, no obstante, que la vida y la autoridad van de la mano. En la medida que la iglesia crece en la forma de la Cabeza y expresa Su vida, ella tendrá Su autoridad. Ella no tiene autoridad fuera de Su vida. Esta es la forma de guardarse de los cristianos hambrientos de poder que desean manipular la autoridad del reino de Dios sin ser verdaderamente partícipes de la vida de Dios. El crecer en vida demanda los sufrimientos de la cruz. De esta manera en la medida que la iglesia sufre, ejercita autoridad.

    Sumario

    El propósito eterno es aquel más querido encontrado en el

    corazón de Dios. En esencia, el propósito de Dios es establecer el centralismo universal y supremacía del Señor Jesucristo. Está, por todas las cosas, sumariado en Su Hijo. Es, para Dios Padre, obtener muchos hijos glorificados para que puedan llevar la imagen y autoridad de Su hijo primogénito. Es para que el Esposo y la Esposa estén completamente unidos.

    El eterno propósito cumple la necesidad paternal del Padre de tener una familia numerosa de hijos que comparten Su vida y Su gloria. Cumple la necesidad conyugal del Hijo de tener una compañera preparada y lista para ayudar para llevar a cabo Su

    expresión. De acuerdo con esto, el propósito eterno satisface el gran amor de Dios.

    El plan divino realiza el propósito eterno de Dios. En suma, el plan divino abarca los siguientes puntos:

    1. Dios dispensa Su vida y Su naturaleza al hombre por medio de la redención y de esta manera construye la iglesia

    2. Por medio del trabajo de redención, Cristo restituye lo que el hombre perdió en la caída y destruye lo que Satán había ganado, y

    3. La iglesia es el instrumento de Dios para imponer los beneficios de la redención al hombre y contra Satán.

    La iglesia es el vehículo de Dios en la tierra para llevar a cabo Su propósito. Por medio del evangelio, la iglesia restaura la imagen de Dios al hombre. Por medio del reino ella destruye el dominio de Satán. El reino de Dios es un tópico ampliamente cubierto en las Escrituras. Por tanto, este será el tema de nuestro siguiente capítulo.

    EL REINO DE DIOS

    Capítulo III

    La meta de Dios en la tierra es hacer a Su Hijo preeminente sobre todas las cosas. Es, así mismo, el de obtener una Esposa corporativa que no exprese otra cosa que no sea la imagen y la autoridad de Su amado Hijo. Dentro de lo que abarca este divino propósito, Dios ha llamado a la iglesia a ser Su vasija para llevar a cabo Su deseo. La iglesia es “la plenitud de Él que llena todo en todos”. Es aquello que comparte la misma vida y naturaleza de Jesús en persona.

    Por medio de la caída, el propósito de Dios fue obstruido. Pero por la redención, la imagen y la autoridad de Dios fue restaurado al hombre, así, de esta manera cualificándole para poder llegar a cumplir la intención original de Dios. Hemos hecho notar que por medio de la cruz, Cristo restauró lo que el hombre perdió y Satán ganó. Es por esto que Dios ha comisionado a la iglesia con la labor de poner en efecto lo que Cristo logró en la redención. En el lado negativo, ella vence al reino de Satán por medio del poder del reino. Este último punto será el tema de discusión del presente capítulo.

    El centralismo de la Tierra en el propósito de

    Dios

    En la medida que consideramos el propósito eterno de Dios más de cerca, nos damos cuenta que la intención de Dios se centra sobre la tierra. Dios ama a la tierra y la tiene en alta consideración. Después de que Dios creó la tierra, la Biblia

    dice... “Y vio Dios todo cuanto había hecho, y era bueno en gran manera... ” (Génesis 1:31) De acuerdo con la Biblia, la tierra existirá siempre:

    Salmos 78:69

    69 Edificó su santuario a manera de eminencia, como LA TIERRA QUE CIMENTÓ PARA SIEMPRE.

    Salmos 104:5

    5 Él FUNDÓ LA TIERRA sobre sus cimientos; NO SERÁ JAMÁS REMOVIDA.

    Eclesiastés 1:4

    4 Generación va y generación viene. pero la tierra siempre permanece.

    A pesar de que la Biblia habla de un nuevo cielo y una nueva tierra (Apocalipsis 21:1) los cimientos de esta tierra en la que vivimos nunca pasarán. Dios simplemente renovará la tierra quemando los elementos que habitan en su superficie – puesto que se han infectado como consecuencia del pecado.

    2 Pedro 3:10

    10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche. Entonces los cielos pasarán con gran estruendo, los elementos ardiendo serán deshechos y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.

    Algunos creen confundidos, que Dios odia esta tierra y que Su pueblo tiene que odiarla de igual manera. Esta noción esta basada en el errado entendimiento de algunas escrituras. Por ejemplo, aquellas escrituras que nos previenen a “este mundo” como maligno.

    2 Pedro 1:4

    4 por medio de estas cosas nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de las pasiones.

    1 Corintios 1:21

    21 Puesto que el mundo, mediante su sabiduría, no reconoció a Dios a través de las obras que manifiestan su sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

    Juan 7:7

    7 No puede el mundo odiaros a vosotros; pero a mí me odia, porque yo testifico de él, que sus obras son malas.

    Santiago 1:27

    27 La religión pura y sin mancha delante de Dios el Padre es esta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones y guardarse sin mancha del mundo.

    Santiago 4:4

    4 ¡Adúlteros!, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo se constituye en enemigo de Dios.

    1 Juan 5:19

    19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

    Sin embargo la palabra griega utilizada, k osmos , y que corresponde a la traducida por tierra , se refiere al sistema de este mundo o a la época presente ( aion ) que precede a la nueva época en la que Cristo vendrá a gobernar. En tanto que la Biblia

    deja en claro que la época presente es maligna... Gálatas 1:4

    4 el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,

    ...y el sistema de este mundo manejado por Satanás, está destinado al juicio de Dios...

    Juan 12:31

    31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.

    ...la tierra, en particular, es algo muy preciado por Dios.

    Debido a la presente condición del mundo, este está bajo la contaminación por medio del pecado, el pueblo de Dios es extranjero y peregrinos en él.

    1 Pedro 2:11

    11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma.

    Hebreos 11:13

    13 En la fe murieron todos estos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, creyéndolo y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.

    Se nos dice que nuestra ciudadanía está en el cielo... Filipenses 3:20

    20 Pero nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo.

    Y que no debemos apegarnos a nada de lo que sea terrenal Colosenses 3:2

    2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra,

    Esta época presente y este sistema terrenal son temporales y desaparecerán.

    1 Juan 2:17

    17 Y el mundo pasa, y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

    2 Corintios 4:18

    18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven, pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

    A pesar de que no pertenecemos a este mundo presente, el pueblo de Dios habitará en la tierra renovada por la eternidad – pues la Biblia nos enseña que la Nueva Jerusalén (la habitación eterna de Dios en la iglesia glorificada) descenderá de los cielos a la tierra.

    Apocalipsis 21:2-3

    1. Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender

      del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo.

    2. Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

    Consideremos los siguientes pasajes que muestran que Dios tiene un gran cariño por su creación.

    Salmos 24:1

    1 De Jehová es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en él habitan,

    Deuteronomio 10:14

    14 De Jehová, tu Dios, son los cielos y los cielos de los cielos, la tierra y todas las cosas que hay en ella.

    Salmos 115:16

    16 Los cielos son los cielos de Jehová,

    y ha dado la tierra a los hijos de los hombres.

    Así pues la tierra pertenece a Dios, y Él se la ha dado al hombre para Su gozo.

    Mateo 5:5

    5 Bienaventurados los mansos,

    porque recibirán la tierra por heredad.

    La palabra hebrea Edén se traduce por placer. Dios creó el jardín del Edén para placer y esparcimiento del hombre. Dios no está en contra del placer. Él está solamente en contra del placer que no está centrado en Él, o gozado aparte de Él. Como ya hemos visto, la tierra fue creada en un principio por Cristo.

    Hebreos 2:10

    10 Convenía a aquel por cuya causa existen todas las cosas y por quien todas las cosas subsisten que, habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionara por medio de las aflicciones al autor de la salvación de ellos,

    Colosenses 1:16

    16 porque en él fueron creadas todas las cosas,

    las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles;

    sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

    Romanos 11:36

    36 porque de él, por él y para él son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

    Salmos 2:7-8

    1. Yo publicaré el decreto;

      Jehová me ha dicho: «Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy.

    2. Pídeme, y te daré por herencia las naciones y como posesión tuya los confines de la tierra.

    Por tanto Dios no odia la tierra. Él la ama, ha puesto al hombre para que la cuide. También Él permitirá que la habite por toda la eternidad después que sea renovada. De hecho, Dios ha hecho la promesa de que Él llenará la tierra con Su gloria.

    Números 14:21

    21 Pero tan ciertamente como vivo yo y mi gloria llena toda la tierra,

    Habacuc 2:14

    14 Porque la tierra se llenará

    del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar.

     

    El punto central del Universo

    A pesar de la intención de Dios al crear la tierra era para que el hombre pudiera expresar corporativamente la gloria de Su Hijo, algo ocurrió a la tierra antes de la creación del hombre. Si recuerdan, Dios creó al hombre para dominar la tierra y protegerla de una amenaza pendiente.

    Génesis 1:28

    28 Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra».

    Génesis 2:15

    15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo cuidara.

    Descubrimos en Génesis 3 que la amenaza era la serpiente. Debido a la existencia del enemigo de Dios, Él quería que el hombre representara Su autoridad en la tierra. Dios creó al hombre para vencer a la serpiente.

    Dios no quiso destruir Él mismo a la serpiente, sino que creó a otro ser para hacerlo. Pero por medio de la caída, la serpiente tomó la autoridad del hombre y se convirtió en el gobernante de la tierra. Como resultado el propósito de Dios quedó truncado. En lugar de que el hombre ejerciera su dominio sobre Satán y la

    tierra tal como Dios había previsto en un principio, Satán ganó el dominio sobre el hombre y la tierra. Es por esta razón por lo que la Biblia llama a Satán “el rey de este mundo”.

    El último asunto en el universo, se refiere a quién habrá de adorarse. Tal como hemos estado diciendo, el propósito eterno de Dios es hacer a Cristo preeminente sobre todas las cosas. Desde el comienzo Satán ha estado tratando de destronar al Señor Jesucristo de su debido lugar. Esta es la esencia de la batalla que por siempre ha sido mantenida. La controversia sobre el universo es sobre quién tendrá autoridad sobre él. Por tanto, en un intento de tomar la autoridad de Cristo, Satán ha influenciado a las naciones a oponer Su liderazgo.

    Salmos 2:1-2

    1. ¿Por qué se amotinan las gentes y los pueblos piensan cosas vanas?

    2. Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes conspirarán

    contra Jehová y contra su ungido, diciendo:

    De igual manera, debido a que Cristo está en la iglesia y porque la soberanía de Cristo será llevada a cabo por medio de la iglesia, el ataque de Satán no es solamente contra el Señor Jesús, (el ungido), sino contra su pueblo (los ungidos).

    Gracias a Dios, esta batalla ya ha sido ganada. Cristo ha triunfado por medio de la cruz y Su iglesia ha entrado en Su victoria – puesto que, por medio de Él, quien nos amó, somos más que conquistadores.

    2 Corintios 2:14

    14 Pero gracias a Dios, que nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento,

    Romanos 8:37

    37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

    En verdad, Jesucristo reinará sobre el universo, Satán será arrojado al lago de fuego por toda la eternidad y el propósito eterno de Dios será llevado a cabo. Sin embargo, entretanto, la batalla sobre la tierra continúa con toda su furia.

    Dios busca el recobrar la tierra

    Puesto que Dios ama a la tierra y desea entregársela a Su amado Hijo, Él busca recuperarla de manos del enemigo. Hemos visto que por medio de la redención, legalmente Cristo arrancó el gobierno de Satán. Sin embargo, es la responsabilidad de la iglesia el ejecutar y poner en práctica el trabajo de la redención. Es la obligación de la iglesia el aplastar la cabeza de Satán en forma práctica.

    Romanos 16:20

    20 Y el Dios de paz aplastará muy pronto a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.

    Debido a la trasgresión de Adán, Satán adquirió legalmente su derecho de tomar y desplazar al hombre de su autoridad. Adán cometió una alta traición y entregó el mando al enemigo de Dios. Pero por medio de la cruz, Cristo venció a todo el sistema legal de Satán. Por medio de la obediencia de Cristo, la posición de Satán fue totalmente destruida. Lo que Cristo hizo en la cruz puede parecerse a una sentencia del juez condenando al reo a cadena perpetua.

    Es la obligación de la iglesia el actuar como defensores de la ley y poner al reo en prisión. Debido al trabajo de redención, ahora Satán es un sujeto ilegal. Es un usurpador ilegal de la herencia de Dios. En otras palabras, el diablo no tiene derecho alguno de mandar sobre la tierra. Dios señaló a la iglesia para hacer bueno la obra de Su Hijo en el Calvario y enfrentarse a Su enemigo. La iglesia cumple esta misión por medio del principio del reino.

     

    Definiendo el reino de Dios

    Existen diferentes formas de describir el reino de Dios. Esto depende de qué aspecto uno quiere enfatizar. En consecuencia, la Biblia, nunca define el reino, solamente lo describe. Para comenzar, el reino de Dios no es un lugar, no se puede confundir geográficamente. No es un cielo, ni un pedazo de pasto en la tierra. Incidentalmente solo puede ser relacionado geográficamente al reino de Dios sobre el hombre.

    Dios se preocupa por el pueblo y la humanidad, pero ya que el pueblo habita en regiones geográficas, Él también se preocupa por los lugares. Dicho más simplemente, el reino de Dios es la esfera de la autoridad y reino de Dios. Es donde la voluntad de Dios es expresada y obedecida en un dado momento o lugar. Por definición, un reino es la expresión de la autoridad del rey. Si yo soy un rey, entonces mi reino se encontrará en cualquier lugar donde el pueblo me obedece. Mi reino se encuentra donde mi autoridad se expresa, donde yo reino y donde tengo control. Así pues un rey tiene su reino donde sus súbditos están sometidos a él y su gobierno es ejercitado.

    Basado en esto, en cualquier lugar donde el pueblo reconoce la soberanía de Cristo y se somete a Su autoridad, el reino de Dios está presente en ese lugar. Además, en cualquier lugar donde el reino de Dios es expresado, Satán no tiene lugar ni poder allí. El puesto de Satán en ese lugar queda destruido. Por el contrario, en cualquier lugar donde la autoridad de Cristo no es reconocida, el reino de Dios no está presente y Satán está en control – ya que Cristo y Satán no pueden existir juntos en un mismo lugar.

    2 Corintios 6:15

    15 ¿Qué armonía puede haber entre Cristo y Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?

    El reino de Dios, entonces, es sinónimo con el gobierno y reino de Dios.

    En Lucas leemos... Lucas 17:20-21

    1. Preguntado por los fariseos cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo:

      —El reino de Dios no vendrá con advertencia,

    2. ni dirán: “Helo aquí”, o “Helo allí”, porque EL REINO DE DIOS ESTÁ ENTRE VOSOTROS.

    El reino de Dios no nos llega de una manera tangible o empírica. Por el contrario, allá donde el rey se encuentre, estará el reino. Siempre que el Rey manifieste Su presencia y ejecute Su voluntad, el reino de Dios está presente.

    Los dos aspectos del reino

    La Escritura revela dos aspectos del reino de Dios que están íntimamente relacionados. El primero es el que podíamos llamar

    la realidad espiritual del reino. En este aspecto, el reino de Dios no nos viene por la mera observación. No es físico, está aquí como un misterio.

    Marcos 4:11 11 Y les dijo:

    —A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; pero a los que están fuera, por parábolas todas las cosas,

    No puedes verlo ni tocarlo, sin embargo lo puedes experimentar espiritualmente.

    Puesto que Cristo está ahora reinando en Su trono, aquellos que se someten a Su liderazgo están en él y toman parte de sus bendiciones.

    Hechos 2:33-34

    1. Así que, exaltado por la diestra de Dios y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.

    2. David no subió a los cielos, pero él mismo dice:

    »“Dijo el Señor a mi Señor:

    ‘Siéntate a mi diestra

    Los creyentes que han vuelto a nacer están ahora reinando como reyes con Cristo en este reino celestial.

    Efesios 1:20-21

    1. Esta fuerza operó en Cristo, resucitándolo de los muertos y sentándolo a su derecha en los lugares celestiales,

    2. sobre todo principado y autoridad, poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no solo en este siglo, sino también en el venidero.

    Efesios 2:5

    5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos).

    Romanos 5:17

    17 Si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

    Por tanto, en esta presente época de dominio de Satán, uno puede experimentar la justicia, paz y alegría que existe en el reino de Dios, sometiéndonos a Jesucristo.

    El segundo aspecto del reino es lo que podríamos llamar la realidad física del reino. Esta se refiere al momento cuando el Rey regresará físicamente a la tierra. En ese momento, Cristo Rey aparecerá visiblemente, todo el mundo le verá y Él formará Su gobierno y lo conducirá con vara de hierro.

    Apocalipsis 1:7

    7 He aquí que viene con las nubes:

    Todo ojo lo verá, y los que lo traspasaron;

    y todos los linajes de la tierra se lamentarán por causa de él. Sí, amén.

    Apocalipsis 19:11-15

    1. Entonces vi el cielo abierto, y había un caballo blanco. El que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.

    2. Sus ojos eran como llama de fuego, en su cabeza tenía muchas diademas y tenía escrito un nombre que ninguno conocía sino él mismo.

    3. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre y su nombre es: La Palabra de Dios.

    4. Los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, lo seguían en caballos blancos.

    5. De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro. Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.

    El reino de Dios estará por toda la tierra y Él recibirá pleitesía de todos.

    Consideremos los siguientes pasajes que describen la manifestación del reino de Dios.

    Apocalipsis 11:15

    15 El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían:

    «LOS REINOS DEL MUNDO HAN VENIDO A SER DE NUESTRO SEÑOR Y DE SU CRISTO;

    Y ÉL REINARÁ

    por los siglos de los siglos». Daniel 7:13-14

    1. »Miraba yo en la visión de la noche, y vi que con las nubes del cielo

      venía uno como un hijo de hombre; vino hasta el Anciano de días,

      y lo hicieron acercarse delante de él.

    2. Y le fue dado DOMINIO, gloria y REINO, para que todos los pueblos,

    naciones y lenguas lo SIRVIERAN; su dominio es dominio eterno,

    que nunca pasará;

    y SU REINO es uno que nunca será destruido. Salm os 2:7-9

    1. Yo publicaré el decreto;

      JEHOVÁ me ha dicho: «Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy.

    2. Pídeme, y TE DARÉ POR HERENCIA LAS NACIONES

      Y COMO POSESIÓN TUYA LOS CONFINES DE LA TIERRA.

    3. Los quebrantarás con VARA DE HIERRO; como vasija de alfarero los desmenuzarás». Isaías 9:6-8

    1. Porque un niño nos ha nacido, hijo nos ha sido dado,

      y el principado sobre su hombro.

      Se llamará su nombre

      “Admirable consejero”, “Dios fuerte”, “Padre eterno”, “Príncipe de paz”.

    2. Lo dilatado de SU IMPERIO y la paz no tendrán límite

    sobre el trono de David y sobre SU REINO,

    disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia

    desde ahora y para siempre.

    El celo de JEHOVÁ de los ejércitos hará esto.

    En tanto que la realidad espiritual y la realidad física son dos aspectos distintos del reino, no están separados. La realidad física es la exteriorización o manifestación externa de la realidad espiritual. Solamente hay un reino. No obstante posee dos realidades, interna y externa. En esta época, participamos del reino en forma espiritual, cuando en la época futura participaremos en él físicamente.

    Esto explica por qué la Biblia habla que ahora nosotros estamos probando “los poderes de la época venidera”...

    Hebreos 6:5

    5 y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero,

    Como creyentes probamos, en forma parcial o en forma mínima participamos, del poder del reino venidero. Este es el significado de la realidad espiritual del reino. Sin embargo, cuando el Señor aparezca en su reino venidero...

    2 Timoteo 4:1

    1 Te suplico encarecidamente delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su Reino,

    ...todos los hombres conocerán a Cristo y se darán cuenta literalmente, de todas las promesas del reino. Y aquellos que entren en el reino de Dios, ahora reciben el beneficio de esas promesas en la época actual.

    Hebreos 8:6-12

    1. Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

    2. Si aquel primer pacto hubiera sido sin defecto, ciertamente no se habría procurado lugar para el segundo,

    3. pues reprendiéndolos dice:

      «Vienen días—dice el Señor—

      en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto.

    4. No como el pacto que hice con sus padres

      el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto.

      Como ellos no permanecieron en mi pacto, yo me desentendí de ellos —dice el Señor—.

    5. Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —dice el Señor—:

      Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré;

      y seré a ellos por Dios

      y ellos me serán a mí por pueblo.

    6. Ninguno enseñará a su prójimo,

    ni ninguno a su hermano, diciendo: “Conoce al Señor”, porque todos me conocerán,

    desde el menor hasta el mayor de ellos, 12 porque seré propicio a sus injusticias,

    y nunca más me acordaré de sus pecados ni de sus maldades».

    La Biblia enseña claramente que el reino de Dios está ahora mismo a disposición de los hombres:

    Lucas 12:32

    32 »No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el Reino.

    Lucas 16:16

    16 »La Ley y los Profetas llegan hasta Juan. Desde entonces es anunciado el reino de Dios y todos se esfuerzan por entrar en él.

    1 Corintios 4:20

    20 pues el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder. Romanos 14:17

    17 porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

    Describiendo la realidad espiritual del reino, George E. Ladd dijo: “vivimos en la presencia del futuro ”. Así pues, en la futura manifestación plena del reino de Dios, esperando el retorno de Cristo, hoy la iglesia puede vivir bajo el poder de ese reino y ponerlo en práctica para vencer al enemigo.

    La iglesia, una visión previa del Reino

    Un concepto popular aceptado por muchos en el día de hoy es que el reino de Dios será manifestado por Él a su debido tiempo. Muchos tienen la noción que los cristianos tienen que

    servir al Señor en la mejor manera que puedan esperando pasivamente la venida del reino de Dios. En tanto que existe un elemento de verdad en esta idea, hay otro aspecto del reino enseñado en la Escritura que no es considerado por muchos. Este aspecto enfatiza el hecho de que Dios espera que la iglesia avance o adelante Su reino aquí en la tierra.

    Desde nuestro punto de vista, Dios conoce el tiempo del retorno de Cristo. Por tanto, la venida del reino es simplemente un hecho de tiempo. Pero bajo el punto de vista de Dios, Él ha dado a la iglesia la responsabilidad de seguir adelante con el reino. En este sentido, la iglesia puede prolongar o acelerar la venida de Cristo.

    2 Pedro 3:11-12

    1. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir,

    2. esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!

    De hecho la Escritura enseña que la venida de Cristo está directamente relacionada con el movimiento de la iglesia aquí en la tierra.

    Ya hemos dicho que la iglesia es llamada para llevar a efecto lo que Cristo logró en el Calvario. Por ejemplo, ¿cuánta gente será salva sin nadie da testimonio del evangelio? De acuerdo a Romanos 10, nadie será salvo por “cómo lo oirán”.

    Hasta por medio de Jesucristo que fue crucificado por los pecados de la humanidad, nadie puede ser salvo a no ser que la iglesia proclame las buenas nuevas. De la misma manera, el reino de Dios no vendrá físicamente si la iglesia no avanza activamente el reino, por medio de la autoridad que ha recibido de Cristo. Además, en Mateo...

    Mateo 24:14

    23 Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra. De cierto os digo que no acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del hombre.

    Mateo 24:14

    14 Y será predicado este evangelio del Reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.

    ...se nos informa que Cristo no regresará hasta que el evangelio haya alcanzado todas las naciones. De nuevo, aunque Cristo haya derrotado al poder de Satán en la cruz, si la iglesia no se aparta del vencido enemigo de Dios, la venida física de reino de Cristo a esta tierra será retrasada.

    El Dios del Cielo y de la Tierra

    En la Biblia, el reino de Dios está tipificada por la tierra de Canaán. La tierra de Israel, también llamada la tierra de Canaán, Palestina o Israel, es el tema central del Antiguo Testamento. Todas las cosas del Antiguo Testamento se desarrollan alrededor de esa tierra. En el Génesis aprendemos que Dios prometió esta tierra a Abraham. La tierra no era un simple lugar para que Abraham y su descendencia lo disfrutaran. Era el lugar en que Dios eligió para dar Su testimonio. Dios eligió la tierra de Canaán para que fuera el lugar donde Su poder sería manifestado, Su presencia sería conocida, Su Persona adorada y Su nombre colocado.

    En una palabra, Dios eligió la tierra para que Su autoridad fuera expresada y obedecida. Si alguien quería saber dónde podía encontrar a Dios, sabía que tenía que ir a Jerusalén en la tierra de Israel.

    1 Reyes 14:21

    21 Roboam hijo de Salomón reinó en Judá. De cuarenta y un años era Roboam cuando comenzó a reinar; diecisiete años reinó en Jerusalén, ciudad que Jehová eligió entre todas las tribus de Israel para poner allí su nombre. El nombre de su madre era Naama, amonita.

    Deuteronomio 12:5

    5 sino que el lugar que Jehová, vuestro Dios, escoja entre todas vuestras tribus, para poner allí su nombre y habitar en él, ese buscaréis, y allá iréis.

    Deuteronomio 12:11

    11 Y al lugar que Jehová, vuestro Dios, escoja para poner en él su nombre, allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, las ofrendas reservadas de vuestras manos, y todo lo escogido de los votos que hayáis prometido a Jehová.

    Este es el significado del testimonio de Dios; es una auto revelación. Dios prometió a Abraham que su semilla heredaría la tierra y que todas las naciones de la tierra serían bendecidas por ello. El comienzo de la recuperación del propósito de Dios comienza con Abraham, pues fue a él a quien Dios prometió el asegurarse un pueblo para Su nombre y una tierra para Su testimonio.

    Génesis 17:6-8

    1. Te multiplicaré en gran manera, y de ti saldrán naciones y reyes.

    2. Estableceré un pacto contigo y con tu descendencia después de ti, de generación en generación: un pacto perpetuo, para ser tu Dios y el de tu descendencia después de ti.

    3. Te daré a ti y a tu descendencia después de ti la tierra en que habitas, toda la tierra de Canaán, en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos.

    Debido a que Dios eligió colocar Su testimonio en la tierra de Canaán, siempre que alguien llegaba a la tierra por Su testimonio, todos se dirigían a Dios como el “poseedor del cielo y de la tierra”.

    Génesis 14:19

    19 y lo bendijo, diciendo:

    «Bendito sea Abraham del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra;

    Pero cuando el pueblo de Dios fue exilado de la tierra, Dios no era más llamado el Dios del cielo y de la tierra. Solamente se dirigían a Él con el título de “Dios del cielo”.

    En los libros de Ezra, Neremias y Daniel, se dirigen a Dios con el título de “Dios de los cielos” puesto que en la época que los libros fueron escritos, no había hombre en la tierra para dar el testimonio de Dios – una excepción es...

    Esdras 5:11

    11 Y esta fue la respuesta que nos dieron: “Nosotros somos siervos del Dios del cielo y de la tierra, y reedificamos la casa que hace ya muchos años fue edificada, y que un gran rey de Israel edificó y terminó.

    ...cuando el remanente retornó a Jerusalén.

    Israel había sido exilada a Babilonia, por tanto el testimonio de Dios se había perdido en la tierra y, en consecuencia, no podía ser llamado “Dios del cielo y de la tierra”.

    Ya hemos visto que después de la caída, Satán se convirtió en el dios de este mundo. Desde ese tiempo, Dios ha estado buscando la manera de recobrar la tierra para él. Dios busca un lugar donde pueda colocar Sus pies y donde pueda expresarse.

    Isaías 66:1

    1 Jehová ha dicho:

    «El cielo es mi trono

    y la tierra el estrado de mis pies.

    ¿Dónde está la casa que me habréis de edificar?

    ¿Dónde el lugar de mi reposo?

    Cuando el pueblo de Dios no vivían en la tierra, Él no tenía lugar. Era como si Dios hubiera abandonado la tierra para regresarse al cielo; Él no tenía testimonio o testigos en la tierra.

    Por ejemplo, después que Abraham venció a los cuatro reyes de Canaán y habitó en la tierra, Melquesidec llamó a Dios “el dueño del cielo y de la tierra”.

    Génesis 14:19

    19 y lo bendijo, diciendo:

    «Bendito sea Abraham del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra;

    Porque Abraham vivía en la tierra prometida para dar testimonio de Dios. Dios tenía un lugar en la tierra para manifestarse.

    La tierra, entonces, es indicativa de todo el mundo. Canaán era una muestra de lo que le ocurriría al resto del mundo. Es por lo que en Romanos...

    Romanos 4:13

    13 La promesa de que sería heredero del mundo, fue dada a Abraham o a su descendencia no por la Ley sino por la justicia de la fe,

    ...leemos que heredaría el mundo y no solamente la tierra prometida. Dios necesita un cierto lugar donde Su testimonio pueda ser visto. Si ese lugar está ocupado por Su pueblo, Dios tiene título sobre toda la tierra. Esto implica que Dios recobrará toda la tierra de Su enemigo, cuando tenga un pueblo en la tierra que mantenga y defienda Sus derechos.

    La antigua guerra entre Satán y Dios ha sido sobre el gobierno de la tierra. La intención de Satán es remover a Dios de esta tierra. La manera que ha buscado llevarlo a cabo ha sido removiendo al pueblo de Dios de su tierra y esto lo ha estado haciendo a través de la historia. Por otro lado, la intención de Dios es recobrar la tierra del control de Satán y establecer Su

    testimonio en ella para que exprese a Su amado Hijo. Él no va a destruir a Su enemigo, sino que utilizará a Su pueblo para que lo haga. Por tanto, el Señor está haciendo un llamado a Su pueblo para que se mantenga en la tierra por Su testimonio para que Su reino pueda venir de una manera visible.

    Poseyendo la tierra

    En cierta forma, Israel significa la iglesia, y la tierra significa su herencia. En Deuteronomio descubrimos que la tierra de Canaán es una tierra extremadamente rica y fértil.

    Deuteronomio 8:7-9

    1. Porque Jehová, tu Dios, te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes;

    2. tierra de trigo y cebada, de vides, higueras y granados; tierra de olivos, de aceite y de miel;

    3. tierra en la cual no comerás el pan con escasez, y donde no te faltará nada; tierra cuyas piedras son de hierro y de cuyos montes sacarás cobre.

    Todas esas riquezas naturales hablan de la espiritualidad que hay en la plenitud de Cristo Jesús. Sin embargo, antes de que Israel pudiera heredar la tierra y tomar parte de sus bendiciones, tenía, en primer lugar, que poseerla. Poseerla significa ocuparla, dominarla y controlarla.

    Levítico 20:24

    24 Pero a vosotros os he dicho: “Vosotros POSEERÉIS la tierra de ellos, y yo os la daré para que la poseáis POR HEREDAD, tierra que fluye leche y miel”.

    »YO SOY JEHOVÁ, vuestro Dios, que os he apartado de los demás pueblos.

    Israel tenía que obtener la tierra o ocuparla, para poder poseerla. Esta es la razón por la que Dios dijo a Abraham en...

    Génesis 13:17

    17 Levántate y recorre la tierra a lo largo y a lo ancho, porque a ti te la daré».

    El acto de recorrer o caminar por la tierra sugiere posesión. Cuando Abraham caminó por la tierra de Canaán, él entro en posesión de ella. En el libro de Josué, vemos que cuando Israel estaba listo para entrar en la tierra, Dios les dijo...

    Josué 1:3

    3 Yo os he entregado, tal como lo dije a Moisés, todos los lugares que pisen las plantas de vuestros pies.

    Por tanto, toda aquella tierra por donde Israel paseó, entró a ser posesión de ellos. En consecuencia, toda posesión de Israel también era posesión de Dios y lo que Israel heredaba, era también herencia de Dios. Esta verdad es mejor descrita en el libro de Efesios.

    Efesios 1:11

    11 En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados

    conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

    Efesios 1:18

    18 que él alumbre los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos

    En el 11 se nos dice que en Cristo hemos obtenido la herencia y

    en el 18 dice que la herencia de Dios es en los santos . En otras palabras, nuestra herencia es en Dios y Su herencia es en

    nosotros; la parte del Señor es Su amado pueblo. Deuteronomio 32:9

    9 Porque la porción de Jehová es su pueblo;

    Jacob, la heredad que le tocó.

    Al tomar Israel posesión de la tierra, Dios ha reclamado para Él todo el mundo. Por tanto, entrar en la tierra prometida no fue algo que Israel hizo por ellos mismos. Israel tenía que entrar en la tierra para el testimonio de Dios. Las bendiciones de la tierra eran simplemente un sub-producto por mantener el testimonio Divino. Hoy día, la misma verdad aplica al reino de Dios. El poseer el reino, no es solamente recibir bendiciones para nosotros. Dios quiere que poseamos el reino por él mismo. Quiere que ganemos terreno para Él.

    La herencia del reino es simplemente un producto de esta posesión. Jesús nos exhorta diciendo...

    Mateo 6:33

    33 Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

     

    Desplazando a los enemigos de Dios

    En el lado positivo, Israel tiene que poseer la tierra, recorriéndola o ocupándola. Sin embargo, en el lado negativo, esto es llevado a cabo desplazando y tomando posesión de las tierras de los cananeos, quienes ya se encontraban ocupando la tierra. Para Israel poseer la tierra, tenía antes que desalojarla de los enemigos de Dios. Aquí encontramos un principio espiritual: antes de poseer tenemos que desposeer; primero la herencia, tiene que haber lucha, antes de la victoria, tiene que haber batalla. En Números, Dios exhorta a Israel diciendo:

    Números 33:53

    53 ECHARÉIS A LOS HABITANTES de la tierra y habitaréis en ella, pues yo os la he dado para que SEA VUESTRA PROPIEDAD.

    En el día de hoy, los espíritus malignos ocupan la tierra. Esparcen confusión y caos por todo el mundo. La Escritura dice que todo el mundo descanas en el demonio.

    1 Juan 5:19

    19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

    De la misma manera que fue responsabilidad de Israel el desposeer a los cananeos de sus tierras, ahora lo es para el cuerpo de Cristo el desposeer a las fuerzas de las tinieblas de esta tierra para que Dios pueda poseerla. De esta manera es como el reino de Dios (la soberanía de Dios, gobierno y reino) es manifestada en la tierra.

    Si Israel rehúsa pelear contra los cananeos, ¿hubieran poseído la tierra que pretendían heredar de Dios? Por supuesto que no. De igual forma, si la iglesia no impone y pone en práctica la sentencia que Cristo ha levantado contra Satán por medio de la cruz, Su reino no será manifestado. Esto requiere de un armamento espiritual por parte de la iglesia.

    En esta hora, Dios está esperando que la iglesia se levante y entre en Su guerra para desplazar a los habitantes ilegales que ocupan esta tierra. Cristo ya ha llevado a cabo Su trabajo y otorgado a la iglesia la autoridad para proseguirlo. Pero, de nuevo, esta autoridad está atada a la vida. En la medida que la iglesia del Señor Cristo Jesús está siendo construida y se expande, hay cada vez menos espacio para que los ocupantes ilegales permanezcan. Así el reino de Dios avanza en la medida que la iglesia está siendo construida en vida.

    La Iglesia es un Soldado

    En tanto que en el siglo pasado, muchos han enfatizado la responsabilidad de la iglesia de entrar en una guerra espiritual, muchos la han visualizado desde un punto de vista individual.

    La mayor parte de lo que se habla en el día de hoy acerca de esta lucha espiritual se refiere a cómo combatir a Satán en nuestras propias vidas. Sin embargo, el énfasis de la Escritura se refiere acerca de la batalla de la iglesia contra Satán a favor de Dios. (Recordemos que el mandamiento de Dios de tener dominio sobre la tierra en Génesis 1, fue dado a “ellos”.)

    Con toda franqueza les diré que el reino de Satán no es amenazado, en absoluto, por cristianos que actúan contra él individualmente. Como individuos no tenemos el poder de destruir su dominio o derrumbar su reino en la tierra.

    Mateo 4:8-9

    1. Otra vez lo llevó el diablo a un monte muy alto y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,

    2. y le dijo:

    —Todo esto te daré, si postrado me adoras.

    Esta tarea requiere del total del cuerpo de Cristo. Nosotros, como individuos no somos Cristo en la tierra. Es el cuerpo de Cristo, la iglesia, como corporación quien los es.

    Por tanto, cuando el cuerpo de Cristo se mueve unido contra Satán, él tiembla, pues su total dominio es amenazado. La singularidad de la iglesia es vital para llevar a cabo la administración de Dios. Divisiones, facciones y sectas son las mejores armas de Satán contra la iglesia. Si Satán puede ayudar a dividir a los creyentes, estos se encontrarán sin fuerzas para vencerle.

    En Efesios 6 leemos acerca de la armadura de Dios. A pesar de que la armadura tiene una aplicación individual, esta armadura es llevada por el cuerpo de Cristo en forma corporativa. El cuerpo de Cristo es un soldado, no el creyente.

    Éxodo 15:3

    3 Jehová es un guerrero.

    ¡Jehová es su nombre!

    Fue solamente cuando Israel se unió cuando Dios les dio la victoria sobre sus enemigos.

    2 Samuel 10:17-19

    1. Cuando le fue dado aviso, David reunió a todo Israel, pasó el Jordán y llegó a Helam. Los sirios se pusieron en orden de batalla contra David y pelearon contra él.

    2. Pero los sirios huyeron delante de Israel, y David les mató a la gente de setecientos carros, y cuarenta mil hombres de a caballo. Hirió también a Sobac, general del ejército, quien murió allí.

    3. Cuando todos los reyes que ayudaban a Hadad-ezer vieron cómo habían caído derrotados ante Israel, hicieron las paces con Israel y les quedaron sometidos. De ahí en adelante, los sirios temieron seguir ayudando a los hijos de Amón.

    Levítico 26:7-8

    1. Perseguiréis a vuestros enemigos, que caerán a espada delante de vosotros.

    2. Cinco de vosotros perseguirán a cien y cien de vosotros perseguirán a diez mil, y vuestros enemigos caerán a filo de espada delante de vosotros,

      Eclesiastés 4:9-12

    3. Mejor son dos que uno, pues reciben mejor paga por su trabajo.

    4. Porque si caen, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del que está solo! Cuando caiga no habrá otro que lo levante.

    5. También, si dos duermen juntos se calientan mutuamente, pero ¿cómo se calentará uno solo?

    6. A uno que prevalece contra otro, dos lo resisten, pues cordón de tres dobleces no se rompe pronto.

    En consecuencia, si un creyente opera individualmente e independiente de sus hermanos, él experimentará una victoria

    parcial sobre Satán. Necesitamos al cuerpo de Cristo para vencer a Satán en nuestro camino individual también como testimonio de Dios. Es mi preocupación que nos encontremos menos ocupados en nuestras batallas individuales con el demonio y pongamos nuestro centro de atención batallando a Satán con objeto de ganar terreno para el reino de Dios. Esto es lo que está más próximo al corazón de Dios. Cómo Dios busca a aquellos que transcienden sobre sus propias vidas como individuo y en su lugar abrazan Su propósito eterno.

     

    Las Bendiciones del Reino

    Hemos aprendido que el reino de Dios es la esfera del gobierno de Dios. Sin embargo, en Romanos se nos dice...

    Romanos 14:17

    17 porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

    ¿Acaso es esta definición contradictoria?

    En absoluto, puesto que no podemos experimentar justicia, paz y gozo excepto cuando uno está en sumisión al reino del Rey. En otras palabras, nosotros nunca podremos saborear la justicia, la paz y el gozo de Dios fuera de Su presencia.

    Salmos 16:11

    11 Me mostrarás la senda de la vida;

    EN TU PRESENCIA HAY PLENITUD DE GOZO,

    delicias a tu diestra para siempre.

    Por tanto, donde quiera que el Señor Jesús se manifieste, donde quiera que Él reine, donde quiera Su voluntad sea obedecida, en el lugar donde Su liderazgo es manifiesto, allí encontrarás el reino de Dios y el destrono de Su enemigo.

    Es en el reino donde tomamos parte de las riquezas, bendiciones y herencia que tenemos en Cristo. Sin embargo, al igual que los gigantes cananeos eran vagabundos ilegales en la tierra de Canaán, de la misma manera Satán y sus demonios son ocupantes ilegales de esta tierra, robando a la humanidad de gran cantidad de las bendiciones de Dios. Fue solamente por

    medio de fe y sumisión a Dios que a Israel le fue permitido entrar en la tierra prometida.

    De igual manera, por medio de la sumisión al Señorío de Cristo y fe en Sus promesas, nosotros podemos obtener las bendiciones espirituales que se encuentran en los lugares celestiales...

    Efesios 1:3

    3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual

    en los lugares celestiales en Cristo,

    ...destronando a los demonios que los ocupan... Efesios 6:12

    12 porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

    Esto contiene un principio espiritual: Dondequiera que se encuentren las bendiciones de Dios, allí se encontrarán los enemigos de Dios que buscan robárnoslas. Donde se encuentren las uvas, allí se encontrarán los gigantes.

    Números 13:23,33

    23 Llegaron hasta el arroyo Escol y allí cortaron un sarmiento con un racimo de uvas, el cual llevaron entre dos en un palo, y también granados e higos.

     

    33 También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes. Nosotros éramos, a nuestro parecer, como langostas, y así les parecíamos a ellos.

    Donde se encuentren las bendiciones espirituales, allí estarán los principados y los poderes.

    Efesios 1:3

    3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual

    en los lugares celestiales en Cristo, Efesios 6:12

    12 porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

    Por esta razón, la obtención de las bendiciones de Dios requiere de una batalla espiritual, fortaleza, paciencia y fe.

    1 Timoteo 6:12

    12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.

    Hebreos 6:12,15

    12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

     

    15 Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa.

    Hebreos 11:23

    23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque lo vieron niño hermoso y no temieron el decreto del rey.

    ¿Acaso no nos enseña claramente Nuestro Señor que la obtención la herencia del reino requiere una lucha violenta?

    Mateo 11:12

    12 »Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

    El acertijo de Sansón

    El principio por el que la iglesia obtiene su herencia está contenido en lo que conocemos como el acertijo de Sansón encontrado en Jueces.

    Jueces 14:14 14 Él les dijo:

    —Del devorador salió comida, y del fuerte salió dulzura.

    Ellos no pudieron descifrar el enigma en tres días.

    Este acertijo contiene una preciosa verdad relacionada con el reino de Dios.

    Jueces 14:6-9

    1. Entonces el espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en sus manos. Él no contó ni a su padre ni a su madre lo que había hecho.

    2. Descendió, pues, y habló con la mujer; y ella agradó a Sansón.

    3. Al volver después de algunos días para tomarla, se apartó del camino para ver el cuerpo muerto del león; y vio que en el

      cuerpo del león había un enjambre de abejas y un panal de miel.

    4. Tomándolo en sus manos, fue comiéndose la miel por el camino. Cuando alcanzó a su padre y a su madre, les dio también a ellos para que comieran, pero no les reveló que aquella miel la había tomado del cuerpo del león.

    Aquí leemos cómo Sansón mató al león con sus propias manos. Luego tomó la miel del cuerpo del león para alimentarse él y su familia. Ahora notemos, Sansón solamente pudo disfrutar la miel después que hubo matado al león. Tubo que matar al león para disfrutar de la bendición de la miel. Este acertijo contiene un principio espiritual importante referente al reino. Satán es el león, la dulce miel, las ricas bendiciones de la herencia de Dios.

    Y ya que Satán nos está sujetando ante la herencia de Dios, no podemos tomar parte de las dulces bendiciones de Dios sin antes destruirle a él. Satán ha de ser sacado al campo de

    batalla antes de que podamos recibir nuestra herencia y Dios pueda recibir la Suya . En otras palabras, antes de que podamos experimentar la miel (las bendiciones del reino de Dios), primero

    tenemos que matar al león (Satán). Por tanto, si la iglesia va a destronar a Satán de sus dominios, avanzar hacia el reino de Dios y recibir la herencia, la iglesia tiene que estar dispuesta a entrar en la batalla espiritual. Sin batalla no hay herencia.

    Si recuerdan, Israel no podía probar la leche y la miel de la tierra hasta que ellos, en primer lugar, expulsaran y acabaran con sus enemigos. De nuevo, nosotros no nos embarcamos en una guerra espiritual simplemente para gozar de las bendiciones espirituales del reino, sino para preparar el terreno al testimonio de Dios. Sin embargo, en la medida que ganamos terreno para Dios, la herencia se hace nuestra. Resumiendo, nuestra herencia está atada a nuestra manera de proceder al mantener la regla soberana de los cielos en la tierra.

    Poco a Poco

    ¿De qué manera la iglesia desplaza a Satán? En Éxodo encontramos la respuesta.

    Éxodo 23:29-30

    1. No los expulsaré de tu presencia en un año, para que no quede la tierra desierta ni se multipliquen contra ti las fieras del campo.

    2. Poco a poco los echaré de tu presencia, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra.

    Cuando Israel comenzó a poseer la tierra, ellos no destruyeron a todos los cananeos de inmediato, sino que los fueron desplazando poco a poco .

    Deuteronomio 7:22

    22 Jehová, tu Dios, irá expulsando a estas naciones de delante de ti poco a poco; no podrás acabar con ellas enseguida, para que las fieras del campo no se multipliquen contra ti.

    De acuerdo a Josué 12, había 31 reyes en Canaán. Cada rey tenía que ser matado, uno a uno, para que Israel pudiera poseer la tierra. Esa es la manera en que la iglesia tiene que deshacerse de Satán en el día de hoy. A hachazos, la iglesia tiene que derribar el reino de Satán poco a poco, hasta que llegue a un punto que la iglesia haya ganado el terreno suficiente, de acuerdo al criterio de Dios, para que el reino de Cristo sea impuesto violentamente en la tierra. En el día de hoy, la tierra está siendo recuperada por los mansos.

    Mateo 5:5

    5 Bienaventurados los mansos,

    porque recibirán la tierra por heredad.

    Finalmente, en la medida que la iglesia con un cincel va, poco a poco, destruyendo al enemigo, llegará un momento en que “la copa” del juicio esté llena y Dios se hará visible Su reino.

    Por medio del avance de la Iglesia, Satán será empujado hacia atrás hasta que su reino se derrumbe y de paso al reino de Dios. En ese momento, regresará nuestro Señor Jesús. Sin embargo, a no ser que la iglesia se lance a matar el león, la

    espera por la venida de Cristo se prolongará y habrá que esperar aún más para poder degustar la dulce miel.

    El error del Reconstrucionismo

    Al llegar a este punto, algunos pueden haber confundido el mensaje de este último capítulo con un movimiento llamado “reconstrucionismo”. Es éste un movimiento relativamente moderno, con puntos de vista escatológicos y cristianos presentado de varia formas como: “teología del reino ahora”, “teología del dominio” y “teonomía”. Este punto de vista particular tiene su creencia en que la iglesia es responsable por

    avanzar el reino de Dios en la tierra y que no será victorioso hasta la venida de Cristo.

    El reconstrucionismo busca establecer el reino de Dios por medio de estructuras e instituciones ya presentes y existentes. Busca por la iglesia el tomar la riqueza económica y el poder político presente sistema mundial, poniéndolo en manos del pueblo de Dios. En otras palabras, los reconstrucionistas creen que es mediante el presente sistema político y económico por el que podrán establecer el reino de Dios en la tierra – creando teocracias a través del planeta, donde los gobiernos adopten un código legal fundado en la ley mosaica.

    Los reconstrucionistas son post-milenialistas; ellos creen que los cristianos “tomarán el mundo” antes del retorno físico de Cristo. Ellos comulgan con la conquista del mundo en lugar del dominio espiritual (esto último es donde está el énfasis de este capítulo.)

    A pesar de que estamos de acuerdo con mucho de lo que enseñan los reconstrucionistas acerca de la meta de Dios en la tierra, claramente estamos en desacuerdo con lo que ellos enseñan sobre el método por el cual Dios lleva a cabo su propósito. Las estructuras presentes, tanto políticas como económicas, forman parte del sistema de este mundo y en consecuencia destinadas al juicio de Dios. Cristo claramente dijo que Su reino no era de este mundo.

    Juan 18:36

    36 Respondió Jesús:

    —Mi Reino no es de este mundo; si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí.

    En consecuencia Él no toca las esferas políticas de la tierra. Juan 6:15; 8:3-11

    15 Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerlo rey, volvió a retirarse al monte él solo.

    Juan 8:3-11

    1. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio y, poniéndola en medio,

    2. le dijeron:

      —Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio,

    3. y en la Ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

    4. Esto decían probándolo, para tener de qué acusarlo. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.

    5. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo:

      —El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

    6. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.

    7. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, fueron saliendo uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los más jóvenes; solo quedaron Jesús y la mujer que estaba en medio.

    8. Enderezándose Jesús y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo:

      —Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

    9. Ella dijo:

    —Ninguno, Señor.

    Entonces Jesús le dijo:

    —Ni yo te condeno; vete y no peques más. Lucas 12:13-14

    13 Le dijo uno de la multitud:

    —Maestro, di a mi hermano que parta conmigo la herencia. 14 Pero él le dijo:

    —Hombre, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor?

    Como sus discípulos, nosotros tenemos que seguir el ejemplo de nuestro Señor en este asunto esencial – puesto que nosotros tampoco somos de este mundo.

    Juan 15:19

    19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os odia.

    Juan 17:14-17

    1. Yo les he dado tu palabra, y el mundo los odió porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

    2. No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.

    3. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 17 Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad.

    A pesar de tener Pablo influencia, él nunca organizó a aquellos que trabajaban con él en un partido político.

    Hechos 21:38

    38 ¿No eres tú aquel egipcio que levantó una sedición antes de estos días y sacó al desierto los cuatro mil sicarios?

    La ciudadanía y los derechos de los cristianos pertenecen a otro mundo. El Señor Jesús ha consignado a juicio el sistema de este mundo presente; por tanto, es un sistema en bancarrota. Si invertimos en él encontraremos que no obtendremos nada a cambio.

    Nosotros pertenecemos al pueblo celestial. Nuestros derechos están en lo alto; somos peregrinos y extranjeros en este tiempo presente.

    Mateo 6:19-20

    1. »No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho destruyen, y donde ladrones entran y hurtan;

    2. sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho destruyen, y donde ladrones no entran ni hurtan,

    1 Pedro 1:4

    4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarchitable, reservada en los cielos para vosotros,

    Filipenses 3:20

    20 Pero nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo.

    1 Pedro 2:11

    11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma.

    Por tanto la presión de los cristianos para entrar en política y economía para establecer el reino de Dios es totalmente desacertado. Nuestra influencia en esas esferas no es el camino ordenado por Dios para traer el reino a su física existencia. Por el contrario, Dios hará temblar en sus cimientos todo esas estructuras, instituciones y procesos que pertenecen al sistema presente de este mundo.

    Hebreos 12:26-28

    1. Su voz conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido diciendo: «Una vez más conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo».

    2. Y esta frase: «Una vez más», indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.

    3. Así que, recibiendo nosotros un Reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia,

    Además, nosotros creemos que la iglesia no debe buscar la acumulación de riquezas y poder de este mundo para ella misma, sino que, debe seguir el ejemplo de Jesucristo y caminar en el camino de la cruz. La escritura es clara en que la porción de Dios en esta vida es persecución y deshonor.

    1 Corintios 4:11-13

    1. Hasta el día de hoy padecemos hambre y tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados y no tenemos lugar fijo donde vivir.

    2. Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos.

    3. Nos difaman, y respondemos con bondad; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos.

    2 Timoteo 3:12

    12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;

    Aquellos que sean los últimos en esta vida serán los primeros en la próxima. Y aquellos que hoy sufren reinarán mañana.

    Lucas 13:30

    30 Hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.

    2 Timoteo 2:12

    12 si sufrimos, también reinaremos con él; si lo negamos, él también nos negará;

    Hasta nuestro Señor Jesús nos previno que “ el sirviente no es más que su señor. Si ellos me han perseguido, también os perseguirán a vosotros; si ellos han guardado mis palabras,

    también guardarán las vuestras. ” En otras palabras, no hay trono sin cruz; la cruz es la única puerta que nos conduce a Su trono (el reino) y a Su casa (la iglesia).

    ¿Quiere esto decir que la iglesia está vencida? Por supuesto que no, puesto que en Cristo somos triunfantes.

    2 Corintios 2:14

    14 Pero gracias a Dios, que nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento,

    Pero nuestro triunfo no se mide con medidas terrenales de éxitos políticos o económicos, sino por la manifestación de Cristo sobre las influencias satánicas y en la construcción de Su iglesia. El reino de Satán desaparece cuando la iglesia ejerce

    su influencia celestial , no su poder terrenal . Es por esto por lo que el reino de Dios se le conoce como el reino de los cielos .

    Mateo 10:7

    7 Y yendo, predicad, diciendo: “El reino de los cielos se ha acercado”.

    Recordemos que Israel nunca pretendió establecer una teocracia en Egipto. Por el contrario, Dios llamó a Israel para que saliera de Egipto. De la misma manera, Dios no llama a Su pueblo a remplazar el sistema de este mundo con un nuevo sistema, sino a estar separados de él.

    2 Corintios 6:17

    17 Por lo cual,

    «Salid de en medio de ellos y apartaos, dice el Señor,

    y no toquéis lo impuro; y yo os recibiré

    La derrota de los egipcios tipifica el triunfo de Cristo y Su iglesia sobre los poderes del maligno.

    Colosenses 2:15

    15 Y despojó a los principados y a las autoridades y los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

    No sugiere, en absoluto, que los cristianos deben hacerse dueños del sistema monetario de este mundo.

    Como hijos de Dios, somos llamados a seguir los pasos de Abraham, nuestro padre espiritual, no en los pasos de Noé.

    Romanos 4:12

    12 y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado.

    Después del diluvio, Dios hizo a Noé comenzar de nuevo. Por medio de Noé, Dios trabaja directamente con las naciones, tratando de mejorar el nuevo mundo estableciendo un orden y ley moral (Génesis 9). Sin embargo, este método no duró por mucho tiempo. Pronto las naciones se echaron a perder. Dios nos muestra el fallo total del sistema de Noé de manera que no caigamos en el mismo error.

    Pero Dios tiene un nuevo comenzar para Abraham. Él no llamó a Abraham para mejorar el mundo como Él hizo con Noé. En su lugar, le llamó y le sacó de allí. En Hebreos leemos...

    Hebreos 11:9-10

    1. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, habitando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa,

    2. porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

    Como hijos espirituales de Abraham, estamos obligados a seguir sus pasos y caminar como extranjeros y peregrinos en este mundo, teniendo nuestras mentes fijas en la ciudad celestial.

    Hermanos, estamos viviendo en una hora en la que Dios está

    buscando obtener un pueblo para Él que sean llamados fuera

    por Su nombre.

    Hechos 15:14

    14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles para tomar de ellos pueblo para su nombre.

    Dios no está llamando a su pueblo para que se dedique a la conquista del mundo. Somos esos que...

    2 Pedro 3:13

    13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

    El reino de Cristo llegará cuando Él aparezca en gloria – esta es nuestra bendita esperanza.

    Tito 2:13

    13 mientras aguardamos la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

    A pesar de que somos sal y luz para las gentes de este mundo, llevando el testimonio de nuestro Salvador, no estamos siendo llamados a repararlo, puesto que está destinado a hundirse. Somos llamados a vencer al enemigo de Dios y construir la iglesia de Dios por medios espirituales, y con ellos implantar el reino de Dios.

    Acerca de la naturaleza espiritual de nuestra batalla, Pablo escribe...

    2 Corintios 10:4

    4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,

    Efesios 6:12

    12 porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

    La forma práctica en la que Dios llama a la iglesia para vencer a Su enemigo y avanzar Su reino, será el objeto de nuestro siguiente capítulo.

     

    LA EXPRESIÓN DEL REINO

    Capítulo IV

    Poseer la tierra para testimonio de Dios es algo muy precioso para el Padre. Pero es un trabajo que ha sido dejado de hacer por la mayor parte de los creyentes. Hemos visto que, antes de que Dios pueda poseer la tierra con Su reino, Él tiene que poseer el terreno. En otras palabras, antes tiene que tener a Su pueblo en la tierra defendiéndola por Él. El pueblo de Dios tiene que poseer la tierra para que él pueda obtener el título sobre todo el planeta.

    Lo que es más, la tierra es donde reside nuestra herencia. En tanto Israel vio el poder de Dios en Egipto y experimentó Sus provisiones en el desierto, solamente podrían recibir su herencia en Canaán. ¿Qué significa esta tierra para nosotros en el día de hoy? La tierra es Cristo en la iglesia. Pues es solamente en la iglesia donde la autoridad de Dios es expresada y reconocida en la tierra y donde nuestra herencia en Cristo es obtenida. Es decir, el reino de Dios, tipificado por la tierra, es expresado en y por medio de la iglesia. En este capítulo examinaremos la forma práctica en que la iglesia expresa el reino de Dios y lo avanza aquí, sobre la tierra.

    El Reino y la Iglesia

    ¿Cuál es la relación entre la iglesia y el reino de Dios? La iglesia es la comunidad del reino de Dios.

    Nosotros, como creyentes somos sujetos del reino, puesto que estamos sometidos al Rey del reino. La iglesia también es un instrumento del reino. A través de la iglesia, el reino de Dios avanza en la tierra. Pero el reino solamente puede ser avanzado en la tierra hasta el punto que el reino sea manifestado por medio de la iglesia.

    En otras palabras, la iglesia tiene que someterse al gobierno y reinado de Dios con objeto de que puede avanzar el reino en otros lados. Antes que Dios pueda tomar todo el planeta, Él tiene que poseer la tierra, la autoridad de Cristo tiene que ser, en primer lugar, plenamente reconocido por la iglesia antes de que Su autoridad pueda ser reconocida por el mundo. Por

    tanto, Cristo tiene que ser, primeramente, la Cabeza de la iglesia antes de que pueda ser Cabeza de todas las cosas.

    Colosenses 1:18

    18 Él es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia, y es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia,

    De acuerdo con este verso, Dios hace a Cristo Cabeza sobre todas las cosas nombrándolo, en primer lugar, Cabeza de la iglesia. La iglesia tiene, en primer lugar, que someterse a la autoridad de Cristo antes que Cristo pueda gobernar el mundo. Desde el punto de vista de la administración Divina, el Señor siempre comienza con la iglesia y desde allí se extiende hacia toda la tierra. Por esto en...

    Santiago 1:18

    18 Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

    ...somos las primicias. Y en consecuencia... 1 Pedro 4:17

    17 Es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?

    Dios tiene que obtener nuestra sumisión antes de que Él pueda gobernar sobre el resto. Por tanto, el cumplimiento del propósito eterno de Dios está supeditado a la obediencia de la iglesia a Cristo. Dios se encargará de Su enemigo una vez se cumpla la obediencia de la iglesia.

    2 Corintios 10:6

    6 y estando prontos a castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

    La Singularidad de la Iglesia

    ¿De qué manera la iglesia se somete a la autoridad de Cristo y le hace prácticamente su Cabeza?

    Se hace de varias maneras. La oración corporativa es una manera de hacer el liderazgo de Cristo una realidad en nuestras vidas. Si tomamos nuestras propias decisiones independientemente sin buscar a Cristo, entonces estamos negando Su autoridad. La Biblia nos dice que fuimos comprados a un precio y que ya no nos pertenecemos...

    1 Corintios 6:19-20

    1. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual habéis recibido de Dios, y que no sois vuestros?,

    2. pues habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

    ...sino que pertenecemos a Cristo; pues Él es nuestro Señor.

    Jesucristo demanda que nosotros pongamos todos nuestros derechos bajo Su Señorío. Esta demanda aplica a la iglesia, en forma corporativa al igual que a nosotros individualmente.

    ¿Cuán a menudo los líderes de nuestras iglesias toman decisiones sobre cosas concernientes a la iglesia sin consultar a Cristo? Esta acción independiente anula el liderazgo de Cristo y constituye una conspiración. La iglesia pertenece a Cristo y no al hombre. Por tanto, todas las decisiones tienen que ser hechas después de buscar el deseo de Cristo. Por tanto, la oración es la manera en que hacemos realidad práctica el liderazgo de Cristo.

    Otra manera de hacer a Cristo líder de la iglesia se refiere a todo lo referente al tema de la unidad. Tomemos como ilustración el cuerpo humano. Para que los miembros de mi cuerpo cooperen en forma armónica todos deber someterse a los impulsos nerviosos que provienen de mi cabeza. Cuando esto sucede, mi cuerpo está en armonía y unidad.

    En otras palabras, la sumisión del cuerpo a la cabeza produce unidad, la unidad es el resultado de la sumisión. Supongamos

    que uno de mis miembros físicos, por ejemplo mi pierna izquierda, rehúsa someterse a los dictados de mi cerebro. Aunque mi pierna derecha esté sometida, si la izquierda no lo está, no podré caminar. El resultado será una desarmonía y desunión. En la misma manera, cuando el cuerpo de Cristo se somete a Su liderazgo, los miembros tienen que estar unidos. Sin embargo, si cada miembro no se está aferrando a los designios de la Cabeza, habrá división y desunión.

    Colosenses 2:19

    19 pero no unido a la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.

    Dios tendrá la tierra cuando tenga al pueblo viviendo por Él en forma corporativa. Dios no trabaja directamente con las naciones de este mundo, sino que trabaja con ellas por medio de la iglesia. Por tanto Dios solamente podrá tener la tierra si Su pueblo se somete al liderazgo de Cristo y de esta manera se mantienen unidos. La singularidad de la iglesia es vital para el cumplimiento del eterno propósito de Dios

    Cuando los creyentes se someten a Cristo, ellos expresan prácticamente su singularidad y Satán será puesto en vergüenza. Dios está buscando recobrar el testimonio puro de que Su cuerpo es uno. Cuando los creyentes están divididos, el testimonio de Dios se pierde. Por esta razón, la singularidad de la iglesia es esencial para traer el reino de Dios sobre la tierra. De nuevo, Cristo tiene que ser la Cabeza de la iglesia antes que Él pueda ser Cabeza de todas las cosas.

    El Contenido de la Iglesia

    El contenido de la iglesia es el cuerpo de Cristo. Esta es la base de nuestra singularidad.

    Efesios 1:22-23

    1. Y sometió todas las cosas debajo de sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,

    2. la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

    Aquí se nos dice que la iglesia es el cuerpo de Cristo. Por tanto, lo único que se requiere para ser miembro de la iglesia local es que esa persona pertenezca al cuerpo de Cristo. Todos aquellos que son parte del cuerpo de Cristo en un sitio específico, son parte de la misma iglesia (desafortunadamente esto es una verdad abstracta para la mayor parte de los cristianos, en lugar de ser una práctica realidad). Nuestro Señor en persona dice que la fundación de la iglesia está construida sobre aquellos que saben y confiesan que Él es el Cristo.

    Mateo 16:16-18

    16 Respondiendo Simón Pedro, dijo:

    —Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús:

    —Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

    18 Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán.

    En Corintios leemos... 1 Corintios 1:2

    1. a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo,

      Señor de ellos y nuestro. En Romanos...

      Romanos 14:3

    2. El que come de todo no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios lo ha recibido.

      ...nos enseña que el solo requerimiento para ser aceptado en la iglesia es que Dios le haya recibido.

      Recibir a una persona en la iglesia no es materia del tipo de doctrina que la persona abrace (exceptuando, por supuesto, las siete doctrinas cardinales enumeradas en...

      Efesios 4:4-6

    3. un solo cuerpo y un solo Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;

    4. un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,

    5. un solo Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos y por todos y en todos.

      ...que son la herencia de todos los verdaderos creyentes.) El asunto es si es o no recibido por Dios. En tanto que Dios haya recibido a una persona, nosotros también tenemos que recibirle.

      Romanos 15:7

    6. Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios.

    Si Dios ya ha recibido a una persona ¿quiénes somos nosotros para negarle nuestra hermandad?

    En el día de hoy, muchas “iglesias” modernas han rechazado a miembros del cuerpo de Cristo, haciendo las bases de su asamblea más estrechas de lo que es el cuerpo de Cristo. Han rechazado a sus hermanos en Cristo por diferencias doctrinales o prácticas espirituales. Bajo su punto de vista, para tener hermandad con ellos, no solamente has de ser cristiano, sino que además tienes que creer en un juego específico de prácticas y doctrinas. Este es el gran error del sistema denominacional del día de hoy.

    En estos días, la mayor parte de las asambleas se agrupan alrededor de ciertas doctrinas (Bautistas), métodos (Metodistas), ministerios (Luteranos) o experiencias (Pentecostales), en un local, en lugar del cuerpo de Cristo. El resultado es que en la misma ciudad hay diferentes iglesias basadas en diferentes aspectos de Cristo. Algunas están basadas en evangelismo, otras en el bautismo del agua, otras en estudios bíblicos, etc.

    En tanto que tales prácticas como el evangelismo, buenas enseñanzas bíblicas y el bautismo del agua son todas importantes en al caminar del cristiano, ninguna de ellas constituye las bases de la iglesia. Cualquier grupo que hace una doctrina, una práctica, una experiencia o un ministerio las bases de su hermandad es una agrupación sectaria. Esto no quiere decir que aquellos que asisten a tales asambleas no pertenezcan al pueblo de Dios. Simplemente significa que la asamblea es exclusiva y no llega a constituir la iglesia bajo las bases sentadas por las escrituras.

    En tanto algunas asambleas han estrechado las bases del cuerpo de Cristo, otras han ensanchado sus bases. Han recibido a no creyentes dentro de sus congregaciones. Una iglesia que permite a no creyentes tomar parte de la mesa del Señor y recibir hermandad espiritual, está abriendo la puerta a que la carnalidad entre por ella. De la misma manera que la diversidad de multitudes fue la causa del pecado de Israel, de igual manera el elemento de corrupción del no creyente hará detener el crecimiento espiritual de la iglesia.

    Números 11:4

    4 La gente extranjera que se mezcló con ellos se dejó llevar por el hambre, y los hijos de Israel también volvieron a sus llantos, diciendo: «¡Quién nos diera a comer carne!

    (No quiero decir con esto de que los no creyentes no puedan visitar a la iglesia, sino que me estoy refiriendo a la hermandad espiritual)

    Pablo dijo:

    1 Corintios 5:6-7

    1. No es buena vuestra jactancia. ¿Acaso no sabéis que un poco de levadura fermenta toda la masa?

    2. Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, como sois, sin levadura, porque nuestra Pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.

    Cuando la iglesia recibe a no creyentes y reconocidos pecadores como hermanos, la iglesia se corrompe y comienza a adaptarse al mundo. Una vez más, la hermandad de la iglesia está exclusivamente basada en el cuerpo de Cristo, en ningún momento esta puede ser ni más ancha, ni más estrecha que el cuerpo de Cristo.

     

    Construyendo la Iglesia

    La escritura es clara acerca de que la iglesia se refiera al cuerpo de Cristo en un lugar. Cualquier grupo de creyentes que no practican su hermandad basados en esto, son sectarios. A pesar de que tales grupos puedan contener el pueblo de Dios, ellos, no obstante, coartan el propósito de Dios de ganar terreno para Su reino en la tierra.

    Cuando la iglesia se edifica en unidad , Satán se avergüenza. Consideremos la oración de Cristo por la iglesia.

    Juan 17:21-23

    1. para que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, PARA QUE EL MUNDO CREA QUE TÚ ME ENVIASTE.

    2. Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno.

    3. Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, PARA QUE EL MUNDO CONOZCA QUE TÚ ME ENVIASTE, y

      que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

      La unidad de la iglesia es el secreto del verdadero evangelismo. Por esto es por lo que Satán teme la edificación de la iglesia en singularidad. Uno de los grandes obstáculos que ciegan a los no creyentes y no les permiten ver a la verdad de Cristo es el hecho de que existen innumerables sectas dentro de la cristiandad. El hecho de que hay cientos de “iglesias” en una ciudad, proclamando a Cristo, envía el mensaje al mundo de que Cristo está dividido. La unidad es la esencia de la oración de Cristo en Juan 17.

      En el libro de Apocalipsis capítulos 2 y 3, solamente hay un candelabro de oro representando a cada iglesia local. El candelabro es el símbolo del testimonio de Dios, representa la revelación de Él mismo por medio de la iglesia. (El oro representa al Padre, la imagen representa la Hijo y el aceite al Espíritu.) En el día de hoy, en nuestras ciudades, el candelabro está dividido en múltiples segmentos. Cuando el candelabro está dividido, el aceite se derrama y se pierde, pero cuando el candelabro es uno, el aceite del testimonio de Dios hará brillar

      su luz y podrá traer plenitud espiritual a muchos.

      Estoy convencido que la mayoría de los cristianos no entienden el alcance que abarca el verdadero significado de singularidad y unidad. La singularidad espiritual no es simplemente asunto de llevarnos bien con nuestros hermanos y hermanas en Cristo pertenecientes a otras denominaciones y estrecharnos las manos sobre la muralla que separa nuestras denominaciones. Esto es un subterfugio para simplemente esconder nuestro espíritu divisivo. Satán utiliza este método muy efectivamente para hacer sentir a los creyentes contentos en su individualismo, independencia y división. La singularidad espiritual no es asunto de tomarse de las manos sobre la muralla, sino derrumbar la muralla en su totalidad. La verdadera unidad es abandonar nuestras sectas y expresar el único cuerpo de Cristo en cada local.

      De acuerdo con la Biblia, la existencia de una iglesia en un local comprende lo siguiente:

      1. La única iglesia tiene una administración... Hechos 14:23

        23 Constituyeron ancianos en cada iglesia y, después de orar y de ayunar, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

        Tito 1:5

        5 Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieras lo deficiente y establecieras ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé.

        Hechos 20:17

        17 Enviando, pues, desde Mileto a Éfeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia.

        Aquí se nos enseña que todos los ancianos en una ciudad supervisan a toda la iglesia de la ciudad.

      2. La iglesia se identifica por el nombre de la localidad y nada más (Apocalipsis 2,3.)

      3. La sola iglesia está unida en la única base que no es otra que el cuerpo de Cristo, que existe en la vecindad.

      4. La única iglesia se reúne toda ( ekklesia quiere decir reunión o asamblea.)

    La Oposición a la Construcción de Dios

    Quizá, al llegar a este punto, algunos responderán que todo es muy idealista. ¿Es, acaso, realista el pensar que todo el pueblo de Dios algún día se arrepentirá por su carácter divisivo y llegarán a tener una expresión práctica de singularidad en el cuerpo de Cristo?. No comparto tal optimismo, sin embargo, en esta hora, Dios está recobrando el testimonio de nuestra unidad en aquellos que son capaces de responder a Su llamado.

    Por todo el mundo, en el día de hoy, Dios está levantando grupos de creyentes que han abandonado sus sectas y se reúnen solamente basados en Jesucristo. Estos grupos son compañías representativas que mantienen en la tierra el terreno del reino de Dios. Esos hermanos no reclaman ser algo o alguien, en sus corazones, ellos incluyen y representan a todos sus hermanos, situados en cada uno de sus puntos geográficos, ante el Señor.

    Ellos, de hecho, rehúsan dividir a sus hermanos, cuando, al mismo tiempo, rehúsan unirse a sectas. Ellos son los que se reúnen en las bases del único Cuerpo. Ellos solamente se reúnen en el nombre del Señor y en la simplicidad y pureza que marcó la primera iglesia.

    En el plan de Dios, esas compañías son los instrumentos que Dios utiliza para recobrar Su testimonio; ellos son Su reacción al presente desorden. Estos grupos, no obstante, no están sin enemigos. Ya que Satán conoce que la construcción de la iglesia

    es la clave del avance del reino y él se opone con violencia. El Señor en persona enseñó que el construir Su iglesia era una

    amenaza para el reino de Satán. Mateo 16:18-19

    1. Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán.

    2. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos: todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos.

    Cristo prometió que las puertas del Hades no prevalecerán contra el edificio de la iglesia. Cristo implica una advertencia, que cuando la iglesia sea construida, Satán tratará de destruirla. El enemigo no tiene mayor problema con que los cristianos edifiquen sus propias sectas, pero tiembla cuando las abandonan y se reúnen solamente bajo Cristo. Por esta razón relata la edificación de la iglesia para introducir el reino de Dios sobre la tierra.

    Mateo 18:18-20

    1. De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra será desatado en el cielo.

    2. Otra vez os digo que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi Padre que está en los cielos,

    3. porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

    El reino de Dios sufre una pérdida cuando la iglesia se divide.

    El Antiguo Testamento claramente ilustra esta satánica oposición. Después de la cautividad en Babilonia, Judá se

    dispersó por todo el imperio Babilónico, exilados de su tierra. La cautividad en Babilonia sirve como un tipo profético de las divisiones que han separado a los cristianos desde el siglo cuarto.

    Dios utiliza a Esdras y a Neremias para traer al pueblo de vuelta a Jerusalén, para restaurar Su testimonio. Tristemente, la Escritura narra que no todo el pueblo de Dios estaba dispuesto a pagar el precio para regresar a la ciudad santa. La mayor parte de ellos estaban muy cómodos y a gusto con la forma de vida que llevaban en el imperio babilónico y se contentaron con separarse de sus hermanos. Gracias a Dios, no obstante, que hubo un pequeño remanente que regresó a Jerusalén para reconstruir el templo y las murallas de la ciudad.

    Esta parte del Antiguo Testamento demuestra que la mayor parte del pueblo de Dios no abandonará las divisiones de la iglesia que han sido hechas por el hombre. El sistema denominacional continuará fuertemente hasta el mismo final – o hasta que todo lo que puede ser conmovido sea conmovido.

    Hebreos 12:27

    27 Y esta frase: «Una vez más», indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles.

    Antes de que esto ocurra, no obstante, será solamente un pequeño grupo del pueblo de Dios los que abandonarán las sectas para mantener el testimonio de su unidad y singularidad en Cristo. (En el próximo capítulo, discutiremos con mayor detalle el principio del remanente)

    Cuando Neremias construyó la muralla de la ciudad, fue enfrentado violentamente, como podemos leer en el capítulo 4. Ocurre lo mismo con el trabajo de construir la iglesia de Dios en el día de hoy. Será opuesta violentamente por las denominaciones. En consecuencia, todos los que regresen a la

    singularidad de la iglesia deben esperar la oposición y persecución en la medida que la construyen.

     

    El pecado del sectarismo

    La Escritura nos dice que el sectarismo emana de la carne. Gálatas 5:19-20

    1. Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lujuria,

    2. idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías,

    Pablo les dijo a los corintios... 1 Corintios 3:3-4

    1. porque aún sois carnales. En efecto, habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales y andáis como hombres?

    2. Pues cuando uno dice: «Yo ciertamente soy de Pablo», y el otro: «Yo soy de Apolos», ¿no sois carnales?

    Es poco agradable en la carne tener hermandad con aquellos que no creen y practican exactamente lo mismo que nosotros. Es mucho más fácil en la carne simplemente reunirnos con aquellos que son iguales y piensan igual que nosotros.

    Es por esta razón que Pablo exhorta a los efesios... Efesios 4:2-4

    1. con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor,

    2. procurando mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz:

    3. un solo cuerpo y un solo Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;

    No hace falta mucha espiritualidad para estrecharse las manos de nuestros hermanos sobre la muralla de nuestras sectas. Pero requiere una auto-renunciación y amor para destruir esa muralla y mantener la singularidad del cuerpo de Cristo.

    Juan 13:35

    35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros.

    El sectarismo, el individualismo y la independencia son contrarios al amor.

    Muchos cristianos han sido enseñados que el individualismo y la independencia son aceptables, pero el verdadero cristianismo es corporativo. El individualismo y la independencia son las marcas de una vida activamente privada. No hay lugar para el individualismo e independencia en la iglesia, pues todos somos miembros unos de otros.

    Efesios 4:25

    25 Por eso, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.

    Efesios 5:30

    30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.

    El sectarismo no solamente hace perder al propósito de Dios, sino que también limita nuestro propio avance espiritual.

    La iglesia es la vasija que contiene la plenitud de Dios... Efesios 1:23

    23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

    Es solamente cuando una vasija de cristal es perfectamente terminada que puede cumplir su propósito de almacenar líquidos. Si la vasija de cristal está cascada o dividida, ¿cómo podrá contener el líquido? Igual ocurre con la iglesia en el día de

    hoy. Divisiones en la iglesia han debilitado el poder espiritual del cuerpo de Cristo. Como resultado, el evangelismo, la madurez espiritual y una mayor y más profunda revelación se han debilitado entre el pueblo de Dios.

    Como un individuo cristiano, te verás limitado a avanzar espiritualmente a no ser que te unas a miembros del cuerpo en tu localidad. Todas las riquezas y plenitud de Cristo se encuentran en la iglesia.

    Efesios 1:23

    23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo

    Como un individuo te verás limitado a una vida de oración, tu conocimiento, tu crecimiento espiritual, tu ministerio y tu victoria sobre el enemigo, sin dependencia del cuerpo. Uno no puede comprender las profundidades del amor de Cristo sin el cuerpo, pues Pablo nos dice que percibimos las dimensiones del amor de Dios juntos con todos los santos.

    Efesios 3:18-19

    1. seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,

    2. y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

      Pablo le dijo a los corintios... 1 Corintios 12:20-21

    3. Pero ahora son muchos los miembros, aunque el cuerpo es uno solo.

    4. Ni el ojo puede decir a la mano: «No te necesito», ni tampoco la cabeza a los pies: «No tengo necesidad de vosotros».

    Es una vergüenza que esta actitud está en el corazón de tantos hijos de Dios en el día de hoy. El sectarismo nos hace enfatizar exclusivamente la importancia de un miembro o don del cuerpo.

    Algunos enfatizan sobre el significado de los ojos, otros sobre el de los oídos y otros sobre las manos o pies. La mayor parte de las asambleas se aglomeran alrededor de un hombre o su visión de las cosas – generalmente llamado “pastor”.

    Solamente cuando abrazamos la singularidad del cuerpo, podemos entrar en la plenitud que suple la entera iglesia y recibir todos los miembros y sus funciones. Para ello debemos pagar un precio. Aquellos que no están dispuestos a dejar que la cruz les despoje de su individualismo e independencia, nunca podrán tomar parte en la edificación de la iglesia de Dios.

    Siempre que la iglesia se reúna en singularidad, se someta al liderazgo de Cristo, se mantiene el testimonio de Dios en la localidad. En cada reunión de la iglesia, los creyentes declaran mantener su puesto en la tierra por Dios. Hacen más que simplemente alabar a Dios, sirviendo a sus hermanos y tomando la cena del Señor. Ellos están en la tierra para lograr un lugar donde descansen Sus pies – portan Su testimonio.

    Cuando nos reunimos con otros creyentes en las bases de nuestra singularidad en Jesucristo, estamos esencialmente diciendo, “Dios, tu tienes un lugar en esta ciudad. Tienes un testimonio aquí para manifestar tu Presencia. Estamos aquí en la tierra por ti, para que establezcas tu reino en ella”.

    Ganar el terreno para Dios no es nada místico ni difícil de alcanzar. Podemos hacerlo cada vez que nos reunimos con otros creyentes bajo la dirección de Cristo. La iglesia, expresada localmente, es la tierra. La iglesia local es como una especie de Nueva Jerusalén que manifiesta el propósito eterno de Dios en cada ciudad.

    De la misma forma que Dios prometió a Abraham que su semilla poseería la puerta de sus enemigos, también la iglesia posee la puerta de sus enemigos cuando se mantiene dando testimonio de Dios.

    Génesis 22:17

    17 de cierto te bendeciré y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del

    mar; tu descendencia se adueñará de las puertas de sus enemigos.

    Las puertas significan los puntos clave de la ciudad, si tienes puertas, tienes una ciudad. Esta misma promesa no es solamente dada a Isaac – un tipo de Cristo – sino también a Rebeca que es un claro tipo de iglesia. Comparemos la escritura anterior con...

    Génesis 24:60

    60 Y bendijeron a Rebeca, diciendo:

    «Hermana nuestra,

    sé madre de millares de millares, y conquisten tus descendientes

    la puerta de sus enemigos».

    Como la semilla espiritual de Abraham y como la Novia de Cristo, Dios ha prometido que la iglesia poseerá los puntos de control en la tierra.

    Gálatas 3:29

    29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente descendientes de Abraham sois, y herederos según la promesa.

    Por tanto, Dios desea a todo su pueblo querido, someterse al liderazgo de Cristo y mantenerse juntos en unidad. En la manera que lo hagamos, poseeremos la puerta de los enemigos de Dios y avanzaremos Su reino.

    El Sistema actual de Denominaciones

    Ya que el presente sistema denominacional se aparta de las bases sentadas en el Nuevo Testamento para la iglesia local, tenemos que rechazarlo como sistema. No obstante, no juzgamos ni rechazamos aquellos que están dentro del sistema; los reconocemos como Pueblo de Dios. También reconocemos que, a pesar de todas sus faltas, Dios ha utilizado a las denominaciones. Estoy en total acuerdo con la actitud

    observada por nuestro hermano T. Austin-Sparks acerca de este punto.

    En tanto que las sectas, denominaciones, misiones e instituciones se alejan del camino original y atención del Espíritu Santo, sin lugar a dudas Dios las ha bendecido y utilizado de una manera real llevando a cabo su propósito a través de varios fieles hombres y mujeres. Damos gracias a Dios por esto, y oramos que todas las formas de uso posibles, tengan Su bendición. Esto no quiere decir que estamos de acuerdo con el sistema, que Dios nos perdone. Nuestra reserva se debe solamente a que creemos ha habido gran decadencia, limitación y debilitación debido a su partida de los primeros días de la vida de la iglesia y porque anhelamos su regreso. No podemos aceptar el actual “desorden” como todo lo que el Señor tiene o puede tener y esto nos envuelve a nosotros ya que esto nos calificaría de reaccionarios.

    Hoy la iglesia está severamente fragmentada. El testimonio de Cristo es uno y ha sido perdido. Nuestra carga es que Dios recupere Su testimonio. Que nos perdone Dios, sin embargo, si tratamos de reinstaurar este testimonio de unidad por nuestros propios medios. Cualquier esfuerzo nuestro por mantener la unidad que proceda de principios de nuestra vida natural en lugar de Jesucristo, hará más daño que bien.

    Tristemente, algunos de los que han tenido una visión de la iglesia y su singularidad, han causado caos en el cuerpo de Cristo, tratando de establecer la unidad por medio de su propio poder. Nuestra posición es simple. Nosotros simplemente nos mantenemos en las bases de que somos uno con todos nuestros hermanos y hermanas en nuestra localidad, a pesar de que pueda haber muchas denominaciones. Mantenemos nuestros brazos muy abiertos a todos los hijos de Dios y buscamos mantener el testimonio de Dios sobre la unidad del cuerpo. Esto, creemos, que es lo que Dios está llamando a hacer a su pueblo en esta hora.

    La Oración del Reino

    En la medida que Dios avanza Su reino construyendo la iglesia en unidad, Él ordena a Su pueblo a destrozar a Su enemigo en las dos formas siguientes:

    1. Él llama a la iglesia a mantenerse en la oración del reino, y

    2. Él llama a la iglesia a arrojar a Satán de cualquier lugar en el que es encontrado.

      Para Dios, establecer Su voluntad en la tierra, tiene que tener un canal de salida por donde expresarse. Este canal de salida es

      lo que yo llamo “la oración del reino”. La iglesia es el instrumento de Dios para practicarlo. En las escrituras, encontramos que hay diferentes tipos de oración (por ejemplo: intercesiones, peticiones, suplicaciones, acción de gracias,

      hermandad, etc.)

      La oración del reino es de otro tipo. Contraria a la oración personal, la oración del reino no está centrada en el interés humano. Solamente se ocupa el interés divino. La oración del reino es el vehículo que permite a Dios llevar a cabo Su deseo y Su intención en la tierra. Es el ministerio de la iglesia para traer la soberanía de Dios y que esta reine en una forma visible. La oración del reino tiene una gran responsabilidad. Sin ella, Dios no puede encontrar la entrada en esta tierra.

      Es por medio de la oración del reino que el reino de Dios viene. Mateo 16:18

      1. Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca EDIFICARÉ MI IGLESIA, y las puertas del Hades no la dominarán.

      2. Y a ti te daré las LLAVES DEL REINO DE LOS CIELOS: todo lo que ATES EN LA TIERRA será atado en los cielos, y todo lo que DESATES EN LA TIERRA será desatado en los cielos.

      Cristo ha dado a la iglesia las llaves del reino, es decir, la autoridad sobre el reino de Dios. Como resultado, todo lo que la iglesia ate en la tierra es automáticamente reflejado por Dios en el cielo. Y todo lo que sea desatado en la tierra, será desatado

      por Dios en el cielo. En otras palabras, los movimientos en la tierra, gobiernan los movimientos en los cielos; la acción de la iglesia en la tierra precede la acción de Dios en los cielos.

      Por medio de la oración del reino, la iglesia se convierte en instrumento de Dios – es el canal de salida de Él en la tierra. La obligación de la iglesia es atar a Satán y a soltar a Dios en la tierra. En la medida que Dios hace esto, ella trae los cielos sobre la tierra. En una palabra, el reino de Dios viene en la medida que la iglesia ora por su llegada. Jesús nos pide que oremos...

      Mateo 6:10

      10 VENGA TU REINO.

      HÁGASE TU VOLUNTAD, como en el cielo, así también EN LA TIERRA.

      Si la iglesia no tiene nada que hacer para traer la voluntad de Dios sobre la tierra, esta parte de la oración no tendría sentido. La oración que encontramos en Mateo 10, es una oración del reino. Este tipo de oración es un ministerio especial de la iglesia. Dios tiene una voluntad, pero Su voluntad debe, en primer lugar, encontrar un canal de salida en la tierra.

      Debido al libre albedrío del ser humano, Dios no hace mucho fuera de las oraciones y fe de Su pueblo. Dios nunca se apropia de Su voluntad sobre el hombre. En su lugar, Él elige trabajar por medio de la voluntad del hombre para traer Su voluntad sobre la tierra. El se inclina a cooperar con el hombre para llevar a cabo Su voluntad. A pesar de que el hombre nunca puede agregar nada a la omnipotencia y soberanía divinas, el

      hombre puede limitar y obstruir que la expresión de la voluntad divina tome su debida forma. Consideremos los dos pasajes

      siguientes que muestran cómo la incredulidad y desobediencia del hombre pueden entorpecer la realización de la perfecta voluntad de Dios.

      Marcos 6:4-5

      1. Pero Jesús les dijo:

        —No hay profeta sin honra sino en su propia tierra, entre sus parientes y en su casa.

      2. NO PUDO HACER ALLÍ NINGÚN MILAGRO, salvo que sanó a unos pocos enfermos poniendo sobre ellos las manos.

      Salmos 78:40-41

      1. ¡Cuántas veces se rebelaron contra él en el desierto, y lo enojaron en el yermo!

      2. Y volvían, y tentaban a Dios,

      y PROVOCABAN al Santo de Israel.

      En el primer trabajo, descubrimos cómo los incrédulos prevenían hacer a Cristo Su trabajo. Los devotos lectores de la Biblia saben que la falta de fe de los discípulos, impedía que Jesús llevara a cabo Su voluntad...

      Mateo 8:23-26

      1. Entró él en la barca y sus discípulos lo siguieron.

      2. Y se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía.

      3. Se acercaron sus discípulos y lo despertaron, diciendo:

      —¡Señor, sálvanos, que perecemos! 26 Él les dijo:

      —¿Por qué teméis, hombres de poca fe?

      Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma.

      Mateo 14:28-31

      28 Entonces le respondió Pedro, y dijo:

      —Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. 29 Y él dijo:

      —Ven.

      Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.

      1. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó:

        —¡Señor, sálvame!

      2. Al momento Jesús, extendiendo la mano, lo sostuvo y le dijo:

      —¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Mateo 17:15-21

      1. —Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático y sufre muchísimo, porque muchas veces cae en el fuego y muchas en el agua.

      2. Lo he traído a tus discípulos, pero no lo han podido sanar. 17 Respondiendo Jesús, dijo:

      —¡Generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo acá.

      1. Entonces reprendió Jesús al demonio, el cual salió del muchacho, y este quedó sano desde aquella hora.

      2. Se acercaron entonces los discípulos a Jesús y le preguntaron aparte:

      —¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera? 20 Jesús les dijo:

      —Por vuestra poca fe. De cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí allá”, y se pasará; y nada os será imposible.

      21 Pero este género no sale sino con oración y ayuno.

      El segundo pasaje nos enseña que, a pesar del deseo de Dios de llevar a Israel a la tierra de Canaán, después de dos años de viaje, por su incredulidad, Israel limitó el poder de Dios y por

      ello fueron forzados a deambular por el desierto por otros 38 años.

      Hebreos 3:16-19

      1. ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, lo provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés?

      2. ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto?

      3. ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron?

      4. Y vemos que no pudieron entrar a causa de su incredulidad.

      A pesar de que el hombre no puede aumentar el poder de Dios, sí puede limitarlo. Por esta razón Dios necesita las oraciones de la iglesia para traer Su reino a la tierra.

      El principio de dos o más

      De acuerdo con Mateo, la oración del reino requiere de dos o más personas.

      Mateo 18:18-20

      1. De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra será desatado en el cielo.

      2. Otra vez os digo que si DOS DE VOSOTROS se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será

        hecho por mi Padre que está en los cielos,

      3. porque donde están DOS O TRES congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

      La oración del reino ha de ser ejercitada en forma corporativa. Es la oración de la iglesia, la Novia de Cristo, con objeto de extender el reino de Dios en la tierra. ¿acaso no dice la Biblia que la iglesia tiene que orar por la venida del Señor?

      Apocalipsis 22:17,20

      17 El Espíritu y la Esposa dicen: «¡Ven!». El que oye, diga:

      «¡Ven!». Y el que tiene sed, venga. El que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida.

       

      20 El que da testimonio de estas cosas dice: «Ciertamente vengo en breve».

      ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús! 1 Corintios 16:22

      22 El que no ame al Señor Jesucristo, sea anatema. ¡El Señor viene!

       

      Mencionado la voluntad de Dios

      La oración del reino es simplemente mencionar la voluntad de Dios ante Él. Si la iglesia no menciona esta oración, la voluntad de Dios será herida. El Antiguo Testamento provee algunos ejemplos que ilustran el principio de la oración del reino.

      Ezequiel 36:37

      1. »Así ha dicho Jehová, el Señor: Aún ME SUPLICARÁ LA CASA DE ISRAEL, para que les haga esto: multiplicaré los hombres como se multiplican los rebaños.

      2. Como las ovejas consagradas, como las ovejas de Jerusalén en sus fiestas solemnes, así las ciudades arruinadas serán llenas de rebaños de seres humanos. Y sabrán que yo soy Jehová”».

      En este pasaje, Dios revela que es Su voluntad aumentar la casa de Israel. Así señala a Su pueblo que le pida a hacerlo. El mismo principio lo encontramos en ...

      Isaías 62:6-7

      1. Sobre tus muros, Jerusalén, he puesto guardas

        que no callarán ni de día ni de noche.

        ¡Los que os acordáis de Jehová, no descanséis

      2. NI LE DEIS TREGUA,

      HASTA QUE RESTABLEZCA A JERUSALÉN

      Y LA PONGA POR ALABANZA EN LA TIERRA!

      Una vez más, Dios señala a Su pueblo a “no guardar silencio” y a “no darle descanso” hasta que Él lleve a cabo Su deseo – que es hacer de Jerusalén un lugar de admiración aquí en la tierra. Finalmente, en Isaías también encontramos el mismo principio.

      Isaías 45:11

      11 Así dice Jehová,

      el Santo de Israel, el que lo formó:

      «PREGUNTADME de las cosas por venir; mandadme acerca de mis hijos

      y acerca de la obra de mis manos.

      En este pasaje, Dios exhorta a Israel a ordenarle a Él que se preocupe de las cosas que se refieren a Su obra y a Su pueblo. Este pasaje no alienta a solicitar arrogantes y egoístas demandas por parte de Su pueblo, sino que Dios desea profundamente que Su pueblo le demande hacer las cosas por Su interés – para satisfacer Su corazón. La oración del reino no es una oración de petición, sino una oración de comandamiento, es una oración con autoridad. Es el ejercicio de nuestra autoridad, como reyes, en esta tierra.

      Apocalipsis 1:6

      6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre, a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

      Apocalipsis 5:10

      10 nos has hecho para nuestro Dios un reino y sacerdotes,

      y reinaremos sobre la tierra».

      Efesios 2 dice que estamos sentados con Jesucristo en los lugares celestiales. Como todas las cosas están bajo los pies de Cristo, están bajo nuestros pies también – puesto que estamos sentados con Él en el trono celestial.

      Efesios 1:20-22

      1. Esta fuerza operó en Cristo, resucitándolo de los muertos y sentándolo a su derecha en los lugares celestiales,

      2. sobre todo principado y autoridad, poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no solo en este siglo, sino también en el venidero.

      3. Y sometió todas las cosas debajo de sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,

      Efesios 2:6

      6 Juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,

      Por tanto, al contrario que suplicando, que la forma de orar de la tierra al cielo, la oración del reino es orar desde los cielos hacia la tierra. Estamos orando por aquello que Dios ya tiene decidido. Así podemos orar en fe. Un ejemplo de esta autoritaria forma de orar la encontramos en...

      Marcos 11:23

      23 De cierto os digo que cualquiera que diga a este monte: “Quítate y arrójate en el mar”, y no duda en su corazón, sino que cree que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.

      Ya que Dios, en cierta forma, ha restringido Su omnipotencia a la voluntad del hombre, es la responsabilidad de la iglesia el mencionar la voluntad de Dios ante Su trono. De esta manera el reino de Dios avanzará. En la medida que la iglesia cumple con su ministerio sobre la oración del reino, ella acelera la era venidera.

      2 Pedro 3:11-12

      1. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir,

      2. esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!

      Preguntando al Señor

      Antes de que la iglesia pueda mencionar la oración del reino, tiene antes que conocer específicamente por qué tiene que orar. En sentido general, la iglesia ora por la venida del reino. Sin embargo, en un sentido más específico, tiene que preguntar al Señor acerca de que puntos importantes han de ser afirmados y dónde Su voluntad puede ser menos severa. Al contrario que la oración individual, la oración del reino se origina con Dios. Comienza buscando la voluntad de Dios y luego mencionándola para que Él la lleve a cabo. La oración del reino toca el trono de Dios en lo más querido por Él.

      El hermano Watchman Nee pone el ejemplo de la oración del reino con la ilustración del tren y los raíles. Una enorme locomotora podrá tener todo el poder del mundo, pero es ineficiente sin los raíles. De igual manera, Dios es todopoderoso, pero Él necesita de las oraciones de la iglesia para abrir el camino por el que Su poder puede ser expresado en el mundo. La oración del reino es la construcción de los raíles del tren para que Dios pueda moverse en esta tierra. Dios nos llama Sus colaboradores, indicando que Él nos necesita para cumplir Su meta.

      1 Corintios 3:9

      9 porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

      Marcos 16:20

      20 Ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándolos el Señor y confirmando la palabra con las señales que la acompañaban. Amén.

      En cada ciudad, las familias y los individuos son destrozados y separados. Satán ha ganado terreno en las instituciones, casas y vidas humanas. Es dentro del ámbito de estos lugares donde Dios llama a la iglesia para apresar al enemigo. Dios llama a cada iglesia local a portar la responsabilidad de su ciudad.

      La oración del reino es un trabajo duro, pues es orar a Dios por Su interés y no el nuestro. Es hacer la batalla contra los poderes y principados. Demanda de nuestra carne. Un buen ejemplo de la naturaleza de los requerimientos de esta oración se encuentra en uno de los salmos. El rey David, consumido por el interés de Dios en obtener su lugar dónde vivir, escribe:

      Salmos 132:3-5

      1. «No entraré en el aposento de mi casa ni subiré al lecho de mi descanso;

      2. no daré el sueño a mis ojos

      ni a mis párpados adormecimiento, 5 hasta que halle lugar para Jehová, morada para el Fuerte de Jacob».

      Porque David estaba consumido por el interés de Dios, él estaba dispuesto a perder el sueño hasta lograr lo que le interesaba. La oración de David era con objeto de lograr una habitación para Dios aquí en la tierra. A pesar de que el Señor ya había prometido llenar la tierra con Su gloria...

      Números 14:21

      21 Pero tan ciertamente como vivo yo y mi gloria llena toda la tierra,

      ...David tuvo la necesidad de orar para que esta promesa se llevara a cabo.

      Salmos 72:19

      19 ¡Bendito su nombre glorioso para siempre!

      ¡Toda la tierra sea llena de su gloria!

      ¡Amén y amén!

      El interés de Dios no ha cambiado en el día de hoy. Él aún está deseando llenar la tierra con su habitación espiritual: la iglesia. En la manera que la iglesia madura, la plena expresión de la gloria de Dios cubrirá la tierra.

      Hablando prácticamente, la oración del reino se lleva a cabo, en primer lugar, pidiéndole a Dios que nos agobie con Su deseo para ser hecho, específicamente, en nuestra ciudad. Dios no restringirá sabiduría de nosotros.

      Santiago 1:5

      5 Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

      En segundo lugar, después de haber visto el especial interés de Dios, debemos mencionar Su voluntad ante Él. Por otro lado, restringiremos la operación de Satán en las familias, individuos y la iglesia. Al decir restringir, nos referimos a limitar, sacar y hasta atrapar y encadenar a Satán. De lo contrario, perderemos la voluntad de Dios de hacer lo que Él desea. Aflojar, significa liberar, dejar libre o desatar. Por medio de restringir y aflojar, la voluntad de Dios tiene acceso a la tierra.

      Hermanos y hermanas, la mayor parte de nuestras oraciones se centran en obtener lo que queremos, en lugar de buscar lo que Dios quiere. ¡Que Dios nos ayude! Para que el corazón de Dios esté satisfecho, tenemos que orar la oración del reino. Hasta en nuestro padrenuestro, Cristo ora, en primer lugar por el interés del Padre, antes de orar por nuestro interés. En Mateo 6:9-10, la oración es hacia Dios en tanto que los versos 11-13 son hacia el hombre.

      Mateo 6:9-13

      9 Vosotros, pues, oraréis así:

      »“Padre nuestro que estás en los cielos,

      santificado sea tu nombre. 10 Venga tu Reino.

      Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

      12 Perdónanos nuestras deudas,

      como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13 No nos metas en tentación,

      sino líbranos del mal,

      porque tuyo es el Reino, el poder y la gloria, por todos los siglos. Amén”.

      ¡Que Dios nos dé el corazón del rey David para poder pagar el alto precio de que Su propósito eterno sea cumplido por medio de la oración del reino!

       

      Satán tiene que ser vencido

      No solamente Dios comisionó a la iglesia para ofrecer la oración del reino, sino que también llamó a la iglesia para arrojar a Satán de la tierra.

      1 Juan 3:8

      8 El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.

      Cuando el Señor Jesús estuvo en la tierra, Él arrojó a Satán donde quiera que lo encontraba.

      Mateo 8:16

      16 Al caer la noche le llevaron muchos endemoniados, y con la palabra echó fuera a los demonios y sanó a todos los enfermos,

      Marcos 1:34,39

      34 Y sanó a muchos que padecían de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque lo conocían.

       

      39 Y predicaba en las sinagogas de ellos en toda Galilea, y echaba fuera los demonios.

      El libro de los Hechos de los apóstoles nos dice: Hechos 10:38

      38 cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

      Gran parte del ministerio de Cristo en la tierra fue destruir las obras de Satán. Y Jesús ha pasado este ministerio a Su cuerpo.

      Mateo 10:7-8

      1. Y yendo, predicad, diciendo: “El reino de los cielos se ha acercado”.

      2. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

      Marcos 3:14-15

      1. Designó entonces a doce para que estuvieran con él, para enviarlos a predicar

      2. y que tuvieran autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios:

      Marcos 6:12-13

      1. Y, saliendo, predicaban que los hombres se arrepintieran.

      2. Y echaban fuera muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los sanaban.

      Lucas 10:18-20 18 Les dijo:

      —Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.

      1. os doy potestad de pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

      2. Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.

      Hechos 16:18

      18 Esto lo hizo por muchos días, hasta que, desagradando a Pablo, se volvió él y dijo al espíritu:

      —Te mando en el nombre de Jesucristo que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.

      Como el Cristo corporativo, la iglesia continúa el ministerio del Señor Jesús que Él comenzó en la tierra. Arrojar a Satán es parte de su ministerio. Es por medio de hacer valer el principio del reino de Dios, la forma en que será Satán arrojado de la tierra. Siempre que la autoridad y señorío de Cristo sea reconocida y admitida, Satán no podrá perdurar.

      Mateo 12:28-29

      1. Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios,

      2. pues ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no lo ata? Entonces podrá saquear su casa.

      Donde está manifestado el reino, el poder de Dios está presente para sanar y liberar al pueblo de la opresión satánica. Cuando Satán tiene lugar en una persona o en un lugar, él tiene la libertad de operar en ellos. Pero cuando ese terreno transfiere su fidelidad de Satán a Dios, el reino de Dios es manifestado y la casa de Satán destruida. Satán tiene que huir cuando las personas se someten a Dios.

      Santiago 4:7

      7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

      Siempre que Cristo es proclamado, los demonios tienen que huir. Dios prometió a Israel que si ellos le obedecían, entonces Él sacaría a sus enemigos de su camino.

      Deuteronomio 28:1,2,7

      1. »Acontecerá que si oyes atentamente la voz de Jehová, tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová, tu Dios, te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

      2. Y vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas bendiciones, si escuchas la voz de Jehová, tu Dios.

       

      7 »Jehová derrotará a los enemigos que se levanten contra ti; por un camino saldrán contra ti y por siete caminos huirán de ti.

      Levítico 26:3,7

      3 »Si andáis en mis preceptos y guardáis mis mandamientos, y los ponéis por obra,

       

      7 Perseguiréis a vuestros enemigos, que caerán a espada delante de vosotros.

      Es imperativo que aquellos que se encargan de llevar a cabo el trabajo de desalojar a Satán, caminen por la justicia que Cristo

      ha provisto. Si en un individuo existe alguna posibilidad de que Satán pueda hacer mella, Dios no le puede prácticamente entregar su autoridad.

      Efesios 4:27

      27 ni deis lugar al diablo.

      Esto nos trae de nuevo al hecho de que el crecimiento en vida espiritual esta unido a portar autoridad. Lo más que la iglesia crezca en vida Divina, mayor autoridad portará aquí en la tierra.

      Todos aquellos que se enfrentan a los enemigos de Dios, deberán llevar puesta la armadura de justicia.

      Efesios 6:14

      14 Estad, pues, firmes, ceñida vuestra cintura con la verdad, vestidos con la coraza de justicia

      Aunque un creyente camine en injusticia, él puede predicar, dar testimonio y hasta convertir. Pero él estará sin poder alguno para llevar a cabo la batalla contra el enemigo de Dios en ese lugar. Consecuentemente, en la medida que nos sometemos al liderazgo de Cristo en nuestras vidas, avanzamos Su reino aquí en la tierra.

      Recordemos, Cristo tiene que ser, en primer lugar, Cabeza de la iglesia antes de que sea Cabeza de todas las cosas. En la medida que la iglesia ata a Satán y le arroja de sí, el reino de Satán perderá terreno, dando paso y permitiendo el avance del reino de Dios. De esta manera la iglesia apresura la manifestación hacia fuera del reino.

      ¿Por qué Satán es dejado en la tierra?

      ¿Por qué Satán fue dejado en la tierra y no fue arrojado al lago de fuego cuando Cristo resucitó? La contestación tiene dos partes.

      En primer lugar, Dios abandona a Satán en la tierra para probar la victoria y el triunfo de Cristo sobre él. No traería gloria alguna a Dios si Él destruyera a Satán, en este momento,

      aplastándolo con uno de Sus dedos. Dios obtiene gloria cuando el pueblo caído vence a Satán viviendo por medio de la vida resucitada de Su Hijo. Cuando el hombre caído vive por medio de la vida divina, Satán es avergonzado.

      En segundo lugar, Dios deja a Satán en la tierra para utilizarlo como una herramienta que refina y prueba a los santos. Es por medio de las pruebas, problemas y tribulaciones que nosotros nos refinamos y conformados de acuerdo a la imagen de Cristo – ver 2 Corintios 2.

      Romanos 5:3-4

      1. Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;

      2. y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; Santiago 1:3

      3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

      Es por medio de la crucifixión de las pruebas y el bautismo del sufrimiento que Dios busca la construcción del carácter en nosotros para que nos convirtamos sin mancha en la Novia que Él espera recibir. En la misma manera que Dios permitió a las naciones de Canaán permanecer en la tierra por un corto espacio de tiempo, para beneficio de Israel...

      Deuteronomio 7:22

      22 Jehová, tu Dios, irá expulsando a estas naciones de delante de ti poco a poco; no podrás acabar con ellas enseguida, para que las fieras del campo no se multipliquen contra ti.

      ...Dios permite a Su enemigo permanecer en la tierra para nuestro beneficio – hasta que veamos la plenitud de la imagen de Su Hijo nacer en nosotros.

      Al igual que los Cananeos trataron de devorar a Israel, también Satán busca devorarnos.

      Números 13:32

      32 Y hablaron mal entre los hijos de Israel de la tierra que habían reconocido, diciendo:

      —La tierra que recorrimos y exploramos es tierra que se traga a sus habitantes. Todo el pueblo que vimos en medio de ella es gente de gran estatura.

      Sin embargo la intención de Dios es que los malos ratos y las pruebas que Satán pone en nuestro camino, no nos destruya, sino que sea “pan para nosotros” – igual que dijo Caleb de los cananeos.

      Números 14:9

      9 Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová ni temáis al pueblo de esta tierra, pues vosotros los comeréis como pan. Su amparo se ha apartado de ellos y Jehová está con nosotros: no los temáis.

      La fe ve a los malos ratos y las pruebas como un alimento espiritual y como puntos de apoyo para conseguir el crecimiento y la victoria. ¡Que grandeza almacenan las riquezas de la visión y el conocimiento de Dios! ¡Qué imposibles de adivinar son Sus juicios y Sus caminos son imposibles de predecir!

      Romanos 11:33

      33 ¡Profundidad de las riquezas, de la sabiduría y del conocimiento de Dios!

      ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!,

       

      La iglesia como el hacha de Dios

      En suma, Dios desea recobrar la tierra para que Su Hijo pueda ser todo en todo. Como hemos dicho antes, en el procedimiento divino, ganar almas no es la meta de Dios. El objetivo de Dios es el aumento de Su Hijo. El ganar almas, está incluido en esto, pero ésta tiene un alcance mucho mayor. Ganar almas consiste solamente en recoger los materiales para llevar a cabo el edificio de Dios.

      Efesios 4:11-12

      1. Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,

      2. a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

      Recoger las piedras preciosas individualmente, no es el objetivo principal de Dios. Es el edificio lo que Él desea. Por tanto, en la forma de pensar de Dios, el evangelismo es solamente un medio para lograr el fin. El fin es construir la iglesia en vida para que manifieste a Cristo. Así Dios desea recobrar la tierra de Sus Enemigos de tal manera que Su reino pueda ser establecido. Él hace esto creando las iglesias locales en cada ciudad. En la medida que la iglesia es construida, Dios recobra la tierra y Cristo es aumentado y hecho preeminente.

      Dentro del concepto de la construcción de la iglesia, los creyentes deben mantenerse en unidad, orar por que llegue pronto el reino y arrojar de entre ellos a Satán. Esta es la manera que ganamos terreno en la tierra para Dios. La iglesia puede ser comparada a un hacha en tanto que Satán y el sistema mundial se comparan a un gran árbol.

      En la forma que la iglesia va haciendo pedazos el dominio de Satán, poco a poco, ésta va pavimentando el camino hacia el Reino de Dios para que este sea alcanzable haciéndolo visible y facilitando su acceso.

      Éxodo 23:30

      30 Poco a poco los echaré de tu presencia, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra.

      Deuteronomio 7:22

      22 Jehová, tu Dios, irá expulsando a estas naciones de delante de ti poco a poco; no podrás acabar con ellas enseguida, para que las fieras del campo no se multipliquen contra ti.

      Con cada golpe de hacha, nueva tierra es tomada de Satán para Dios. Cuando suficiente terreno haya sido adquirido, la edad del

      reino será violentamente introducida por medio el retorno físico de Cristo. En la medida que la iglesia avanza, el árbol del reino de Satán se mantendrá cada vez en menor base y solamente se necesitará el soplo de Cristo para arrojarlo a tierra.

      2 Tesalonicenses 2:8

      8 Y entonces se manifestará aquel impío, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca y destruirá con el resplandor de su venida.

      Isaías 11:4

      4 sino que juzgará con justicia a los pobres

      y resolverá con equidad a favor de los mansos de la tierra.

      Herirá la tierra con la vara de su boca

      y con el espíritu de sus labios matará al impío.

      Muchos creyentes han abrazado diferentes conceptos acerca de cómo destronar a Satán. Han visto el dominio de Satán caer espontáneamente. Su noción no ha sido la de un hacha progresivamente haciendo astillas el árbol, sino la de una sierra motorizada derribándole en segundos. Pero la Biblia nos enseña que es un proceso; el reino es como un imperceptible grano de mostaza que eventualmente llega a formar un frondoso árbol. Y ese árbol de mostaza llegará un día a cubrir la tierra.

       

      LOS VENCEDORES

      Capítulo V

      Nota importante : Ha sido muy difícil para mí, tomar una decisión acerca de incluir los siguientes capítulos. Las enseñanzas acerca de los vencedores han sido abusada, mal

      manejada y explotada. No obstante, creo que hay una verdad que ha de ser aprendida acerca de esta difícil materia. Por tanto, dejo ir estos capítulos con gran hesitación, con la esperanza que el valor de su contenido sea más importante que las dudas que me embargan. En la medida que avanza en su lectura, por favor, tome nota que el principio del vencedor, nunca ha sido de gran importancia en mi ministerio. Esta es la única publicación que contiene mis plenos pensamientos, en este momento, sobre este tema.

       

      El propósito eterno de Dios es establecer la soberanía universal y señorío de Su Hijo además de hacerle el primogénito entre muchos hijos. Hemos aprendido que la iglesia es el vehículo que usa Dios para llevar a cabo este objetivo. En nuestros días, no obstante, no es difícil ver que la exteriorización del testimonio de la iglesia se encuentra en un estado deplorable.

      Persisten las divisiones entre la iglesia, la carnalidad marcha rampante entre nosotros, el Señorío de Cristo ha sido remplazado por sistemas hechos por el hombre y pocos cristianos tienen un claro entendimiento del propósito de Dios. Tristemente, la mayor parte de los cristianos se encuentran atrapados en sus propios intereses en lugar de los intereses de Dios.

      De acuerdo con esto, la victoria de Cristo no puede verse en las vidas de la mayor parte de los creyentes. Así Dios no puede depender de la iglesia entera para llevar a cabo Su propósito.

      ¿Quiere esto decir que Dios no puede llevar a cabo su intención última? En absoluto. Pues en tanto que Dios no puede depender de todo Su pueblo, para llevar a cabo Su objetivo, Él pone Sus

      ojos en un remanente para llevarlo a cabo por ellos. La Escritura identifica a este remanente como “los vencedores”.

      El llamado a vencer

      En tiempos de un casi universal fracaso espiritual, Dios siempre se las ha arreglado para levantar un pequeño grupo de gente que mantiene Su testimonio en la tierra para vencer al trabajo del enemigo. Tales situaciones se encuentran tanto en la Biblia, como en la historia de la iglesia.

      El libro de Apocalipsis fue escrito en un momento de decline espiritual. Tal como leemos en los capítulos 2 y 3 las iglesias están alejándose del pensamiento original de Dios. El Señor buscó la forma de asegurarse un grupo de creyentes, en cada iglesia local, que llevaría a cabo el cumplimiento del llamado a vencer por Él. Dios señala a “los vencedores” de cada una de las siete iglesias de Asia la promesa de un premio especial. Hoy el Señor aún sigue llamando a Su pueblo con el grito de vencer. Escuchemos este llamado:

      Apocalipsis 2:7 (a la iglesia de Éfeso)

      7 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. AL VENCEDOR le daré a comer del árbol de la vida, que está en medio del paraíso de Dios’ ”.

      Apocalipsis 2:11 (a la iglesia de Esmirna)

      11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. EL VENCEDOR no sufrirá daño de la segunda muerte’ ”.

      Apocalipsis 2:17 (a la iglesia de Pérgamo)

      17 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. AL VENCEDOR le daré de comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca y en la piedrecita un nombre nuevo escrito, el cual nadie conoce sino el que lo recibe’ ”.

      Apocalipsis 2:26 (a la iglesia de Tiatira)

      26 AL VENCEDOR que guarde mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones;

      Apocalipsis 3:5 (a la iglesia de Sardis)

      5 EL VENCEDOR será vestido de vestiduras blancas, y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.

      Apocalipsis 3:12 (a la iglesia de Filadelfia)

      12 AL VENCEDOR yo lo haré columna en el templo de mi Dios y nunca más saldrá de allí. Escribiré sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, con mi Dios, y mi nombre nuevo.

      Apocalipsis 3:21 (a la iglesia de Laodicea)

      21 AL VENCEDOR le concederé que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono.

      Apocalipsis 21:7 (a todos los santos)

      7 EL VENCEDOR heredará todas las cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo.

      La vasija de los vencedores

      ¿Quién es exactamente un vencedor? Para comenzar diremos que el vencedor no es una clase especial o peculiar forma de cristiano. Los vencedores no son cristianos que se han ganado el privilegio de ser llamados de forma diferente que la de sus

      hermanos. Un vencedor es simplemente un cristiano normal . Tal como el hermano Watchman Nee enfatizó en su libro “La vida normal cristiana”, un cristiano normal es aquel que cumple

      y camina en todo lo que Dios nos ha asegurado por medio de Su Hijo. Un cristiano normal es aquel que hace suya la victoria de Cristo. Así los vencedores del mundo, de la carne y del demonio lo logran dejando vivir en ellos la vida de Jesucristo.

      El hermano Nee apunta que todos los cristianos que no llegan a alcanzar lo que Dios nos ha proveído por medio de la cruz, son subnormales. Esta noción, no obstante, no es muy popular. En las mentes de muchos cristianos una persona que vence al mundo, la carne y el demonio es una criatura única y rara. Pero la vida vencedora es perfectamente normal para un cristiano.

      Romanos 6:14

      14 El pecado no se enseñoreará de vosotros, pues no estáis bajo la Ley, sino bajo la gracia.

      2 Corintios 2:14

      14 Pero gracias a Dios, que nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y que por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento,

      1 Juan 5:4-5

      1. porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

      2. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

      Un vencedor es simplemente un cristiano normal. Pero como, en el día de hoy, la cristiandad se encuentra en un estado anormal, hay pocos vencedores. La mayoría son los vencidos.

      Los vencedores son aquellos que buscan la intención original de Dios, se mantienen en ella y la cumplen. En una palabra, un vencedor es aquel que es útil al propósito de Dios. Los vencedores son el grupo de creyentes que Dios utiliza para vencer a Su enemigo y establecer Su reino sobre la tierra. Los vencedores son aquellos que son maduros, victoriosos y están listos para el retorno de Cristo. Los vencedores hacen por Dios lo que la iglesia ha dejado por hacer. Están en la tierra por Dios y para recobrar Su testimonio. Son aquellos que entraron en la victoria de Cristo y siguen Su ejemplo de vencedores.

      Apocalipsis 3:21; 17:18

      21 Al vencedor le concederé que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono.

      Apocalipsis 3:21; 17:18

      18 Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra».

      Representando y beneficiando a la iglesia

      Así pues, todo aquello que la iglesia dejó de hacer, los vencedores lo hacen por ella. En el pensamiento de Dios, los vencedores representan a toda la iglesia. Ellos se mantienen en

      una posición relativa por toda la iglesia, el Señor los asegura en beneficio de todo el cuerpo. Puesto que los vencedores están listos para la venida de Cristo, Dios ve a la entera iglesia como una Novia que está lista para Su Hijo. Números nos ilustra esta verdad.

      Números 23:21

      1. No ha notado iniquidad en Jacob, ni ha visto perversidad en Israel.

        Jehová, su Dios, está con él, y ellos lo aclaman como rey.

        La situación de este pasaje nos dice que Israel ha murmurado contra Dios por diez veces...

        Números 14:22

      2. que ninguno de los que vieron mi gloria y las señales que he hecho en Egipto y en el desierto, los que me han tentado ya diez veces y no han oído mi voz,

      Israel ha pecado contra el Señor por medio de su incredulidad. Como resultado, Dios los ha excluido de la tierra de Canaán. Sin embargo, bajo el liderazgo de Josué y Caleb, Dios hizo salir una nueva generación de israelitas, después de deambular 38 años por el desierto. Aquí, en Números 23:23, el profeta Balac da la profecía de Dios referente a Israel. Dice que Dios no ha visto perversidad en Israel.

      Debido a que Josué y Caleb eran fuertes en su fe, ellos representaban a todo Israel frente a Dios. Josué y Caleb eran el remanente que representaba al pueblo de Dios. De la misma manera, hoy Dios mira a la iglesia como victoriosa cuando Él ve a un grupo de gente que se mantienen firmes por su testimonio, en la tierra.

      En tanto es verdad que Dios llama a todo Su pueblo querido a cumplir Su propósito, no todos responden al llamado. Aquellos creyentes que no responden Su llamado no son menos queridos por el Padre. Simplemente, ellos son menos útiles para Su causa. Supongamos que yo soy el padre de cinco jóvenes y deseo que todos ellos trabajen para mí en la edificación de mi negocio. De los cinco, solamente uno decide trabajar para mí. Él es un dedicado trabajador y llena mi corazón.

      Los otros cuatro están indecisos sobre lo que quieren hacer. De hecho no hacen nada. Me preocupo de su futuro, por su falta de motivación. Básicamente, no están listos para trabajar para mí porque están muy preocupados con sus propios intereses. Como buen padre, amo a mis hijos por igual. Sin embargo, solamente uno es útil a mi propósito, en tanto los otros cuatro no lo son.

      Y así es con el Señor y Sus amados hijos. Referente a la naturaleza , todos somos amados igualmente por el Padre, puesto que todos hemos nacido dentro de y compartimos su familia. Mas con respecto al trabajo, todos nos encontramos en diferentes niveles. Para Él, algunos son más útiles que otros

       

      El principio del remanente

      Los vencedores son el remanente de Dios que llevan a cabo Su meta. Una cuidadosa lectura del Antiguo Testamento nos revelará que Dios siempre trabaja con un remanente para representar y beneficiar a todo Su pueblo llevando a cabo Su propósito. La palabra “remanente” connota dos pensamientos, parcialidad y supervivencia. Un remanente es la parte de un todo – en particular esa parte que permanece y sobrevive. El principio del trabajo de Dios es que Él trabaja desde los pocos

      hacia los muchos. Él mueve desde el interior para alcanzar el exterior. Trabaja por medio del remanente para alcanzar las masas.

      Dios levantó al patriarca Abraham (los pocos) para alcanzar a las naciones (los muchos). Levantó a Moisés y a Aarón (los

      pocos) para salvar al pueblo de Israel (los muchos) de la esclavitud. Finalmente levantó a Cristo y a los doce apóstoles (los pocos) para alcanzar a las multitudes (los muchos) por medio del Evangelio.

      Hoy día, Dios trabaja con el remanente (los pocos) para beneficiar a toda la iglesia (los muchos). Utiliza un grupo de Su pueblo para representar y beneficiar al resto. El Antiguo Testamento está repleto con historias que dan ejemplo de este principio espiritual. Tomemos en consideración, sin embargo,

      que a pesar que las cosas externas del Antiguo Testamento ya pasaron, los principios espirituales encontrados en ellas permanecen eternos. Lo mismo ocurre con el principio del remanente. Echemos una mirada a algunos ejemplos

      encontrados en el Antiguo Testamento para ilustrar este principio.

       

       

      Números 13:21-33

      Josué y Caleb

       

      1. Ellos subieron y reconocieron la tierra desde el desierto de Zin hasta Rehob, junto a la entrada de Hamat.

      2. Subieron al Neguev y llegaron hasta Hebrón. Allí vivían Ahimán, Sesai y Talmai, hijos de Anac. Hebrón fue edificada siete años antes de Zoán en Egipto.

      3. Llegaron hasta el arroyo Escol y allí cortaron un sarmiento con un racimo de uvas, el cual llevaron entre dos en un palo, y también granados e higos.

      4. Y se llamó aquel lugar el valle del Escol, por el racimo que allí cortaron los hijos de Israel.

      5. Al cabo de cuarenta días regresaron de reconocer la tierra.

      6. Fueron y se presentaron ante Moisés, Aarón y toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades. Les dieron la información a ellos y a toda la congregación, y les mostraron los frutos de la tierra.

      7. También les contaron:

        «Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; estos son sus frutos.

      8. Pero el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; también vimos allí a los hijos de Anac.

      9. Amalec habita el Neguev; el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en el monte; el cananeo habita junto al mar y a la ribera del Jordán».

      10. Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo:

        —Subamos luego, y tomemos posesión de ella, porque más podremos nosotros que ellos.

      11. Pero los hombres que subieron con él dijeron:

        —No podemos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.

      12. Y hablaron mal entre los hijos de Israel de la tierra que habían reconocido, diciendo:

        —La tierra que recorrimos y exploramos es tierra que se traga a sus habitantes. Todo el pueblo que vimos en medio de ella es gente de gran estatura.

      13. También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes. Nosotros éramos, a nuestro parecer, como langostas, y así les parecíamos a ellos.

      Ante el reporte negativo de los que fueron a explorar la tierra se encuentra el de Caleb, – Caleb significa “capaz” y es un tipo de

      vencedor – tal como se expresa en el versículo 30. Por medio de su fe y su espíritu militante, Caleb estaba dispuesto a ir a ganar terreno para Dios y vencer a Sus enemigos. Pero Israel se hundía en su incredulidad. Como resultado de ella, el propósito de Dios para obtener la tierra quedó retrasado en 38 años. No obstante Caleb entró en la tierra en tanto que la generación original de israelitas murieron en el desierto. Josué también entró en la tierra prometida (Josué es una sombra del Señor Jesús, puesto que él fue quién condujo a Israel hacia la tierra prometida.)

      Más adelante leemos... Números 14:24

      24 Pero a mi siervo Caleb, por cuanto lo ha animado OTRO ESPÍRITU y decidió ir detrás de mí, yo lo haré entrar en la tierra donde estuvo, y SU DESCENDENCIA LA TENDRÁ EN POSESIÓN.

      Caleb tenía “otro espíritu”, es decir, tenía un espíritu de vencedor. Tenía el espíritu de fe para dar la batalla divina. Lo que es más, Dios prometió que la semilla de Caleb poseerían la tierra. ¿Quiénes son la semilla de Caleb? Aquellos que tienen el mismo espíritu de Caleb, el espíritu de fe y militancia sin miedo. Todos aquellos que son capaces de tomar a Dios por Su Palabra y, sin miedo, lleven a cabo la batalla de Dios. Esos son la semilla de Caleb. Esos son los vencedores. Por medio de la fe de Caleb, toda Israel finalmente pudo entrar en la tierra. De nuevo Dios trabaja desde los pocos (Caleb y Josué) para los muchos (Israel).

       

      Gedeón y los 300 guerreros

      En el libro de Jueces, de nuevo encontramos el principio de los vencedores.

      Jueces 7:1-8

       

      1. Jerobaal, que es otro nombre de Gedeón, y todos los que estaban con él, se levantaron de mañana y acamparon junto a

        la fuente Harod. El campamento de los madianitas les quedaba entonces al norte, en el valle, más allá del collado de More.

      2. Jehová dijo a Gedeón:

        «Hay mucha gente contigo para que yo entregue a los madianitas en tus manos, pues Israel puede jactarse contra mí, diciendo: “Mi mano me ha salvado”.

      3. Ahora, pues, haz pregonar esto a oídos del pueblo: “Quien tema y se estremezca, que madrugue y regrese a su casa desde el monte de Galaad”».

      Regresaron de los del pueblo veintidós mil, y quedaron diez mil. 4 Jehová dijo de nuevo a Gedeón:

      «Aún son demasiados; llévalos a beber agua y allí los pondré a prueba. Del que yo te diga: “Vaya este contigo”, irá contigo; pero de cualquiera que yo te diga: “Que este no vaya contigo”, el tal no irá».

      1. Entonces Gedeón llevó el pueblo a las aguas, y Jehová le dijo:

        «A cualquiera que lama las aguas con la lengua como lo hace el perro, lo pondrás aparte; y lo mismo harás con cualquiera que doble sus rodillas para beber».

      2. El número de los que lamieron llevándose el agua a la boca con la mano fue de trescientos hombres; el resto del pueblo dobló sus rodillas para beber las aguas.

      3. Entonces Jehová dijo a Gedeón:

        «Con estos trescientos hombres que lamieron el agua os salvaré y entregaré a los madianitas en tus manos; váyase toda la demás gente cada uno a su lugar».

        La situación es como sigue: recogiendo el contenido de los capítulos 6 y 7, vemos que Israel ha caído en manos de Madián hacía ya 7 años. Dios había levantado a Gedeón para salvar a Israel de las manos de los madianitas. Para ello Gedeón necesitaba soldados que le ayudaran. Dios le dio 10.000

        soldados para ello. Pero solamente 300 fueron calificados para salvar a Israel de Madián.

        Tal como leemos en el pasaje, Dios invocó un proceso de selección con objeto de extraer aquellos que serían útiles a Su propósito. La compañía de Gedeón representa la obra de Dios para traer a efecto la efectividad espiritual. De los 10.000 solamente 300 fueron seleccionados para el uso de Dios. Todos aquellos que poseían corazones temerosos, divisivos y complacientes fueron descalificados para este servicio. Un remanente de solamente 300 fueron los que trabajaron, sufrieron y pagaron el precio de vencer a Madián. Debido a esta escogida selección de unos pocos, la totalidad de la nación fue beneficiada.

         

        Reconstruyendo el templo

        El libro de Esdras contiene un bello cuadro que nos muestra cómo Dios construirá Su iglesia en los últimos días.

        Esdras 3:8

      4. En el segundo año de su venida a la casa de Dios en Jerusalén, en el segundo mes, comenzaron la obra Zorobabel hijo de Salatiel, Jesúa hijo de Josadac, CON EL RESTO de sus hermanos, los sacerdotes y los levitas, y todos los que habían regresado a Jerusalén de la cautividad; y pusieron a los levitas

      mayores de veinte años a dirigir la OBRA DE LA CASA DE JEHOVÁ.

      Como ya hemos visto, solamente un remanente regresó a Jerusalén desde su exilio en Babilonia para reconstruir el templo. Tristemente, muchos de los israelitas permanecieron en Babilonia. Ellos llevaban una vida muy cómoda viviendo en un imperio extranjero. No estaban dispuestos a pagar el precio de someterse al llamado de Dios y regresar a su tierra.

      Hageo 1:2-8

      1. «Así ha hablado Jehová de los ejércitos: Este pueblo dice: “No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada”».

      2. Entonces llegó esta palabra de Jehová por medio del profeta Hageo:

      3. «¿Es acaso para vosotros tiempo de habitar en vuestras casas artesonadas, mientras esta Casa está en ruinas?

      4. Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.

      5. Sembráis mucho, pero recogéis poco; coméis, pero no os saciáis; bebéis, pero no quedáis satisfechos; os vestís, pero no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su salario en saco roto.

      6. Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos.

      7. Subid al monte, traed madera y reedificad la Casa; yo me complaceré en ella y seré glorificado, ha dicho Jehová.

      Fue solamente un remanente el que regresó a Israel para reconstruir el templo para testimonio de Dios.

      Esdras 9:7-8

      1. Desde los días de nuestros padres hasta este día hemos vivido en gran pecado; y por nuestras iniquidades nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes hemos sido entregados en manos de los reyes de los países, a la espada, al cautiverio, al robo y a la vergüenza que cubre nuestro rostro, como todavía sucede.

      2. Ahora, por un breve momento, nos ha mostrado su misericordia Jehová, nuestro Dios, y ha hecho que nos quedara un resto libre, y nos ha dado un lugar seguro en su santuario. Así nuestro Dios ha iluminado nuestros ojos y nos ha dado un poco de vida en medio de nuestra servidumbre.

      Lo mismo ocurre en el día de hoy. Dios no tiene necesidad de todo el cuerpo de Cristo para venir en unidad y mantener el

      terreno para Él y recobrar Su testimonio, Él solamente necesita un remanente para llevar a cabo esta tarea por Él.

      Hageo 1:14

      14 Así despertó Jehová el espíritu de Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu de Josué hijo de Josadac, el

      sumo sacerdote, y EL ESPÍRITU DE TODO EL RESTO del pueblo. Ellos fueron y comenzaron a TRABAJAR EN LA CASA DE JEHOVÁ de los ejércitos, su Dios.

