Cómo ser libres de la degradación de la Iglesia

Pablo dijo en Hechos 20:29,30: 29Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.

30Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Los lobos rapaces son la cizaña de Mateo 13:38: 38El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. 39El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. 40De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. 41Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, 42y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.

43Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.

La cizaña no son espigas sino hombres perversos que de la iglesia misma se han venido levantando entre nosotros. Ellos son los lobos rapaces vestidos de ovejas. Su lenguaje es la apostasía, la perversión de la palabra revelada de Dios.

Al final del ministerio de Pedro, Pablo y Juan la degradación fue palpable.

1. La degradación en los días de Pedro

Al final del ministerio de Pedro la degradación se vio cerca del año 60 DC.

Veamos esa degradación palpable:

1. Los herejes de la redención de Cristo: 2 Pedro 2:1 dice: 1Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

2. Los detractores del camino recto: (V:15) dice: 15Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad.

3. Los burladores del advenimiento de Cristo: 2 Pedro 3:3,4 dice: 3sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, 4y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.

4. Los torcedores de la gracia: (V:15,16) dice: 15Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, 16casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.

Los lobos rapaces se metieron dentro del seno de la iglesia para negar la redención de Cristo- el camino recto- el advenimiento de Cristo- y la gracia de Dios.

2. La degradación en los días de Pablo

La degradación en los días de Pablo se movió aprox. en los años 60 DC:

2.1 Figelo y Hermógenes le volvieron la espalda: 2 Timoteo 1:15 dice:

15Ya sabes esto, que me abandonaron todos los que están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes.

2.2 Himeneo y Fileto apostataron de la resurrección: 2 Timoteo 2:17,18 dice:

17Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto,

18que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos.

2.3 Demas abandonó a Pablo: 2 Timoteo 4:10 dice: 10porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica. Crescente fue a Galacia, y Tito a Dalmacia.

2.4 Alejandro el calderero le causó muchos males: (V:14,15) dice: 14Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos. 15Guárdate tú también de él, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras.

2.5 Todos lo abandonaron: (V:16) dice 16En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta.

En los días de Pablo los lobos rapaces negaron la resurrección, lo abandonaron y le causaron muchos males. Aquí la degradación vino por parte de colaboradores del apóstol, gente que estuvo a su lado y que conoció el evangelio de la gracia.

3. La degradación en los días de Juan

La degradación al final de los días de Juan ocurrió aprox. en el año 90 DC y fue así:

3.1 Se levantaron muchos anticristos: 1 Juan 2:18,22 dice: 18Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. 22¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo?

Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.

3.2 Se levantaron muchos falsos profetas: 1 Juan 4:1,2,6 dice: 1Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. 2En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios. 6Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.

3.3 Se levantaron muchos engañadores: 2 Juan 7,9-11 dice: 7Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo.

9Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. 10Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! 11Porque el que le dice:

¡Bienvenido! Participa en sus malas obras.

3.4 Diótefres el hedonista: 3 Juan 9-10 dice: 9Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe. 10Por esta causa, si yo fuere, recordaré las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohíbe, y los expulsa de la iglesia.

Como podemos ver, al final de los días del ministerio de Pedro, Pablo y Juan estaba en acción el trabajo de los lobos rapaces, de la cizaña, de los cabritos. Su meta era trastornar la fe de los elegidos. 2 Timoteo 2:19 dice:

19Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. Es necesario que haya degradación para que la iglesia conozca el misterio de la iniquidad que está en acción dentro de la misma iglesia. ¿Quién degrada en la iglesia? Aquel que no tiene el sello de Dios.

Himeneo, Fileto, Demas, Alejandro, Diótrefes no tenían el sello de Dios. Ninguno de ellos tenía el fundamento firme de Dios. Cada uno era el misterio de la iniquidad dentro de la iglesia. Todos ellos eran los lobos rapaces, la cizaña y los cabritos de la izquierda. Los que no degradaron a la iglesia fue porque invocaron el nombre de Cristo (ungido) apartándose de iniquidad.

Jesús dijo en Mateo 16:18: 18Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Ninguna degradación antigua o moderna podrá prevalecer contra la iglesia. la edificación desplaza la degradación de la iglesia. Si tú no te dejas edificar tarde o temprano degradarás, sucumbirás en apostasía. Dios conoce a los que son suyos y lo suyos se dejan madurar, perfeccionar y edificar para no degradar. La meta del Espíritu Santo en nuestro interior es rescatar a la iglesia del espíritu de la degradación final.

¿De qué espíritus debe cuidarse la iglesia Para no degradarse?

1. Del espíritu del ritualismo: Apocalipsis 2:1-7 dice: 1Escribe al ángel de la iglesia en Efeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto: 4Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. En Efeso la iglesia había perdido su primer amor. Se pierde el primer amor cuando se deja de congregarse. Se pierde el primer amor cuando la luz (palabra iluminada) del candelero de oro deja de brillar en las mentes de los santos. Se pierde el primer amor cuando se entra en formalismos, ritualismos y modismos evangélicos. El ritualismo degrada a la iglesia.

2. Del espíritu de la apariencia: Apocalipsis 2:8-11 dice: 9Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás. En Esmirna la iglesia había tolerado el espíritu de la apariencia "los que dicen ser judíos y no lo son, sino sinagoga de Satanás".

3. Del espíritu de Balaam y de los Nicolaítas: Apocalipsis 2:12-17 dice:

14Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. 15Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. En Pérgamo la iglesia había tolerado el espíritu de Balaam y de los Nicolaítas. El espíritu de Balaam es el lucro y la ambición del dinero. Balaam fue un mercader de la fe. Los que tienen el espíritu de Balaam usan la fe para su propio lucro, usan los dones para manipular el bolsillo de los indoctos y estúpidos. El espíritu de los nicolaítas es la jerarquía sobre los laicos de la iglesia. Una cosa es ser constituido por Dios (Efesios 4:11) y otra es abusar de ese don, talento o llamamiento para ejercer un señorío y una jerarquía indecente sobre los hermanos de la iglesia.

4. Del espíritu de los continuos sacrificios: Apocalipsis 2:18-29 dice:

20Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. En Tiatira la iglesia había entrado al espíritu de los continuos sacrificios. Tiatira significa ritual, sacrificio.

En esta iglesia estaba la degradación, el espíritu de Jezabel que es la seducción a fornicar la pulcritud de la palabra. La iglesia en Tiatira tenía la doctrina de las profundidades de Satanás que es la doctrina de los demonios, la idolatría y la fornicación espiritual. La Iglesia Católica leudó la palabra mezclándola con prácticas de la antigua Babilonia.

Desgraciadamente algunas congregaciones cristianas evangélicas han introducido una serie de fenómenos psicoespirituales, religiosos, y de continuos sacrificios como el ayuno ritual, la vigilia ritual, la cena ritual, la risa ritual, la caída ritual haciéndole creer a los hermanos que a través de estos rituales viene la salvación, la bendición o la espiritualidad.

5. Del espíritu moribundo: Apocalipsis 3:1-6 dice:

2Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. En Sardis la iglesia había entrado en un espíritu moribundo, no había vida en el Espíritu, no se disfrutaba a Cristo como el árbol de la vida.

6. Del espíritu de la negligencia: Apocalipsis 3:7-13 dice: 11He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.

En Filadelfia la iglesia había entrado en el peligro de perder la corona, había negligencia, su corona no estaba activa.

7. Del espíritu de la tibieza espiritual: Apocalipsis 3:14-22 dice: 15Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 16Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

En Laodicea la iglesia había entrado en un espíritu de tibieza espiritual. La iglesia tenía a Cristo fuera, ya que el V:20 dice que Cristo estaba tocando a su puerta. Ellos tenían a Cristo de nombre pero no en espíritu y en verdad.

¿Cómo ser libres los espíritus de la degradación?

1. Oyendo lo que el Espíritu dice: Apocalipsis 2:11 dice:

11El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.

La Iglesia es usted y el Espíritu dice a la iglesia. La iglesia debe hablar el lenguaje del Espíritu y el Espíritu dice a la iglesia. Para poder ser libres de la degradación necesitamos oír para hablar el lenguaje del Espíritu. Jesús habló el lenguaje del Espíritu, Juan 6:63 dice: 63El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

El lenguaje del Espíritu son palabras que producen vida. Efesios 4:29 dice:

29Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. El lenguaje del Espíritu es edificación.

2. Lavando las ropas: Apocalipsis 22:14 dice:

14Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad.

Aquí las ropas simbolizan la conducta del bienaventurado. Lavar sus ropas significa expresar un buen comportamiento.

Juan dice que si no lavamos la ropa de la conducta no podremos entrar por las puertas en la ciudad. Los que reverenciamos el nombre del Señor Jesucristo procuramos lavar nuestras ropas para entrar por las puertas en la ciudad. En 1 Timoteo 4:12 al ejemplo de un creyente en palabra le sigue la conducta, el texto dice: 12Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

3. Comiendo el árbol de la vida: Apocalipsis 22:2 dice: 2En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.

La tercer forma de ser libres de la degradación interior es comer a Cristo como el árbol de la vida. El fruto y las hojas del árbol de la vida observe que son para sanidad. El fruto de Cristo como el árbol de la vida es el fruto del Espíritu de Gálatas 5:22-23 y las hojas de Cristo como el árbol de la vida son las cualidades o atributos de Cristo. Solamente cuando comemos Cristo somos librados de la degradación. Comer Cristo es comer vida, es ser participante de la naturaleza divina.

Las tres maneras de sacar la degradación de la iglesia es:

a. Oyendo y hablando el lenguaje del Espíritu que dice a las iglesias.

b. Lavando las ropas de nuestra conducta diaria.

c. Comiendo la palabra de vida de Cristo nuestro árbol, fruto y hoja. Hay que comerse todo lo que contiene el árbol de la vida: A Cristo lo que es y lo que hizo por nosotros y a su fruto y hojas que son el carácter y sus cualidades o atributos santos. Gracia y paz.

Pastor. Reynaldo Estrada
http://www.telesat.com.co/graciaypaz

Ruta: