Crecimiento Cristiano

¿Comenzamos otra vez a recomendarnos a nosotros mismos? ¿O tenemos necesidad, como algunos, de cartas de recomendación para vosotros, o de recomendación de vosotros? Nuestras cartas sois vosotros escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escritas no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo;…
"Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él."
Mientras que el amor guiado por los intereses de la carne busca en qué deleitarse, el amor guiado por el Espíritu Santo -ese amor que ves en Jesucristo- busca en dónde hacer su buena obra y esparcir su bien. Por eso parecen opuestos estos amores, porque el primero buscará lo bueno para disfrutarlo, y el segundo buscará lo malo para…
A menudo se nos pregunta, "como empezasteis". Bien, nuestra historia comienza en UCLA; comenzó con un mensaje dado por un maestro de escuela. ¡Ese mensaje inició una revolución para nosotros!
Era un dilema para aquellos jóvenes judíos, obedecer a Dios y acatar las ordenes de Nabucodonosor. Quizá muchos de los judíos que fueron llevados cautivos a Babilonia, olvidaron pronto las costumbres de su país y se acomodaron pronto a la vida muelle, y mundana que en Babilonia podían disfrutar.
A continuación tenemos las siguientes tres citas:
Lectura: Josué 4:1-11El pueblo de Israel estuvo 40 años vagando por tierras no aptas para la convivencia humana, insoportables desiertos donde escasamente podía verse el verdor de una planta; terrenos pedregosos al que no entraba el arado; montes casi sin árboles y plagados de peligros. Les guiaba un hombre escogido por el mismísimo Dios. Moisés pastoreaba unas ovejas de su…
Efesios 4:31-32.Quítese de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.
Una vez, caminando por mi mente y pensando en ti Señor, vinieron a mi muchas escenas confusas de mi vida, algunas que había vivido y otras que había visto, algunas del mundo no cristiano y otras dentro del cristianismo, y entre mas pensaba tratando de encontrar por mi mismo las respuestas, mas me confundía; pero no eran las preguntas del…