      Es la voluntad de Dios para todos en la iglesia, el levantarse y restaurar Su testimonio, pues Dios desea que Su iglesia sea edificada en unidad. Sin embargo, para construir, tenemos que dejar a un lado nuestras comodidades, dejar nuestras vidas y dejar de poner excusas. La confrontación de Hageo con Israel referente al tiempo de construir la casa de Dios aún nos habla fuertemente en estos días. (Hageo 1:4-8)

      Otros pasajes que ilustran el principio de los vencedores son los siguientes: Jeremías 23:1-8, Sofonías 2:9, 3:13, 4:6-8, 2

      Crónicas 30:6, 2 Reyes 19:30-31, Isaías 10:20-22, e Isaías 11:11-12. En todas esas narraciones vemos cómo Dios trabaja con un remanente de Su pueblo, para llevar a cabo Sus objetivos. En el día de hoy, Dios aún tiene sus “siete mil” (figurativo) que “no se han postrado ante Baal” (1 Reyes 19:18). Esos son los vencedores.

      Una ciudad dentro de la ciudad

      Jerusalén es la ciudad principal en el Antiguo Testamento. Cuando leemos los salmos, encontramos que hay una ciudad prominente dentro de la ciudad de Jerusalén. Esa ciudad es Sión.

      2 Samuel 5:7

      7 Pero David tomó la fortaleza de Sión, que es la ciudad de David.

      Salmos 48:2

      2 ¡Hermosa provincia,

      el gozo de toda la tierra

      es el monte Sión, a los lados del norte!

      ¡La ciudad del gran Rey!

      Sión es una ciudad dentro de la ciudad, un pueblo dentro del pueblo. En tanto que Jerusalén significa la iglesia, Sión significa los vencedores dentro de la iglesia. Una cuidadosa lectura al Antiguo Testamento (particularmente los Salmos) muestran cómo todas las condiciones de Dios son otorgadas en primer lugar a Sión. Cuando Sión es obediente, Jerusalén cosecha los beneficios. La Biblia enseña que Dios bendice a Jerusalén por medio de Sión. Todas las bendiciones dadas a Jerusalén, fluyen de Sión. Consideremos los siguientes pasajes que muestran que Jerusalén (la iglesia) se beneficia de Sión (los vencedores).

      Salmos 128:5

      5 ¡Bendígate Jehová desde Sión,

      y que veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida, Salmos 50:2

      2 Desde Sión, perfección de hermosura, Dios ha resplandecido.

      Salmos 51:18

      18 Haz bien con tu benevolencia a Sión. Edifica los muros de Jerusalén.

      Joel 3:17

      17 Entonces conoceréis

      que yo soy Jehová, vuestro Dios,

      que habito en Sión, mi santo monte.

      Jerusalén será santa

      y extraños no pasarán más por ella.

      Salmos 102:21

      21 para que se publique en Sión el nombre de Jehová y su alabanza en Jerusalén,

      Salmos 14:7

      7 ¡Ah, si de Sión viniera la salvación de Israel!

      Cuando Jehová haga volver a los cautivos de su pueblo, se gozará Jacob, se alegrará Israel.

      Salmos 69:35

      35 porque Dios salvará a Sión

      y reedificará las ciudades de Judá; habitarán allí y la poseerán.

      Salmos 87:2

      2 Ama Jehová las puertas de Sión

      más que todas las moradas de Jacob.

      En estos pasajes, aprendemos que el nombre de Dios, la salvación, las bendiciones y Presencia, todo fluye desde Sión. Como resultado, Jerusalén es bendecida y el pueblo de Dios liberado de su cautividad. Por tanto, cuando Dios posee Sión, Él posee Jerusalén. De esta manera Su intención es cumplida.

      Salmos 102:16

      16 por cuanto Jehová habrá edificado a Sión y en su gloria será visto.

      Cristo está esperando la construcción de Sión

      Además de todo esto, las Escrituras enseñan que Sión es el centro del gobierno de Dios...

      Isaías 2:3

      3 Vendrán muchos pueblos y dirán:

      «Venid, subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob.

      Él nos enseñará sus caminos

      y caminaremos por sus sendas».

      Porque de Sión saldrá la Ley

      y de Jerusalén la palabra de Jehová. Isaías 24:23

      23 La luna se avergonzará y el sol se confundirá,

      cuando Jehová de los ejércitos reine en el monte Sión, en Jerusalén,

      y brille su gloria delante de sus ancianos. Salmos 110:2

      2 Jehová enviará desde Sión la vara de tu poder:

      «¡Domina en medio de tus enemigos!

      Sión es el lugar donde la soberanía de Dios es reconocida y sometida.

      Isaías 33:5

      5 Será exaltado Jehová,

      el cual mora en las alturas.

      Él llena a Sión de derecho y de justicia. Joel 3:16

      16 »Jehová rugirá desde Sión,

      dará su voz desde Jerusalén

      y temblarán los cielos y la tierra;

      pero Jehová será la esperanza de su pueblo, la fortaleza de los hijos de Israel.

      Consecuentemente, el pueblo de Sión está constituido por aquellos que se someten a la autoridad del reino de Dios y ellos gobernarán con Cristo. Seamos nosotros de aquellos que no se conforman en vivir en Jerusalén sino de los que entran en la ciudad de Sión donde la presencia de Dios habita en toda Su plenitud.

       

      La evaluación de un voto especial

      Uno de los cuadros más bonitos que ilustra el trabajo de los vencedores, se encuentra en Levitico27. En este pasaje, leemos acerca del voto de estimación (evaluación). Siempre que una persona que no sea levita haga un voto para dedicarse ellos, u otros, a Dios, deberían de hacer una ofrenda específica al Señor. Esta ley tipifica eso que hace al creyente más valuable en referencia al propósito de Dios.

      Levítico 27:1-7

      1. Habló Jehová a Moisés y le dijo:

      2. «Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguien haga un voto especial a Jehová, según la estimación de las personas que se hayan de redimir, lo estimarás así:

      3. Al hombre de veinte años hasta sesenta, lo estimarás en cincuenta siclos de plata, según el siclo del santuario.

      4. Si es mujer, la estimarás en treinta siclos.

      5. Si tiene entre cinco y veinte años de edad, al hombre lo estimarás en veinte siclos, y a la mujer en diez siclos.

      6. Entre un mes y cinco años de edad, entonces estimarás al hombre en cinco siclos de plata, y a la mujer en tres siclos de plata.

      7. Pero si tiene sesenta años de edad o más, al hombre lo estimarás en quince siclos, y a la mujer en diez siclos.

      Esta ley es un dibujo de la evaluación que Dios hace a Su pueblo. Resumamos esta evaluación:

      Hombres de 20 a 60 años = 50 siclos

      Mujeres

      de

      20 a 60 años

      =

      30

      siclos

      Hombres

      de

      1 mes a 5 años

      =

      5

      siclos

      Mujeres

      de

      1 mes a 5 años

      =

      3

      siclos

      Hombres

      de

      más de 60 años=

       

      15

      siclos

      Mujeres

      de

      más de 60 años=

       

      10

      siclos

      Espiritualmente hablando, estas figuras representan nuestro valor ante el Señor con respecto a Su trabajo. Debemos distinguir esta ofrenda de la otra mencionada en Éxodo 30.

      Éxodo 30:12-16

      1. «Cuando hagas un censo de los hijos de Israel conforme a su número, cada uno dará a Jehová el rescate de su persona al ser empadronado, para que no haya entre ellos mortandad a causa del censo.

      2. Esto dará todo aquel que sea censado: medio siclo, conforme al siclo del santuario. El siclo es de veinte geras. La mitad de un siclo será la ofrenda reservada a Jehová.

      3. Todo el que sea censado, de veinte años para arriba, dará la ofrenda a Jehová.

      4. Ni el rico dará más ni el pobre dará menos del medio siclo, cuando den la ofrenda a Jehová para hacer expiación por vuestras personas.

      5. Tomarás de los hijos de Israel el dinero de las expiaciones y lo darás para el servicio del Tabernáculo de reunión; y será como un memorial para los hijos de Israel delante de Jehová, para hacer expiación por vuestras personas».

      Esto es una ofrenda obligatoria. Dios ordenó que cada uno, en Israel, hiciera una ofrenda de medio siclo al Señor. No importaba si eran ricos o pobres, jóvenes o viejos – siempre que

      tuvieran más de 20 años. Todos estaban obligados a pagar el medio siclo.

      Este medio siclo era para la redención de las almas de Israel. Por tanto, el medio siclo de plata habla de la redención de Cristo por Su pueblo.

      1 Pedro 1:18

      18 pues ya sabéis que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir (la cual recibisteis de vuestros padres) no con cosas corruptibles, como oro o plata,

      Con respecto a la redención de Cristo, todos tenemos que pagar el medio siclo, ni más ni menos. Así, referente a la salvación, todos somos evaluados igual ante Dios. Pero en Levítico 27, el nivel de siclos no es igual para todos. Así pues, referente a la salvación, todos somos evaluados con igualdad ante Dios. Pero en Levítico 27 no era igual para todos. La evaluación era hecha basada en el género de la persona y su edad. En tanto que el

      medio siclo de Éxodo 30 era obligatorio , la ofrenda en Levítico 27 era voluntaria .

      Está claro es significado espiritual. Con referencia a la salvación, todos tenemos el mismo valor a los ojos de Dios – todos pagamos medio siclo. Sin embargo, con respecto al trabajo y servicio, algunos tienen más valor que otros. El paralelo a esto encontrado en Levítico lo encontramos en el

      Nuevo Testamento cuando diferenciamos entre el regalo (la salvación) y el premio (el pago por el servicio) – entre la carrera (la salvación) y la corona (el pago por el servicio). Todos los creyentes reciben el regalo y corren la carrera, pero no todos

      ganan el premio de portar la corona.

      Habiendo visto en Levítico 27 que habla de nuestro valor ante Dios en función de nuestro servicio espiritual, tenemos ahora que preguntarnos ¿quienes son más valiosos para Su trabajo?. De acuerdo con Levítico 27, aquellos más estimados eran los jóvenes. Los hombres entre 20 a 60 años eran los que tenían mayor valor (50 siclos.)

      Tengamos presente que Dios no nos habla literalmente, Él nos muestra algo en sentido espiritual. No está diciendo que los hombres cristianos de 20 a 60 años representan aquellos que son espiritualmente vigorosos y fuertes. Estos son los santos que están listos para dar la batalla por Dios. En Números 1 descubrimos que eran los hombres de más de 20 años los que “estaban listos y dispuestos para entrar en batalla por Israel”.

      1 Juan 2:13-14

      13 Os escribo a vosotros, padres,

      porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, JÓVENES,

      porque habéis VENCIDO AL MALIGNO. Os escribo a vosotros, hijitos,

      porque habéis conocido al Padre. 14 Os he escrito a vosotros, padres,

      porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, JÓVENES,

      PORQUE SOIS FUERTES

      y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.

      Aquí Juan habla de tres clases de personas en la iglesia: los niños, los adultos y los padres. Notemos lo que dice acerca de los jóvenes: “porque habéis vencido al maligno... porque sois fuertes”. Aquí encontramos un tipo contrario al de Levítico 27. De nuevo, Dios nos está apuntando el hecho de que los fuertes espiritualmente, son los elegidos para la guerra espiritual y son los más valiosos para Su obra. Estos son los vencedores, que se enfrentan al enemigo y recobran la tierra para Dios. Ellos tienen el espíritu de Caleb y sus corazones carecen de miedo.

      Dando el cien por cien

      En el Nuevo Testamento continuamos encontrado el principio de que, en el trabajo de Dios, algunos creyentes son más valiosos y útiles que otros. Hablando acerca del efecto de la Palabra sobre el corazón humano, nuestro Señor Jesús dijo...

      Mateo 13:8

      8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta y cuál a treinta por uno.

      Este pasaje se refiere al dar frutos. Antes de que comentemos este verso, es beneficioso reconocer que las Escrituras hablan de varios aspectos de portar fruta. El primer aspecto se refiere a la presencia de los frutos. En algunas parábolas, el Señor Jesús distingue entre aquellos que no dan frutos y los que los dan.

      Lucas 13:7

      7 Y dijo al viñador: “Ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera y no lo hallo. ¡Córtala! ¿Para qué inutilizar también la tierra?”.

      El segundo aspecto de dar fruta se refiere a la calidad de la fruta que se porta. Algunos árboles dan buenos frutos, en tanto

      que otros los dan malos; algunos frutos perduran mientras que otros se pierden.

      Lucas 6:43-44

      1. »No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto,

      2. pues todo árbol se conoce por su fruto, ya que no se cosechan higos de los espinos ni de las zarzas se vendimian uvas.

      Dios desea de nosotros demos buenos frutos y que perduren. En Mateo...

      Mateo 13:8

      8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta y cuál a treinta por uno.

      ...aprendemos que hay diferentes niveles de producción de frutos. No todo el mundo produce la misma cantidad. Algunos dan el 30, otros el 60 y otros el 100 por ciento. Aquellos que dan el 100 por ciento, son los más útiles para el propósito de Dios. Estos son los vencedores. A pesar de que Dios ama a aquellos que producen el 30 y el 60 por ciento, no son tan útiles como aquellos que producen el 100 por ciento.

      ¡Que nosotros no nos contentemos con producir menos del 100 por ciento!

       

      Oro, Plata y Piedras Preciosas

      De nuevo descubrimos el mismo principio en Corintios. 1 Corintios 3:10-13

      1. Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo, como perito arquitecto, puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.

      2. Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

      3. Si alguien edifica sobre este fundamento con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, heno y hojarasca,

      4. la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la pondrá al descubierto, pues por el fuego será revelada. La obra de cada uno, sea la que sea, el fuego la probará.

      Este pasaje no trata de un juicio para determinar nuestra salvación, sino que describe un juicio que trata sobre la utilidad espiritual de cada uno y el tipo de premio que trae consigo. Dios nos muestra que el trabajo espiritual de algunos es como madera, heno y barro. La madera, el heno y el barro vienen

      naturalmente de la tierra. No pasan por ningún proceso de transformación. Por tanto, no son preciosos, sino fáciles de destruir. La madera representa la naturaleza humana, el heno su esfuerzo y el barro señala a la debilidad y disformidad humanas.

      Todo servicio espiritual que emana de nuestra vida natural, es madera, heno y barro. Y será destruido. No importa que nuestro trabajo sea bueno en apariencia, si encuentra su origen en nuestros talentos naturales o heredados (aquellos que hemos recibido de Adán) de poco servirán para la obra de Dios. Las habilidades naturales están en la carne, pues “todo lo que es nacido de la carne es carne” (Juan 3:3). Ya que nuestros talentos naturales han nacido con la carne, estos son incapaces de producir algo que tenga un valor eterno o espiritual.

      Juan 6:63

      63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

      Por el contrario, la obra espiritual de algunos es como oro, plata o piedras preciosas. Esos elementos son imperecederos. Todos ellos apuntan al servicio espiritual que es forjado por el Espíritu Santo por medio de su relación con Dios. El oro representa la naturaleza de Dios, plata la redención de Cristo y las piedras preciosas el trabajo de transformación del Espíritu Santo. Estos trabajos emanan de la vida resucitada de Cristo y vivirán por siempre. Separados de Cristo no podemos hacer algo que tenga valor.

      Juan 15:5

      5 »Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, este lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer.

      De acuerdo con 1 Corintios 3, entonces Dios no está tan

      interesado en la cantidad de trabajo como lo está en el origen de nuestro trabajo. Está más preocupado con los materiales con

      que construimos que con el tamaño del edificio. Es el trabajo de

      los vencedores es que es valuado lo suficiente para poder soportar el fuego del juicio de Dios. Este es el de aquellos que pueden producir oro, plata y piedras preciosas. El origen de su trabajo es la vida de Cristo y no el de sus poderes naturales. Como veremos en el próximo capítulo, los vencedores pagan un alto precio para producir tan verdadero y duradero ministerio. (Tomemos nota que Dios se lleva toda la gloria por cualquiera de las obras que Él hace por medio nuestro. El verdadero ministerio procede exclusivamente de Él. Aquí estamos enfatizando el lado humano de nuestra responsabilidad de cooperar con Dios.)

      Aumentando el talento

      En Mateo 25:14-30 leemos la parábola de los talentos. En esta parábola encontramos que Dios dispensa diferente cantidad de talentos a cada individuo.

      Mateo 25:15

      15 A uno dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

      El talento representa la medida de dones recibidos de Dios. Efesios 4:7

      7 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.

      Con respecto al servicio espiritual, algunos creyentes tienen más dones que otros, sin embargo, Dios no está preocupado con la cantidad de talentos con los que cada uno comienza, sino lo que hace con ellos.

      Aquellos que esconden sus talentos por miedo caerán en el desagrado de Dios. Son aquellos que son capaces de aumentar

      sus talentos por medio de su uso , los que recibirán el favor de Dios.

      ¿Acaso todos los creyentes aumentan sus talentos?

      Aparentemente no, puesto que el Señor Jesús nos previene contra aquellos que los esconden. De nuevo vemos en esta parábola que existen niveles de utilidad espiritual. ¡Seamos de aquellos “fieles y sabios sirvientes” que incrementan sus talentos!

       

      Preparándonos para el uso del Señor

      Una buena definición del significado de vencedor la encontramos en...

      2 Timoteo 2:20-21

      1. En una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; unos son para usos honrosos, y otros para usos comunes.

      2. Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor y dispuesto para toda buena obra.

      El vencedor es un utensilio para usos honrosos. Son santificados, separados y listos para el uso del Maestro. Son como herramientas del Señor, útiles para Su propósito. Por otro lado los útiles para usos comunes no son utilizados para el propósito del Señor, son herramientas que no funcionan debidamente y, por tanto, tienen que ser descartadas de todo servicio.

      En la iglesia de hoy, (la gran casa) hay utensilios para honor y algunos para usos comunes. Si embargo, la Escritura es muy clara en afirmar que cualquiera puede ser un utensilio para el honor si así lo decide. Pablo escribe, “Si un hombre se purifica de estas cosas, será instrumento para honra...”. Los vencedores son aquellos que toman esta decisión.

      Las tres partes del progreso espiritual

      La Biblia contiene una pauta característica de las varias etapas en el caminar del creyente. Estas características están representadas por el número tres. En nuestro estudio de las escrituras aprendemos que la tercera progresión es la última.

      Consideremos el tabernáculo de Moisés. En el tabernáculo hay tres compartimentos: 1) El patio exterior, 2) El lugar santo, y 3) El lugar santísimo. Existe gran cantidad de enseñanza en el tabernáculo. Sin embargo, va más lejos de este estudio el enumerar los detalles. Sin embargo, la progresión en el tabernáculo está muy clara. Uno tiene que, en primer lugar, entrar por el patio exterior, luego al lugar santo y finalmente al lugar santísimo donde la gloriosa presencia de Dios habita en plenitud.

      Deuteronomio 16:16

      16 »Tres veces cada año se presentarán todos tus varones delante de Jehová, tu Dios, en el lugar que él escoja: en la fiesta solemne de los Panes sin levadura, en la fiesta solemne de las Semanas y en la fiesta solemne de los Tabernáculos. Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías;

      Aquí aprendemos, que las siete fiestas de Israel estaban agrupadas bajo tres fiestas anuales: 1) La Pascua 2) Pentecostés y 3) Tabernáculos (ver también Éxodo 23:14; 34:22) Lo mismo que en el tabernáculo, estas tres fiestas también contienen una rica enseñanza acerca de Cristo y la iglesia.

      Otro ejemplo de las tres partes de la progresión espiritual la encontramos en el viaje de Israel por el desierto. A pesar de que Israel acampó en 42 lugares diferentes en el desierto, hay tres lugares importantes en su peregrinar: 1) Egipto 2) el desierto y

    3. Canaán. En primer lugar abandonó Egipto, un tipo de sistema del mundo, deambuló por el desierto, un tipo de prueba espiritual, y finalmente entró en Canaán, un tipo del reino de Dios. En todos esos tres ejemplos, todos los que logran vencer, entran en la tercera progresión.

    El hombre niño

    Tal como hemos ya establecido, las semillas de la verdad en el libro del Génesis se recolectan en el libro de Apocalipsis. Con esto en mente, consideremos el plan de Dios y los vencedores a la vez. En Génesis leemos lo siguiente:

    Génesis 3:15

    15 Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza,

    y tú la herirás en el talón.

    Dios predijo que la “simiente de la mujer” heriría la cabeza de la serpiente. La simiente de la mujer se refiere principalmente a Jesucristo. Fue en la cruz donde Cristo hirió la cabeza de Satán (su primer poder). Es interesante, sin embargo, notar que el verso continúa diciendo que la serpiente herirá el talón de Cristo.

    Esto se refiere que el trabajo de Satán ha sido cumplido contra el cuerpo de Cristo, la iglesia. Hemos notado, previamente, que la iglesia es Cristo en la tierra – la tierra como forma corporativa de Cristo (1 Corintios 12:12) Por tanto, “la semilla de la mujer” de Génesis 3:15, no solamente apunta al Señor Jesús, sino también a Su cuerpo, la iglesia. Todos aquellos que ha resucitado con Cristo, son parte de Su semilla.

    Pongamos ahora nuestra atención en Apocalipsis y veamos la realización de Génesis 3:15.

    Apocalipsis 12:1-5

    1. Apareció en el cielo una gran señal: una MUJER vestida del sol, con la luna debajo de sus pies y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

    2. Estaba encinta y gritaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.

    3. Otra señal también apareció en el cielo: un gran DRAGÓN escarlata que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas tenía siete diademas.

    .......

    5 Ella dio a luz un HIJO VARÓN, que va a regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

    En este pasaje vemos aparecer los tres temas de Génesis 3:15:

    1) la mujer, 2) la serpiente (ahora convertida en dragón) y 3) la simiente de la mujer (el hijo varón). Si consideramos las Escrituras detenidamente, descubriremos que el hijo varón no es solamente una referencia a Cristo (al igual que lo es la semilla de la mujer en Génesis 3), sino que también hace referencia a los vencedores en la iglesia. Consideremos los dos pasajes siguientes que muestran que el hijo varón es corporativo en naturaleza:

    Apocalipsis 12:11

    11 Ellos lo han vencido

    por medio de la sangre del Cordero

    y de la palabra del testimonio de ellos, que menospreciaron sus vidas

    hasta la muerte. Apocalipsis 12:17

    17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

    Estos dos versos muestran con claridad que el hijo varón incluye una compañía de personas. “Ellos” vencerán (al dragón) y “ellos” guardarán los mandamientos de Dios y darán el testimonio de Jesucristo. El hijo varón es “el remanente de su semilla”. En otras palabras, la semilla de la mujer que

    finalmente aplastará la cabeza de Satán, se refiere a Cristo por medio de los vencedores . El hijo varón de Apocalipsis 12 habla

    de Cristo y los vencedores de la Iglesia. Consideremos las siguientes Escrituras que apoyan esta conclusión:

    Apocalipsis 2:26

    26 Al vencedor que guarde mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones;

    Apocalipsis 3:21

    21 Al vencedor le concederé que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono.

    Aquí vemos que a los vencedores recibirán poder sobre las naciones y tendrán su sitio con Cristo en Su trono. En el Apocalipsis 12:5 también describe el premio del hijo varón con el mismo lenguaje.

    5 Ella dio a luz un HIJO VARÓN, que va a regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

    Dios utiliza un grupo de Su pueblo (el hijo varón) para vencer a Satán en los últimos días. Donde quiera que estén los vencedores, Satán está obligado a retroceder. Los vencedores echan fuera a Satán de los lugares celestiales y arrojarán a Satán fuera de la tierra. (Apocalipsis 12:10,11,17) Es, por tanto, por medio de los vencedores en la iglesia que la victoria de Cristo es llevada a cabo y la tierra será tomada para testimonio de Dios.

    Apocalipsis 12:11

    11 Ellos lo han vencido

    por medio de la sangre del Cordero

    y de la palabra del testimonio de ellos, que menospreciaron sus vidas

    hasta la muerte.

    Así pues, Apocalipsis 12 vemos el cumplimiento de Génesis 3:15.

    Refiriéndose a la iglesia de Roma, Pablo escribe Romanos 16:20

    20 Y el Dios de paz aplastará muy pronto a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.

    Dios está llamando a Su iglesia a vencer a Su enemigo por Él. Está instruyendo a Su pueblo a sacar a Satán de la tierra, a destruir al dragón y traer Su reino en existencia. Todos aquellos que escuchan este llamado y se ocupan en cumplirlo, son los vencedores. Ellos gobernarán naciones con vara de hierro y les será concedido sentarse en el trono de Cristo. ¡Que todos aquellos que tienen oído para escuchar estén dispuestos a dar la batalla por Dios para que pueda llevar a cabo Su eterno propósito en Cristo! Solamente entonces será cuando el corazón del Padre será plenamente satisfecho.

    Una palabra de precaución

    En la medida que tratamos de llevar a cabo el llamado de vencer, tenemos que mantenernos firmes ante la tendencia natural de dividir a nuestros hermanos en Cristo que no se adhieren a este llamado. La Biblia nos enseña que “el conocimiento envanece, pero el amor edifica”. A pesar de que es verdad de que Dios trabaja por medio del remanente, Él no quiere que nos convirtamos en jueces de esta causa. Además, Dios nos prohíbe de juzgar a nuestros hermanos.

    Romanos 14:10-13

    10 Tú, pues ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano?, porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo, 11 pues escrito está:

    «Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios».

    1. De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.

    2. Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

    En Corintios Pablo advierte contra tales juicios diciendo: 1 Corintios 4:3-5

    1. En cuanto a mí, en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros o por tribunal humano. ¡Ni aun yo mismo me juzgo!

    2. Aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor.

    3. Así que no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas y manifestará las intenciones de los corazones. Entonces, cada uno recibirá su alabanza de Dios.

    Ambos, la introspección y el juicio del trabajo de nuestros hermanos, solamente conducen al orgullo, división y hasta la auto decepción. Tal como dijimos al comienzo del capítulo, los vencedores de la iglesia son simplemente aquellos que ven el propósito de Dios y lo cumplen. No pertenecen a una clase superior de cristianos, no son los elegidos ni la elite. Por tanto, cualquier grupo que diga que ellos son “los vencedores”, “la Novia” o “los hijos”, son divisivos y exclusivos. Aunque no se den cuenta, ellos han caído en el juego del enemigo. Tal exclusividad va, de hecho, contra el propósito de Dios en lugar de ayudar a llevarlo a cabo.

    Aquellos que presionan hacia “la marca del premio que lleva consigo el alto llamado de Dios en Jesucristo” nunca son llamados para determinar quienes son los vencedores. Por el contrario, nosotros tenemos que aceptar a todos los que han recibido a Jesucristo, no importa si son débiles espiritualmente o deficientes en la verdad.

    Romanos 15:7

    7 Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios.

    Romanos 14:1-3

    1. Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.

    2. Uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, solo come legumbres.

    3. El que come de todo no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios lo ha recibido.

    Esto nos incluye a nosotros. El cuerpo de Cristo en un lugar es la base de la hermandad de la iglesia, no un grupo de vencedores.

    En estos últimos tiempos, la iglesia está en gran necesidad de vencedores. Dios está buscando a aquellos que Él pueda utilizar para Su causa y para Su interés. ¡Que Dios nos permita ser Sus vencedores y al mismo tiempo, nos quite todo el orgullo, introspección, juicios injustos y divisiones los que con ellos se deshonran Su Santo Nombre!

    EL SACERDOCIO

    Capítulo VI

     

    Hemos visto que el propósito divino es hacer de Jesucristo la Cabeza suprema sobre todas las cosas. También hemos visto que la iglesia es el instrumento para la realización de este propósito. Pero, debido a la pobre situación en que se encuentra la iglesia, Dios trata de asegurarse para sí una compañía representativa – un fiel remanente – una vasija de vencedores – que lleve a cabo Su propósito por toda la iglesia.

    Dios está en búsqueda de un testimonio que es puro – un testimonio de creyentes que estén marcados por la simplicidad que hay en Cristo. Puesto en otras palabras, Dios está buscando una vasija que tenga forma y conozca la cruz por su propia experiencia y que está construida en unidad sobre la base de la vida de Dios. Es decir, el Señor desea ganar un pueblo en el que Cristo en verdad tiene preeminencia – en forma corporativa y no individual.

    En este capítulo, quisiera considerar el ministerio de la iglesia. Podemos decir que hay cuatro aspectos referentes al llamado de Dios, con respecto al ministerio. Estos aspectos están ilustrados

    en el Antiguo Testamento. Los cuatro aspectos son: Sirvientes, Reyes, Guerreros y Sacerdotes . Como sirvientes, esperamos en Dios y servimos a los hombres. Como reyes, representamos a Dios ante el hombre y poseemos autoridad de gobernar. Como

    guerreros entramos en la batalla de Dios y peleamos Su batalla. Como sacerdotes representamos a los hombres delante de Dios.

    De manera interesante, esos llamados son exclusivos. Bajo la Antigua Alianza uno no podría ser rey y sacerdote a la vez. Los sacerdotes no tenían nada, pero los reyes eran muy ricos. A los sacerdotes les estaba prohibido pelear en las batallas, en tanto que los reyes, peleaban frecuentemente en las batallas. Los sacerdotes podían hacer sacrificios antes Dios en tanto que los reyes no podían. Los reyes procedían de Judá en tanto que los sacerdotes descendían de Leví.

    Sin embargo, bajo la Nueva Alianza, existía esta divina paradoja. Aquellos que están en Cristo cumplen todos esos llamados en forma simultánea.

    Apocalipsis 1:6

    6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre, a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

    Apocalipsis 5:10

    10 nos has hecho para nuestro Dios un reino y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra».

    En Él, Cristo nos ha hecho reyes y sacerdotes. Somos reyes y sacerdotes a la vez. Pablo describe al creyente como no poseyendo nada (sacerdotes) y a la vez poseyendo todo (reyes).

    2 Corintios 6:10

    10 como entristecidos, pero siempre gozosos; como pobres, pero enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, pero poseyéndolo todo.

    Así pues la iglesia es un sacerdocio real.

    1 Pedro 2:9

    9 Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.

    En los capítulos que siguen, examinaremos las calificaciones , la preparación y el trabajo de la iglesia en consideración al sacerdocio del Antiguo Testamento. Y a la vez que miramos al

    Antiguo Testamento, buscaremos descubrir su significado espiritual en lugar de apoyarnos sus implicaciones literales.

    En el día de hoy, Dios quiere establecer Su sacerdocio. No está interesado en restaurar el antiguo sacerdocio levítico de la administración mosaica. Así pues no es la intención de Dios que restauremos el portar trajes especiales ni reactivar los

    sacrificios de animales en un templo físico. Todas aquellas leyes ceremoniales contenidas en el Antiguo Testamento, fueron simplemente dibujos que ilustraban las realidades celestiales que ahora poseemos en Jesucristo.

    Hebreos 8:4-5

    1. Así que, si estuviera sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la Ley

    2. Estos sirven a lo que es figura y SOMBRA DE LAS COSAS CELESTIALES, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el Tabernáculo, diciéndole: «Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte».

    Hebreos 10:1

    1 La Ley, teniendo la SOMBRA DE LOS BIENES VENIDEROS, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

    Colosenses 2:16-17

    1. Por tanto, nadie os critique en asuntos de comida o de bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o sábados.

    2. Todo esto es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.

    El sacerdocio y todo lo que está relacionado con él apunta a Jesucristo y a Su gloriosa iglesia. Ellos son una “sombra de cosas venideras”. Por tanto, Dios nos está llamando a administrar como sacerdotes espirituales, con sacrificios espirituales en Su espiritual tabernáculo. Con este pensamiento en mente, Pedro escribe:

    1 Pedro 2:5-9

    5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

    ....

    9 Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.

     

    La controversia sobre Israel

    En el día de hoy, aún existe una gran controversia acerca del plan de Dios para Israel. La Biblia, no obstante, presenta a la nación de Israel bajo estos dos aspectos:

    1. Israel es un tipo de iglesia a través de todo el Antiguo Testamento (ver 1 Corintios 10:1-13, Hebreos 3:5-6, Hebreos 4, Gálatas 6:16, Filipenses 3:3 y Romanos 2:29)

    2. Literalmente Israel es también una nación física que ha sido entresacada de la alianza con Dios a causa de su incredulidad; pero que será restaurada por Dios en los últimos días antes del retorno de Cristo (ver Romanos 11).

    En consecuencia, todas las promesas de Dios a la física Israel,

    se están realizando hoy en la iglesia en un sentido espiritual , puesto que en el Antiguo Testamento, Israel es una representación de la iglesia. Sin embargo, estas mismas promesas, en el reino futuro , serán realizadas en un sentido literal a la física Israel. Hebreos nos muestra este principio con toda claridad.

    Hebreos 8:6-11

    1. Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

    2. Si aquel primer pacto hubiera sido sin defecto, ciertamente no se habría procurado lugar para el segundo,

    3. pues reprendiéndolos dice:

      «Vienen días—dice el Señor—

      en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto.

    4. No como el pacto que hice con sus padres

      el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto.

      Como ellos no permanecieron en mi pacto, yo me desentendí de ellos —dice el Señor—.

    5. Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días —dice el Señor—:

    Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré;

    y seré a ellos por Dios

    y ellos me serán a mí por pueblo. 11 Ninguno enseñará a su prójimo,

    ni ninguno a su hermano, diciendo: “Conoce al Señor”, porque todos me conocerán,

    desde el menor hasta el mayor de ellos,

    Aquí, el escritor de hebreos cita una promesa hecha a la nación de Israel y que es aplicable a la iglesia.

    Jeremías 31:31-34

    1. »Vienen días, dice Jehová, en los cuales haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

    2. No como el pacto que hice con sus padres el día en que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.

    3. Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.

    4. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: “Conoce a Jehová”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová. Porque perdonaré la maldad de ellos y no me acordaré más de su pecado.

    Esta promesa predice el nuevo nacimiento. Es por medio del nuevo nacimiento que Dios escribe Sus leyes “en nuestros corazones” y de la manera que llegamos a “conocer al Señor”.

    Juan 3:3-5

    1. Le respondió Jesús:

      —De cierto, de cierto te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios.

    2. Nicodemo le preguntó:

      —¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer?

    3. Respondió Jesús:

    —De cierto, de cierto te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.

    Juan 17:3

    3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

    Sin embargo, durante la época del reino, Israel será de nuevo injertada en el árbol de la alianza de Dios y compartirá la promesa con la iglesia.

    Romanos 11:23-24

    1. Y aun ellos, si no permanecen en incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para volverlos a injertar.

    2. Si tú fuiste cortado del que por naturaleza es olivo silvestre y contra naturaleza fuiste injertado en el buen olivo, ¿cuánto más estos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo?

    Así, la promesa de Jeremías tiene un doble cumplimiento. Se cumple ahora en la Israel espiritual (la iglesia), y será cumplida en la Israel física (la nación de Israel) en el futuro . Muchas de las escrituras contenidas en el Antiguo Testamento poseen ese

    mismo elemento de doble cumplimiento – por ejemplo, compara Mateo 2:15 con Óseas 11:1).

    Ya que el foco central de estos mensajes no es escatológico, no es nuestro propósito detallar los eventos que ocurrirán y que atañerán directamente a la nación de Israel antes de la venida de Cristo. Nos ocuparemos principalmente, con la naturaleza interna del pensamiento divino acerca de lo concerniente a los

    asuntos de los últimos tiempos, en lugar de los eventos externos

    que, tan a menudo caracterizan las enseñanzas escatológicas.

    Estaremos viendo las leyes ceremoniales del Antiguo Testamento en su significado espiritual en la medida que son realizadas en la iglesia y en la medida que representa diversos aspectos del propósito eterno de Dios. De esta manera, las tediosas y mundanas ordenanzas del Antiguo Testamento, tomarán vida, hablando profusamente a nuestros corazones

    sobre la intención última de Dios acerca de Cristo.

    El significado de Sacerdocio

    En la administración de Dios, lo natural precede a lo espiritual. 1 Corintios 15:46

    46 Pero lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.

    Para poder comprender el verdadero sentido espiritual del sacerdocio, debemos antes comprender el significado natural. Las siguientes cuatro características describen la persona y las funciones de un sacerdote del Antiguo Testamento:

    1. Un sacerdote era un servidor de Dios, a tiempo completo .

      En el Antiguo Testamento, la sola ocupación de un sacerdote era servir a Dios. Él trabajaba para Dios todo el tiempo, por tanto, estaba plenamente dedicado al propósito de Dios. Como creyentes, nosotros somos llamados a ser sirvientes de Dios a tiempo completo. Tanto si tenemos una ocupación terrenal o no, nuestra plena ocupación es vivir por y adorar a Dios constantemente.

    2. Un sacerdote ofrecía sacrificios . El primer aspecto del trabajo del sacerdote era el mantenimiento del tabernáculo. Por esta razón, los sacerdotes estaban

      siempre asociados a los sacrificios. Hablando espiritualmente, sacrificio implica la perdida de la vida de uno, morir a uno mismo, perdurar en el sufrimiento, incurrir en la perdida y desprendernos de cosas que son queridas a nosotros. Todos los creyentes son llamados a ofrecerse ellos mismos como vivos sacrificios a Dios (Romanos 12:1, Hebreos 13:15)

    3. Un sacerdote representa al hombre ante Dios . El sacerdote hacía reconciliación por el pueblo, y se

      acercaban a la mente de Dios en nombre de la nación. Ellos pastoreaban al pueblo y les enseñaban las leyes de Dios (Jeremías 23). Los sacerdotes traían literalmente el hombre hasta Dios. Eran, entonces, ministros de la reconciliación. Bajo la administración del Nuevo Testamento, todos los creyentes son ministros de reconciliación (2 Corintios 5:18).

    4. Un sacerdote comulgaba directamente con Dios .

    Solamente era permitido a los sacerdotes entrar en el tabernáculo para comulgar directamente con Dios. Los sacerdotes ordinarios solamente tenían acceso al lugar santo, en tanto que el sumo sacerdote se le otorgaba el permiso de acceder al lugar santísimo. Bajo la Nueva Alianza, todos los creyentes tienen acceso directo a Dios el Padre por medio de Jesucristo, nuestro Sumo Sacerdote y Mediador.

    El desarrollo del sacerdocio

    Durante el tiempo de los patriarcas, todo los hombres funcionaban como sacerdotes ante Dios. Abraham, Noé, Jacob y Job hicieron sacrificios a Dios por sus familias y por ellos mismos. Dios hasta tuvo sacerdotes especiales tales como Melquesidec (Génesis 14:18).

    Más adelante, después de la época de los patriarcas, cuando Israel se convirtió en una nación, hubo un cambio en el sacerdocio.

    Cuando Israel llegó al monte Sinaí, durante su deambular por el desierto, Dios eligió a una tribu en especial para hacerla Sus sacerdotes. Veamos como ocurrió esto. En Éxodo vemos cómo Dios da a Israel una promesa condicional.

    Éxodo 19:5-6

    1. Ahora, pues, SI DAIS OÍDO A MI VOZ Y GUARDÁIS MI PACTO, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los

      pueblos, porque mía es toda la tierra.

    2. VOSOTROS ME SERÉIS UN REINO DE SACERDOTES y gente

    santa”. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.

    Notemos la naturaleza condicional de esta promesa. Dios dijo que si Israel le obedecía y guardaba Su pacto, les haría ser un reino de sacerdotes . En otras palabras, la intención de Dios era hacer un sacerdote de cada uno de los miembros del pueblo de Israel. Él quería que todo israelita entrara al pleno servicio de Dios y tuviera una comunión directa con Él. Este es el significado de un reino de sacerdotes, es lo mismo que ser una nación de sacerdotes. Pero la intención de Dios fue quebrada por la desobediencia de Israel.

    El capítulo 32 de Éxodo es un capítulo muy triste de la Biblia. En él descubrimos que Israel ha roto su pacto con Dios. Cuando Moisés se encontraba en le Monte Sinaí por 40 días y 40 noches, los hijos de Israel se cansaron de esperar por él. Como resultado, hicieron un becerro de oro y comenzaron a adorarlo. Por este hecho, Israel había roto el primero y segundo

    mandamiento de su alianza con Dios. Cuando Moisés vio la idolatría de Israel, lleno de ira rompió las tablas de la ley, significando que el pueblo había roto su alianza con Dios.

    Éxodo 32:19

    19 Aconteció que cuando Moisés llegó al campamento y vio el becerro y las danzas, se enfureció y arrojó de sus manos las tablas, y las quebró al pie del monte.

    En consonancia, quedó rota la intención de Dios de hacer a Israel una nación de sacerdotes. Sin embargo, como es Su forma habitual, Dios cumplió su deseo por medio del remanente.

    Éxodo 32:26-29

    1. se puso a la puerta del campamento y dijo:

      —Quien esté de parte de Jehová, únase a mí. Y se unieron a él todos los hijos de Leví.

    2. Él les dijo:

      —Así ha dicho Jehová, el Dios de Israel: “Que cada uno se ciña su espada, regrese al campamento y vaya de puerta en puerta matando cada uno a su hermano, a su amigo y a su pariente”.

    3. Los hijos de Leví hicieron conforme a lo dicho por Moisés, y cayeron del pueblo en aquel día como tres mil hombres.

    4. Entonces Moisés dijo:

    —Hoy os habéis consagrado a Jehová, pues cada uno se ha consagrado en su hijo y en su hermano, para que él os dé hoy la bendición.

    Moisés hizo el llamado a Israel preguntando quién estaba del lado de Dios. De todas las tribus de Israel, solamente la de Leví respondió. Toda la tribu de Leví se puso del lado de Moisés y comenzaron a ejercer juicio sobre sus rebeldes hermanos. Esto fue una labor muy desagradable puesto que los levitas tuvieron que dejar a un lado sus afectos naturales. Los levitas dejaban

    caer su espada sobre todos aquellos que desobedecían a Dios incluyendo a sus vecinos y parientes. ¡Qué precio tan increíble tuvieron que pagar por estar del lado de Dios!

    Debido a la obediencia y abnegación de los levitas, Dios eligió a la tribu de Leví para ser Sus sacerdotes.

    Números 8:19

    19 Yo he dado los levitas, como un don, a Aarón y a sus hijos, de entre los hijos de Israel, para que ejerzan el ministerio de los hijos de Israel en el Tabernáculo de reunión, y reconcilien a los hijos de Israel, y no haya plaga entre los hijos de Israel cuando se acerquen al santuario».

    Lo que la nación de Israel perdió, Leví lo ganó. ¿Y cuál fue el precio? El precio de asegurar el sacerdocio fue guardar la alianza con Dios y perder su propia vida. Para poder calificar a

    ser sacerdotes de Dios tenía que estar dispuestos a cortar con todas sus cosas más queridas. Solamente Leví estuvo dispuesto a pagar el precio. La pérdida de su propia vida es la marca de los vencedores.

    Apocalipsis 12:11

    11 Ellos lo han vencido

    por medio de la sangre del Cordero

    y de la palabra del testimonio de ellos, que menospreciaron sus vidas

    hasta la muerte.

    Los levitas no amaban sus propias vidas, sino que sacrificaron sus afecciones y las colocaron en la cruz. En la misma forma, Jesucristo nos llama para que dejemos a un lado nuestros afectos naturales, para que podamos servirle a Él con libertad. Nuestra vida natural debe experimentar la muerte en la cruz. Consideremos los siguientes pasajes donde el Señor Jesús nos señala que sigamos el camino de Leví y coloquemos por Él, a nuestros seres queridos en el altar.

    Lucas 14:26-27

    1. «Si alguno viene a mí y no aborrece a su padre, madre, mujer,