Hemos Visto la Salvación de Dios.


Por la Gracia de Dios y de nuestro Señor Jesucristo en Amor y Misericordia inescrutables, hemos visto con nuestros ojos su Salvación, en una entrega absoluta e incomparable de nuestro Señor Jesucristo en favor nuestro, un Sacrificio Verdadero y Válido para nuestro Padre, una Obra consumada de Redención Eterna, no hay ya que entristecerse, ni angustiarse, ni afanarse, ni seguir ignorando, el Precio pagado está, ¿Para qué pensar en una posible pérdida o en una seguridad fundamentalista?. E L P R E C I O P A G A D O E S T Á, alguien osa en pensar que, los que CREEMOS, tenemos algo más que agregar al Sacrificio de nuestro Amado Señor;
Hechos 16:30

y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para
ser salvo?

Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo,
tú y tu casa.

Romanos 1:16

Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de
Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío
primeramente, y también al griego.

Efesios 1:13

En él también vosotros, habiendo oído la palabra de
verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo
creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de
la promesa,

San Juan 3:15

para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga
vida eterna.

San Juan 3:16

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su
Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se
pierda, mas tenga vida eterna.

San Juan 3:36

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que
rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira
de Dios está sobre él.

1 Juan 5:13

Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el
nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida
eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.



¿Qué podríamos agregar, además de creer en su Salvación? ¿Además de recibirla como una dádiva inmerecida? Acaso se necesita una conducta moral especial para que la Sangre Santa de mi Señor pueda lavar los pecados, quizás se piense que le falta a la Muerte de Cruz en absoluta Santidad de mi Señor, alguna obra personal del creyente, (como para completarla), o tal vez, a la Obra del Hijo de Dios que siendo Dios se hizo hombre para Salvarnos, haya que agregarle algún trabajo de manos para que el Perdón Eterno de Dios pueda alcanzarnos, quizás a los dolores indecibles físicos y espirituales, ya que injustamente fue crucificado y escarnecido y humillado y despreciado, lo que padeció, primeramente para Salvarnos, y luego para llevarnos a su Gloria, habrá que agregarle un ritual de asistencia a una “congregación”, o algunas oraciones, quizás alguna negación, quizás..., quizás algo nuestro. Pregunto, ¿ Qué podríamos hacer para que esto que hagamos sea agregado y venga a como a complementar la Obra Redentora del Señor, como si algo le faltara, a la Obra Sublime de mi Señor. Pensemos ¿Cuánto cuesta un día en un lujoso hotel?, ahora pensemos ¿Cuánto vale un día en las Moradas Eternas?, ¿Encontraste un valor para un Día en la Ciudad de Dios? Si lo encontraste ahora multiplícalo por un número Eterno de Días? Luego de esta simple reflexión nos damos cuenta que en vano se afana el hombre buscando su camino para hallar justificación, de que no hay cosa grande ni pequeña que podamos hacer para presentar delante de Dios, más que acogernos al beneficio de su Perdón, dado al aceptar la Ofrenda de mi Gran Señor Jesús, pues no hay cómo pagar, el Precio fue La Muerte del Hijo de Dios encarnado, un hombre Santo, Justo y Perfecto dado en Sacrificio por los pecadores, es un Precio cuyo número es Eterno y sin cuantía, no calculable con mente humana, por lo tanto, SUFICIENTE para rescatarnos, sin Él nada podíamos hacer y ahora en Él y por medio de Él todo lo podemos, y nuestra confianza está en el que dio la Vida por nosotros. Sabemos además, que si la sangre de un animal era capaz de lavar los pecados de millones de personas durante un año, cuanto más la Sangre de mi Excelso Señor podrá limpiarnos para siempre y darnos AHORA (el que cree tiene vida eterna...) la Vida Eterna, como una bendita realidad sellada por el Espíritu Santo en nosotros, para que ni lo alto, ni lo bajo, ni lo por venir, impida que esta Vida que se nos ha sido dada ¡ VIVA ¡ y se agigante en nosotros transformándonos a Su Imagen. Gloria a nuestro Dios, Alabanzas a mi Señor Jesús porque hemos visto y nos regocijamos, y nos ¡Re go ci ja mos!.



Hemos Visto la Iglesia del Señor.



Hemos visto su Iglesia, su Cuerpo, la Familia de Dios, su Casa Espiritual no hecha de manos de hombre, como hermanos en Paz, con sus ancianos y diáconos y sus dones, y todos sus miembros siendo UNO, hemos visto molerse los trigos siendo hechos harina, hemos visto las manos que amasan y forman y hornean un solo Pan. Todo según el modelo del Señor. Gloria, Gloria al Señor.

También hemos visto que muchas instituciones humanas y terrenales se hacen llamar iglesia del Señor, y otros más equivocados se refieren a una extraña madre iglesia, y también algunos le ponen incontables apellidos y/o eslogan demagógicos, es que tenemos la necesidad de compartir según las escrituras, lo que el Señor reconoce como Iglesia desde los primeros tiempos, y como en el no hay sombra de variación, su Pensamiento permanece hasta nuestros días.

Veamos que el Señor habla de LA IGLESIA, sin apelativos ni apellidos;

San Mateo 16:18

Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca

edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no

prevalecerán contra ella.

Debemos notar que la Iglesia le pertenece sólo al Señor, y no la iglesia evangélica o la católica u otra mal llamada iglesia, sino la que Él llama Iglesia, porque a Pedro le entrego la Llaves del Reino, pero no la pertenencia de la Iglesia, ni a Pedro ni a ningún otro hombre, ¿Se ve alguna vez en la Escritura que se diga, la iglesia de Pablo o de Pedro o del algún otro hermano?. Además hay que entender bien que la Roca que es fundamento de la Iglesia es el mismo Señor Jesús y no Pedro, es decir el texto debe entenderse, como(..., y sobre mi mismo edificaré la Iglesia), porque Pedro es una piedra (del griego petra) en el edificio espiritual que el Señor llama Iglesia, como muchos, pero la Roca del fundamento es más que una piedra, porque es la que sostiene todo el edificio, es la que en su momento también sostuvo a Pedro. Gloria al Señor ya que es firme el fundamento. Ahora veamos de qué material está construida la Iglesia.

1 San Pedro Apóstol 2:4

Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por
los hombres, mas para Dios escogida y preciosa,
vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como
casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios
espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

Hebreos 9:11

Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los
bienes venideros, por el más amplio y más perfecto
tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta
creación.

Es decir, la Iglesia no está hecha de manos de hombre, porque ¿Quién puede esculpir Piedras Vivas? Sólo el Señor, lo que concuerda con;

Hechos 7:48

si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano,
como dice el profeta:
El cielo es mi trono,
Y la tierra el estrado de mis pies.

¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor;
¿Cuál es el lugar de mi reposo?
¿No hizo mi mano todas estas cosas?
¡duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos!
vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestrospadres, así
también vosotros.


Es decir, una Casa Espiritual que sólo ha construido la mano del Señor, el único que puede labrar y moldear Piedras Vivas, una Iglesia sin reglamentos de hombre, porque el Señor ya puso su Ley en nuestras mentes y en nuestros corazones, y a sus verdades nada hay que agregar.

Te fijas mi hermano como la realidad del humano cristianismo se va alejando de la Voluntad del Señor. Revisemos también que en el tiempo de los apóstoles había Templo, pero los cristianos ¿Hicieron reunión en él?, la Iglesia ¿Se congregó en Templo de la religión de aquel momento?, y pensemos que era el Templo de los Judíos que hasta ese momento se conocían como el Pueblo de Dios, meditemos también en que la manifestación de la Gloria y la Potencia del Señor por el Espíritu Santo ocurrió en un aposento alto, es decir, en el segundo piso de alguna propiedad grande, y también se reunían en las casas;

Romanos 16:5

Saludad también a la iglesia de su casa. Saludad a Epeneto,
amado mío, que es el primer fruto de Acaya para Cristo.

1 Corintios 16:19

Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la
iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor.

Colosenses 4:15

Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y
a la iglesia que está en su casa.


Nótese que no en todos los lugares los cristianos eran perseguidos para pensar que por eso se reunían en las casas, tampoco vamos a reducir la reunión de la Iglesia a la capacidad de una casa, pero esto es parte de la Vida de la Iglesia, es parte de la Vida de la Familia de Dios.

O sea, que la Iglesia, no es un lugar hecho de material de construcción y, por ningún motivo, ha sido construido por manos de pecadores, ¿Has reparado en las personas que construyen los supuestos templos de Dios, y las supuestas iglesias del Señor? En ninguna manera, en ninguna manera El Omnipotente y mi Señor habitan en templos hechos por manos inmundas, el adúltero, el ebrio, el mentiroso no pueden edificar una Casa para el Santísimo Dios, sólo el Señor Jesucristo está capacitado y aprobado para ser el fundamento y el edificador, y además “Cabeza del ángulo”, o sea, el principio y el fin, el edificio comienza en Él y termina en Él. Bendito es el Señor Jesucristo.

Es de considerar que el Señor Jesús vuelve por su Iglesia, entonces pregunto ¿Viene el Señor por el cemento, o los ladrillos o por el techo de las construcciones de las que se llaman iglesias? NO, viene por los creyentes, o sea por las piedras vivas, su Casa Espiritual, y alguno dirá, claro entonces no importa en donde yo esté, pues el Señor viene por mí, pero debo decir que el Señor viene por su Iglesia y no por creyentes individuales, es decir, por los que como piedras vivas han sido edificados y forman parte integral y real de la Casa Espiritual, y no por los que siendo creyentes y siendo piedras vivas, están esparcidos por religiones, y otras organizaciones humanas, pues aquellos son piedras esparcidas, que no constituyen parte integral, o sea que no “están perfectamente unidos por las coyunturas” como nos ensaña la Escritura, he aquí el misterio de los que se quedarán en la Segunda venida del Señor, porque aunque estén esperando confiados en sus propios pensamientos, serán como las vírgenes no prudentes, que sabiendo que venía el esposo no tomaron con diligencia y con temor su preparación para cuando el viniera, nos halle en su Voluntad nuestro Señor.

1 Corintios 11:18

Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo

que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.

Que altos son los Pensamientos del Señor, la Iglesia no es una lugar físico, meditemos en esta expresión, “cuando os reunís COMO Iglesia”, es decir, cuando se juntan las Piedras Vivas entonces esa es una reunión de la Iglesia del Señor, porque los creyentes son la Iglesia.

Sigamos revisando las Escrituras para ir confirmando lo que es del Señor;

Hechos 11:22

Llegó la noticia de estas cosas a oídos de la iglesia que
estaba en Jerusalén; y enviaron a Bernabé que fuese hasta
Antioquía.

Hechos 13:1

Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía,
profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba
Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado
junto con Herodes el tetrarca, y Saulo.

1 Corintios 1:2

a la iglesia de dios que está en Corinto, a los
santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con
todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de
nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro:

Jerusalén, Corinto y Antioquía eran tres localidades grandes y muy pobladas para su tiempo, pero con todo, había sólo una Iglesia por cada Ciudad, lo mismo que en Efeso y que en todas las ciudades en donde se había manifestado la Iglesia del Señor según su Voluntad, aún cuando en ese tiempo las distancias entre los creyentes de una misma ciudad eran de mucha importancia, pues no era como ahora que el transporte permite estar en lugares distantes en poco tiempo, pero aún con esto en cada ciudad había sólo una Iglesia. Respecto de Corinto podemos profundizar en esta UNIDAD de los cristianos de cada Iglesia por ciudad, pues esta UNIDAD no era como la que ahora algunos pretenden, que se conforman con estar de acuerdo en algunas cosas elementales y con esto apaciguan sus almas y dicen “somos uno”. Veamos como es la UNIDAD de los cristianos en una Iglesia de una ciudad. (NOTA: Todas las reiteraciones son voluntarias y necesarias)

1 Corintios 1:10

Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor
Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya
entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente
unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos,
por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas.

Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de
Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.

¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por
vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?

El Señor no permitió que se dividiera la Iglesia en la ciudad de Corinto, por mucha Gracia que hubiera en algunos de los hermanos e incluso en apóstoles, simplemente porque su Voluntad es que los cristianos de una ciudad sean UNO en verdad, en una UNIDAD palpable y no solamente teórica y acomoda, ninguna religión llena la medida de Dios, porque cada cual tira para su lado, (si no creen revisen los distintos mensaje de debate entre los miembros de distintas religiones, ofendiéndose y contendiendo). Es demasiado alto el Modelo del Señor para que instituciones humanas puedan concordar con su Voluntad.

Es muy importante la UNIDAD de los cristianos primeramente de cada ciudad;

San Juan 17:23

Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en
unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que
los has amado a ellos como también a mí me has amado.

Efesios 4:1

Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es
digno de la vocación con que fuisteis llamados,
con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia
los unos a los otros en amor,
solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo
de la paz;

Efesios 4:16

de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí
por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la
actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para
ir edificándose en amor.

Colosenses 2:2

para que sean consolados sus corazones, unidos en amor,
hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a
fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo,

Colosenses 2:19

y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el
cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y
ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.



Digo primeramente sean UNO los cristianos en cada ciudad, porque si no podemos ser UNO los que habitamos relativamente cerca los unos de los otros, ¿Cómo osadamente se podrá hablar de una UNIDAD de los cristianos de toda la tierra?. Yo y muchos hermanos, por la Gracia del Señor, ya dimos los primeros pasos, y salimos de la anormalidad abandonando las religiones y sectas, y algunos por la Gracia del Señor hemos sido librados del padecimiento y de la pesada carga que los hombres impones a mis hermanos en dichas instituciones, y hemos rendido nuestras vidas al Señor Jesús y buscamos menguar cada día más para que ningún pensamiento de hombre, ni costumbre, ni tradición, ni sueños, ni hombres llenos de sus propias palabras, ni historiadores, ni ángeles, ni ninguna cosa creada nos aparte del Amor y de la Voluntad del Señor manifestada en las Escrituras, somos del Señor Jesús, en Él, por Él y para Él vivimos, y de Él somos para siempre, porque la Voluntad de Dios Padre, es que su Hijo sea en todos el TODO.


No os aferréis a ningún sistema religioso, terrenal y humano, ninguno, pues se han extraviado en pensamientos de hombres atrayentes y sensuales con apariencia de piedad y sabios en sus propias opiniones, tanto que se recomiendan unos a otros, que además se molestan cuando se les hace ver su error por las Escrituras, éstos hacen pecar a los que de corazón sincero buscan al Señor, y también a los que por sus ansiedades se acercan a mi Señor Jesús.


Hemos visto El Propósito de Dios, más allá de la Salvación de nuestras Almas, y de ser Salvos de la Ira venidera, hemos visto a nuestros Señor Jesucristo compartiendo su gloria con los que ama y le aman, nos hemos visto siendo columnas en el Templo de nuestro Dios para no salir más de allí.

¡Oh Señor Admirable! Bendito seas para siempre, en la carne aún padecemos, pero en el Espíritu nos REGOCIJAMOS.



Juntémonos hermanos, la Puerta está abierta, entremos, el Señor Jesucristo invita a pasar, Él es la Puerta, y si entráis por Él y no por puertas humanas, entonces verdaderamente seréis LIBRES.



Padre Santo eres Adorable, Señor Jesucristo eres Adorable.

Ante el Nombre del Señor Jesucristo tema todo lo creado.

Jesucristo es el Señor, para Gloria de Dios Padre.

Amén.





Hermano Jorge Abarca, Maipú, Santiago, Chile, Sudamérica.

Celular: 09 812 4130

Correo Internet: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Ruta: